Globalización, superación de la democracia

Globalización, superación de la democracia
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Muchos de los movimientos anticapitalistas se fundamentan en que los mercados, la globalización y las multinacionales están sustituyendo paulatinamente el espíritu democrático. Ya el pueblo no puede decidir, ahora los nuevos mandatarios son los mercados.

Sin embargo, la democracia no es un sistema perfecto. De hecho, presenta demasiados problemas, entre los que destacan el problema de la representatividad y el de la “oclocracia”.

El problema de la representatividad aduce que es realmente imposible que todo el pueblo gobierne, por lo que el mismo pueblo debería elegir a unos representantes. No obstante, estos representantes pueden tener –y lo estamos comprobando– objetivos contrapuestos al pueblo, convirtiéndose la democracia en una especie de oligocracia.

Por otro lado, el problema de la “oclocracia” argumenta que las minorías pueden verse sometidas al dictado de la mayoría. Si un partido “A” gana las elecciones por el 60% de los votos, ¿qué ocurre con el 40% de la población restante? ¿No sería mejor que cada cual se organizase según sus preferencias?

Afortunadamente, la globalización –gracias a la revolución en las telecomunicaciones– está permitiendo la superación de la democracia.

¿Qué es eso de que las multinacionales son la nueva dictadura! El único poder de las multinacionales es el que le es otorgado libremente por los demandantes de sus productos. Así, Apple por ejemplo, aumenta su volumen de beneficio e influencia ya que millones de personas demandan con ansias sus innovadores productos, satisfaciendo sus necesidades. Además, aquel que no quiera otorgar poder a Apple es libre de no demandar nada. Eso sí, no es libre de elegir por los demás y de impedir que cualquier persona pueda adquirir el producto que desee. ¡Pues claro que así la democracia pierde fuerza, en incremento del individuo!

Por otra parte, las mismas leyes que hacen posible el mercado económico (oferta y demanda) están trasladándose al mercado político.

¿Qué está pasando cuando acuden pateras cargadas de inmigrantes africanos a las costas andaluzas? Que esas personas demandan las políticas españolas, por encima de las africanas, tanto que están dispuestas a poner en riesgo su vida cruzando el Estrecho de Gibraltar. ¿Qué ocurre cuando se suceden episodios de “fuga de cerebros” de España a EEUU? Que las preferencias de esas personas están mejor satisfechas por Norteamérica que por España.

Hong Kong, una de las regiones más pobladas y capitalistas de China.

Por tanto, ya no hay que contentarse con lo que la mayoría dicte sino que cada cual es libre de elegir, gracias al mercado, el sistema que más oportuno le parezca, el que más le guste, en el que más feliz sea. Qué razón tenía Schumpeter cuando decía “la democracia vino con el capitalismo, pero se acabará con él”.

El fin del autoritarismo y la dictadura de cualquier tipo. Y todo gracias al capitalismo.

Últimas entradas de Antonio Vegas (ver todo)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

27 comentarios en «Globalización, superación de la democracia»

  1. El gentilicio del iberoamericano es la complejidad elevada a la enésima potencia en la cual descubre como limpiarse el culo con la asertividad de sus semejantes y oriundo ó nativo del prestigioso territorio de lo imposible y controversial en que concluimos su propia decidía, apatía, utopía y molicie humanoide. Cohecho. Dádivas. La incertidumbre, la dualidad, la inseguridad, el pillaje o vivismo criollo está, a la orden del día

  2. No me resulta extraño que se haya obviado en este artículo, publicado casualmente el mismo día que otro mío de tematica curiosamente muy similar, de un aspecto fundamental: de la total ausencia de legitimidad de las compañias que nos proveen de iPads y otros caprichos similares y de su falta de escrúpulos para esquilmar de recursos a otros paises que no tienen ni tan siquiera esa «oclocracia» tan criticada, sino sanguinarias autocracias, gracias a lo cual los gobiernos de los paises que protegen a estas compañias, compran a sus dictadores para proveerles de los minerales que no pueden conseguir en sus paises de origen.
    Con este modelo de capitalismo desregulado y butalmente desigual, en efecto, se acaban las dictaduras tal y como las conocíamos, para dar paso a la dictadura económica internacional, en la que unos paises en psudodemocracia viven a costa del resto sometidos a crueles dictaduras. Sin dejar que sus ciudadanos lo acepten, a cambio de permitirles comprar sus «iPad’s»
    Lamentable y repugnante

    1. Bien. La compañía Apple y similares puede ser “mala”. Pero depende la valoración parsonal del individuo. Es opinable. A unos les desagradará y a otros no.
      Lo que no es opinable es que sin grandes compañías que se aprovechan de la mano de obra barata en otros países hubiera sido imposible sacarlos de la servidumbre. Eso es así. No puede negar la evidencia.
      Lo que tampoco es opinable es que si no quieres comprar iPads no los compres. Pero tú no eres el único ser humano del planeta tierra. Hay otros que sí los compran y quieren tenerlos, porque les satisface necesidades. Por ejemplo: yo. Así que respeta a los demás.
      El capitalismo no explota a unos para dar a otros. Eso es falso. La riqueza no se reparte, se expande continuamente gracias a la creatividad humana.
      Lo que te ocurre es que comparas tu situación actual (vives en Occidente donde desde el 1700 ya estamos industrializados) con la situación actual de los países en proceso de industrialización (Asia) y obviamente en la comparación sale ganando occidente. Pero Asia estaba aún peor (trabajando de sol a sol en el campo para AUTOABASTECERSE) que ahora (trabajan por cuatro perras en una fábrica con un horario más reducido que en el campo). Obviamente, a medida que se vaya expandiendo la riqueza, los derechos humanos aflorarán, como en Occidente.
      Afortunadamente, la realidad se impone frente a opiniones sin fundamente científico como las tuyas. Espero que el capitalismo nos termine por otorgar la fraternidad mundial y la riqueza total.

      1. Dime si esto es mentira. Esto se cumple desde México hasta la Patagonia, por eso que en estos países nunca existirá democracia en su concepto puro, por la razón que tienen costumbre y folklores de la madre patria llamada España y los iberoamericanos son uno ases para aprender de las malas mayas, tienen una propiedad cognitiva asombrosa para documentarse nuevas pequeñuelas o sinvergüenzas, lo que en Venezuela se suele llamar “vivismo criollo”
        El gentilicio del iberoamericano es la complejidad elevada a la enésima potencia en la cual descubre como limpiarse el culo con la asertividad de sus semejantes y oriundo ó nativo del prestigioso territorio de lo imposible y controversial en que concluimos su propia decidía, apatía, utopía y molicie humanoide. Cohecho. Dádivas. La incertidumbre, la dualidad, la inseguridad, el pillaje o vivismo criollo está, a la orden del día
        Se define oclocracia como la degeneración de la democracia. El origen de esta degeneración es una desnaturalización de la voluntad general, que deja de ser general tan pronto como comienza a presentar vicios en sí misma, encarnando los intereses de algunos y no de la población en general, pudiendo tratarse ésta, en última instancia, de una “voluntad de todos” o “voluntad de la mayoría”, pero no de una voluntad general.
        Oclocracia es la autoridad de un populacho corrompido y tumultuoso, como el despotismo del tropel, nunca el gobierno de un pueblo. Son la falta de ” ética y la presencia de moralismo excesivo para impulsar la democracia a la dictadura, y el proceso inverso conduce a la república.
        ¿Por qué no pones un debate sobre este análisis que te he escrito?
        Y veremos los resultados en la cual conoceremos, si hay una verdadera introspección de la idiosincrasia del iberoamericano. Observaremos como se lanzaran cuchillos para su propio cuello ó como se dice en el hablar popular se darán chinazos los mismo que opinaran se verá al fin de este análisis, si en verdad se podrá construir una “democracia absoluta” o terminaremos en una Oclocracia con su folklor y costumbres que no cambiaran nunca.

          1. El que está con el tecnicismo eres tú y ahora me dices que no entiendes, la oclocracia lo pusiste tu mismo, lo único que puse fue las causas de oclocracia en Iberoamérica como lo decía Thomas Hobbes: hay que investigar las causas no efectos, puedes leer el libro de Axel Capriles. El cuento de tío conejo. Donde habla la idiosincrasia de Venezuela y he visto que es el mismo resultado en Iberoamérica en la cual todos los políticos saben de la doctrina del oclocrasismo y lo pones en práctica por lo tanto ni con mucho, internet, twister o facebook, por lo tanto estos políticos pueden domina la masa y una estrategia muy definida y saben muy bien la conducta del iberoamericano, en resultado una población ignorante es sujeto a creer cualquier promesas falsas y vivir en sus propias mitomanías.

      2. Estimado Antonio, antes pensaba de forma muy similar a usted. Es cierto que empresas como Apple y otras que operan al amparo de la protección de sus gobiernos de occidente, mejoran algo la situación de sus trabajadores. Esto sería legitimo si los gobiernos no intervinieran y apoyaran a los dictadores que les someten, prolongando la situación sin ningún atisbo de solución, los cuales tan solo aflojan un poco el yugo. Esto es explotación de unos paises que se aprovechan de otros en peor situación. No es un problema del capitalismo, puede que sea este el origen de la confusión, sino de una ausencia de regulación internacional. Esto lo explico en mi artículo.

        La cuestión final es que el odio a occidente acaba teniendo una explicación, incluso alguna justificación en personas desesperadas, lo que provoca que otras personas sin escrúpulos lo aprovechen para actos terroristas. El gérmen del problema lo siembra occidente, y la única solución, la única que les dejamos, es el levantamiento popular.

        En cuanto al resto de detalles, no creo que falte al respeto nadie, tan solo muestro un hecho: que el capricho tecnológico causa desgracias en otras partes del planeta. Lo de que el iPad satisface NO es cierto en una cantidad importante de los casos: es un producto snow, que se aprovecha de las debilidades de una matoría de público para que gasten ingentes cantidades de dinero en objetos caros con una imágen que les haga sentirse mejor, aún teniendo alternativas mucho más económicas pero de menor “glamour”. Es un funcionamiento ciertamente degradante.

        En occidente, los dictadores no fueron apoyados por potencias extranjeras mucho más desarrolladas porque no había ninguna. Occidente no tiene derecho a poner trabas al desarrollo de otros países, y lo está haciendo, ayudando a sus dictadores. ¿Como se va a expandir la riqueza si cobran cuatro perras? ¿Como van a tener sus industrias y ferrocarriles como aquí, si están sometidos?

        Lo siento, si dice usted que no tenía fundamento científico mi comentario, no se lo veo tampoco al suyo por ninguna parte.

        1. ¿Pero quién te has creído para juzgar, como si fueras Dios, lo que es capricho y lo que no? “Capricho” es algo subjetivo; para ti podrá serlo; para mí no.
          Cobran cuatro perras (antes ninguna). Si nadie apoya a la dictadura y favorecen a la libertad económica, la prosperidad en Asia no tardará en llegar. Eso es lo que ha ocurrido en Japón, ocurrirá en China y terminará ocurriendo en África.
           

          1. ¿No sabe distinguir usted un capricho de lo que no es? Pues yo si, ¿eso me convierte en Dios? No lo creo, no sé en lo que le convierte a usted no distinguir una cosa de otra. No sé, consúltelo con sus amigos, en una biblioteca. Ya sabe. Pero le aseguro que un iPad para oír música, leer revistas de sociedad o crónicas deportivas, por ejemplo, se pueden satisfacer por métodos mucho más económicos y sin necesidad de explotar a nadie en el extranjero.
            Por otra parte, o no me está leyendo o algo pasa. El problema es precisamente que se  están apoyando las dictaduras. Se les dota de armas a cambio de petróleo y otros recursos. ¿Tampoco lo sabia? Vaya por Dios.

  3. Kiyupow:

    Para que no haya malentendidos le diré lo que defiendo y no defiendo en todo este debate.

    Yo defiendo que todas las personas son a priori iguales (o al menos nadie puede demostrar razones objetivas para ser superior a una persona y que encima ello le otorge los derechos a decidir por él). De lo que se deduce que nadie tiene derecho a elegir por otro. Por ejemplo, la mera existencia de un gobernante que yo no haya elegido ya no cumple el anterior principio.

    Usted dice que hay gente que no se organiza bien a sí misma. ¡Desde tu punto de vista! Desde el punto de vista de ese individuo él se organiza bien. Así que sin intervenir en la vida de nadie se logra mayor felicidad, fin último del hombre. Por ejemplo, ¿qué derecho tengo yo a impedir que alguien beba alcohol, aunque ello vaya en contra de su salud? ¿no lo ha elegido ella? ¿no es más feliz así? Ahora bien, otra cosa es razonar con esa persona, convencerla (que no manipularla) y educarla para que su deseo y elección sea no beber alcohol. Pero, en último término, la decisión es del individuo.

    Bien. Le citaré el teorema de imposibilidad del socialismo que demuestra que la intervención es un error teórico. En primer lugar, es imposible que un Estado se haga con la información necesaria para que sus decisiones sean coordinadoras. En segundo lugar, la mayoría de la información es tácita lo que indica que el individuo es el más capacitado para organizarse. Por lo que la planificación no es viable.

    Estoy totalmente de acuerdo con Kant y con Aristóteles, pero no con usted. Claro que el hombre es un ser social, político y que desea cada vez más cosas. Pero que esa organización no sea impuesta, sino deseada por los integrantes. Por ejemplo, no digo que sea malo el comunismo (¿qué derecho tengo a impedir que un grupo libremente establezca un comunismo?), digo que el comunismo impuesto es malo. En mi frase “el único modelo viable es el no-modelo” lo que quiero decir es que no existe la ingienería social, que alguien no puede construir u organizar la sociedad; se organiza sola, mediante pequeñas decisiones que toman individuos, si bien éstas no deben afectar a la libertad de los demás (en este caso, sí debe existir un organismo que regule que las acciones de unos no afecten a la libertad de otros; por ejemplo “no matar”, “no robar”).

    El mejor ejemplo es el amor. Dos personas se aman y quieren unirse, pero ¡sin que se lo impongan! ¡Sin que nadie organice sus vidas! ¡Sin que nadie decida por ellos (salvo que ellos quieran que alguien decida por ellos)!

    ¿Usted cree que alguien tiene derecho a controlar, regular, intervenir, vigilar, planificar, etc. la vida de una persona?
    Si me responde sí, eso es porque considera que la verdad no es relativa, y por lo tanto hay personas que están en mayor posesión de la verdad que otras. Asimismo, debe considerar que la verdad conduce a la felicidad, por lo que usted (que está en mayor posesión de la verdad), manejando la vida de otro en algún aspecto, la hace más feliz. Igualmente, debe admitir para ello que usted puede demostrar objetivamente que está en posesión de la verdad. Además, por último, deberá recopilar toda la información (tácita y explícita) de aquellas personas a las que quiere organizar.

    Todo lo que está en negrita es lo que usted debe de creer para pensar que la planificación es más viable que la decisión individual, ¿no será usted la que está realizando un acto de fe?

    De lo contrario, no hay derecho a decidir por nadie. Y, como jamás se demostrará ni que la verdad es objetiva (en todo caso será intersubjetiva), ni que ésta conduzca a la felicidad, ni, por supuesto, nunca podrá obtener la información de todos y cada uno de los individuos a los que regula, jamás estará justificada la intervención.

    ——————————————————————————————
    Dicho todo esto, ahora le diré lo que creo y es difícil demostrarlo.

    1. Opino que la no-intervención logra mejores resultados que la intervención (aunque ésta ya hemos visto que no está justificada). Mi razonamiento es el siguiente: ¿cómo funciona mejor una sociedad, desde el punto de vista de unos pocos o desde el punto de vista de todos los individuos (no sólo de la mayoría)? Claramente, la diversidad enrriquece y varios millones de personas (que se conocen mejor a sí mismas que el gobernante a ellos) decidiendo se logra mucho más que pocos decisores.
    2. Además -y ya termino- creo que la libertad individual (es decir, la no-coacción) conduce inevitablemente a la economía de mercado, y que ésta logra mayor bienestar. Además, podemos comprobar que la erradicación de la pobreza se ha producido por ésto.

    Un saludo, gracias por comentar. Y perdona por la parrafada.

  4. El único modelo estatal es el no-modelo. Es decir, nadie puede organizar la sociedad; sólo es posible organizarse a sí mismo; el resto es una imposibilidad teórica. Vea su demostración en la “Acción Humana” de Mises o en los ensayos de Hayek.
    Precisamente el encerrado en una idea es el que no está de acuerdo con mi artículo, porque mi idea comprende todas las ideas, mientras éstas no intenten organizar la vida de un tercero. Así que el decirme idiota no le deja a usted en mejor lugar precisamente, por decirlo sutilmente.

    Si hay algún punto en el que cree que puede ser refutado, refútelo; pero no me dé la razón despreciando sin motivo.

    1. Te voy a ir citando y contestándote, si te parece bien:
      El único modelo estatal es el no-modelo. Es decir, nadie puede organizar la sociedad; sólo es posible organizarse a sí mismo;
      Yo veo gente que es incapaz de organizarse a sí misma. También veo gente que se organiza, mejor, peor, fatalmente…pero que se organizan: ejemplos: tribus, asociaciones de vecinos, equipos de futbol de barrio o de primera división, cooperativas, empresas, socios de un proyecto, un matrimonio, dos hermanos que se reparten los juguetes y horas para usarlos, ayuntamientos, estados, lobbies, los banqueros internacionales que nos la meten doblada a todos se organizan de puta madre que no veas, los estados, grupos de estados, etc, etc, ETC ETC ETC…te pongo varios para que no me digas que son “cisnes negros”.

      con respecto a los que son incapaces de gobernarse a sí mismos, como confío en que no me vengas con lo del cisne negro, lo dejo así.
      Si le rebato, pues, lo que pone usted como aclaración de la tesis anterior “el unico modelo de estado es el no-modelo”….¿entiendo que ya lo dará usted por rebatido? ¿O quizá me saldrá entonces con que su aclaración es parcial, corta y limitada, y por tanto, profundizable, forticable, y ampliable…?
      La tesis que usted defiende no es una conclusión, sino, en realidad, un pretendido axioma. No se demuestra, sino que sirve de base para las demostraciones que pretendidamente realiza usted y lo de su cuerda liberal. Es un acto de fe, el acto del fe del liberal que cree en el individuo y nada más que en él. Tendría que mirarse usted cuánto de religioso hay en eso, fe ciega, creencia fija, punto de apoyo estable (Arquímedes pidió uno, pero tuvo la humildad de reconocer que carecía de él, no se suicidió en cualquier “verdad” que tuvo a mano creyendo encontrarlo; por lo visto, era un científico de verdad, ya sabe…)
      el resto es una imposibilidad teórica. Vea su demostración en la “Acción Humana” de Mises o en los ensayos de Hayek.
      Ah! entonces Mises lo demuestra!! qué grande!!! ¿Me pasa entonces usted el protocolo experimental, las pruebas de laboratorio, las variables en juego contempladas,  así como las cláusulas ceteris paribus contempladas, por favor??
      Por otro lado, si es una imposibilidad teórica, dijo usted, entonces no pasa nada hombre, que por un momento me asustó usted sobremanera…la práctica dice con claridad otra cosa. Mire por “la ventana”.

      Precisamente el encerrado en una idea es el que no está de acuerdo con mi artículo, porque mi idea comprende todas las ideas, mientras éstas no intenten organizar la vida de un tercero.
      Analícese usted la frase. Se cae sola. Venga, le echo una mano. “…mientras éstas no intenten organizar la vida de un tercero”. Bien. Dos cosas:

      1) ¿Y si lo intentan? El problema es que parece no entender usted que el tercero pueda QUERER y DESEAR organizarse con otros, y los otros con él. Alguien le comentó ya previamente, en otros términos, de “la paloma de Kant”, esa que se imagina tan tan libre, independiente de todo y de todos, que piensa en lo maravilloso que sería volar sin la fricción del viento en sus alas. ¿lo pilla? También podría citar a Aristóteles con su definición del hombre como ser político (donde político significa de la polis, es decir, de la ciudad, y por tanto, el hombre como ser social): el ser que no vive en la polis o es una bestia o es un dios, pero no un humán. Por supuesto que mi intención no es tanto utilizarlo a modo de argumento de autoridad, sino a modo ilustrativo. 

      2) “…mientras éstas no intenten organizar la vida de un tercero”. Entonces es usted, precisamente, el que limita el campo de juego a UNA idea, o a un ámbito acotado, al menos, en tanto que aceptable, y descarta TODO lo demás. Por tanto, su visión no es comprehensiva ni muchísimo menos, es escindidora. No sé si eso tenga que estar mal por definición (eso sería otro tema), pero no pretenda hacer lo que no hace. Sea consecuente.
      Así que el decirme idiota no le deja a usted en mejor lugar precisamente, por decirlo sutilmente.
      Todos somos más o menos idiotas. El problema está en perseverar.
      Si hay algún punto en el que cree que puede ser refutado, refútelo; pero no me dé la razón despreciando sin motivo.
      Ni le di la razón antes, ni se la doy ahora. Usted tiene la razón que atesora en tanto su intelecto quede libre de ataduras ideológicas. Tiene un intelecto potente. Ahora, libérelo y afílelo. El pensamiento liberal contiene perlas, como todos los puntos de vista. Pero no se me suicide en una “verdad”, hombre de dios.

      Sinceramente, me ha sido tremendamente fácil rebatirle su razonar, que es un poco flojo (lo cual no significa necesariamente que mi posición sea la correcta y la suya no; no por principio: puede pasar que su razonar pudiese ser más poderoso, coherente, elaborado y menos fácilmente rebatible). Pero no se me equivoque, que no me endioso. Sigo asistiendo a la presencia de personas que me dan varias vueltas en esto y otras cosas, y sigo aprendiendo.

      Con afecto “intelectual”,
      suyo, siempre por estos lares.

  5. No tengo ni idea de qué cosa sea el “capitalismo”, así, a palo seco, lo mismo que el “socialismo”. Ciertas expresiones, de tanto significar, quedan vacías e inútiles. Además me importa un huevo si algo es socialista o capitalista. La cuestión es que la regla necesaria y suficiente para la vida social – y no hay vida no-social, diga lo que diga la neurasténica miope de Ayn Rand- es la Justicia, no la “libertad”. Si algo nos parece justo, de buen grado lo querremos y aceptaremos, aunque, precisamente, supone, ex-definitione, un límite a nuestra libertad.
    Por eso Al capone es un firmísimo partidario de la libertad siempre creciente del “inidviduo” Al capone.
    De la frase adolescente “mi libertad termina donde empieza la de otro”, una vaciedad sin ningún significado ni realización posible, no se ha derivado jamás ni puede derivarse jamás ningún orden de convivencia, una polis. En cambio, el Ious ha sido siempre la fuente real de todos los órdenes de convivencia posibles y reales, crenado el Derecho, esqueleto y nervios de todo orden político. Y sí, la Lex es una de las fuentes del Ious, no la única, pero sí la principal. Frente a ella, la Lex privata- el contrato- sólo puede surgir, como su nombre indica, como un orden subordinado a la Lex, cuyo espacio posible lo crea ésta.
    Los liberales creeis que un hado oscuro, o que no sabeis “comunicar”, o que vuestro reino no es de este mundo, os impide triunfar, en vez de ser siempre un grupúsculo irrelevante. Pero la razón es la que he expuesto.
    Insisto, lo importante no es la “libertad” – así, a pelo-, sino la justicia, ahora y siempre.

    1. Estoy de acuerdo con usted en este punto: “La cuestión es que la regla necesaria y suficiente para la vida social es la Justicia”. Sin embargo, la condición necesaria y suficiente para lograr la Justicia es la libertad. Sin libertad, no hay responsabilidad. Sin responsabilidad no hay justicia. Así que sin libertad no hay justicia. Por tanto, tu tesis de “que lo importante es la justicia y no la libertad” es ontológicamente falaz.

      El derecho lo que trata precisamente es posibilitar lo que tu has dicho: “la libertad acaba donde empieza la de otro”. Concretamente, las leyes tratan de impedir la interferencia de las libertades, para que no se produzca libertinaje.

      Vaya, no sabes qué es capitalismo. No se preocupe, se lo explicaré. Se define como el sistema que permite la libre fijación de precios en los bienes de capital. Esta libre fijación de precios es lo que conocemos como mercado y posibilita el cálculo económico; de ahí que la palabra capital derive de la palabra latina caput (significa cabeza), pues el mercado se compone del conjunto de individuos, es per cápita.

      Por el contrario, socialismo es interferir en la libre fijación de precios en el mercado, impidiéndo así el cálculo económico. Ya hay un gobernante que decide por nosotros, que recauda impuestos, etc., no la mano invisible o conjunto de individuos (per cápita) que posibilitan una organización -como ya le dije antes- libre y donde los individuos satisfacen, interrelacionándose, sus necesidades.
       

      1. 1) El modelo de organización que propugna Antonio García-Trena solución más que sensata a la cuestión.
        2) Sinceramente, dudo entre si el artículo es una gran ironía o no. Si no lo es, el autor da muestras de una gran idiotez (eidos-ta, eidos=idea, ta= lo relativo a lo propio…así pues, un idiota es un capullo, está encerrado en su propia idea), y le deseo una larga vida para que tenga las mayores oportunidades de poder acabar dándose cuenta.
        Saludos
         

        1. Corrijo:
          1) El modelo estatal que propugna Antonio García-Trevijano ofrece una solución más que sensata a la cuestión.
          2) Idem.
          Saludos

  6. O sea que para ti libertad es colectivismo y esclavismo es individualismo. De lo que deducimos que si haces lo que tú quieres hacer -según tu tesis- eres menos libre que si haces lo que otro te impone. Dejando eso a un lado. Mezclas cosas. Voy a intentar separarlas.

    Libertad es la elección única y exclusiva -sin coacción de ningún tipo- por el individuo, por ello libertad va unido al concepto de responsabilidad y éste al de justicia. Sin libertad no hay responsabilidad, sin responsabilidad no hay justicia. Eso por un lado.

    Por otro lado. Si no hay medios para lograr lo que uno quiere, no hay falta de libertad. Mire usted, yo quiero viajar al interior de un agujero negro y no puedo. ¡Soy esclavo! Venga ya hombre, por favor. Lo que usted dice es que, si no hay medios para poder lograr nuestros deseos, nuestras necesidades están insatisfechas. Pero solo hay una forma de satisfacerlas: que alguien te ayude, porque si te lo haces tú solo no te satisfacerás ni un 1% de lo que deseas (esto puede demostrarse matemáticamente). Si quieres escribir el anterior comentario necesitas, primero, un ordenador (fabricado por otro), internet (proporcionado por otro), este blog (abierto por otro) y mi artículo (escrito por mí). Y todo ello de forma libre.

    Ahora bien, ¿qué sistema permite, al mismo tiempo, la interrelación entre individuos y la libertad? Preguntado de otra forma: ¿qué organización logra que las personas se ayuden entre sí sin coaccionarse?  El capitalismo. Una empresa, en este sistema, pone a la venta un producto que alguien, libremente, compra mientras satisface necesidades. Dos partes se benefician entre sí: la empresa ofrece productos y el cliente dinero. Es como el amor: los dos enamorados se proporcionan beneficio mútuo sin que nadie los obligue a ello.

    Además, paradójicamente, cuánto más libertad hay (o, si prefieres, menos coacción) mejor se satisfacen las necesidades, porque nadie te conoce mejor que tú mismo. Por eso el socialismo, además de restringir la libertad, reduce la satisfación de necesidades.

    Y si quieres hablarme de pobreza. El sistema que ha sacado de la pobreza a Asia es el capitalista. Y es el mismo que sacará de la misma a África. Y el mismo que permite la globalización, aumentando la libertad, como defiendo en este artículo.
     
    Un saludo.

  7. Ja, Ja, Ja. Es decir que A es A – paso de su contenido real – Si y Solo Si, lo puedo predicar del INDIVIDUO. Toma del frasco carrasco. Por ej: Esclavitud no es estar atado de pies y manos, y no tener ninguna elección. No. la Esclavitud es que la inexistencia de alterantiva alguna recae únicamente sobre el individuo.!!!
    Y qué diablos es esa vaciedad? Robinson Crusoe en su isla? Donde narices ha existido jamás ese individuo sin mundo, sin otros individuos? Y aunque haya existido, es completamente irrelevante, un puro producto cerebral, en done YO soy como dios, es decir, como un crío de 5 años que, como SE IMAGINA un mundo donde nada  ni nadie le ofrece resistencia, acaba concluyendo: Ah, ese mundo debe existir, porque mola un huevo.
    Por último: Está claro que no comprendes la esencial diferencia entre que te aten las piernas – lo que llamas coacción – y no tener piernas. Es una puta broma la “horrible” esclavitud de que tengas las piernas más o menos atadas comparada con no tener piernas. ESA SÍ es la VERDADERA ESCLAVITUD ABSOLUTA, lo demás son llantos de niñatos consentidos.

  8. No  hay mayor libertad que la riqueza, ni mayor esclavitud que la pobreza. Así, que, si nos referimos a la libertad de andar, dos cosas la impiden:
    a) Que me aten las piernas
    b) Que no tenga piernas, o sea paralítico.
    Cuando mas de mil millones de personas se mueren literalmente de hambre, y tres mil llevan y llevarán sus bisnietos una vida de mierda, y el proceso de concentración de riqueza en poquísimas manos no para de crecer- 1% población más de 60% riqueza- y acelerarse con cada década, es absolutamente alucinante cómo los “lib” pasan siempre por alto la b) y encima, como los mayordomos negros de las plantaciones, están todo el día con “más madera”! Como si el problema actual fuese la Unión Soviética. Se parecen a los progres, todo el día luchando contra la dictadura de Franco.

    1. Me parece que el término de libertad que tienes es un poco confuso. Libertad es que la elección entre las distintas alternativas (dá igual cuántas haya) recae únicamente sobre el individuo.
      No tiene nada que ver con los impedimentos materiales, sino con los impedimentos sociales. Es decir, uno no es más o menos libre por tener más alternativas, sino porque hay menos coacción.

  9. Afortunadamente somos seres sociales, y no puros elementos de mercado. Representatividad y oclocracia, tal vez con un poquito de educación y nuevas tecnologías podamos mejorar en ambos puntos. ¿O interesa más vender iPads, cuya demanda la constituye el propio oclos? El post es tronchante.

    1. ¿Pero es que no te das cuenta que el mercado no es más que los deseos de las personas?

      Curioso que sólo hables de “vender iPads”, porque los iPads no se venden solos: los compra la gente. ¿Y qué problema tienes en que la gente compre lo que le gusta? ¿Te molesta?

      De lo que se trata es de aplicar este punto: “mi libertad acaba donde empieza la del otro”. Y el único sistema que favorece eso es el capitalismo.
      “Somos seres sociales”. Porsupuesto, pero eso no implica que yo tenga que compartir mi vida con gente a la que yo no estoy dispuesto, por eso hay que permitir la libertad a cada individuo para que él elija dónde y con quién vivir.

      1. Hablo de iPads porque pusiste el ejemplo de Apple, es evidente que la gente los compra; si bien no tan evidente por qué lo hace, y eso incide bastante en los deseos de las personas. Por supuesto no tengo ningún problema ni me molesta que la gente compre.
        Totalmente de acuerdo con el concepto de libertad, capacidad por otra parte ampliamente castigada por el sistema, cuándo en algún momento está directamente determinada por la posesión o no de capital, erigido como el limitador de libertades individuales. Si no empezamos todos con las mismas cartas, hablar de libertad es relativo.
        No acabo de entender la relación del último punto con el resto.
        Saludos.
         

  10. Yo apuesto por  una mayor representatividad de los diferentes matices de pensamiento de la población en la política para así no tener que votar “al que hay´´. Por otro lado, te digo que en mi opinión no podemos seguir siendo la “cantera´´ de Europa y EEUU en lo que a mentes ingeniosas y estudiosas se refiere, así dar un cambio rotundo a la apuesta por mentes jóvenes en materia de investigación en ciencia y tecnología que pueden dar el verdadero cambio de rumbo a una sociedad en larga decadencia. Si no cambiamos se producirá una monopolización en exceso de varios ámbitos, dando lugar a menos competitividad y, por tanto, a menos progreso.

    1. Pues sí, la transición hacia la demarquía sería lograr una democracia genuina con una representatividad casi perfecta, parecida a la de Suiza, donde por una simple recogida de firmas pueden convocarse referémdums.

      Yo pienso que nadie tiene derecho ni a coaccionar ni a elegir por nadie. Si alguien quiere emigar a EEUU, ¿por qué vamos a impedirlo? Si alguien quiere quedarse en su país, ¿por qué vamos a denigrarlo? Si alguien quiere comprar tal o cual porducto, ¿qué nos importa? Somos individuos, todos diferentes unos de otros y, por tanto, no una masa colectiva.

      Se trata de respetar los deseos de los demás, mientras no repercuta negativamente en nuestra vida.

Los comentarios están cerrados.