Salvando el euro

Shares

Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, los Estados más importantes de Europa se habían planteado han estado trabajando para conseguir un continente unificado en lo económico, en lo social y en lo político. Un proyecto maravilloso. Con esa idea se firmaron los Tratados de Roma de 1957. Como lo más sencillo era la unión económica, se esforzaron duramente por fomentar el libre intercambio de personas, mercancías y capitales. Pero no todo iba a ser dejar en paz a la gente para que hiciera lo que le diera la gana: también crearon legislaciones para recaudar pasta de los contribuyentes y controlar mejor la economía. Y así, nacieron instrumentos políticos como los Fondos estructurales o la Política Agrícola Común. No iba a ser todo perfecto.

Dado que eran seis países (Francia, Italia, RFA, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo), querían expandirse, y la mayoría de países vecinos estaban encantados de poder unirse a la fiesta, y lo hicieron en cuanto pudieron. Así, hemos llegado a ser hasta 27 países.

¿Qué pintaba el euro en esta fiesta? Una de las partes de esa unión económica es la unión monetaria, una idea reforzada con la entrada en vigor del Tratado de la Unión Europea de 1993. Para entrar en el euro había que cumplir unos requisitos muy complejos que se resumen en no hacer el ganso con las cuentas públicas y con la moneda nacional de aquel momento. Consiguió entrar incluso España, en pleno período tardofelipista. Todos, menos Grecia. Ya por aquella época los políticos griegos hacían lo que les daba la gana con las cuentas públicas, pero consiguieron entrar en el euro. Ello no habría sido posible de no haber sido por, entre otros, Pedro Solbes, ex-ministro de economía de España que se tragó la burbuja inmobiliaria que padecemos y Comisario Europeo de Asuntos Económicos y Monetarios durante el período en el que Grecia entró (y que ahora pide que el problema que se creó con él genere tranquilidad, y metiendo prisa).

Grecia siguió endeudándose hasta el cuello. Han tenido hasta unos Juegos Olímpicos (demasiado tarde para que Gallardón se entere). Y han acumulado unas deudas que todo el mundo sabe que no se podrán pagar (y, de paso, nos han subido el precio de los intereses que tenemos que pagar por nuestra deuda, volviendo a épocas anteriores al euro).

Pues bien, ahora resulta que la pifia de Solbes (y otros) puede tener como consecuencia romper el euro. Lo que hasta hace cuatro días se veía como algo inconcebible, ahora es probable. Y llega Almunia y nos pone el corazón en vilo. No queda más remedio que llegar a un acuerdo que suponga tirar más dinero y venderlo como un Plan Marshall. De momento, quienes abogan por la ruptura del euro no tienen argumentos mínimamente sólidos, pero si los políticos siguen ignorando sus responsabilidades, lo conseguirán. Esto no deja de ser otra tomadura de pelo que aumenta el riesgo moral frente a quien lo está haciendo bien. Y llevamos haciendo Planes Marshall encubiertos desde los tratados fundacionales. Si a estas alturas a los políticos no se les ocurre otra cosa que seguir aplicando a Keynes, mal vamos.

¿Y qué han hecho los dirigentes españoles? Soltar chorradas, negar los problemas de la Administración del Estado y mantener el optimismo. Ah, sí, y subir la edad mínima de las pensiones hasta los 67 años. Muy crudo lo tenemos si las mejores ideas para el futuro de los políticos son el Eurobono (tomadura de pelo consistente en que la deuda alemana valga igual que la deuda española o irlandesa) o una agencia europea pública de rating (tomadura de pelo consistente en crear un monopolio europeo en el sector que le haga la competencia al oligopolio de las agencias americanas). De Rajoy no comento nada porque como no dice nada…

Cualquier sistema político que quiera sobrevivir se basará en la credibilidad. Vender un Plan Marshall a un país que no sale de una guerra sino que se ha endeudado hasta las trancas es sentar las bases para otra burbuja y hacer que los polacos, checos, el resto de Europa del Este, además de los contribuyentes y parados de Euorpa Occidental se sientan discriminados (es decir, tomar a la gente por idiota). El hecho de que ahora tengan que hacer una quita de la deuda demuestra que el aumento de los precios de su venta estaba totalmente justificada. Da igual. Pagaremos todos con nuestro dinero la imposible recuperación a corto y medio plazo de los irresponsables griegos. Eso es lo que todos vamos a creernos.

Para salvar el Euro y la Unión Europea no hace falta crear más impuestos o una agencia pública de rating (y si se hiciera, debería de ser al contrario, menos impuestos y la liberalización total del sector). Tampoco hace falta hacer cumbres con titulares llamativos. Basta con que cada Estado sea responsable de lo que propone para sus ciudadanos y de lo que gasta. Mientras los políticos, los Estados y los ciudadanos no tengan claro esto, los países van a seguir cayendo como fichas de dominó.

Muy mal tiene que estar la cosa si el dique que tiene que salvar el modelo europeo de bienestar ha de ser Grecia.

Shares

16 Respuestas a “Salvando el euro”

  1. Moral: Una hermosa palabra,si no fuera porque los NAZIS tenian la suya propia, que por cierto perdura en todos los ‘nazionalistas’ que en el mundo han sido, son y seran, en mayor o menor cuantia. Soy europeo y europeista y aunque no prefiero ‘la injusticia al desorden’, donde no hay orden no puede haber justicia. El unico Mill que conozco es John Stuart, muerto en 1873. Creo, sinceramente que Ud. deberia leer mas al viejo John…

    1. Peor, Alfonso. Le he entendido. Y también sé que renegó de sus posiciones (en cuanto murió la mujer a la que amaba… que era progre). Siempre nos quedará Berlin. Isaiah Berlin.

  2. Bueno a mi el proyecto europeo maravilloso me parece sencillaùmente repugnante.  Se tratyaba de unir las fuerzas con, por ejemplo, gente que todavia apestaba a Zyklon B (recordemos que los que habian resitaido al nazislmo eranj consideradios traidores por sus vecinos y que Schindlmer tuvo que salir de Alemania debido al hostigamiento que sufria)para recuperar el leadershjip mundial de manos de los USA.   Y tod en nombre de una comunidad geografica ya que culturalmente Euriopa Occidental estaba mas proxima de Inglaterra y los EEUU que de Alemania.

    Y si miramos a los proponentes de una union europea ya durante la guerra nos encontramos por parte alemana por un lado con el ala europeista de las SS y del aprtido nazi asi como gente como Jung que veian el eurpeismo colmo un medio de obtener la supremacia alemana sobre el mundo por aprte aliada nos encontramos con buen numero de colbaracionstas y entre los “resistentes” (las comillas es porque parte de ellos no estaban en la Resitencia sino en las Fuerzas Libres de us respectivos paises) que lucharon contra los alemanes porque habian invadido sus paises mpero que no paraban de lamentar esa “guerra civil europea” y que en sus escritos dejan bien claro que hubiesen preferido unir guetrazs contra los anglosajones y las “hordas mongolas”.  Vamos que AZuschwitz y el proyecto de reduccion a la condicion animal de los eslavos con maercados de esclavos donde las mas bonitas de las mujeres rusas podfrian ser  adquiridas para los burdeles de Hamburgo (sacado de extractos de la prensa alemna de cuano ganaban) pues todo eso les parecian detalles sin importancia, nada que pudiese poner en cuestion su aspiracion de un frabnte unido europei contra los untermsnchen de fuera.
    Por eso el sueño europeo estuvo en su base, cuando se empieza a formular viciado por una profunda inmralidad.

    1. Independientemente de la opinión que tengas sobre la Unión Europea, no es correcto relacionarla con el nazismo y su Nuevo Orden, que no tiene absolutamente ningún parecido con la Unión Europea.
      El largo camino a la Unión Europea se inicia con la CECA (Comunidad Europea del Carbón y del Acero) y el Euratom. La CECA pasaría a integrarse en la CEE primitiva de seis países, que empezó siendo fundamentalmente una unión económica. Por ello, esa primitiva CEE fue criticada por excesivamente liberal.
      El mayor impulso para la integración europea provino del convencimiento de que las guerras comerciales de entreguerras habían destruido la economía europea, particularmente la alemana, llevando al poder a Hitler. La amenaza soviética y la influencia anglosajona también ayudaron.
      En el plano anecdótico, el alemán Konrad Adenauer es considerado uno de los padres putativos de la CEE. Cito de la wikipedia: “Marginado de toda actuación pública por el nazismo y encarcelado varias veces, intervino en la preparación del golpe de Estado del 20 de julio de 1944, con el fin de derrocar el régimen hitleriano”.
      En fin, no acabo de ver la relación entre la Unión Europea y el Nuevo Orden nazi.

      1. Porqué no es correcto?  Para empezar no hé dicho que  _todo_ el paneuropeismo aleman proviniese del nazismo sino que habia un ala paneuropeista en las SS.  Segundo para tu informacion, aunque no fuese el caso de Adenauer, no todos los participantes en el dolpe de estado del 20 de julio estabn limpios: abundaban entre los participantes los que veian en Hitler un obstaculo para una paz por separado con los aliados pero que basicamente proponina un nazismo (o en el mejor de los casos una actualizacion del partido Stahl Helm) con retencion de los territorios conquistados, persecucion de los judios y esclavitud para los eslavos.
        Seguando, que una cosa era abogar por un mercado comun  y otra por una union politica ya que lo siento pero entre los ministros y colboradores directos de Adenauer abudaban (porque no habia otra cosa en Alemnia) los que habian ejercido responasbilidades importtantes bajo el nazismo y no en el camp de la jardineria precisamente.  Y va el negociaor francés y sin necesidad dee taparse la nariz le estrecha la mano.
        En cuanto al odio contra los extra-europeos y la simpatia hacia los alemanes mpues como muestra un boton en las memorias de Pierre Klosterman que se pasa la guerra en Inglaterra sin hacerse un solo amigo, que rezuima odio hacia los americanos en caunto los vé, que cuenta una historia bastente penosa (por qué la cuenta?) sobre su alero aciostandose con la esposa de un in,glmés el mismo dia que este embarca patra combatir pero que en cambio aloja en su habitacion a un piloto aleman el dia de la rendicion de  Alemania e inmediatamente se hace amigo con todo el graten de los pilotos alemanes (recordemos que la Luftwaffe era el arma mas nazificada  del Wehrmacht)  sido padrino, de sus hijos o tamndoles como padrino de los suyos.  Y cada diez paginas hay una lamentacion sobre la guerra civil europea y cada veinte alusuiones a una Europa unida contra los “extranjeros”.  Auschwitz no le molestaba mucho por lo visto.  Ni durante, ni después de la guerra
        Y cuando pensmos en la ideologia paneuropeista acodremonos de Turquia  que quieren meternos con calzador por una mera cuestion geografica cuando es menos europea en lo importante (el modo de pensar) que Nueva Zelanda.
         
         

        1. No entiendo que derives la Unión Europea de un proyecto como el Nuevo Orden Hitleriano, que se reducía a la explotación de Europa por Alemania. Si tu intención es criticar aquel proyecto (el Nuevo Orden), nadie excepto los nazis lo va a defender. Pero no veo correcto que pongas todos los proyectos paneuropeos en la misma saca, y digas que no te gusta el paneuropeísmo porque los nazis eran “paneuropeos” (las comillas son totalmente intencionadas).
          Han pasado 65 años desde la derrota de los nazis, y más de 50 desde la firma del Tratado de Roma. La Unión Europea de ahora es criticable por muchos motivos, pero no porque proceda de algún modo esotérico del nazismo.
          Igual te he entendido fatal. Pero voy a aprovechar para pedirte que hagas las paces con el teclado. Te lo agradeceré.
          Un saludo.
          PS: no volveré hasta el lunes. Cosas de no tener Internet en casa.

      2. Conozco ese Tratado, por supuesto. Y negar su importancia es ridículo. He resaltado a propósito el TCEE porque con él se puede decir que emana la actual Unión Europea. El Tratado CECA está muy bien, es anterior, pero de él no emana nada jurídicamente hablando. De los Tratados de Roma, sí.

  3. Creo que Juan Ramón Rallo ha resumido perfectamente la situación: “los ciudadanos periféricos han aupado al poder a unos políticos manirrotos que no quieren adelgazar el tamaño de sus Estados pese a hallarse al borde de la suspensión de pagos, de modo que los ahorradores extranjeros se muestran prudentemente reacios a seguir prestándoles”.

    1. Lo que describe Rallo es lo obvio, EOF. De veras, no acabo de creerme que los políticos no se planteen las cosas desde esa óptica. Supongamos que en lugar de políticos fueran comerciales que venden un producto: Resulta que el producto es una caca de la vaca, con serios visos de ser una estafa. Y, claro, la gente sospecha. De ahí que tomen medidas de cautela. Una perspectiva así ayudaría mucho a enfocar bien el problema. Ya te digo yo que vamos a seguir escuchando el rollo macabeo de “los mercados especuladores no se creen que la abuela fume y que el perro se haya comido los deberes”. El déficit cero, ni soñarlo. Y espera a que tengamos que rescatar a Portugal e Irlanda.

  4. Eso de que la vivienda sea un bien fundamental… en Europa se vive de alquiler. Yeso de que pagaremos nuestras deudas… debería leer usted mucho más a MILL. Lo último que ha publicado, sin ir más lejos. Nuestra cara bonita no es un argumento en comparación con la relación entre deuda, ingresos y gastos. Y, con esa relación, resulta que es casi imposible, salvo ajuste brutal.

  5. El Euro es, salvando las distancias, unos de los esfuerzos colectivos mas importantes desde la adopcion del Sistema Metrico Decimal. Los britanicos, que se incorporaron muy tardiamente al SMD, sufrieron las consecuencias de esta tardanza, arrastrando en su camino a los EE.UU.A., que todavia utilizan  unidades de medida fuera del SMD.
    El Euro ha servido para quitar de las manos de los politicos una cosa tan seria como la politica monetarista, dejandola en manos de los profesioonales, que ahora tienen un papel que cumplir, defendiendo esta moneda, cueste lo que cueste, pase lo que pase y sin importar las cantidades adeudadas.  Tener como unidad monetaria internacional el Dolar USA suponia una perdida de soberania peligrosisima para los estados y ciudadanos europeos. Los que atacan al € atacan nuestro sistema de medida de la riqueza, ni mas ni menos… Es nuestro deber defenderlo, contra los bobos solemnes si hace falta, como bien escribio mi admirado Fernando Onega. La independencia de los europeos depende de ello.

    1. El euro, con una teoría correcta, está bien… pero ha generado una burbuja que a ver cómo se paga.

      Esto no es un ataque al euro. Es que los Estados se han endeudado hasta las trancas y nadie quiere prestarles dinero. Lo que nos pone en peligro, a nosotros y a nuestra independencia, es la deuda de los Estados.

      1. La que no creo correcta es la practica, la especulacion (generalizada) que dio lugar a la subida de los precios es la que ha creado la famosa burbuja. No olvidemos que el 80% de los ciudadanos vive en casa propia, aunque este por pagar todavia y la deuda ‘burbujera’ este en mano de los bancos. No es realista comparar un bien material como es la vivienda, fundamental para los ciudadanos, con la ‘burbuja de internet’, que esa si que lo fue (TERRA tragame) y revento en las narices de los incautos que creyeron en ella. El ‘globo’ inmobiliario soporta bien la presion de la deuda gracias al €  y se desinflara poco a poco, afortunadamente, gracias a unos euroburocratas que parecen saber lo que hacen, segun vimos ayer en Bruselas. No hay limite para la deuda de los estados occidentales, son la referencia y a los mismos  acreedores les interesa muchisimo que no haya un ‘crack’, esto no es Africa ni Argentina, por fortuna. Pagaremos, como siempre hemos hecho, y los acreedores (que viven de prestar dinero) lo saben.
        No tengo una bola de cristal, esto es tan solo una apreciacion prospectiva, o un ejercicio intelectual…Segun se mire.

    2. Disculpe. pero eso que el BCE europeo no depende de las política es falso. El BCE dejó, los tipos de interés por el suelo durante gran parte de la década de los 2000 para ayudar a Alemania en su reunificación y a Francia,que ambos no cumplieron el pacto de estabilidad, y empedrando el camino de la losa que nos ha caído a los demás encima.  Y eso son decisiones políticas y no económicas. El Banco Central Europeo (y la FED americana)  y sus profesionales son los primeros responsables de la burbuja de crédito en que se han metido las economías occidentales durante la última década.
       
      Y si, a mi si me importa las cantidades endeudadas, entre otras razones, porque si la técnica para hacerla más digerible es crear inflación, están robando mi ahorro, o están cobrando un impuesto, por la parte de atrás del que nadie habla.

Los comentarios están cerrados.