Cielo griego

Alexis Tsipras promete el cielo a los griegos

Shares

El recién votado gobierno de Syriza y su máximo responsable Alexis Tsipras  tienen el objetivo de “reemplear inmediatamente a todos los funcionarios despedidos ilegalmente por el gobierno anterior” Si no hay ninguna trampa oculta tras la palabra “ilegal” – es decir, que las medidas de reempleo sólo será aplicadas a “algunos” de los despedidos -, el resultado final de la promesa será una considerable carga adicional sobre el presupuesto.

Por otro lado, anuncian despidos masivos: el 50% de los empleados en oficinas de diputados, ministros y presidencia o el 40% del personal de seguridad del gobierno. Los políticos van a perder varios privilegios, la mitad de la flota de vehículos oficiales y promete vender un avión del gobierno. Como vendetta contra la élite política saliente podemos calificar  lo anunciado por Tsipras: “Nunca vamos a perdonar”, a los políticos corruptos que han llevado al país al abismo dice, casi en la misma frase en la que anuncia la contratación  de más policías, incluso la reinstauración de la llamada “policía de barrio” (tiemblo, al pensar en lo que algunos “policías de barrio” creerían que es su función aquí, en España)

El esoterismo mágico de Syriza al poder
El esoterismo mágico de Syriza al poder

Los grandes depósitos bancarios -si es que queda alguno – serán investigados por la policía financiera. Se esboza lo que podemos llamar “enfriamiento” de la élite política anterior – lo que también podría servir para consolidar en el poder político al nuevo partido gobernante SYRIZA .

Son cosas que harán las delicias de la mayoría de los griegos. Tispras y su partido SYRIZA ganaron las elecciones el 25 de enero con el 36% de los votos. Hoy, dos semanas después, dos tercios de los ciudadanos apoyan su curso político según las encuestas. Esto puede ser un problema. Los griegos celebran a Tsipras porque les promete el cielo. Más dinero. Más trabajo. Menos impuestos. Y el fin de la crisis de la deuda griega.

Que cumpla todas esas promesas se me antoja, en principio ,imposible, pero los hombres del masculino y viril gabinete de Tspiras parecen decididos a romper una brecha a través de la masa fofa de inanes eurócratas, un camino al paraíso. Si no tienen éxito y la depresión y miseria cotidianas permanecen en el ánimo y las vidas de los griegos, entonces la decepción será proporcionalmente grande. Y las consecuencias, para el país y sus vecinos, inciertas.

 

Shares

16 Respuestas a “Alexis Tsipras promete el cielo a los griegos”

  1. Asmith,

    Lo de los votantes de Podemos con formación “superior” es algo bastante falaz y si no se tienen en cuenta ciertos detalles nos equivocamos por completo a la hora de hacer perfiles.

    – A Podemos les vota mucha gente con formación superior, vale. Pero es que les vota mucha gente en general. En proporción al total de estimación de voto, son UPyD y C’s los que mayor cantidad de gente formada tienen. ¿Qué representa más la opinión de los ingenieros, un partido al que vota todo el mundo o un partido en el que mayoritariamente sus votos vienen de ingenieros?

    – Luego está el tema de los distintos perfiles dentro de la formación superior. Echemos un ojo a la formación y experiencia de los candidatos y coordinadores de Podemos. Sociólogo, politólogo, maestra, abogado especializado en derechos humanos, técnica en políticas de igualdad (licenciatura en derecho), activista, más politólogos, animador sociocultural, sindicalista, historia del arte… Uno de cada 3 universitarios en España se dedica a la ingeniería, arquitectura, o ciencias de la salud. Curiosamente también resultan ser las profesiones más demandadas fuera. Pero resulta que en Podemos ese sector está tremendamente infrarrepresentado. ¿Cómo se puede considerar a un partido representación de los titulados universitarios si más de un tercio de éstos no existen en ese partido?

    Quiero decir con esto que entre esa formación superior encontramos a grandes rasgos dos grupos de gente, independientemente de la edad. Un grupo de gente con estudios en humanidades y con un perfil más activista, votante de Podemos. Y otro grupo de gente con un perfil más “profesional” (con estudios digamos más orientados a trabajar en el sector privado), votante de UPyD o C’s.

    A un partido le definen más sus votantes y militantes que la etiqueta que se quiera poner en la web (CiU se considera a sí mismo “centro izquierda”). Por tanto, las conclusiones que sacamos son completamente distintas:

    – Que el perfil de Podemos es exactamente el mismo que tenía IU y gran parte del PSOE. Con la única salvedad de que en el PSOE se han quedado los votantes de mayor edad (por A o por B, la gente suele conservar el sentido del voto con la edad).

    – Que UPyD y C’s tienen exactamente el mismo perfil. Por tanto da igual si uno viene con gente rebotada del PSOE y el otro se define como “liberal progresista”, es una cagada no presentarse juntos.

    – Que UPyD y C’s son precisamente los que presentan algo nuevo. No había antes ningún partido con ese perfil por tanto parten de cero. Obviamente recogen a antiguos votantes del PP y del PSOE, pero eso se debe a un cambio digamos “ideológico” más que a una sustitución.

    – En cambio con Podemos ocurre todo lo contrario. El perfil del partido ya existía, era IU. No se ha inventado nada. La gente no ha cambiado de ideología de la noche a la mañana. Simplemente se ha cambiado la marca a una ideología que ya estaba allí y por tanto el trasvase de votos ha sido más fácil.

    1. Entre el colectivo “estudios superiores” podemos destaca con un 25% (aprox., lo digo de memoria) de los votos, muy por encima de los otros partidos mayoritarios.
      Pero estoy de acuerdo con la elctura que tú haces, y tiene que ver con que, en realidad, hay un 75% restante de ese colectivo que NO votaría a Podemos. Lo que pasa es que ese 75% tampoco casa con los partidos “de siempre”.
      Yo hace 9 años que acabé ingeniería industrial, y no se cómo será ahora, pero por aquel entonces en el campus (de una politécnica) para nada se respiraba un ambiente politizado o “activista”, excepto cuando la guerra de Iraq. Sin embargo, cuando me pasaba por el campus donde están las facultades de derecho, ciencias sociales, económicas, etc. en cada pared habían carteles convocando a asambleas de sindicatos estudiantiles, charlas de corte anticapitalista, conciertos por los “Países Catalanes” (hablo de Valencia), y perroflautadas varias.
      Vamos, que el perfil de lo que hoy sería un podemita era algo que hace 9 años ya se hacía notar bastante por las facultades de ciencias sociales, pero para nada en las tecnológicas.

  2. La rueda, la experiencia: pero por qué íbamos a usar esa cosa redonda si nos hemos pasado la vida arrastrándo las cosas sobre troncos? A eso me refiero: la comodidad en las creencias no sólo nace de si hay o no hay castigo (o premio), basta con no tener fe en que se puede salir de la rutina, aunque los primeros pasos sean dolorosos. Basta con que te dejen experimentar tus novedades, no es necesario que todos lo hagan.

    Hoy, sin ir más lejos, somos víctimas de la manguera estatal… desde la escuela hasta el tanatorio.

    1. Umm digamos que la manguera estatal existe para determinadas cosas (unas acertadas y otras no) y no existe para otras(unas acertadas y otras no).
      Para no irme por las ramas pondré cuatro ejemplos, algunos evidentes, uno de cada categoría anterior (por supuesto en mi opinión):
      1º Categorías en la que el Estado se mete bien metido: persigue policial y judicialmente los robos y asesinatos.
      2º Categorías en la que el Estado se mete mal metido: prohíbe fumar en negocios privados o regula lo que puede y lo que no puede vender un comerciante en su negocio, prohíbe drogarse o ejercer la prostitución etc etc etc. Esta lista es interminable, pero afortunadamente se trata de aspectos “menores”.
      3º Categorías en la que el Estado, al menos de facto no se mete y debería meterse: permite que los espacios públicos se llenen de mierda impunemente, por ejemplo, tras cada botellón.
      4º Categorías en la que el estado no se mete (por el momento, al menos en el nuestro, mientras que otros Estados si que se meten) y no debería meterse: opinar libremente, vestirse como a uno le da la gana, ver pornografía, blasfemar.
      En resumidas cuentas: la manguera de nuestro Estado existe, pero comparado con otros somos un paraíso cuasi-libertario.

      1. La lista en el punto 2. serían enorme, y con temas no necesariamente menores. Educación, sanidad, construcción, energía, consumo…
        Por lo demás, de acuerdo, …. bueno, lo del botellón: si decidimos que un espacio sea público y pagamos su limpieza entre todos, lo normal es que se vigilase al ensuciador y este corriese con los gastos.

  3. El problema intrínseco (y por tanto que no puede ser resuelto) de la democracia, es que por definición lo mismo vale el voto de una persona formada que el de un ignorante.
    En este sentido solo un ignorante puede tragarse la falacia evidente de que “La austeridad ha provocado el aumento de la deuda pública griega del 120 al 180% del PIB” que proclama Syriza.
    Cuando digo ignorante, no me refiero a personas sin estudios, ya que hay multitud de profesores de universidad (economistas incluídos), a los que se les suponen un mínimo de formación intelectual, que compran ese tipo de “argumentos”.
    El resultado, no es solamente que a menudo las mayorías (exactamente igual que los individuos) se equivocan, sino que (como hacemos los individuos) tienden a buscar chivos expiatorios a los que culpabilizar de los malos resultados de sus decisiones erróneas.
    Los griegos van a pagar muy cara su equivocación por “comprar” este tipo de falacias. La duda radica en saber a quien van a culpar de sus errores (aparte de a la Merkel) y las consecuencias de ello para el resto de Europa.

    1. En España, el partido más votado entre la gente “formada” con estudios superiores hoy sería precisamente Podemos (y con bastante diferencia).

      Claro que estudiar Ingeniería Aeronáutica no te libra de caer en los trucos lógicos en que se basan algunas tendencias políticas. Estudiar ciencias sociales sí que debería servir, si no fuera porque el adoctrinamiento a que se ven sometidos los estudiantes de esas carreras va dirigido precisamente en el sentido ideológico de Podemos (no en vano, la cúpula de podemos procede de la Complutense).

      Recomiendo la lectura de esta “carta de un exalumno” al que fue su profesor (Juan Carlos Monedero):
      http://www.hispanidad.com/Cartas-director/carta-de-un-exalumno-estimado-profesor-monedero-20150123-167794.html

      Retrata el nivel de adoctrinamiento sectario de las facultades de Ciencias Sociales, especialmente en la UCM.

      La correlación entre nivel de estudios e intención de voto, a mi entender, está más vinculada con la edad que con el nivel académico en sí. Lo que ocurre es que el nivel académico está correlacionado (inversamente), a su vez, con la edad.
      Entre los jóvenes, el mensaje de Podemos es donde ha encontrado menos resistencia (gracias al adoctrinamiento de los últimos 30 años), y el procentaje de titulados superiores entre los jóvenes es muy alto. Mientras que entre los mayores (que ya sufrieron la dictadura), que son los que no se han dejado seducir por el populismo, la proporción con estudios superiores es más bien baja.

      1. Asmith: “En España, el partido más votado entre la gente “formada” con estudios superiores hoy sería precisamente Podemos (y con bastante diferencia).”
        Lo que demuestra el acierto del latinajo: “Lo que naturaleza non da, Salamanca non presta”.

      2. Mientras que entre los mayores (que ya sufrieron la dictadura), que son
        los que no se han dejado seducir por el populismo, la proporción con
        estudios superiores es más bien baja.

        Yo mas bien diría que los mayores son los más conservadores en cuanto a votar y los que menos cambian, por eso los partidos de la “casta” como PP, PSOE, CiU y PNV tienen su mayor vivero de votos en los mayores de 65 mientras que los “nuevos” como Podemos, UPyD y Ciudadanos sufren para recibir votos de esa franja de edad.

        http://cadenaser.com/ser/imagenes/2015/02/04/politica/1423073421_348519_1423074398_sumario_grande.jpg

        1. Mi duda es si votan a los partidos “viejos” por simple conservadurismo o simplemente porque su olfato les dice que un partido nuevo como Podemos no sólo no mejora lo anterior sino que lo empeora.

            1. Efectivamente, precisamente porque la experiencia es un hecho biológico, común a todos los seres vivos, el tenerla presente (bien en forma de memoria activa como en humanos o memoria innata como en otros animales) y sacar consecuencias de ella nos ayuda a sobrevivir. Sin ella estaríamos siempre inventando la rueda o cayendo en los mismos errores. Y ahí tienes la respuesta a la parábola de los monos: es de sentido común que no permitan que los nuevos suban a por lo plátanos porque su experiencia es que cada vez que uno lo ha intentado ellos salen perjudicados.

            2. Je, lo que mi sentido común me dicta en aquel caso es diferente: y si estamos equivocados? Y si es mejor subir la escalera? Más que nada porque ello foma parte del proceso de aprendizaje. Si tomásemos la parábola de los monos como buena, no hubiésemos inventado la rueda.
              Saludos

        2. La encuesta que traes a colación no demuestra tu tesis:

          1) Podemos: sí se observa que la intención de voto disminuye con la edad.

          2) UPyD: no hay relación. La intención de voto es mayor entre los más jóvenes (18-24 años), pero es mayor aún en la franja 45-54 años.

          3) Ciudadanos: tampoco hay relación. La intención de voto es mayor en la franja 35-44 años.

          En cualquier caso, opino que los porcentajes de intención de voto de UPyD y Ciudadanos son demasiado pequeños para un análisis útil.

          1. La línea de UPyD y C’s no creo que sea muy diferente a la de PP y PSOE, así que es bastante plausible que los “viejos” que están descontentos con estos dos últimos se pasen a los dos primeros, y lo dicho de “Podemos” no sería aplicable a estos partidos.

            UPyD sabemos que es una escisión del PSOE (surgida a raíz de desacuerdos en la lucha antiterrorista), así que estoy seguro de que sus propuestas económicas serán 100% keynesianas, y girarán en torno a la consagración del Estado del Bienestar creciente.

            En cuanto a “Ciudadanos” no lo tengo muy claro. En su web, indican que su ideario se nutre del “liberalismo progresista y del socialismo democrático”. Lo cual no deja de ser confuso cuando utilizan la palabra liberalismo y socialismo en la misma descripción.
            Si que tengo entendido que en su núcleo duro está Juan Carlos Girauta que tiene ciertas inclinaciones liberales, pero también hay gente más vinculada a la socialdemocracia tradicional.

Los comentarios están cerrados.