El último y mejor estudio ortodoxo sobre la “sensibilidad” del clima al CO2. Como la mitad de los alarmistas.

El último y mejor estudio ortodoxo sobre la “sensibilidad” del clima al CO2. Como la mitad de los alarmistas.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Si sólo lees los períodicos o ves la tele, es imposible que te enteres de que en el último informe del IPCC había apuntada una sustancial rebaja en el efecto que el CO2 causa en el clima. Porque lo ocultan discretamente entre las frases rimbombantes que saben que van a recoger los periodistas. ¡Nuestra seguridad ha aumentado del 90 al 95%! ¿La seguridad de qué? ¿La seguridad de que el efecto del CO2 es menor de lo que pensábais antes?

En ese último informe del IPCC no dieron un cálculo del calentamiento “más probable” por el CO2. Se limitaron a un rango más probable. De 1,5ºC a 4,5ºC por doblar la cantidad de CO2. Más o menos a final de siglo (algo antes). Y luego ya no mucho más — porque tampoco piensan que hay tanto petróleo, las renovables serán por fin eficientes, saldrán otras cosas, etc. Ese rango, por supuesto, es ridículamente amplio. Y encima es el mismo desde hace más de 30 años, a pesar de haber muchos más datos. Normalmente, señal inequívoca de un problema de planteamiento.

Según el mismo informe de IPCC, no han dado esta vez una cifra “mas probable” para el calentamiento que se puede esperar del CO2, porque las distintas “lineas de evidencia” daban resultados incompatibles. Esas líneas de evidencia son básicamente dos. Los modelos climáticos y las observaciones — desde 1850. Los modelos ya sabemos que van de culo, marcando demasiado calentamiento. Pero se niegan a aceptar tal idea.

Bien, pues se acaba de publicar hoy el primer estudio sobre el problema de cuánto calentamiento producen las emisiones de CO2, después de ese último informe del IPCC. Usando exclusivamente los datos del IPCC — y dándolos por buenos, sin más. Esto es, los forzamientos externos del IPCC (CO2, aerosoles), los márgenes de incertidumbre del IPCC, el calor que absorben los océanos según el IPCC, y los datos de temperatura del IPCC. Han mejorado estudios anteriores. Incluso han intentado -en lo posible- tener en cuenta las nuevas ideas sobre el efecto del Atlántico en las temperaturas. Eligiendo períodos de comparación que anularan esos ciclos. Y de paso, que no estuvieran perturbados por los volcanes. En fin, algo muy muy cuidadoso, y sin duda lo mejor que hay de momento.

Uno de los revisores aplaudió “el muy completo análisis que se ha llevado a cabo, y el intento de contar con claridad y cuidado con las incertidumbres”. Y el otro señaló que el estudio supone “la actualización más avanzada del cálculo del balance energético, incluyendo un tratamiento comprensivo de los datos y conclusiones del último informe del IPCC”. O sea, ni media broma.

Pero como han evitado en los posible los modelos climáticos, y se han basado en los datos de la realidad hasta donde se puede, su margen de incertidumbre es mucho menor que el del IPCC. A pesar de todo el cuidado que han tenido en contar con todas las incertidumbres. En números:

  • Estudio …………. Calentamiento probable …… rango
  • Lewis y Curry: …..……………………. 1,65ºC ……… 1,25ºC – 2,45ºC
  • IPCC (modelos): ..….………………. 3,20ºC ..…….. 2,00ºC – 4,50ºC
  • IPCC (modelos y realidad) ….…… NS/NC .…….. 1,50ºC – 4,50ºC

El estudio, que en contra de la costumbre de la gente del clima incluye todos los datos y la programación necesarios para reproducirlo:

El asunto y las discusiones se pueden seguir en:

En realidad es lo que tratamos de decir hace mucho tiempo. Dejémonos de que si el mes tal tiene el récord tal de temperatura. Olvidemos las cien mil excusas para La Pausa. El calor “escondido en el mar” ya lo contempla el IPCC. Nada de eso importa. Lo que importa es que el calentamiento real es del orden de la mitad de las predicciones de los modelos climáticos. Y de ese calentamiento, ni siquiera se puede saber bien qué parte es “natural”.

Planteo los números de Lewis y Curry en un gráfico que hemos estado usando estos días para distinguir a “creyentes” de “herejes” (“negacionistas”, dicen).  Pero contando con que cuanto más dure La Pausa, más bajará el cálculo de Lewis y Curry. El punto “Lewis & Curry” sitúa la temperatura según estos cálculos -repito, con datos y esquemas IPCC- si las emisiones son las del escenario más alto de emisiones del IPCC. Considerando doblar la cantidad de CO2 entre 1.900 (280 ppm)  y 2.060 (560 ppm). Y los ecologistas dicen que no hay petróleo para conseguir eso.

Lewis-y-Curry-en perspectiva-ipcc

 

También podemos representar esos rangos visualmente. Nos puede dar una idea de por qué el IPCC no ha mejorado la incertidumbre en más de 30 años. ¿Puede ser la única estrategia para provocar miedo?

futuro-calentamiento-global-modelos-realidad


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

2 comentarios en «El último y mejor estudio ortodoxo sobre la “sensibilidad” del clima al CO2. Como la mitad de los alarmistas.»

  1. JFM, es interesante ver la historia de este debate. El “padre” de esta cimatología muy especial -que podríamos llamar carbono-céntrica, o carbono-maníaca- fue Guy Callendar. (Antes de llamarse “efecto invernadero” se llamó “efecto Callendar”). También fue el primero en hacer una estimación de “temperatura global” más o menos completa. Y encontró una “sensibilidad climática” básicamente igual que este estudio de Lewis y Curry. 1,7ºC contra 1,65ºC.

    Fue en 1938, y planteó todas las cosas que se están discutiendo hoy.

    En 1979 nació la versión alarmista, con el “Charney Report”. Imaginando unas realimentaciones positivas fuertes en el sistema, que aumentaban mucho el efecto directo del CO2. Tanto como 3x. Y es la línea que siguió el IPCC. Pero ambos con unos rangos muy amplios (1,5 – 4,5), que no han cambiado desde 1979.

    Este rango tiene un “gracia” especial. La parte baja es suficientemente baja para resultar creíble (pero es un no-problema), y la parte alta produce pavor (pero no es creíble). Cuanto más tiempo va pasando, y la temperatura no sube como para aceptar la parte alta del rango, van inventando cosas para que siga siendo más o menos verosímil. Pero el ejercicio tiene un límite.

    Y la estrategia es obvia. Mantener la parte inverosimilmente alta del rango, para decir que la “prudencia” nos lleva a tenerla en cuenta. Y a actuar como si fuera una posibilidad real. Y decir, con dos cojones, que señalar lo inverosímil de esa parte alta del rango es “negacionismo”.

    Aquí tienes un resumen:

    http://plazamoyua.com/2013/08/07/es-razonable-pensar-que-provocamos-calentamiento-global-con-el-co2-y-que-sea-un-problema/

    Y hay una cosa importante para tener en cuenta. Este estudio Lewis y Curry usa todos los datos y asunciones del IPCC. O sea, está dentro del paradigma “carbono-maníaco” del IPCC. Por ejemplo, básicamente desprecia la posibillidad de que el (pequeño) calentamiento observado sea en su mayor parte natural. Asunción gratuita que no es otra cosa que una falacia de ignorancia (no se nos ocurre nada mejor). Bueno, pues aún pensando así, la apuesta razonable es que se trata de un no-problema.

  2. Y luego esta el tema de que han debido gastarse o mejor dicho gastarnos decenas de millones en vivir del cuento quiero decir en estudiar el cambio climatico para mejorar las previsiones sobre la eviolucion y decnas de millones depués la margen de incertidumbre es la misma. Lo unico que ha cambiado es el nivel de sus cuentas corrientes.

Los comentarios están cerrados.