El “truco de Mann” para ganar el premio Nobel, y se lo tiene que comer. Calentólogos en acción.

El “truco de Mann” para ganar el premio Nobel, y se lo tiene que comer. Calentólogos en acción.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Que no, que ya sabéis que mi opinión es que el cuento del calentamiento global no es una conspiración. Pero sí es un cuento / exageración / fantasía, propiciado por unos mal llamados científicos, que se caracterizan por la gran distancia que hay entre lo que aseguran, y la realidad. En algunos sitios le llaman mentir.

Micky (Michael E.) Mann es posiblemente el científico (ejem) icono del calentamiento global. Junto a Hansen. Y siempre farda (falsamente) de haber recibido el premio Nobel repartido con otros. Entre la gente normal eso provoca risa, porque el premio fue al IPCC, sin señalar a nadie.  ¿Y no dicen que el IPCC son miles de científicos? Pues nada, Mann farda que farda, a pesar de las muchas veces que se lo habían advertido y afeado. ¿Ya que yo soy europeo, y Europa acaba de recibir el Premio Nobel de la Paz, puedo decir que yo he compartido el premio? Si soy normal, no; si soy un calentólogo, sí.

Pero ahora la cosa se ha desmadrado. A cuenta de la demanda [–>] que ha puesto Mann al periodista Mark Steyn y a una revista, por decir que su trabajo es “intelectualmente falaz” (intellectually bogus). Que lo es, y con creces. Tan “bogus” como su premio Nobel. Pero a Mann no se le ha ocurrido nada mejor que citar el premio, como argumento de autoridad, en el escrito de la demanda.

Con dos cojones, el escrito de demanda dice:

El dr.Mann es un científico del clima cuya carrera se ha enfocado en el calentamiento global. Junto a otros investigadores ha sido de los primeros en documentar el firme incremento de temperatura durante el sigo XX, y el claro aumento desde los 1950s. Como resultado de esas investigaciones, el dr. Mann y sus colegas fueron premiados con el Premio Nobel. [pág2. párrafo 2 –>]

Impresionante. Hay tres mentiras en ese breve párrafo. Vamos, que todo lo que dice es mentira.

1. Mann no fue de los primeros en documentar el calentamiento del siglo XX, y mucho menos su claro aumento a partir de mitad de siglo. Su especialidad es la paleoclimatología. Y en sus proxis no aparece ese calentamiento del que habla, por eso tuvieron que “ocultar el declive” (hide the decline).

2. No dice que fue el Premio Nobel de la Paz, que difícilmente se concede por unas investigaciones científicas, como asegura. Lo dice muy claro la web del Nobel. Se concedió al IPCC y a Al Gore, por …

… sus esfuerzo por lograr y diseminar un mayor conocimiento sobre el calentamiento global por causa del hombre, y por sentar las medidas necesarias para contrarrestarlo. [–>]

O sea, por la publicidad conseguida mediante una película de terror, y un informe internacional. Pero si Mann dice que se lo han concedido por unas investigaciones, parece un Nobel de verdad, y no uno de cuchufleta.

3. A Micky Mann nunca le han “concedido” ningún premio Nobel, de ninguna clase.

Como esto último es lo más irrefutable, y queda bastante chungo como base de una demanda, el periodista Thomas Richard se molestó en escribir a la oficina del Nobel, y preguntar.

1. ¿Le han concedido algún Premio Nobel de algún tipo al Prof Michael Mann, en algún momento? Es un laureado Nobel como implica en su demanda legal?

2. ¿Recibió un certificado “por contribuir a” el premio Nobel del IPCC?¿Es esta foto del certificado auténtica? [Ver foto en la oficina de Mann –>]

3. ¿hay alguna diferencia entre decir que te “han concedido” el Nobel, como pone en el escrito legal de Mann, y haber “contribuido a”, como dice el certificado que adjunto en foro? [–>]

Respuesta de Geir Lundestad, director del Instituto Nobel en Noruega:

1) Michael Mann nunca ha recibido el Premio Nobel.

2) No ha recibido ningún certificado personal. Ha cogido el diploma concedido en 2007 al IPCC y a Al Gore, y ha añadido su propio texto debajo de ese diploma que parece auténtico.

3) El texto que sale debajo del diploma es enteramente suyo. Nosotros solo entregamos el diploma al IPCC como tal. Ningún individuo relacionado con el IPCC recibió nada en 2007.

Tal vez convenga recordar que Michael Mann también es muy famoso por “el truco de Mann en Nature para ocultar el declive” [–>].  Los calentólogos aseguran que “truco” es una palabra muy común en jerga científica, que solo quiere decir “operación particularmente brillante”. Y que lo de “ocultar” era para que la plebe no se distraiga con lo que no interesa, y mantenga la mirada atenta al juego de magia. Así que supongo que ahora estamos ante “el truco de Mann para ganar el premio Nobel”. Brillante operación para que no te des cuenta de que naina de naina, según jerga científica … de la ciencia del calentamiento global.

Lo malo es que se la ha ocurrido introducir sus fantasías en una demanda legal, un periodista ha preguntado, y ahora están todos tratando de borrar el pasado a toda prisa, para que no se vea el nuevo “truco de Mann”. Pero llegan tarde. Por ejemplo, pantallazos de la bio de Mann en la Penn State University, donde trabaja. Antes y después de la demanda.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

15 comentarios en «El “truco de Mann” para ganar el premio Nobel, y se lo tiene que comer. Calentólogos en acción.»

  1. Si no fuera demasiado descarado, tal vez habría podido incluir en su currículum la serie de TV “Miami Vice”, y las películas “El último mohicano”, “Heat”, “El dilema”, “Collateral”… de su tocayo Michael Mann.

  2. iQué cara tan dura! Lo de este elemento es para echarle de comer aparte… es el Milli Vanilli de los científicos

  3. El tono de este y otros articulos desmerece al autor y el tema. Es una pena viendo la calidad y el trabajo que es evidente esta siendo invertido en esta web.

    1. El sinvergüenza objeto de este artículo es merecedor del tono empleado por Plazaeme y del mayor desprecio que se pueda sentir y manifestar sin violencia por un estafador, embaucador y mentiroso que se hace llamar científico.
      Yo hubiera sido más duro con este elemento que no sólo se desprestigia a sí mismo (caso de que hubiese tenido algún prestigio alguna vez), también a la comunidad científica en general.
      Cordialmente, Txomin. Gracias por tus aportaciones.

    2. Ya lo siento, Txomin. Supongo que es difícil silbar a gusto de todos. Pero es que me resulta francamente complicado tomarme a Mann en serio. O a Hansen. En realidad a casi todos los “figuras” de la cosa.

      Seguiré intentándolo.

      ¿”Tono” aparte, hay algo que te parezca errado en la noticia?

      1. Ningún error. Como siempre, y espero que no se entienda de otra forma, agradezco el esfuerzo que hacéis. Realmente, esa es la única razón por la que comento que tratar el asunto con cierta guasa resta valor a las observaciones hechas. Es fácil convertir una critica pertinente en una especie de pataleta o una rendición preventiva como ocurre a menudo con adolescentes que, aun teniendo razones legitimas, se autoeliminan eligiendo una formas que son… self-defeating(?).

        1. No sé, tal vez quepa otra posibilidad. Que uno de los dos tenga una notable carencia de sentido del humor.

          Imagina la misma noticia, sin guasa.

          El dr. Michael E. Mann ha cometido un extraño error en una demanda que ha interpuesto contra un periodista y su revista. Afirma haber recibido el Premio Nobel, cuando en el Instituto Nobel dicen lo contrario.

          Afamado climatólogo del IPCC, el dr. Mann es autor de una muy desacreditada gráfica de paleotemperaturas, según la cual las temperaturas actuales no tendrían precedentes, Los malpensados se preguntan si el asunto del Nobel imaginario puede tener relación con la gráfica desacreditada, por la vía del carácter fantasioso del autor común a ambas. También hay quien se pregunta si Mann, uno de los científicos más vocales del IPCC, resulta representativo del ambiente de la organización internacional encargada de avisarnos sobre los peligros del CO2.

          ¿Es mejor así? Es que estoy un poco perdido. Debe ser mi carácter adolescente. ¡Quiero crecer!

            1. Ni remotamente a mal, Txomin. Tengo una estabilidad emocional adolescente a prueba de bombas. Literalmente.

              Me lo he tomado a coña, siguiendo el tono y tal.

              No suelo rechazar que me animen. Al contrario, lo agradezco. Pero creo que puedo ahorrarte el esfuerzo de hacerlo, visto el resultado. A la mayor parte de la gente no le anima mucho lo de:

              – desmerece el tema
              – es una pena
              – resta valor a las observaciones
              – pataleta propia de adolescentes
              – self defeating

              Tampoco puedo decir que me haya desanimado, lo reconozco. No sé, tal vez jugaba, tal vez quería ver qué había detrás.

              Perdona.

              Slds.

  4. Jojojojojojo, ni va a saber de dónde le vienen, cómo ha molado la demanda, qué inmensa metedura de pata, qué soberbia arrogancia. Hasta en el cielo de la boca le van a dar, y será poco, después de tanto daño infligido.

Los comentarios están cerrados.