Home Energía Los alemanes aplazan su objetivo de reducción de emisiones de CO2

Los alemanes aplazan su objetivo de reducción de emisiones de CO2

escrito por Luis I. Gómez 9 enero, 2018

“Puedo decirles que hoy, y tras dos sesiones, hemos cerrado el tema de la política energética con los socialdemócratas “, cuenta al  Tagesspiegel Armin Laschet (CDU) el lunes por la noche en los pasillos de la recepción de Año Nuevo de la Cámara de Industria y Comercio de Dusseldorf. Para los que no leen alemán, tal vez les venga mejor lo que nos enlaza @velardedaoiz en twitter:


El objetivo de protección del clima que los alemanes se habían propuesto -y anunciado con fanfarrias y tambores tras el famoso Acuerdo de París- para reducir las emisiones de CO2 en un 40 por ciento para el año 2020 se queda en agua de borrajas.

Y eso que los asientos de la Cumbre del Clima en Bonn del pasado Dicembre aún están calientes.  ¿Recuerdan los emocionados y emocionales reproches hacia Trump por abandonar los objetivos de París? ¿Recuerdan cómo Macron y Merkel nos decían que todos debemos hacer todos los esfuerzos posibles para implementar los objetivos climáticos a cualquier precio? Lo que les decía: agua de borrajas.

Los Verdes están que trinan: “Es un escándalo que los negociadores de la CDU y del SPD entierren el objetivo climático 2020 antes incluso de que hayan comenzado las negociaciones de coalición”, dicen que dijo dijo la portavoz de energía  Julia Verlinden.  No les consuela que se hable ahora de  2030. Referirse a 2030 es un  intento barato de disimular el fracaso de la política climática desarrollada por la Gran Coalición hasta la fecha, nos dicen los políticos del Partido Verde.

Desde el pasado mes de septiembre, se sabe que Alemania fallará -en cualquier caso- en su objetivo climático para 2020  hasta en diez puntos porcentuales. Esta vergüenza ya había eclipsado la Conferencia sobre el Clima y colgaba sobre el gran espectáculo montdo en Bonn como una nube negra de tormenta. Y es que la tontería propuesta allá por el 2007 era demasiado costosa.

La empresa alemana de servicios públicos Tennet gastó casi mil millones de euros el año pasado en servicios de emergencia para estabilizar la red eléctrica. Los costos fueron, por lo tanto, alrededor del 50% más altos que en 2016 (660 millones de euros) y casi un 40% más elevados que en 2015 (710 millones). Pueden leerlo todo en el Baseler Zeitung.  Estos costes aumentarían aún más a medida que la red se expande. Es un defecto de diseño: cuanto más grande se vuelve la red, más susceptible es a los momentos en que no hay viento… o los vientos son huracandos. Para contrarrestar el peligro de un apagón, se necesitarán más y más intervenciones de emergencia.

El diario Die Welt había publicado una lista detallada a finales del año pasado. Se estima que los sufridos pagadores de imupestos y recibo de la luz alemanes deberemos gastarnos alrededor de 520 mil millones de euros en la transición energética hasta 2025. Una familia de cuatro (como la mía) paga directa e indirectamente más de 25.000 euros para financiar este unicornio. Pero después de 2025, los costes no desaparecerían repentinamente. Seguirían aumentando. La relación costo-beneficio es terriblemente mala, por no decir catastrófica. Y lo mejor de todo esta historia: Alemania sigue emitikendo tanto CO2 hoy como lo hacía en 2009:

En otras palabras: la política alemana de transición energética ha ahorrado cero toneladas de CO2 a cambio de un montón de dinero de los contribuyentes y más poder para el legislador. Bien, muy bien.

  • Pingback: Lecciones desde el Angliru| Desde el exilio()

  • asertus

    Por no hablar, tanto que gusta por aquí, lo bien que le va a Rusia que Alemania dependa, en realidad, de quemar carbón y, sobre todo, del gas ruso. De hecho ahí andan con sus gasoductos Nordstream mientras a los países del sur nos prohíben vender olivas y apartamentos a los rusos.

    https://www.nord-stream2.com/

    Sobre todo, rodeando a los polacos, para que no molesten a los ecológicos alemanes, mientras nos hacen enviar cazas a Estonia.

    http://www.currenteventspoland.com/analysis/why-nord-stream-II-is-ignored-by-the-polish-government.html

  • pvl

    Mucho me temo que es universal.
    Lo que se tienen que estar riendo los franceses con el 80% de su energía de origen nuclear y por tanto, sin emisiones de C02:
    De ahí que Macrón sea el nuevo paladín de la descarbonización, supuesta solución al Cambio climático acojonante: nos ha jodío mayo con no llover, su país ya puede presumir desde hace décadas de ser el que menos (entre los grandes) CO2 genera en la producción de energía gracias a la “maligna” nuclear. Todo lo que empobrezca a Alemania ( en este caso,por culpa de los propios alemanes) beneficia a Francia: así que él encantado con que el resto de Europa se llene de molinillos, estabilizadores de red y centrales convencionales de reemplazo.

  • JJI

    Está claro que habrá que volver a la energía atómica o admitir el colapso. Con todo ese dinero alegremente gastado en buenismo, invertido en investigación, seguramente ya podríamos tener disponible la energía de fusión. Si la Naturaleza lo hace, nosotros también podemos.

    ¿Alguien reconocerá algo? ¿O lo de “sostenela y no enmendala” es universal?