Comprendiendo la Economía. Capitulo 16: TEORÍA CUANTITATIVA DEL DINERO.

Los precios en un mercado libre están determinados por la oferta (coste marginal) y la demanda (satisfacción marginal). Sin embargo existe otro factor que no hemos visto hasta ahora y que influye en los precios.
.
.

TEORÍA CUANTITATIVA DEL DINERO.

Hasta ahora he considerado al dinero como un factor neutro en la formación de precios sin embargo vamos a ver cómo eso no es así. Vamos a ver primero algunas definiciones (dentro de la Teoría Cuantitativa del Dinero).

La cantidad de dinero (M): el conjunto de billetes y monedas de curso legal.

Velocidad de circulación del dinero (V). Número de veces que el dinero cambia de dueño en la realización de compras por consumidores finales en un determinado periodo de tiempo (un año).

Nivel de Precios (NP): valor de un conjunto de bienes que se considera representativos del consumo de una población.

Producción (P): Número del conjunto de bienes que se considera representativos del consumo de una población que se producen en un año. (Obsérvese que por producción no se trata del conjunto de bienes que se producen en general sino del número de un conjunto de unos determinados bienes en una determinada proporción que es la que se considera representativa del consumo de una población y que es el mismo que se utiliza en el nivel de precios)

A partir de estos factores la Teoría Cuantitatíva del Dinero dice simplemente que:

La cantidad de dinero por su velocidad de circulación es igual al nivel de precios por la producción.

M x V = NP x P

Esta igualdad, siempre claro está que todo lo producido sea vendido, es autoevidente.

Si M es la cantidad de dinero y V la cantidad de veces que cambia de circulación (en la compra de productos finales) entonces M x V es igual al valor de todos los bienes finales vendidos.

Si P es el conjunto de bienes producidos y NP es el valor de cada uno de esos conjuntos entonces P x NP (siempre que todo se venda) es igual al valor de todos los bienes finales vendidos.

Basados en esta verdad autoevidente vamos a analizar lo que pasaría si cambia alguno de los factores.

Vamos inicialmente a considerar V como una constante. Parece algo plausible dado que la gente suele cobrar sus salarios en periodos de tiempo estables (semanales, mensuales) y los beneficios de los capitalistas también tienden a ser regulares (aunque puedan variar en determinadas épocas del año) y la parte del dinero que dedica la gente a comprar (y por tanto lo que ahorra) es también estable.

Hasta ahora habíamos considerado al dinero como algo neutro es decir que su cantidad era constante.

Por tanto habíamos considerado una parte de la ecuación (M x V) como una constante, en consecuencia el otro lado de la ecuación también tenía que ser una constante. Y efectívamente era así:

Si P, la producción, aumentaba, es decir si la oferta aumentaba entonces los precios (NP) debían de bajar para que se mantuviese una cantidad constante. Y viceversa si P, la oferta, disminuía entonces los precios (NP) tenían que subir.

Pero vamos a ver qué pasa si M deja de ser una constante, es decir si el dinero deja de ser un factor neutro.
.
.

AUMENTO DE LA CANTIDAD DE DINERO.

Si la cantidad de dinero aumenta entonces todo cambia en el otro lado de la ecuación. Un aumento de la oferta ya no significa necesariamente una bajada de precios es más con frecuencia sucede que la producción aumenta y el nivel de precios también. Esto es especialmente grave pues la gente deja de percibir una relación clara entre el aumento de la producción y los precios.

Casi todos los economistas están en favor de un aumento continuado de la cantidad de dinero para no caer en la terrorífica, según ellos, deflación. La deflación supone, según la ortodoxia económica imperante, un descenso de la demanda y la entrada en una espiral de bajadas de precios y descenso de la demanda que llevaría a una depresión. ¿Es esto necesariamente así?
.
.

EL AUMENTO DE LA PRODUCCIÓN CON UNA CANTIDAD DE DINERO CONSTANTE NO LLEVA A UNA DEPRESIÓN

La producción puede aumentar por dos razones: porque aumentan los factores de producción: se emplean a más trabajadores o por un aumento de la productividad: con el mismo número de trabajadores se produce más.

En el primer caso las empresas contratarán a más trabajadores pero como la cantidad de dinero es la misma sólo podrán hacerlo pagando menos a cada trabajador. Sin embargo a la hora de vender , al aumentar la oferta, deberá, y podrá dado que ha pagado menos a sus trabajadores, bajar sus precios. El resultado: salarios más bajos, precios más bajos e igualdad de poder adquisitivo para el trabajador

En el segundo caso, si la empresa produce más con el mismo número de trabajadores, la empresa podrá, y deberá, bajar sus precios. Lo que sucede entonces es que los salarios permanecen constantes pero al bajar los precios el poder adquisitivo de los trabajadores aumentará.

Dado que la productividad suele aumentar con el tiempo:

¿No aplazará la gente de modo indefinido sus decisiones de compra a la espera de precios más bajos?

No, la gente compra cuando tiene necesidades que satisfacer, es posible que aplace alguna decisión de compra a la espera de mejores precios, pero lo que no puede hacer es aplazar todas sus compras de manera indefinida puesto que entonces nunca satisfacería sus necesidades. Por otro lado la bajada de precios hace que la gente pueda satisfacer necesidades que antes no podía satisfacer y es muy probable que ante la posibilidad de satisfacerlas haga sus compras (de nuevos productos) de manera inmediata.

En cualquier caso lo que se producirá, y además en corto plazo, es que la gente se habituará a una lenta mejora de su poder adquisitivo a lo largo del tiempo. Quizá el mejor ejemplo, aunque no me gusta acudir a los ejemplos, sea el mercado de ordenadores. Los ordenadores llevan bajando su precio y/o mejorando sus prestaciones desde hace décadas y la gente no aplaza por ello sus compras.

¿No disminuirán la oferta las empresas debido a la bajada continua de los precios?

Las empresas bajan sus precios porque sus costes son menores no porque la demanda haya disminuido. Es más al bajar los precios la demanda aumentará y por tanto las empresas aumentarán su oferta. Lo importante es que mientras que la bajada de precios responda a un descenso de los costes los beneficios por unidad producida no van a disminuir, es más van a aumentar en la media que aumente la productividad, y por tanto las empresas van a tener fuertes incentivos en producir más.

¿Y si las empresas mantienen los precios y la oferta y en cambio lo que hacen es despedir a trabajadores dado que la productividad ha aumentado?

En un mercado libre, y en consecuencia con competencia, si las empresas deciden mantener sus precios y prescindir de trabajadores va a haber un fuerte incentivo para la primera empresa que decida bajar sus precios porque podrá echar a la competencia del mercado y también va a haber un fuerte incentivo para producir más y emplear a más trabajadores por la misma razón que exponía en la segunda cuestión.

Se puede argumentar que al haber más trabajadores en paro, debido a que las empresas han prescindido de ellos al aumentar la productividad, entonces la demanda disminuirá pero eso es una razón más para que las empresas bajen sus precios: la primera que lo haga se pude hacer con el mercado.

Lo importante es que mientras que la productividad aumente las empresas siempre podrán bajar sus precios manteniendo o aumentando sus beneficios por unidad producida. Y bajar los precios es todo lo que se necesita para que la demanda aumente y con ella la producción y el empleo. La consecuencia es que un aumento de la productividad nunca va a producir una espiral de desempleo y baja demanda sino exactamente lo contrario.
.
.

AUMENTO DE LA CANTIDAD DE DINERO SIN AUMENTO DE LA PRODUCTIVIDAD.

El principal argumento a favor del aumento de la cantidad de dinero es que, cuando se está en una situación de depresión o de paro elevado, dicho aumento provocará un aumento de la demanda y una disminución del número de parados y el fin de la depresión. Este argumento es la esencia del keynesianismo.

Cuando se produce una situación de depresión y de elevado paro puede ser debida a dos razones:

Las empresas (o los capitalistas) no obtienen beneficios de sus inversiones.
Las empresas (o los capitalistas) no saben en qué invertir su capital.

Al aumentar la cantidad de dinero aumentará la demanda y las empresas podrán subir sus precios y aumentar sus beneficios y con ello emplear a más gente que a su vez aumentará la demanda.

Esta explicación es muy popular porque se hace en tres líneas y es muy elegante.

El problema de aumentar la cantidad de dinero es que al aumentar los precios los trabajadores pedirán aumentos de sueldo y entonces los beneficios de las empresas volverán a desaparecer. El argumento que se usa es simple y llanamente que los trabajadores no pedirán aumentos de sueldo, y en consecuencia aceptarán que su poder adquisitivo disminuya (dado que los precios aumentan) sin hacer nada. Este argumento es muy bueno, se llama “ilusión monetaria” y sostiene que mientras que los salarios nominales se mantengan a los trabajadores no les importará demasiado la subida de precios siempre que mantengan su puesto de trabajo.

Pero, si los trabajadores aceptan una disminución de su poder adquisitivo, ¿no sería más fácil bajar los salarios para que las empresas vuelvan a tener beneficios y así tener incentivos para contratar nuevos trabajadores? En ese caso no sería necesario un aumento de la cantidad de dienro.

Puede parecer que las dos soluciones tienen muy parecidas consecuencias y sin embargo no es así. Aumentar la cantidad de dinero sólo se puede hacer creando una demanda artificial, gastando dinero creado de la nada en algo. Pero los trabajadores y/o las empresas que utilicen ese dinero “extra” ¡¡Van a demandar productos que no han sido producidos!!.

En efecto los trabajadores y/o las empresas que van a gastar el dinero extra produciendo lo que sea no van a aumentar la producción de lo que realmente necesitan y por supuesto no van a aumentar lo ya producido. Lo que se sucederá a continuación es un exceso de demanda y la inevitable subida de precios.

Como consecuencia de la subida de precios los trabajadores, siempre que sus salarios se mantengan constantes, perderán poder adquisitivo.

Pero la subida de precios no va a ser uniforme. Aunque haya considerado que la gente consume uniformemente un conjunto de bienes en la misma proporción cuando los precios cambian también cambia esa proporción. La razón es muy sencilla, aunque la satisfacción marginal de todos los productos que consumimos es similar, la satisfacción marginal se refiere a la última unidad del producto que consumimos pero no a la de los demás. En el momento que debemos de dejar de consumir varias unidades de varios productos la satisfacción marginal de cada uno de ellos va a variar de forma diferente. La consecuencia es que los precios que estaremos dispuestos a pagar por cada uno de ellos va a variar también de forma también diferente.

Si consumimos patatas y camisas y tenemos que prescindir de varias unidades de ambos productos lo más probable es que prefiramos prescindir de más camisas y menos patatas y por tanto estaremos dispuestos a pagar más por las patatas y prescindir de menos patatas y pagar menos por las camisas y prescindir de alguna camisa.

El caso es que el aumento de la demanda no va a producir una subida de precios uniforme sino que va a distorsionar el sistema de precios. Algunos productos subirán mucho de precio otros no tanto, incluso es posible que alguno baje su precio. Y lo que es muy importante: al disminuir el poder adquisitivo de la gente habrá productos que ya no podrá comprar, empresas que quebrarán y trabajadores que irán al paro.

Al final cuando el dinero salido de la nada se acabe, y los trabajadores que se dedicaban a producir lo que fuera que produjesen dejasen de hacerlo, estaremos ante una nueva cantidad de dinero.

Dependiendo de la cantidad y del tiempo que se esté introduciendo dinero creado de la nada mayor será la distorsión en los precios. Lo cierto es que dado que siempre se va a producir una demanda de bienes que no han sido producidos los precios (en su inmensa mayoría) van a subir.

Las subidas de precios van a provocar que las empresas produzcan más bienes y contraten a más trabajadores, sin embargo hay que tener en cuenta que se va a producir un reajuste dado que como dije más arriba la gente va a cambiar su patrón de consumo al perder poder adquisitivo, y en consecuencia también habrá empresas que cierren y trabajadore que pierdan su empleo.

Existe además otro problema, ante la pérdida de poder adquisitivo los trabajadores puede que dediquen menos dinero al ahorro, y así mantener su nivel de vida, con la consecuencia de que habrá menos dinero para inversiones

El aumento de la cantidad de dinero no es seguro que disminuya el paro, producirá inicialmente una disminución del poder adquisitivo de los trabajadores y una reestructuración del sistema productivo, a medio plazo si la gente no mantiene la “ilusión monetaria” puede volverse en algo estéril.

Veremos en el capítulo que dedicaré a la crisis qué es lo que realmente ocurre.

Queda la propuesta de elevar la cantidad de dinero en la misma cantidad que la producción para así mantener los precios estables. Sin embargo siempre será difícil saber cuanto va a aumentar la producción y también está el problema de hacer llegar a la gente esa mayor cantidad de dinero de forma que no haya ganadores ni perdedores.
.
.

RESUMEN.

El aumento de la cantidad de dinero va a tener las siguientes consecuencias:

Los precios aumentarán.

Los precios no aumentarán de una manera uniforme sino que se establecerá una nueva estructura de precios.

Habrá negocios beneficiados y negocios perjudicados y la gente cambiará sus patrones de ahorro.

Nada indica que ayude a disminuir el desempleo o a mejorar el crecimiento económico.
Tampoco parece pausible que las inversiones realizadas con dinero salido de la nada por parte del Estado acierten a satisfacer demandas que no han sabido encontrar todos los capitalistas y empresarios.

Dado que es imposible introducir más dinero sin crear ganadores y perdedores y también es imposible predecir el crecimiento económico pretender aumentar la cantidad de dinero en la misma cantidad que el crecimiento económico es imposible y contraproducente.

Mantener la cantidad de dinero estable hará que la gente se de cuenta de dónde mejora la productividad (qué bienes bajan de precio con el tiempo) y de que el aumento de ésta es lo que realmente consigue un mejor nivel de vida.

La gente está persuadida de que lo que mejora su nivel de vida es aumentar su sueldo, pero lo que realmente mejora el nivel de vida es el aumento de su productividad

.

Comprendiendo la Economía. Capitulo 16: TEORÍA CUANTITATIVA DEL DINERO. 2.00/5 (40.00%) 2 Votos

Arturo Taibo

Economista. Liberal. Cansado de ver como se engaña a la gente y como se desperdician las posibilidades de desarrollo económico. Intentando que la gente aprenda un poco de Economía.

Latest posts by Arturo Taibo (see all)

7 Comentarios

  • Hola Mill.
     
    Una vez más completamente de acuerdo con tu conclusión final: “La gente está persuadida de que lo que mejora su nivel de vida es aumentar su sueldo, pero lo que realmente mejora el nivel de vida es el aumento de su productividad”. Es precisamente lo que decía en Twitter  hace pocas semanas, algo así como “a largo plazo lo único que determina tu nivel de impuestos es tu productividad (y los impuestos).
     
    Sin embargo, te pediría mucho cuidado al presentar la teoría cuantitativa. Aunque está muy difundida tiene enormes errores de base (I, II …y hay hasta IV) y está más que refutada.
     
    Un saludo.

  • Mill, me temo que lo primero que tenemos que hacer es definir dinero. Eso da, al menos, para un par de entradas. Me apunto una. ¿Te apuntas otra?.
    Saludos

    • Pues yo quedo a la espera de las dos……..

      venga……..

      poneros…..

      a que esperáis…….

  • Y una sinopsis de 5 líneas inteligible para un CI medio, plis.

    • Espora, voy a intentarlo.
       
      Todo lo que se compra en una economía en un año se compra con el dinero que hay en esa economía, y cada billete se usa varias veces ->
      Precios x Cantidades = Cantidad de billetes x Número medio de veces que se usa cada uno (P x NP = M x V) ->
      Si consideramos a V como fija, y dado que NP varía lentamente, aumentar M acaba aumentando P ->
      Imprimir billetes sin crecimiento de la economía (por ejemplo cuando los bancos llevan a descuento la deuda pública en el banco central) no genera crecimiento (aumento de NP) sino inflación (P) ->
      Cuando los gobiernos tenían control sobre los bancos centrales y usaban este mecanismo a menudo generaban grandes inflaciones que empobrecían a los ciudadanos (tu saldo en cuenta cada vez servía para comprar menos cosas, tu sueldo subía pero DESPUÉS de la inflación y te alcanzaba para comprar menos cosas). Eso es lo que se le está pidiendo ahora al Banco Central Europeo.
       
      ¿Va bien así?) Mill, perdona por la simplificación extrema.
       
      Un saludo,
      Simón
       

  •   Sí, la idea es que contra lo que piensa la gente de que si hubiese más dinero (crédito) la demanda aumentaría se generaría empleo que a su vez generaría más demanda y empleo ese mecanismo no funciona así.

    El aumento de la cantidad de dinero (crédito) desata toda una serie de consecuencias que ni mucho menos tienen las consecuencias arriba descritas.

    Para empezar aumentan los precios, luego hacen que unos precios aumenten más que otros (por ejemplo en esta crisis lo que ha aumentado más  ha sido el precio de la vivienda) , pero luego los salarios también suben porque la gente no quiere perder poder adquisitivo. Y al final dado que todo se ha montado sobre un aumento de la demanda que es artificial sólo quedan dos opciones: la hiperinflación o la recesión incluso la depresión (porque al final hay que pagar las deudas).

    Pero eso lo veremos en otro capítulo.

    PD: En esto de la Economía siempre tienes el problema de que si simplificas mucho pierdes consistencia y si te extiendes demasiado acabas por resultar un peñazo. Comprendo que a veces me pase pero también es que este no es un blog de “El banquero es muu malo y hay que colgarlo de un palo y nacionalizar el banco y to pal pueblo.”

    Otro día criticaré sin piedad un intento de “Comprendiendo la Economía” en versión progre.

    Saludos. 

  • Deseando me tienes, Mill!!