#ElReyAbdica y la vida continúa

#ElReyAbdica y la vida continúa
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

rey-abdicacionJuan Carlos de Borbón, cabeza de la Corona española durante los últimos 39 años, ha anunciado hoy que abdica la Corona en su hijo, Felipe de Borbón. No ha pasado nada, circulen, circulen, no hagan bulto y circulen: la vida sigue igual.

– Su nómina es la misma que hace unas horas.

– El recibo de la hipoteca no ha desaparecido por arte de magia.

– El recibo de la luz cuesta exactamente lo mismo que ayer.

– La ropa de sus hijos sigue sin planchar, como esta mañana.

– Deberá hacer la comida, no sin antes haber dejado unos euros -los mismos que la semana pasada- en el súper.

– Si está en el paro, o recibe ayuda social, mañana se enfrentará a lo mismo que hoy.

– Los políticos siguen decidiendo quien gobierna a los jueces.

– Los partidos siguen decidiendo quién va en unas listas electorales cerradas.

– La lista de espera para su operación de cadera no ha variado lo más mínimo.

– El cafelito del bar de enfrente es igual de malo por el mismo euro.

– El enfado por “lo mal que está la escuela” de sus hijos será igual al fin del curso presente.

– Los ricos a los que envidia siguen siendo los mismos, e igual de ricos.

– Los pobres a los que desprecia siguen siendo igual de pobres.

Pero no. Lo guay, lo progresista, lo revolucionario será salir hoy a la calle y reclamar …”La República”. Así, en frío, sin reforma constitucional previa, que no la necesita nadie que sea un revolucionario como “Dios manda”. Efectivamente, cuando seamos República, llegará el Presidente (que no cobrará un duro, ni volará, ni tendrá coche oficial, ni secretarios, ni jefe de protocolo…) y le cambiará la vida: la nómina subirá, los recibos bajarán, el parado tendrá empleo, el rico será menos rico (y menos cabrón) y el pobre menos pobre (y así pagará impuestos). Magia.

Es necesario un referéndum, efectivamente, pero un referéndum en el que decidamos si el marco constitucional actual – el que consagra la partidocracia, el mastodontismo estatal, la corrupción institucional, el conchabismo político-judicial y otras muchas barbaridades bajo las que sufrimos nuestro día a día – sigue siendo el “contrato” que todos queremos firmar o no nos sirve más que para defender lo indefendible.

No teman, dejaremos pasar esta ocasión también, porque los de los altavoces no quieren que usted decida nada que pueda poner en peligro sus privilegios. Apenas quieren cambiar el nombre del becerro de oro, un color en una bandera.

#ElReyAbdica, no ha pasado nada, circulen, circulen, por favor….

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

26 comentarios en «#ElReyAbdica y la vida continúa»

  1. Vista la mala pata que tenemos el pueblo español eligiendo a nuestros representantes y dirigentes (no solo actualmente sino a lo largo de toda nuestra historia, véase si no a Fernando Séptimo “El Deseado”), creo que nos saldrá mas a cuenta dejar en manos del destino y los genes esa elección en forma de monarca hereditario que decidirlo nosotros en las urnas, siento ser tan cínico.

    Por lo demás, secundo a Viejecita.

  2. Hebber; lo siento pero me sale mi vena de ex-estudiante con los jesuítas; así que tengo que reordar a San Ignacio de Loyola y su recomendación “En tiempos de tribulación no hacer mudanza”. Saludos

    1. Me gusta más un aforismo anglosajón: “When in a hole, stop digging”. Si continuamos como hasta ahora, profundizando el agujero en lugar de intentar salir de él, muy mal nos irá.

  3. Ya que hay serias dudas de que el rey palme como un patriota (o sea, esta legislatura antes de las próximas elecciones generales), PP y PSOE han decido dejar las cosas “atadas y bien atadas”.

    Como ya se piensa muy seriamente que el próximo parlamento puuede tener mayoría de republicano, han tenido que organizar la abdicación para que el “preparado” sea ya rey cuando se convoquen elecciones. Porque como hubiera que organizar la sucesión en un parlamento de diputados mayoritariamente republicanos, se acabó la monarquía sin ninguna duda.

    Atado y bien atado. “Francamente” lamentable.

    1. Mira que tienes razón en el fondo, pero cuatro cosas:

      1) Hace nada, nos quejábamos de que el rey no abdicase pese a que su estado de salud es evidentemente malo. ¿Ahora nos quejamos porque abdica? Hay que ser un poco coherente. No se puede estar en misa y repicando.

      2) Eso de “mayoría republicana”… ¿Acaso no puede haber republicanos en el PP (Cristina Cifuentes, por poner un ejemplo, lo es)? ¿Acaso no puede haber monárquicos en el PSOE, o incluso gente a la que el debate monarquía/república le parece que no está entre los 30 principales problemas de España? Así que en vez de hablar de “mayoría republicana” sería más adecuado hablar de “mayoría de partidos que públicamente reconocen que la legalidad vigente les importa un bledo”.

      3) Incluso con esa “mayoría republicana”. ¿Qué cambia? La constitución contempla esta situación y no se puede tener una república salvo que cambie la constitución. Para eso no sólo se necesita mayoría, sino 2/3 de la cámara, a los que no llegan ni de coña. Lo único que pueden hacer es obstaculizar esa sucesión hasta el final. Vamos, crear inestabilidad sin cambiar nada.

      4) Faltaría más que no pudiese escoger la fecha que más le convenga para abdicar. Sólo falta que nos quejemos porque el rey no haya proclamado la república.

      Y que sí, que muchos preferiríamos una república, pero sin deslegitimar la legalidad vigente y tampoco una república secuestrada por chalados pseudorevolucionarios.

      1. Ese “país secuestrado por chalados” no depende de que sea monarquía o república, sino de los votos de los ciudadanos que los lleven al poder.

        Por supuesto, es un riesgo de la democracia (los alemanes votaron a Hitler, los italianos a Mussolini y los venezolanos a Chávez y a Maduro).

  4. En cualquier caso, Don Luis, a mí no me importaría manifestarme, en la calle, a favor de “La República”, lo que ocurre es que a favor de mi República, como de la suya, me temo, nos manifestaríamos cuatro, o tres. Sin entrar en otras consideraciones, un solo apunte: Yo me manifestaría por una República, entendida ésta como forma de Jefatura del Estado. Si tuviera tiempo y ganas. Estos de esta tarde, en España, no se manifiestan por la República como forma de Jefatura del Estado, sino por el advenimiento de la República Bolivariana de los Pueblos Ibéricos, unos, otros, por la República Confederal y Popular de los Pueblos Ibéricos, etc. Y todos, por la República, entendida como mecanismo de redistribución totalitaria de la riqueza, valga la redundancia, aunque, refiriéndome a los convocantes, más bien sería valga la rebundancia, con b de rebuzno.

    Pdta.: ¿Para cuando el Partido Por la Sincronización Bioneurológico-Hormonal de los Machos y Hembras Humanos?

  5. He llegado a leer comentarios en las redes sociales que dicen cosas como: “Estoy harto de tener que mantener con dinero público a un tipo que no hace nada y a toda su familia.” Estoy completamente de acuerdo, pero lamento que no se monten manifestaciones pidiendo el fin de la Junta de Andalucía.

  6. Me abstuve en el referendo de la Constitución, entre otras cosas porque nos metía la monarquía doblada (y otras cosas como las autonomías que por entonces ya me sonaban a lo que han acabado siendo), pero tampoco, como muchos, podíamos votar NO porque era santificar lo anterior. Así que entre la espada y la pared se votó lo que tenemos. Sería republicano, más o menos como lo define Luis, aunque sólo fuera porque un presidente no tendría tanto tiempo para corromperse como un rey y su dinastía, y por eso de elegirlo (aunque sea en listas cerradas, que menos da una piedra) y aunque sé que suelen salir más caros.
    Lo que no trago es por volver a poner la banderita de 1931, no ya por fea (que me lo parece un rato, y confusa con otros países) sino porque los que eso postulan (al menos los que conozco), en realidad lo que quieren es ganar la guerra civil, aunque sea a título testimonial, casi un siglo después, y traer todo aquello que trajo la II República, que fue un completo fracaso (recomiendo el libro de Bolloten “La guerra civil española”, para mí el mejor de todo lo escrito, a quien quiera mejorar su conocimiento sobre las causas de aquel fracaso).
    Podría aceptar otra bandera, diferente de las dos que se enfrentaron, por eso de la reconciliación aunque eso no creo que lo aceptara mucha gente.
    En fin, lo que querría es otra cosa muy diferente a lo que hay o ha habido. Querría que la gente pudiera definirse sobre lo que le dé la gana, de modo personal y anónimo, sin referendos ni nada de eso, que en el mercado no existen. Luego ya iríamos viendo. Eso Google lo hace, por ejemplo.

    1. Oye… los políticos se corrompen muy rápido (más y mejor que el Rey)… ¿quién te ha dicho que el Presidente de una República no entraría ya corrupto y que en sus 4 años debería robar lo mismo que un Rey en toda su vida?

      1. Es que lo de la corrupción es una falacia más. Lo que sí nos asegura el actual sistema monárquico-parlamentario es que el Jefe del Estado no sea un iletrado con un currículum hinchado pero que sí haya sido educado especialmente para el puesto (ojo, con sus privilegios pero también con sus obligaciones y restricciones).

  7. Viejecita:

    Dentro de la plétora de modificaciones que habría que hacer (unicameralismo, sistema de elección (un ciudadano>un voto, elegibilidad solamente a quienes hayan trabajado varios años, etc), imposibilidad de usufructuar más de un cargo, eliminación de todos los aforamientos, sistema judicial independiente (sin consejos polìticos con cuota), modificación de designación de fiscales, etc, etc, etc, … sí sería apenas un pequeño cambio.

    Ángel:

    Siempre es el momento de cambiar lo malo, y preferir lo superior a lo bueno solamente lleva a la inacción.

    Cataluña no se pierde ahora sino hace 30 años, con el inicio de las concesiones separatistas. Y los que continuaron fueron cada vez más ineptos. Ninguno de los políticos actuales tiene capacidades de estadista, y el presidente del gobierno es el peor de todos ellos.

    Ahora mismo lo mejor un referéndum independentista y atenerse a él. Si deciden irse, mejor para España (es mejor andar solos que muy mal acompañados), y si se quedan que sea con reglas de juegos favorables a la unidad real de España. Y que se haga un referéndum monarquía-república no alterará para nada la situación al respecto.

    1. la otra opción es hacer una referendum en TODA ESPAÑA decidiendo si se quiere suprimir las diferencias en España: fuera CCAA, Pufos Vasco y Navarro, etc…
      Justicia del Estado, igual para todos.
      Educación del estado, igual para todos.
      Sanidad del estado, igual para todos.
      Policía estatal o locla, no controlada por los caciques de las Taifas.

      Este referendum sería tan válido como el otro (o más, ya que la Soberanía pertenece al Pueblo Español, no a una parte del mismo)… y se solucionarían los problemas.

      1. Básicamente coincidimos, Dédalo. Lo único que agrego es la oportunidad de irse a quien no le gusten las condiciones lógicas para un país eficiente.

  8. Errores: fácil: es ‘encontrarme’; menos fácil: es el PCE y no PD y otros más pequeños errores fácilmente subsanables; se nota que tengo modorra de tanta parida vista por la tv variada.

  9. a Hebber: Lo siento: me parece encobtrarme en el Madrid de los sesenta cuando me intentaron captar para ena dédula del PD (Español, naturaca); me resulto tan viejo entonces a pesar de lo joven que era yo, y me parece tan viejo hoy que lo dice alguien mucho más joven. Seamos honestos: soy hijo de republicanos que se mesaron los cabellos cuando percibieron lo que llegó (mi padre tuvo que huir de los propios republicanos y debe existir Dios cuando consiguió salvarse).
    Lo honesto es lo que nos dice Luis y que no reproduzco.
    Y en este momento por muy voluntariosos que seamos, NO está el país para decidir Corona sí, Corona NO, BASTANTE TENEMOS con saber si Catluña es España u otra cosa; ítem para el País vasco; y añado a Galicia.
    Y no son cosas veredes.

  10. Volvemos entonces a ser compañeros de ruta.

    Ciertamente lo ideal sería una profunda reforma constitucional, y si con eso se lograra una democracia liberal mucho mejor.

    Pero sigo pensando que incluso un pequeño cambio como sería la decisión ciudadana sobre monarquía o república, resultaría en algo así como un signo contundente de la necesidad de cambios profundos y del valor de la libertad democrática.

  11. Cruzo los dedos para que, en efecto, la vida siga igual.

    Por lo menos, Don .J.C ha abdicado en su hijo, no ha dicho que lo hacía para evitar derramamiento de sangre, como hizo su abuelo, no se ha marchado de España, y tiene un montón de actos previstos conjuntamente con Don Felipe , para arroparle un poco al principio…
    Y espero que, como Reina Madre, sigamos teniendo a mano a Dª Sofía, que es una señora de verdad, de las del “stiff upper lip “como dicen los anglos, porque Dª Letizia es mona, pero le falta categoría por todas partes. Ya siento.

    1. Si te soy sincero, Viejecita, me da un poco igual. Soy más republicano que nada, pero como la mía sería una república “rara”, muy libertaria, lo único que deseo es que cambien las cosas que DEBEN cambiar: estructura del estado, eliminación -vía reforma Ley electoral- de la partidocracia, separación real de poderes, reducción de la intromisión del estado en mi salón y cocina. Me daba con un canto en los dientes.

      1. Don Luis
        Yo, es que, republicanos de su estilo, sólo le conozco a usted. Conozco a bastantes, y todos ellos están a favor de unas cosas que me horrorizan, como dar más poder al Estado, suprimir la propiedad en los bienes de producción , abolir la herencia, igualar lo que los dioses, la biología, los genes, hubieran dado a algunos como ventaja, a base de quitarles puntos de currículo etc etc.

        Para ser diplomático, siempre fue una ventaja ser alto, guapo, bien educado, saber como se debe hablar a un obispo, a un papa, a un fontanero… Y, se valora mucho a las, o los , consortes. Que también tienen que dar la talla. Y no meter patas gordas, ni estar sujetos a lo que los franceses llaman “états d’âme” ( que resulta una horterada en una princesa, pero mucho peor en una reina ).
        Los reyes son los números uno de la diplomacia. Pero no mandan.

        En cambio, los presidentes de la república sí mandan, y bastante.
        Por eso, yo , y vistos los políticos que he conocido en mis largos años de vida , no me fío de que pudiéramos tener un Presidente de Rebública presentable. Que a los buenos y decentes, les defenestran en cuanto pueden, los de sus propios partidos.

  12. No he dicho lo contrario 🙂

    Digo que no basta con enarbolar la bandera de la república si ello no va sujeto del mástil de una nueva Constitución. Por eso yo el referéndum lo pediría para abrir un nuevo período constitucional, no para cambiar el nombre a la finca de nuestra clase política 🙂

    Igual no me he expresado bien, lo he escrito deprisa.

  13. Te respeto, y por eso me desagrada (aunque a tí quizás no te importe) que caigas en la misma cantinela de “no es el momento”, “no hay que decidir en caliente”, “hay otras cosas en que pensar”, etc, etc, cuando hay una oportunidad de mejorar algo pero tú (o quien lo diga) no está de acuerdo con la alternativa.

    Siempre es el momento de mejorar, y eso no afecta ni el análisis ni la búsqueda de mejoras en otros puntos.

    Y la república ha sido, es y será siempre mejor que la monarquía. Aunque más no sea por eso de la igualdad de todos ante la ley, ¿sabes?

Los comentarios están cerrados.