Especuladores, cláusulas suelo, jueces y bomberos.

Shares

ESPECULADORESAntes de que estallase la crisis lo normal era oír a la gente presumir de la compra de su pisito, que había costado una friolera de miles de euros (pero que ahora, seis meses después, valía el 30 % más).

Por el pisito pagaban todos los meses una buena pasta en concepto de hipoteca, pero que, ¡oiga! ¡Eso era invertir y no tirar el dinero pagando una renta!

Han pasado cinco años, el precio de los pisos ha bajado y la situación económica es desastrosa y lo que parecía una buena inversión ya no lo es tanto.

Pero nuestros especuladores, porque eso son todos los que compraron pisos antes, durante y después de la burbuja, porque nadie pensaba que iban a bajar y/o seguir bajando los precios, buscan ahora una escapatoria. El truco más antiguo del mundo: negarse a cumplir lo que firmaron.

¿Es extraño que los bancos pusieran clausulas suelo en sus contratos? No, es más hubieran sido unos temerarios en conceder una hipoteca con tipo variable sin establecer una clausula suelo. Los tipos de interés a los que van fijadas las hipotecas son manipulados por los Bancos Centrales y si a los banqueros centrales les da por tirar los tipos de interés, como ya lo han hecho otras veces, los tipos de interés de las hipotecas serían absurdamente bajos.

CLAUSULA SUELOLos especuladores aseguran que no se leyeron la cláusula de marras entre las “decenas” de páginas de la hipoteca, créanme una hipoteca no tiene tantas páginas. Pero resulta que una hipoteca es un documento que se firma ante un notario, que por supuesto cobra, lo cual quiere decir que el notario como experto en leyes tiene que asesorar y explicar las condiciones del contrato al especulador. Pero los especuladores sufren una amnesia colectiva que les hace olvidar dicha cláusula y lo que les dijo el notario.

En cualquier país civilizado una demanda así no sería admitida por ningún juez. Pero en este trozo de tierra dejado de la mano de Dios los jueces en vez de dedicarse a su trabajo se dedican a la justicia universal y a cualquier causa digna de un especial de Tele5.

Alegan los especuladores que la cláusula de marras es “abusiva”. Para empezar se podrían haber evitado esa cláusula si hubiesen tomado una hipoteca a tipo fijo, pero claro les salía mejor la de tipo variable. ¿Puede considerarse dicha cláusula abusiva?

El afectado de esta noticia y la mayoría, según se dice en ella, tiene una cláusula suelo del 3,5 % o del 4 %. Y yo me pregunto, y el juez debería preguntarse (si tuviera dos dedos de frente): ¡¡¡¿Cómo va a ser abusivo un tipo del 4 % en un país donde la inflación está de una manera casi permanente por encima del 2%?!!!

La respuesta a este enigma es muy sencilla: el señor juez no ha tenido nunca un negocio, ni ha pagado un sueldo a un empleado, ni se ha ganado la vida de otra cosa que no sea cobrar del Estado y además piensa que es muy guay meterse con los bancos que son muy malos, ya lo han dicho los chicos del 15 M. Así que en vez de hacer su trabajo se dedica al activismo judicial, es decir a usar su puesto para hacer politiqueo.

Pero es que incluso el interés legal del dinero, el que se debe aplicar cuando no hay un interés establecido es del 4 %, y no digamos el interés de los aplazamientos tributarios que es del 5 %. ¿Es abusivo el interés legal del dinero? ¿Son abusivas las condiciones de la Agencia Tributaria? Por favor ¿Es que un juez no sabe el tipo de interés legal del dinero?

Supongo que cuando esos absurdos pleitos lleguen a un tribunal más alto serán desestimados por jueces un poco más serios.

Pero si al final la justicia acaba eliminando masiva y retroactivamente la cláusula de un contrato firmado ante notario y elevado a escritura pública van a pasar dos cosas:

1.- En este país no va a invertir ni Dios.

2.- Hay 4 millones de “afectados”, la mayoría de los que firmaron hipoteca en los últimos diez años, no en vano todo el mundo elegía hipoteca a tipo variable que era más barata claro. Si se elimina la cláusula a todos y a 3.000 € por año son 12.000 M€ al año. Los beneficios del BBVA en todo el mundo el año pasado fueron de 1.676 M€ (4.406 M€ sin provisiones). Dicho de otro modo todo el sistema financiero español se iría al cuerno y los paganinis acabaríamos siendo todos los españoles.
.

Los bancos también son personas.

Recientemente los bomberos de Gijón, como los de otras localidades de España, se han opuesto a participar en los desahucios que tienen que realizar los juzgados y la fuerzas del orden para hacer cumplir la ley. No se si podrán negar a participar en los desahucios, pero el eslogan que plantean es patético: “Rescatamos personas, no bancos”.
facebook_39774.jpg
Para empezar no se trata de rescatar a nadie sino de hacer cumplir la ley (a lo mejor ellos no son los más adecuados para participar en un desahucio) y por otro lado los bancos tienen unos propietarios (accionistas) que también son personas y que quieren obtener beneficios como cualquiera, los bancos tienen unos clientes que esperan recibir intereses por su dinero (y recuperarlo llegado el caso) que también son personas, los bancos tienen unos empleados que quieren cobrar sus sueldos y que también son personas y finalmente el Estado recauda impuestos de los beneficios de los bancos y de los intereses de los clientes y de los sueldos de los empleados y con esos impuestos se paga a los jueces… y a  los bomberos… que también son personas.

 

 

Shares

Latest posts by Arturo Taibo (see all)

29 Respuestas a “Especuladores, cláusulas suelo, jueces y bomberos.”

  1. Me parece una verdadera estafa la cláusula suelo. Yo tenía en mi hipoteca del BBVA pero conseguí eliminarla haciendo una reclamación al SAC (servicio de atención al cliente) del BBVA básandome en la información que encontré en blog información cláusula suelo y Josportal.com. Hay varios motivos por los que se puede conseguir anular la cláusula suelo pero los más fáciles de conseguirlo son por irregulares o ausencia de oferta vinculante y por clara desproporción entre el suelo y el techo.

  2. Hombre Dédalo, no leer íntegramente un contrato que vas a firmar, ya sea ante notario o no, es una grave irresponsabilidad y una dejadez de los propios intereses. Es más, me dices que no te lo dejaron leer antes, pero es que tendrías que releerlo dentro aunque lo hubieran hecho, que nunca se sabe si en medio se puede colar algún parrafo.

    Que otras personas aparenten tener prisa no es excusa. Precisamente las cosas se firman en el notario para acreditar que el acto de voluntad del contrato es real. Si te conformas con una lectura por encima o con lo que te cuenten, el notario tan feliz. La decisión es tuya. Pero nadie puede decir que lo han engañado o que no le contaron todo.

    Otra cosa es que hay gente que alega que no entiende las cláusulas de la hipoteca o del contrato. Supongo que en situaciones extremas se puede dar, pero salvo puntos muy específicos, el lenguaje suele ser claro y sin ambigüedades. Quizás alguien que haya decidido no formarse y pasarse el colegio fumando cosas raras, pueda alegar que no comprende gran cosa (aunque no pueda echarle la culpa a nadie más que a él), pero aún así, siempre se puede uno asesorar con un profesional. Tampoco cuesta tan caro acudir a un abogado para que le explique las cosas, y teniendo en cuenta la relevancia de una hipoteca y el gasto de que estamos hablando, es pecata minuta.

    1. Debo reconocer que sí fue un acto de dejadez por mi parte, aunque lo leí rápido… pero el notario se supone que es una persona que debería ser “neutral” o, si acaso, a favor del “débil”. En mi caso actuó más a favor del fuerte que mío, intentando convencerme de que era “normal” que la plusvalía la pagase yo, que es lo usual en donde resido… pero yo le dije que lo normal en mi tierra es que el que saca la plusvalía pague por sus impuestos, no otros.

      Lo que quiero indicar es que no todos los casos son blancos o negros.

      Aunque sí se debe tener claro que cada cual debe asumir sus responsabilidades: el comprador por no haberlo leído y el vendedor, el banco o el notario las que deriven de timar o engañar al comprador.

  3. Bueno…. yo lo que tengo es una duda, basada en mi caso:

    Cuando firmé la hiporteca de mi piso, fuimos el promotor (no constructor… que es un fallo muy común en los que hablan deeso) y yo al notario.

    Era mi primera hipoteca y escritura de compra -venta de piso, el contrato de las dos no me fué dado antes para ser revisado, sino que en el acto se puso el notario (elegido por el promotor… ya que él hace muchos) a leerlo delante mio.

    No me leyó todo el escrito (a pesar de lo que dicen, es largo), sino que hizo una “especie de extracto”. A ello le pregunté un par de cosas que yo sí quería que aparecieran (y aparecían)… en mi caso no hay cláusula de suelo… pero no sé si me la hubiera leído si la hubiera… total ¿quién iba a pensar que bajase por debajo del 2’5%?

    ¿No creeis que haya caso como el mio en el que la persona no ha podido saber lo que firma?

    Podéis decir que la persona puede negarse a firmar en ese momento y decir que lo quiere leer antes y que en 30 minutos siguen, pero, claro, estar con dos personas que se suponen muy atareadas esperando y mirándote como lees no es plato de gusto y, además, pocas personas se atreverían.

    En fin, que sí, que hay que responsabilizarse de lo que firmas, pero no es que todo el mundo supiera lo que firma… me temo.

    1. Por supuesto que hay muchísima gente (no sabría decir si es la mayoría) que no conoce los detalles de la hipoteca que ha firmado.

      En mi caso, la notaria se tomó bastante tiempo para leerla en voz alta y, además, perder un tiempo extra explicándonos algunos tecnicismos. Pero no todo el mundo ha tenido esa suerte.

      Parte del problema, tengo la impresión, es qlañen famoso “Estado del Bienestar”, en el que todo se convierte en un derecho social, nos ha hecho quizá demasiado confiados en que papá Estado y alguna ley nos saquen las castañas del fuego si metemos la pata, o si algún contrato firmado nos perjudica en un momento dado.

    2. Incluso en el caso de que no supiera lo que firmaba:

      ¿Qué tiene de abusiva una cláusula con un suelo del 3,5 % o del 4,0 % en un país con una inflación de entre el 2,0 % y el 3,0 % y donde el banco paga unos intereses entre el 2,0 % y el 3,0 %?

      1. Lo que tiene de abusiva es que no hay una cláusula idéntica a favor del deudor (es decir algo que haga justa la cosa). Así si los intereses bajan el banco no pierde, pero si los intereses suben ¿no debería haber una cláusula techo?

    3. Ser ciudadano libre tiene como contrapartida ser responsable.
      Si no queremos ser responsables de nuestros actos, coño, nos vamos a Corea y listos. No te van a pedir responsabilidad -mientras juegues con sus reglas y en su tablero- pero no tendrás libertad.

      Lo que no puede ser es que tú no te leas TU contrato, y yo te tenga que pagar la hipoteca. Y que yo me lea mi contrato, me esfuerce y me sacrifique… y me tenga que pagar mi hipoteca también.

      PD: no digo que lo estemos haciendo contigo, sino por toda esa gente que dice, es que no me leí el contrato, es que no lo entendí… coño gástate la pasta y contrata a un abogado, a un asistente legal o a un notario.

      1. Debo reconocer que yo no estoy en situación “precaria”, ni lo debería llegar a estar como para dejar de pagar la hipoteca (tengo suficiente para pagarla mañana). Yo reconozco que es culpa mía si no miré más las cláusulas.

        Pero me sentiría timado si hubiera habido una cláusula suelo y no me lo hubieran recalcado… hubiera solicitado que hubiera una cláusula “techo” a cambio. Al fin y al cabo la cláusula suelo le quita el “dolor de cabeza” al banco si bajan mucho los intereses… pero cuando abrí mi hipoteca estue dándole vueltas ¿y si suben los intereses al 10%?

  4. Rectifico: Miguel sanz es de UPN, pero la cuestión planteada no cambia. (Urralburu que también fue presidente de Navarra era del PSOE y tambien se lo llevó crudo hasta que le tricaron con las manos en la masa).

  5. Primero, no sé por qué, para un liberal, el que especula comprando un piso barato para venderlo después caro se le trata como a un canalla y en cambio el que lo hace con acciones es un héroe. Más parece actitud de un socialista. Curioso.

    De todas formas lo que usted dice

    “especuladores, porque eso son todos los que compraron pisos antes, durante y después de la burbuja”

    no es cierto, Sr Mill. TODOS NO. Los pobres diablos que están al borde de vivir debajo de un puente y que tanto lloran por todas partes no eran “especuladores”, sino personas que compraban una vivienda para vivir. ¿Cómo coño se especula con tu casa para vivir? ¿Esperas a que suba, la vendes y te compras otra que está por las nubes? Absurdo.

    http://eduardogarzon.net/esquema-de-la-deuda-espanola-quien-ha-vivido-por-encima-de-sus-posibilidades/

    Sin ser responsables de ello, esos pobres diablos, millones, se han encontrado sin trabajo. Usted habla de ellos como si no quisieran pagar por vagos, pero la realidad es que no pueden porque las élites de este país lo han hundido y dejado a esa pobre gente sin poder ganarse la vida.

    http://www.abc.es/hemeroteca/historico-10-10-2002/abc/Economia/montoro-replica-a-caruana-que-es-bueno-que-las-familias-se-endeuden-en-vivienda_135001.html

    Se sienten estafados y tratan de salvarse de la ruina de por vida. Tratan de sobrevivir. Y usted no tiene ni una palabra de compasión hacia ellos, empobrecidos y desesperados sin futuro en un país arruinado por las élites. A usted lo único que se le ocurre es sacar los papeles abusivos que firmaron dentro de una legislación hecha por y para los bancos, y que no tiene parangón en la Europa civilizada.

    http://www.fedeablogs.net/economia/?p=28821

    A veces produce vergüenza ajena leerles.

    1. Pues yo creo que lo uno no quite lo otro. Lo que dice Mill de que es absurdo intentar recurrir ante un juez la hipoteca tiene sentido dado que no parece que haya base legal para la denuncia. Así que un juez poco va a poder arreglar.

      Quizás hoy por hoy una solución mediada y acordada por ambas partes (banco y particular) sea mejor que la intervención de la justicia.

      Lo de que si dan pena X familas que han sido desalojadas. Hombre dar pena sí… pero con eso no vas a ayudar a nadie. La gente con problemas lo que quiere no es dar pena es una solución a su problema.

      Si tanto te importa la gente que lo está pasando mal, me gustaría saber qué haces para tú remediarlo.

    2. No se de donde sacas eso de que, para un liberal, quien compra una vivienda y luego la vende más cara sea un canalla. Es un especulador, pero eso no es algo malo, mur mucho que algunos se empeñen en utilizar esa palabra en sentido peyorativo.

      Al hablar de especuladores no se está insultando ni faltando el respeto a nadie, ya que especular es algo natural.
      Especular es actuar o tomar decisiones basándose en lo que se cree o espera que ocurra en un futuro.
      Comprar una casa confiando en que su valor aumente, pensando en obtener más dinero que el invertido, evidentemente es especular.

      Optar por comprar una vivienda hipotecándose a 30 años o más en lugar de vivir de alquiler, dando por supuesto que vas a mantener un buen empleo durante los próximos 30 años, y en previsión de que a la larga te será más económico que vivir de alquiler, también es una manera de especular.

      Cuando se toma una decisión en base a especulaciones, se corre el riesgo de equivocarse. Algunas personas no valoraron los riesgos y están en una situación lamentable.

      Hablar de que sean víctimas de “las élites” me parece muy simplista.

      Si alguien firma una hipoteca a 30 años y no se preocupa por leerse las cláusulas de la hipoteca, no puede sentirse estafado. Podemos sentir pena o compasión por estas personas que están en una situación desesperada, y podemos empatizar con ellos y ponernos en su piel, pero eso no cambia la realidad de la situación: esas personas están sufriendo las consecuencias de una decisión que ha resultado equivocada, por más que nos empeñemos en buscar culpables más allá.

      1. Las élites son los que se han cargado España, no los pobres.

        http://politica.elpais.com/politica/2012/09/08/actualidad/1347129185_745267.html

        http://elpais.com/elpais/2013/02/01/opinion/1359717688_922506.html

        PRIMERO las élites se cargan el país con sus decisiones. Y solo DESPUES la gente se queda sin trabajo POR MILLONES y llega la pobreza y los impagos.

        Claro que, como dices, “Podemos sentir pena o compasión por estas personas que están en una situación desesperada”, pero jamás lo hacéis. Qué curioso. Todo lo que se os ocurre es que son unos caraduras que no quieren pagar. Todo lo que se os ocurre es decirles paga, paga, paga, paga, paga. A gente arruinada por una legislación socialmente destructiva que te manda directamente a la ruina de por vida. DE POR VIDA. A diferencia de lo que ocurre en los países civilizados (no has leído mi último enlace ¿verdad?).

        ¿Cuántos aquí han pedido en sus entradas cambios en la ley como el del enlace que ofrezco (u otro de corte “liberal”… si lo hay) para evitar esta masacre de pobreza? Yo no he leído a ninguno. Pero de desprecio a gente humilde arruinada DE POR VIDA porque no pueden ni podrán nunca pagar la casa que se compraron para vivir, y tratan desesperadamente de salvarse, ya llevo ya un buen montón leídos. Y entradas de solidaridad con los pobres bancos que repartían hipotecas como churros (PROFESIONALES haciendo grave dejación de su responsabilidad), y que ahora se pueden arruinar si no les pagan, de eso unos cuantos más.

        Y lloráis porque al partido liberal le votan cuatro gatos. Aún me parecen muchos.

        1. Doy por descontado que para usted, los capitostes del PP son parte de esas élites que se cargan al país con sus decisiones. Para mí también.
          Lo que ya no tengo tan claro es si para usted, los capitostes del PSOE, IU y sindicatos que se forraban los bolsillos en las quebradas Cajas de Ahorros también forman parte de esa élite. Por ejemplo y concretando: ¿el socialista Miguel Sanz pertenece o no a esa élite?
          http://www.elmundo.es/elmundo/2013/03/07/economia/1362672537.html

        2. Sin con las élites te refieres a los gobernantes en general, en ese caso estoy de acuerdo contigo en ese aspecto (e imagino que la mayoría de los liberales, también).

          Pero precisamente las decisiones que han tomado estas élites y nos han llevado a la ruina, en su día eran consentidas e incluso aplaudidas por buena parte de la población (no se si me equivocaría de mucho si digera que la mayoría).

          Cada vez que el Banco Central Europeo bajaba los tipos de interés, todos aplaudíamos. Todos consentíamos que los políticos de los ayuntamientos fueran quienes decidieran dónde y en qué momento se podía construir, provocando que de un día para otro el precio del suelo de un determinado lugar se disparara (y luego todavía hay quien habla de la supuesta “liberalización del suelo” como causa de la crisis).

          Estas decisiones que tomaron “las élites”, hicieron que todo el mundo se pensara que vivía en un país de primer nivel.

          En cuanto a la compasión, comentarte que los autores de este blog escriben sobre economía como ciencia, e intentan ser lo más racionales y objetivos posibles. La compasión y la pena es un sentimiento, y no son el objetivo de los análisis que se realizan.

          En cuanto a las propuestas de cambios de ley, los liberales siempre están proponiendo. Precisamente proponen que las leyes sean menos restrictivas (liberalización). Desde el punto de vista liberal, se propone precisamente que haya total libertad a la hora de firmar un contrato, y que dicho contrato se cumpla, de modo que todas las partes sean responsables de dicha firma con todas las consecuencias.
          Si no te gustan las condiciones del contrato, no lo firmas y punto. Si la otra parte realmente quiere que ese contrato se firme, tendrá que cambiar las condiciones.

          Se habla mucho de “clausulas abusivas” de los contratos, pero el caso es que no se obliga a nadie a firmar un contrato. Cuando se firma un contrato se están aceptando las clausulas del mismo.
          Es comprensible que alguien no se moleste en leerse la letra pequeña de un contrato de telefonía móvil pero, al firmar una hipoteca a 30 o 40 años por un valor de 150.000€ en el mejor de los casos, es una temeridad no preocuparse por comprender las clausulas y sus implicaciones.

          Desde el liberalismo siempre se ha defendido, como uno de los puntos más importantes, el cumplimplimiento de los contratos y la asunción de responsabilidades. Proponer una ley con carácter retroactivo que haga cambiar las condiciones de contratos ya firmados con anterioridad es muy peligroso, y sus consecuencias para la sociedad podrían ser peores que el daño que se pretendía reparar.

          Siempre se habla de modificar o crear nuevas leyes para tratar de defender a algunos grupos de personas. La experiencia dice que, la mayoría de los casos, esas leyes terminan teniendo efectos colaterales que perjudican bien a las misas personas a las que se pretendía ayudar, o a la sociedad en conjunto.

          Las leyes de salario mínimo, con toda la buena intención del mundo, provocan que haya paro, y muchas personas no puedan cobrar nada. Las leyes que supuestamente protejen a los trabajadores obstaculizando los despidos han hecho inevitable el cierre de muchas empresas dejando a toda su plantilla en la calle.

  6. José Juan, no has entendido nada de lo que he dicho.

    1- Yo no he dicho que quienes deseen obtener beneficios tengan una obsesión enfermiza. He dicho que “unos” demuestran una obsesión aún más dañina y enfermiza que “otros”. No sé en que punto de la oración interpretaste que por “otros” me refería a “todos los demás”. Fue una interpretación equivocada.

    2- A lo que yo me referí con “gente normal” es a gente que no tiene cantidades absurdas de dinero. Y por normal, me refiero a que es lo más habitual. Esa normalidad no tiene que ver con la falta o no de obsesión por el dinero. De hecho, entiendo que no es lo normal no tener ningún interés en el dinero, ya que al margen de lo demás, como mínimo es necesario.

    3- Vuelves a la carga concluyendo, basándote en lo que he dicho, que yo llamo obseso enfermizo a alguien en la situación que describes. Yo no he llamado obseso enfermizo a nadie en concreto. Y si de mi comentario se puede deducir alguna afirmación rotunda al respecto, entonces será solo a los que tienen “cantidades absurdas de dinero”, y aún así solamente les mueve el afán de tener más, a quienes califico así, lo cual por supuesto es una opinión personal sin pretensiones de que sea tomada como cierta por otras personas. Lo que es innegable es que no llamo obsesos enfermizos a personas de otros grupos concretos. Una vez más, interpretas lo que te da la gana.

    4- Sigues con una lista de propósitos loables para invertir esas ganancias que esperas obtener. Me parece adecuada y digna de alabanza. Lo que no entiendo es qué hace ahí como réplica, por los motivos ya explicados.

    5- Estoy de acuerdo con el artículo de MILL (hecho este que casi nunca ocurre). Si lees lo que he escrito, cosa que empiezo a dudar que hayas hecho en vista de tu réplica, verás que he cogido sólo una frase puntual que no resume el artículo, ni siquiera es su tesis principal, para elaborar mi comentario. Y ese es el motivo de que pida disculpas por el off-topic. Porque estaba elaborando sobre una idea muy puntual, que es lo que me llevó a contestar. Si hubiese comentado ciñéndome estrictamente al artículo en lo general, directamente no habría comentado. Porque estoy de acuerdo con el mismo.

    6- Ni me parece mala la especulación, ni me parece mal ganar dinero, ni me parece mal ser ambicioso. Y por eso no he dicho eso ni nada semejante. A estas alturas entiendo que necesitas inventarte un oponente para plantear tus tesis. Pero te recomiendo que en lo sucesivo, elijas a alguno que presente argumentos tales que puedas presentarte desde la posición de enfrente sin inventarte nada, y desde ahí defender tus ideas. Yo no soy esa persona.

    Y para terminar, y en vista de que lo que escribí fue complicado de entender por tu parte, me permito copiar mi primera afirmación:

    “Tengo genuina intriga sobre el motivo de que penséis que todo el mundo por definición quiere obtener beneficios o hacerse rico.”

    Esa es la idea, y para rebatirla no necesitas más que decirme: No pensamos así. Sabemos que hay personas a las que el dinero, una vez cubiertas sus necesidades básicas, no les mueve en absoluto.

    1. Obviamente no todo el mundo sueña directamente con hacerse rico. A mí, personalmente, no me desagrada la idea de tener los ingresos de un futbolista profesional, pero mi vida no está orientada a ello, ni tampoco fantaseo por ese motivo. Probablemente sea porque soy consciente que no está en mi alcance.

      Una característica del ser humano es la de tratar de vivir lo mejor que esté a su alcance, y tratar de mejorar su situación. Puedes vivir bien con tu sueldo de 1000€ mensuales, pero si a tu alcance está obtener un sueldo de 1100€, no lo rechazarás, a no ser que sea realizando un trabajo que crees que no te merece la pena por esos 100€ de diferencia.

      Vamos, que el obtener unos ingresos extra es algo deseable por todos, ya que nos permitirían mejorar nuestra calidad de vida. Otra cosa es que, para conseguirlos, tengas que hacer un trabajo que no te guste, por lo que consideras que, en global, no estás mejorando tu situación.

      Por muy alta que sea tu calidad de vida, siempre desearás mejorarla. Para algunas personas, realizar acciones altruistas (donaciones a ONG’s, etc.) forma parte de su mejora de calidad de vida porque les hace sentirse bien consigo mismos. Otras personas, simplemente se sienten mejor disfrutando de más comodidades y lujos, y hay otras ya un poco más enfermizas que simplemente se sienten bien viendo cómo aumentan las cifras de sus cuentas bancarias y el valor de sus acciones, aunque nunca tengan tiempo para convertir ese dinero en satisfacciones materiales de las necesidades que puedan tener.

      Por otra parte, al hablar de los accionistas de los bancos (los que se reparten los beneficios), muchísima gente se imagina a tipos gordos entrajados, fumadores de puros, y que viajan en coches de alta gama con chófer. Pero en realidad, muchísimos accionistas son gente de clase media que ha decidido invertir una parte de su dinero, con el fin de obtener algún beneficio que les permita alguna pequeña mejora en su nivel de vida.
      Al fin y al cabo, todos sabemos que muchos de los perjudicados por el tema de las preferentes eran personas normales, de clase media, que buscaban obtener un interés más alto (beneficio) por sus ahorros.
      La mayor parte del progreso de la sociedad es gracias a que existe gente con ambición, que espera un beneficio a cambio de arriesgar sus ahorros montando una empresa. Por ese motivo, podemos decir que la existencia y el respeto de los beneficios deben ser algo “sagrado”.

    2. A ver, un momentito, que releo tu comentario, no vaya a ser que haya replicado a otro. Ya está. Pues puede ser que sí, que lo haya entendido. Un resumen, a ver si voy bien. No vas a hacer ningún esfuerzo por conseguir más dinero del que necesitas, así que te intriga que pensemos -me tomaré la libertad de incluirme por tu utilización de la segunda persona del plural, así por las bravas, sin anestesia- que todo el mundo quiere hacerse rico. Como sabes que no es así, nos lo demuestras hablando de gente, “gente normal”, con listas de aspiraciones y prioridades y todo, entre las que no encontraremos ningún afán por conseguir más dinero o muchísimo más dinero. Ante la posibilidad de encontrar gente que no necesita más para vivir porque vive del prójimo, te justificas ante la posibilidad de que te podamos incluir en dicho grupo (creo que era innecesario, pero bien hecho). Como remate, muestras tu sorpresa porque demos por hecho que a todo el mundo se pirra por el dinero. ¿Voy bien? Pues entonces… tienes razón. Bastaba con decirte que no, que no todos pensamos que todo el mundo quiere hacerse rico. Quizá con alguna coletilla como “¿De dónde sacas eso?”
      No sé, quizá me ha sorprendido tu capacidad para diagnosticar la obsesión enfermiza. Como no explicas donde está la frontera, te identificas como “gente normal” que no da importancia a conseguir más dinero, y dejas claro que no concibes el más mínimo esfuerzo para conseguir más dinero, me he preocupado. De repente he pensado en Amancio Ortega y me he dicho “éste es un obseso enfermizo de manual, fijo” Pero claro, como no le conozco no he podido concluir, a ciencia cierta, si es de los “unos” o de los “otros”, lo que me ha llevado a preguntarme ¿de cuáles soy yo? Y por eso te preguntaba. Sólo quería saber donde está el limite.
      Ahora bien, siguiendo tu enumeración que si no me pierdo:
      1- No me quedaba más remedio que interpretar. Pero, por curiosidad ¿quiénes son los “otros”?
      2- ¿A partir de qué cantidad de dinero se considera absurda? Ahora entiendes “que no es lo normal no tener ningún interés en el dinero” (sic) Pero antes comentabas que “Hay muchísima gente para la cual conseguir más dinero o muchísimo más dinero, está en la cola de una larguísima lista de prioridades y aspiraciones en la vida, o más directamente, ni siquiera está en la lista. (…) Hablo de gente normal, como yo.” ¿Son distintas normalidades?
      3- No, no concluyo que llames obseso a alguien en esa situación. Te pregunto porque alguien en esa situación puede serlo. Es cierto que no llamas obseso a nadie en concreto ¿Puede ser ese el problema?
      4- Me tranquiliza que apruebes mi lista de propósitos. Insisto, estaba preguntando. Ahora ya sé que no te parece propio de una obsesión
      5- Yo también estoy de acuerdo con el artículo. En mi caso, suelo estar muy de acuerdo con el autor. Y he explicado porqué me parece un “off-topic”, pero no tanto.
      6- Yo no sé, ni lo pretendo, lo que te parece bien o mal. Por eso no he dicho que a tí te parezca mal o no nada de eso. Y por eso no me enfrentaba a tí. No sé cuales son tus argumentos. He dicho que a mi no me parece mal. ¿Puedo?

      1. Los otros a los que me refería, son las personas que, no teniendo dinero a raudales, están obsesionados por conseguir dinero. Y luego, aparte de esos, hay muchísimos más de los que no dije nada. Sí, Amancio Ortega es de esos “unos”. Usted, por lo que ha escrito, pues diría que no parece ni uno ni otro, porque no da la impresión de que tenga ninguna obsesión por el dinero. Conseguir un capital que le permita a uno formar una familia, llevar una vida satisfactoria, asegurarse un futuro plácido y garantizar unas buenas oportunidades de salida a sus hijos, por ejemplo. Me parece deseable y razonable, no le calificaría a usted así, por lo que sé. Ni a MILL, ni a nadie concretamente, cuando escribí eso.

        Lo que quería decir es que hay muchas personas que no tenemos esa prioridad, ni nos importa lo más mínimo. Y que el motivo de esto no es que estemos forrados ya y por eso no queramos más dinero. Y con el vosotros, no me refería a la población del planeta tierra -1, que soy yo. Me refería a muchos liberales que escriben y comentan por estos foros, y que dan por hecho que todos los seres humanos quieren más dinero. Y esto, dicho así en aislado, puede ser verdad. A nadie le amarga que le regalen dinero si no piden nada a cambio. Por eso hablaba de prioridades. Sobre esa base se edifican muchos argumentos e idearios, y solo quería apuntar, por si no se conoce el hecho, que hay mucha gente a la cual el dinero no le interesa un pimiento, y no es porque tenga mucho.

  7. “…los bancos tienen unos propietarios (accionistas) que también son personas y que quieren obtener beneficios como cualquiera.”

    Tengo genuina intriga sobre el motivo de que penséis que todo el mundo por definición quiere obtener beneficios o hacerse rico. Claro, a mí, si me regalan mañana 100 millones de euros, los aceptaré agradecido. Pero no tengo ni el más mínimo interés en “obtener beneficios”. No me mueve la ambición económica, ni ganar mucho dinero, ni nada parecido. Necesito, eso sí, dinero para subsistir y por eso tengo un (humilde) trabajo que me da (poco, unos 1000 euros al mes) el dinero necesario. Pero a partir de ahí, diría que no existe esfuerzo lo suficientemente pequeño como para que lo realice si el premio es un poco más de dinero. No soy capaz de entender esa adoración del lucro que se da en algunos círculos, y mucho menos entiendo esa actitud de dar por hecho que “todo el mundo…”.

    No, no es así. Hay muchísima gente para la cual conseguir más dinero o muchísimo más dinero, está en la cola de una larguísima lista de prioridades y aspiraciones en la vida, o más directamente, ni siquiera está en la lista. Y no hablo de los que tienen cantidades absurdas de dinero, porque esos precisamente muestran una obsesión aún más dañina y enfermiza que otros que tienen menos. Hablo de gente normal, como yo. Y tampoco soy un parásito. Llevo trabajando 10 años (desde los 18), jamás he cobrado el paro, solo una vez estuve de baja por una intervención quirúrgica, y estoy estudiando una carrera que me estoy pagando yo (y efectivamente, me matriculé en ella por simple gusto, no tengo ninguna expectativa de ganar dinero con ella). No he cobrado nunca en mi vida ninguna subvención de ningún tipo y de Hacienda hace años que no cobro devolución.

    Perdón por off-topic, pero me sorprende esa capacidad de dar por hecho que el amor por el dinero es algo universal.

    1. Tienes razón, no a todo el mundo le mueve ganar más dinero, pero el ánimo de lucro sí es universal y, por lo tanto, es razonable que haya diferentes grados en este ánimo. Que tu ánimo de lucro sea pequeño me parece cojonudo y muy respetable… tanto como si fuera enorme. La cosa está en que no tiene sentido negar el ánimo de lucro porque los seres humanos lo llevamos en el ADN y es precisamente ese ánimo de lucro lo que nos sacó de las cavernas.

    2. Creo que te entiendo. Tampoco en mi lista de prioridades ocupa un lugar destacado lo que tu llamas conseguir más o muchísimo más dinero. Aún así he de confesar mi obsesión enfermiza, supongo que en un grado leve, porque en alguna parte de la lista está. Es más, algunas de las otras aspiraciones se cumplirán con intermediación del dinero. No sé si eso agrava mi enfermedad. Pero eso no me lleva a identificar el querer obtener beneficios con el amor al dinero. Y tampoco entiendo bien como dedicas todo un discurso a extraerte y extraer a muchísima gente del amor universal al dinero al tiempo que metes a todos los demás en el mismo saco de la obsesión dañina y enfermiza. Siempre que no sea “gente normal”, claro.
      Pongamos que yo puedo vivir, como tú, con 1.000 euros al mes. ¿Puedes explicarme porqué ganar 1.500 o 2.000 euros me convierte en un obseso enfermizo? ¿Quizá intentar que mi hija goce de una educación algo mejor o pueda transformar en algo provechoso -al nivel personal, claro- alguna de sus habilidades “extracurriculares”? ¿Quizá intentar que cuando decida dejar de trabajar esos mil euros sigan siendo mil euros y no las migajas que alguien quiera ofrecerme? ¿Quizá donar 100 euros mensuales a una organización que escolariza niños en un país africano? ¿O quizá solo si los destino a convertirme en accionista de una gran empresa con la esperanza de obtener beneficios que destinar a mi ahorro particular para, pongamos por caso, ampliar el capital de mi empresa para una nueva línea de producción?
      Por no creer, no creo que tu discurso sea siquiera un “off-topic” El artículo habla de la misma “gente normal” de la que hablas tú. De la gente que, con todo el derecho del mundo, se compró una casa por 10, sabiendo que mañana iba a costar 15, y pensando -engañada, es obvio- que siempre iba a ser así. Eso es especulación, y a mí la especulación no me parece nada malo. Claro que tampoco me lo parece ganar dinero, ni ser ambicioso.

  8. Entre los juristas “progresistas” gusta mucho eso de “la función social del Derecho”, que simplificando y dejándonos de palabrería, quiere decir que “aplico la ley o no, según convenga a mis intereses, los de mi cuerda, o mi ideología”.

  9. Lo que pasa en este pais es demencial
    No se si dentro de las funciones del cuerpo de bomberos esta el derribar la puerta para que se proceda al desaloj, pero si estuviera no emtiendo que se nieguen a cumplir una orden y no pase absolutamente nada.
    Alguien se imagina que en una empresa privada los empleados decidieran por su cuenta que realizan, cuando lo realizan y como lo realizan???
    Demencial!!

  10. Aunque entiendo el enfoque incluso podría compartirlo. No lo considero aplicable. Cuando algo es generalizado y afecta a cientos de miles de personas por un lado y a 2 ó 3 del otro, con estas consecuencias… darle un enfoque liberal al asunto antes que el picaresco es ser un poco ingenuo. Esto apesta a provecho y estafa general. Más con la noticia de hoy de BBVA de dar 400€ durante un año a quienes echen y ayudarles a encontrar trabajo.

    1. Pues claro que es provecho, un banco se dedica a ganar dinero. Ahora ¿Estafa? Hablamos de un contrato ante notario, lo que no se puede hacer es decir que no se han leído el contrato y que no vale ¿Somos adultos o no? Esto es igual que lo de la Infanta.
      Además un interés del 3,5 % o del 4 % es un chollo. ¿No pretenderá que la gente tenga créditos con tipo de interés negativo?

      1. Soy de la teoría que mucha gente se hace ahora el sueco para no reconocer que ha metido la pata hasta el corvejón: El problema, es que vemos a muchos pidiendo que la fiesta la paguen otros o directamente no pagarlas, aunque claro, eso de que nadie las paga es falso, al final la mierda se reparte entre todos.

        En cuanto a los intereses, casi mejor no ponga usted un gráfico del MIBOR de los años 90 que alguno, le puede dar un pasmo. Lo que van a conseguir es joder el mercado hipotecario para un par de décadas, y expulsar del mercado de la vivienda a esos que dicen proteger. Lo he leído ya varias veces, pero la plataforma de afectados por la hipoteca, no tardará en convertirse en plataforma hipotecas subprime, tal como pasó en EEUU. Y vuelta a empezar.

Los comentarios están cerrados.