Home Economía Hacemos un llamamiento a los políticos del PP, desde el Exilio

Hacemos un llamamiento a los políticos del PP, desde el Exilio

escrito por Germanico 10 febrero, 2012

Este país necesita acometer reformas estructurales serias y profundas. Desde este blog se ha venido avisando del peligro que encierran los parcheos y los paños calientes, se ha venido sugiriendo que el poder es un medio, no un fin. La reforma laboral que se disponen a acometer, señores y señoras del PP, podría terminar siendo un enorme fiasco, una perpetuación del fracaso económico, político y social de España, hecha solamente para conciliar los intereses políticos a corto plazo de unas elecciones en el hasta ahora feudo socialista andaluz con los intereses a largo plazo (únicos válidos para el verdadero legislador) de España. Desgraciadamente no hay conciliación posible. Si quieren suprimir las trabas a la contratación tendrán que suprimir las trabas al despido. Si quieren acabar con un sistema de negociación obsoleto que aúna a todos los empresarios y a todos los trabajadores como grandes grupos de interés, en lugar de tener en cuenta las necesidades reales y las circunstancias reales de los contratadores y contratados en cada situación, momento y lugar precisos, tendrán que acabar con la “Negociación Colectiva”.

Los cinco millones de parados son 5 millones de personas, individuos, no son una masa informe a la que se pueda etiquetar “desempleado”. Son, todos y cada uno de ellos, mucho más. No sólo como potencial fuerza laboral, también como seres dotados de consciencia, sentimientos, deseos y necesidades, que además se hacen para ellos cada vez más perentorias y difíciles de satisfacer.

Hay que abrir las aguas turbias de un mercado laboral enrarecido, como Moisés hizo con las del Mar Rojo, para que los esclavos puedan escapar de sus sometedores. cinco millones de almas tienen que alcanzar el otro lado, ser libres, tener un control real sobre sus propias vidas.

Aquí se ha hablado mucho de las chapuzas y auténticas perversiones realizadas por el socialismo en numerosas áreas, no sólo la laboral. Y ustedes tampoco estarán libres de la crítica si pretenden hacer pasar por liberal una reforma, sea en el sector que sea, que recorte las libertades. No es el PP lo que tiene que sobrevivir: es España.

Tomen nota, señoras y señores del PP: este es un llamamiento urgente. Hay que destruir el Becerro de Oro del Estado métome-en-todo y sus privilegios y rendir culto al único Dios verdadero: un orden social libre, en el que no haya vallas electrificadas entre INSIDERS y OUTSIDERS, y en el que impere la LEY.