Crítica al libro “Lo que España necesita” de Vicenç Navarro, Juan Torres López y Alberto Garzón Espinosa (I).

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Me han pasado, en formato PDF, el libro “Lo que España necesita “ escrito por Vicenç Navarro, Juan Torres López y Alberto Garzón Espinosa y creo que el libro merece una crítica. La merece porque es el resumen de lo que piensa la mayoría de la izquierda en España, desde el PSOE hasta la izquierda más radical. Por más increíble que parezca este libro puede ser suscrito por la mitad más o menos de los españoles lo que refleja la enorme dificultad que tiene tomar las medidas que se necesitan para salir de la crisis.

El libro es primero un ajuste de cuentas con los gobiernos del PP, tanto con los de Aznar como con el de Rajoy que a la hora de escribir el libro apenas llevaba tres meses en el poder. Pero es además un conjunto de propuestas para, según los autores, sacar a España de la crisis. En ambos aspectos nos permite acceder al ideario de la izquierda del siglo XXI, que en realidad no ha cambiado casi nada desde hace 150 años, y de este modo podemos hacer una crítica con fundamento. Además sus autores son reconocidos ideólogos de la izquierda lo que permite decir que no nos enfrentamos a las ideas de unos meros aficionados, por mucho que sus propuestas carezcan de consistencia.

El libro está plagado de mentiras (no se puede aducir ignorancia en personas de sobra informadas), de falacias, de manipulaciones estadísticas y de ocultamientos. Por otro lado sigue con la vieja retórica que desde hace muchos años utiliza la izquierda de llamar neoliberales (término tramposo a más no poder) a todo aquel que no piensa como ellos y los autores se arrogan la representación del pueblo, de las clases populares o incluso del 99 % de la población con la clásica superioridad moral de la izquierda.

Vamos a entrar en materia. Dejo a un lado el capítulo 1 que es la introducción.
.
.

Capítulo 2.- Las propuestas de la oposición, la oferta electoral y el programa oculto de Mariano Rajoy.

Empieza este libro con algo muy típico de la izquierda: reescribir la Historia a su gusto y conveniencia, es decir falsificarla.

Comparara la situación al final del mandato de Aznar y al final del primer mandato de Zapatero (pag. 11 y 12). Las cuentas les salen a los autores favorables al gobierno de Zapatero; Aznar: tasa de crecimiento 2,9 % y tasa de paro del 11,2 % vs. Zapatero: tasa de crecimiento 3,8 % y tasa de paro del 8,0 %.

Olvidan los autores de señalarnos de dónde partieron ambos gobiernos: mientras que Aznar partió de una tasa de crecimiento del 2 % y un 22 % de paro, Zapatero partió desde donde lo dejó Aznar: una tasa de crecimiento del 2,9 % y un 11,2 % de paro. Por no olvidar que cuando Aznar llegó al poder no había dinero ni para pagar las pensiones, el déficit público era del 6,6 % y la deuda pública estaba por encima del 65 % del PIB.

No hay que ser un lince para darse cuenta de que es bastante más difícil bajar el paro del 22 % al 11,2 % que del 11,2 % al 8 %, sobre todo teniendo en cuenta que los años de la primera legislatura de Zapatero fueron los años por autonomasia de la burbuja inmobiliaria, con el glorioso año 2007 como récord con 800.000 viviendas construidas. Alguien puede decir que al gobierno de Aznar le llevó ocho años crear 4,5 millones de puestos de trabajo mientras que Zapatero creó 3 millones pero sólo en cuatro años… aunque ya sabemos como acabó Zapatero en su segundo mandato.

Pero los autores son capaces de contradecirse en el mismo párrafo diciendo que Zapatero dejo a España al final de su primer mandato con un crecimiento del 3,8 % y que el último año fue de crisis (pag. 12).

El caso es que, según los autores, a pesar de que los datos “favorecen claramente” a Zapatero, Rajoy tenía la poca vergüenza de decir en Enero del 2008 que “La situación económica está mal”. Impresentable la derechona.
.

Quién predijo la crisis: ceremonia de confusión.

Pasa a continuación el libro a explicarnos quién predijo la crisis. Olvídense del debate Solbes – Pizarro, eso nunca sucedió. Es más, a pesar de que en la página 13 nos decía que en Enero del 2008 Rajoy decía que “la situación económica está mal” y Acebes decía que “el gobierno socialista ha agotado la herencia económica y ha dejado a España en la crisis económica”… el PP no vió venir la crisis.

El argumento que usan los autores es auténticamente surrealista y es que Luis De Guindos dijo que “No hay burbuja inmobiliaria sino una evolución de los precios al alza que se va a ir moderando con más viviendas en alquiler y más transparencia el los procesos de urbanismo”… en NOVIEMBRE DEL 2003!!! (pag. 14)

Hombre señor Vicenç Navarro y cia es que en Noviembre del 2003 prácticamente nadie vio venir la burbuja inmobiliaria. Y desde luego menos los del PSOE que cuando llegaron al poder en el 2004 no hicieron nada al respecto.

Pero es más, en el colmo de la falsificación histórica, en la pag. 15 los autores nos dicen que “El PP no decía absolutamente nada del horizonte de crisis que se avecinaba ni en su programa del 2008, ni en las ofertas que se hacía a los ciudadanos…” Lo dicho: Pizarro no fue candidato del PP en el 2008, el debate Solbes – Pizarro nunca sucedió, y sobre todo: lo que nos aseguran que se dijo en la página 13 ahora en la página 15 ya no se dijo.

¿Cómo se puede decir que Rajoy y Acebes dijeron que la economía iba mal y que estabamos en una crisis económica en Enero del 2008 y dos páginas después decir que el PP no vio venir la crisis en su programa electoral de marzo del 2008? El sr. Alberto Garzon y sus compañeros pueden. Pero no solo pueden sino que además en los dos casos los del PP lo hicieron mal.

Luego el libro entra en una serie de futuribles acerca de lo que hubiera hecho o no hubiera hecho Rajoy si hubiera ganado en el 2008 y de si eso le hubiera llevado a alcanzar sus objetivos. Pero olvida citar que el que ganó las elecciones fue Zapatero y que al final de su mandato el PSOE dejó a España con 5,3 millones de parados a pesar de que su objetivo era “el pleno empleo” como bien nos señalaba la cartelería electoral.

Luego entra en una vieja acusación de falta de patriotismo del PP porque criticó la gestión del PSOE precisamente “cuando la presión de los mercados era más fuerte” perjudicando a todos los españoles (pag.17). Nada que ver con la actitud de Rubalcaba: “Estamos ante una gestión desastrosa” esta misma semana.

Prosigue la cosa con otra engañosa comparación: las críticas a las subidas de impuestos de Esperanza Aguirre en el 2009 con las subidas de impuestos del PP después de ganar las elecciones en 2012, pero es que lo que era posible en 2009 tres años después ya era imposible. Especialmente después de que Zapatero y Salgado asegurasen que el déficit público en el 2011 sería del 6,5 % cuando acabó siendo del 8,9 %, aunque no toda esa desviación fuese culpa del PSOE.
.

Política fiscal.

Utilizan en este punto los autores una muletilla que queda muy resultona: “…como muestran diferentes informes y estudios oficiales y de investigadores independientes…” y que usan en esta forma u otras parecidas de una manera machacona a lo largo de todo el libro para dar un aire de solidez científica a sus afirmaciones. Olvidan sin embargo de ofrecer cita alguna más allá de algunas autorreferencias a libros y trabajos de los autores.

Por ejemplo dice que “cuando gobernaron los populares entre 1996 y 2004 la presión fiscal aumentó en España…. aunque como demuestran diferentes informes y estudios oficiales y de investigadores independientes…fue a costa de las rentas más bajas y favoreciendo a las altas, a las del capital y principalmente a las inmobiliarias.”

Tal afirmación es falsa:

En 1995 el 80 % de los contribuyentes más pobres aportaban el 32 % de la cuota líquida del IRPF, en el año 2003 este porcentaje bajó al 24 %.

Los parados vieron disminuida su carga fiscal por el IRPF en estos 8 años en un 18,7 %, los asalariados en un 12,8 %, los pensionistas un 17,6 %. De hecho sólo el 6 % más rico vio aumentada su carga fiscal. Y además los más ricos pagaron más impuestos por el aumento de sus rentas y beneficios empresariales.

La presión fiscal (% de impuestos pagados sobre el PIB) pasó de un 31,8 % al 34,8 % en el periodo de gobierno de Aznar pero ese aumento de presión fiscal se debió al crecimiento económico y en cualquier caso en ese periodo se produjo un proceso de consolidación fiscal que llevó de un déficit público del 6,6 % del PIB en 1995 a un superavit del 0,3 % en 2003… y una disminución de la deuda pública del 63 % del PIB al 51,4 %.

Prosigue luego con las contradicciones, que las ha habido, del PP en materia de impuestos pero esas contradicciones fueron aún mayores en el PSOE y en cualquier caso no aportan ninguna alternativa.

Y el capítulo acaba con las propuestas de los autores, las que según ellos necesita España, y la primera propuesta no puede ser más estrambótica: la creación de un organismo que sancione los incumplimientos electorales (incumplimientos que por supuesto corren en su mayor parte a cargo de los partidos de derechas: PP y CiU; olvidémonos por ejemplo de los 800.000 puestos de trabajo prometidos por Felipe González en 1982), este organismo será de financiación pública pero también independiente.

En un país en el que un destacado dirigente de un partido de izquierda dijo que “las promesas electorales se hacen para no cumplirlas” y en el que ni el Tribunal Constitucional ni el Tribunal Supremo ni la televisión pública son independientes, lo del “organismo público independiente para evaluar la “credibilidad de las opciones políticas”” suena a chiste y si además se nos presenta como una de las cosas que España necesita, ya ni les digo.

Continuará.

Últimas entradas de Arturo Taibo (ver todo)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

10 comentarios en «Crítica al libro “Lo que España necesita” de Vicenç Navarro, Juan Torres López y Alberto Garzón Espinosa (I).»

  1. Jesus, tienes razón en cuanto que el PP y el PSOE se han repartido España y la han dejao echa un solar por solo mirar a sus interese y los votos. Que has puestos más del PP, qué más dá? También podríamos decir, y así empatar (jejejeje) que el PSOE ha sido el que más ha gobernado España en democracia,  pero podíamos estar así horas echando en cara trastos de unos y de otros. Tiene razón Burrhus, Rajoy esta siendo tan nefasto como ZP. Se lo comentaba a un colega hace poco: posiblemente, no, seguro que estamos ante los dos presidentes más nefastos para España.
    Y otra cosa Jesús, comparas una empresa con un banco y te digo: funciona un banco como una empesa cualquiera? NO. No es una empresa como otra cualquiera. Si una empresa normal, multinacional, etc. funcionase como un banco al día siguiente estaba quebrada. Es lo que tiene funcionar, la banca, privilegiada por el poder supremo: El Estado.
    Yo lo veo así (y puedo estar equivocado, pero es como lo veo): El Estado a la Banca: Yo te permito funcionar de la manera más irresponsable que existe. Y la Banca responde: y yo te financio tus tropelias captavotos.
    Es decir, que no es que la Banca domine el mundo como piensan las izquierdas, es el mutuo acuerdo al que han llegado ambas partes.

  2. Nos seguimos peleando por defender a uno u otro partido, pero ninguno de ellos nos representa. ¿Por qué ninguno le mete mano a la corrupción ni a los asesores? Porque en los dos hay mucho que ocultar; porque ambos colocan a sus amigos a dedo; existe un pacto entre ambos de no cambiar nada de lo que les beneficia, aunque eso perjudique a los ciudadanos. ¿Por qué ambos permiten los abusos en bancos y cajas? Porque en la cúpula de las cajas están ellos, y los bancos sufragan sus campañas, sus obras y sus estafas. Por cierto, cuando la empresa de alguien quiebra, se joroba y hasta debe responder a las deudas con sus bienes; cuando un banco no se gestiona bien y tiene pérdidas, le tenemos que rescatar con el dinero de la ciudadanía. ¿Por qué se cargan obras costosísimas a la deuda pública cuando deberían ser deuda privada? Un aeropuerto que jamás se ha utilizado (Fabra, Valencia), unos tranvías que no se han terminado de instalar (Chaves, Andalucía), M-30 (Gallardón, Madrid), Ciudad de la cultura (Fraga, Santiago de Compostela)… Cargándolo en las cuentas públicas, pueden malgastar y robar lo que les dé la gana, que ya lo pagaremos la ciudadanía.
    Ahora si queréis, criticadme, diciendo que el PP es… pues el PSOE más… que yo soy de izquierda/derecha… que si he citado más obras fraudulentas del PP… que si he cometido alguna falta de ortografía o pongo muchos puntos suspensivos…
    Qué pena! Nos aprendemos los discursos de los políticos de memoria y los repetimos como papagayos. Discutimos como los del Sálvame, criticamos estupideces, pero o no somos conscientes o nos importa una mierda que se caiga la democracia, la soberanía y el estado del bienestar.

    1. Te voy a criticar, Jesús: No somos del PP. Nos da igual darles palos a ellos o a otros. En mi opinión, la gestión de Rajoy está siendo tan nefasta como la de ZP. Y tampoco es una cuestión de zurdos o diestros, o del color de la camiseta.

      Creo que deberías leernos un poco más antes de etiquetarnos de esa forma.

      Bienvenido a Desde el exilio.

    2. 1) No sé si eres del PP o del PSOE, pero no estás ciñendo al asunto.
      2) Yo tampoco voy a hacerlo. ¿Cuál es tu solución? ¿Una república al modo platónico, esto es, una teocracia gobernada por los Sabios?

  3. Visito esta web atraído por el pomposo título y me encuentro con este pequeño comentario sobre el libro que me he descargado, pero no leído todavía. Primera decepción.
    Decir que el libro está plagado de mentiras presumo que es una mentira. Además, ¿por qué debemos creer lo que tú dices?¿Dónde están las citas que constaten tus datos y opiniones?
    En cuanto tenga tiempo lo tengo que leer. Aún tengo más ganas.
     
     

  4. Ahora rectifique su posición y admita su culpa, usted si que hace malavares con las páginas buscando algún dato incongruente desde su punto de vista.

    Las políticas liberales o neoliberales que usted tanto odia reconocer, es lo que nos ha llevado dónde estamos. EL PP ha mentido como lo ha hecho el PSOE, los dos han aplicado las mismas políticas. Toca un gobierno de la verdadera izquierda, la que usted llama radical porque no utiliza la violencia y no puede deslegitimarla como si hace el gobierno actual.

    1. Tiene razón el PSOE y el PP han seguido las mismas políticas: subir impuestos. Y claro, todo el mundo sabe lo ultrameganeoliberal que es subir impuestos.

      Hágaselo mirar. 

      (malabares se escribe con b) 

  5. Ya que visto que usted es de Gijón, permítame contarle una anécdota.

    Mi empresa, Valens maquinaría y suministros S.L., situada en Palma de Mallorca y que actualmente da trabajo a 14 personas, nació un día del año 1939, gracias al acuerdo mútuo al que llegaron mi abuelo paterno, Jerónimo Valens Roig, y una fábrica de Gijón llamada Unión Ibérica de Soldadura. 
    Desgraciadamente la crisis y la deslocalización internacional provocaron que a principios del año pasado esta fábrica cerrara después de cumplir 75 años de existencia.
    Mi empresa, dedicada a la comercialización de suministros industriales para la industria auxiliar de la construcción, de momento aguanta el temporal y la bajada brutal de actividad. Pero los balances de estos últimos tres años la verdad es que dan pena.
    Como a nivel estatal sólo me queda la alternativa de reducir costes si quiero equilibrio los balances.

    Muchas gracias
    Javier Valens 

  6. Srs. Mill

    Muy agradecido por su crítica. Creo que debería colgarla también en los blogs particulares de los tres economistas autores del libro. A ver si rectifican sus posiciones erróneas. 

Los comentarios están cerrados.