Los impuestos son siempre buenos

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Para qué necesitamos impuestos? No se trata sólo de dinero, se trata de hospitales, carreteras, escuelas, … se trata del futuro! Y se trata de la democracia y la igualdad: los paraísos fiscales, las ventajas fiscales sólo significan una cosa, un juego de reglas para los ricos diferente del juego de reglas para los pobres.

IMPUESTOS

 

Los lectores de este blog pensarán que he sido abducido por las huestes del partido socialista alemán. No. Esa frase es la que podrán escuchar/leer siempre de la boca/pluma de quienes con ahínco y “argumentos” defienden las políticas impositivas de los estados. Discutan con alguien de fraude impositivo, evasión de impuestos, paraísos fiscales y su opositor dialéctico le relatará lo bueno que es que el estado recaude impuestos. Y, curiosamente, sólo le hablará de “lo bueno”.

Ninguno de ellos le dirá que con los impuestos también convertimos en enfermos a los sanos y en idiotas a los normales. Ninguno de ellos les dirá que con el dinero de los impuestos también se pagan los ejércitos, la violencia policial, el fraude institucionalizado, la censura, las campañas “informativas” concertadas, la destrucción del medio ambiente, … y un sinfín de atentados contra la vida, las ideas y la propiedad de cada uno de nosotros.

Efectivamente, hablar de impuestos no es sólo hablar de dinero, es hablar de violencia.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

11 comentarios en «Los impuestos son siempre buenos»

  1. Los impuestos son siempre malos porque se cobran mediante un robo violento. Son una vulneración a la libertad individual y a la propiedad privada. Son la manera que utilizan los Estados para existir y engrandecerse, a costa de atracar a los ciudadanos trabajadores. Todo servicio que da un Estado, puede ser dado por el mercado libre. Con la diferencia que, en el mercado, los incompetentes desaparecen por falta de clientes; mientras que la ineptitud de un servicio público rara vez puede ser castigada. Free people read Mises.

    1. Bueno, no está prohibido. Los bancos suecos no dan efectivo en ventanilla, pero sí en los cajeros.

      Por lo demás estoy bastante de acuerdo con el tono general del artículo que enlazas. Gracias!

  2. Tiene su gracia lo de “paraísos fiscales”. En esos sitios qué pasa, ¿es que en lugar de cobrarte impuestos te los pagan? De lo contrario no sé que tiene de “paraíso” que el Estado no te robe, salvo para aquellos que han asumido poco menos que como un hecho de la Naturaleza que el Estado nos saque a todos dinero por la fuerza (bueno a todos no claro, a los demás en especial y sobre todo “a los ricos”, ya se sabe) y claro, los que se llevan su dinero dónde no se lo roban resulta que se lo han llevado a un “paraíso”.

    Paraísos fiscales, como sitios en que no te cobren impuestos sino que te los paguen, la verdad es que no conozco ninguno (de lo contrario ya me habría ido a vivir allí por la cara), pero infiernos fiscales, en que el Estado te quita la mitad de lo que produces, de esos conozco unos cuantos.

    Llamar “paraíso fiscal” a un lugar donde el Estado simplemente no te roba, tiene tela … hay que ver lo que es el poder del adoctrinamiento progre !!!

    1. Hola Arturo.
      Escribía el otro día en twitter algo así: unos ladrones se dan cuenta de otros ladrones roban menos, van y les declaran la “guerra”.
      Efectivamente, “pariso fiscal” no es más que un eufemismo para “no queremos libre competencia en esto de recaudar fondos por la fuerza”.

    2. En realidad, no hay paraísos fiscales, hay infiernos fiscales. De hecho, es “tax havens”, …. sólo que lo traducimos por “paraíso” no por refugio (haven)

Los comentarios están cerrados.