Esa no es la solución.

Esa no es la solución.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Pues no, no estoy de acuerdo con que las medidas sugeridas por la UE o por economistas como Alberto Recarte sean la solución a los problemas económicos de España (de las cinco medidas de Alberto Recarte discrepo en la tercera en las otras cuatro estoy completamente de acuerdo).

(para un análisis más extenso AQUÍ estan mis propuestas)

Vale, bajamos las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores y subimos el IVA y el impuesto sobre la energía. Los empresarios verían reducir sus costes salariales pero en un mercado deprimido es más que probable que ese ahorro se lo tuviesen que gastar para no repercutir el IVA a sus clientes y mantener su cuota de mercado. En definitiva nada por aquí y nada por allá, bajamos unos impuestos y subimos otros. Es cierto que la subida del IVA no afectaría a nuestras exportaciones y quizá eso permitiese un aumento de estas, pero no sería muy elevado.

Como se puede ver AQUÍ las subidas de impuestos especiales están provocando bajadas en la recaudación, ya no se puede exprimir más a la gente.

En cambio si se bajan realmente los salarios, y en consecuencia también el de las cotizaciones a la Seguridad Social, se producirían dos efectos:

a) Una bajada de precios (deflación) o en el peor de los casos una inflación muy por debajo de la de los paises con los que mantenemos relaciones comerciales.

b) Un aumento de la competitividad y un aumento de las exportaciones y del turismo sustancial que crearía puestos de trabajo.

Se puede alegar que una bajada de los salarios de entre un 5 % y un 10 % supondría un descenso del consumo, pero al ver las empresas descender sus costes, y en un mercado deprimido, se verían obligadas a reducir sus precios también, no aumentarían mucho sus beneficios pero tampoco verían descender sus ventas, eso en el mercado interior.

Pero en el comercio exterior y en el turismo la cosa es muy distinta. España se volvería un país más barato y más competitivo y aumentarían las exportaciones, el turismo y la inversión extranjera.

España necesita con urgencia extrema crear (al menos) un millón de puestos de trabajo para reducir su déficit fiscal. Unicamente de esa manera se puede aumentar la recaudación fiscal al mismo tiempo que se reducen gastos en desempleo y ayudas sociales.

La diferencia entre las medidas que propone la UE y Recarte y las que yo propongo es que las primeras apenas tendrían un efecto real sobre los precios en el interior de España y muy limitado en el exterior. En cambio con las mías se produciría una deflación real de cara al exterior y una deflación nominal en el interior. En cuanto a la posible pérdida de poder adquisitivo de los salarios estoy seguro de que la pérdida será mayor si España no recupera empleo y nos vemos obligados a reducir déficit con el mismo número de trabajadores. (como ya han comprobado los funcionarios).

El descenso en el salario nominal de los trabajadores o su congelación se vería compensado por unos precios a la baja o estancados.

PD: Hablo con un amigo que se dedica a captar inversiones extranjeras para proyectos en España y me comenta que mientras gobiernen los socialistas nadie va a invertir en España, que todos están esperando a que cambie el gobierno (a uno del PP, claro) para volver a invertir en España.

Últimas entradas de Arturo Taibo (ver todo)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

19 comentarios en «Esa no es la solución.»

  1. Sí, debería haber menos. Por muchas razones, pero sólo voy a comentar una con dos ejemplos.
    Primero. Un matrimonio amigo mío, ambos funcionarios, está formado por personas trabajadoras. Insisto, trabajadoras. Su jornada, para empezar, es de sólo 35 horas semanales, ya que son funcionarios de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (la Ley de Medidas excepcionales de 27 de Diciembre pasado, ha aumentado la jornada normal en 2,5 horas; ahora mismo, parece que los sindicatos han conseguido que se incremente sólo 1,5 horas). Para terminar, todos los días se toman una hora para almorzar. En su casa, y a veces aprovechan para hacer la compra. Insisto, son personas trabajadoras.
    Segundo. Un familiar le pidió a mi jefe, director de la delegación más grande de la empresa, que enchufase a su hija. La hija, prima hermana de mi jefe, era inútil hasta decir basta. Al cabo de tres o cuatro meses, mi jefe despidió a su prima. Y si no hubiese sido su prima, habría durado tres o cuatro días.
    Un saludo.

  2. Hablando de trampas al solitario, sería interesante dejar claro que, en lo tocante a número de empleados públicos, España no descuella especialmente. Alemania, Francia, Uk, Italia, etc, tienen más. ¿Que aún debería haber menos? Tal vez.

  3. No podemos seguir haciéndonos trampas al solitario.  No se puede frenar el déficit subiendo impuestos porque acabaremos gripando la economía. La única salida posible es aumentar el PIB y eso pasa por crear empleo y sólo podemos crear empleo exportando más y sólo podemos exportar más aumentando la competitividad, pero por la vía rápida porque el tiempo apremia.
    http://www.expansion.com/2011/06/13/economia/1307955292.html?a=4e7b67dc4a85b662f6524b49e2e151a4&t=1308005371
    Y…
    http://www.libremercado.com/2011-06-13/espana-pierde-un-30-de-competitividad-frente-a-alemania-en-diez-anos-1276426500/
    (Por supuesto los salarios no hay que bajarlos por ley sino eliminando la negociación y los convenios colectivos y disminuyendo la duración de las prestaciones por desempleo)
     
     
     

  4. 1) Pongamos que España deja de pagar la deuda. ¿Y qué hacemos con el déficit? Éste es de un 10% aproximadamente del PIB, o sea, aproximadamente una tercera parte de lo que ingresa el Estado. Vamos, que por cada tres euros que ingresa el Estado, gasta cuatro. ¿Quién nos va a prestar el cuarto euro si dejamos de pagar la deuda? Y sí: me parece mejor idea dejar de gastar ese cuarto euro.
    2) Entiendo que el problema que pretende enfrentar Mill no es el déficit público, sino el empleo. No estoy de acuerdo con una reducción de salarios (en el sector privado) por ley, pero tampoco estoy de acuerdo con los salarios mínimos por Ley ni mucho menos por convenio colectivo.
    3) La devaluación era el fenómeno que solía acompañar a las crisis económicas antes de la intervención de Gobiernos, Sindicatos y Bancos Centrales. En la depresión de 1919 en EE. UU., hubo devaluación y el paro no superó el 10%. En la de 1929, cuando Roosevelt llegó al poder, congeló los salarios… y el paro superó el 20%. Es decir: o bajan los salarios, o sube el paro. ¿Nadie se ha preguntado por qué la inflación es del 4% si el crecimiento no llega al 0,5%? Porque los salarios han seguido subiendo por convenio colectivo, así de claro.
    4) Desde el inicio de la crisis, todo el paro se lo ha comido el sector privado. Ya que los empleados públicos no parecen querer una (nueva) reducción de salario, ¿qué tal una reducción de empleados públicos?

    1. La reducción de empleados públicos es una necesidad imperiosa en España. Así de claro y así de rotundo: soy empleado público y no funcionario por lo que sé tanto de lo que hablo como  lo que arriesgo al decir esto , pero es la pura verdad: el Estado (y en 1º lugar el gasto en personal) es un cáncer que se está comiendo las energías de este país: en la administración en la que trabajo más de la mitad de plantilla literalmente no hace absolutamente nada de nada y en la mayoría de los casos es porque literalmente no tienen nada que hacer. Por supuesto, como en todo los sitios, hay excepciones pero esa es mi experiencia personal.  Evidentemente ningún empleado (ni público ni privado) va a levantar la mano para declarar: “yo sobro, echénme a la calle”.

  5. Soy empleado público (aclaro que no funcionario, ya me gustaría). Cuando entré a trabajar, por mi puesto ya habían pasado unos cuantos antes que mí que se marcharon porque por un lado en la calle pagaban sueldos mucho mayores por puestos equivalentes y por otro la presión a la que estamos sometidos por políticos, jefes y resto de la sociedad era inaguantable para informar expedientes a coveniencia del interesado. Llevo más de 12 años en el puesto aguantando carros y carretas porque son mis lentejas y las de mis hijos. Tenía mi vida organizada en función de mi salario que se me iba integro en sobrevivir. Desde la última rebaja de mi sueldo (de casi 300 euros netos) acordada por el gobierno de ZP vivo literalemente en números rojos comiéndome mis escasos ahorros. No secundé la huelga que se se convocó para protestar por la bajada de sueldos por dos motivos: económicamente no me lo podía permitir y soy consciente de que con la que está cayendo puedo darme con un canto en los dientes por tener un trabajo y cobrar a final de mes. Y tengo una cosa absolutamente clara: haré todo lo que esté en mi mano para defender mi salario actual. Yo ya he hecho mi parte del sacrificio que me correspondía: ni me forré en la época del boom ni me parece mal que otros se forrasen (si lo hicieron de manera honrada). Pero si alguien se cree que me voy a quedar de brazos cruzados mientras en algún despacho deciden volver a bajarme el sueldo por 2ª vez por la cara, están muy equivocados.

  6. El cuarto punto de Recarte del artículo de LD está demasiado resumido. Sobre esa nacionalización, él opina que el Estado no debe entrar si no es con participación proporcional a la ayuda económica que se haga a la entidad financiera. De esta manera, el Estado debe asumir, con su equipo, la propiedad durante el menor tiempo posible, echar a los responsables de esa situación en esa caja concreta y, una vez ajustada y saneada, vender. Sostiene que, muy probablemente, y como ha ocurrido en Estados Unidos, el Estado gane dinero con ello. Está totalmente en contra de que se ayude sin que eso suponga, de alguna manera, un precio a pagar por la mala gestión.
    Respecto a tu PD: En efecto, así es. Tengo amigos en el sector financiero, concretamente en banca extranjera de inversión y me dicen exactamente lo mismo: la inversión extranjera está parada porque no se fían de quien nos gobierna. Zapatero ha quemado el voto de confianza porque las reformas que ha hecho son muy tímidas. Además, no ha llevado a cabo las reformas que dijo y, para colmo, no se hacen (ni se harán) las necesarias.
    Me parece que la solución de Recarte y la financiación extranjera en España están íntimamente ligadas: ¿Cómo van a lograr tantas cajas fusionadas capitalizarse en un mercado detenido a la espera de cambios que generen confianza en el mercado? De momento es todo un misterio.
    Enhorabuena por el blog.

  7. No digo yo que no haya que bajar salarios. Únicamente dudo de que, en un país en el que el 60% de los asalariados perciben menos de 1100 € brutos al mes, se pueda seguir ordeñanado esa vaca sin provocarle una anemia irreversible.

  8. Yo creo que de esta (crisis) se sale trabajando más, y echándole muuuucha más imaginación a todo, y por supuesto, independientemente del resto de las circunstancias. Ahora mismo todavía estamos como en estado de sock, terminando de pasar la borrachera de esos años tan buenos. Cuando el estómago empiece a murmurar por el hambre, espabilaremos. Y nos busacaremos la vida, como siempre. El problema es la educación, que no sabemos si habrá estado a la altura.

  9. No soy experto en estas cosas pero recomiendo prudencia antes de tomar decisiones precipitadas. En otoño se recoge la uva, buena época para ver el panorama y tomar decisiones

  10. Yo esperaría a Octubre a que quiebre EEUU antes de tomar medidas precipitadas. Es mi modesta opinión, reconozco que no soy experto en estos temas pero tengo mis dudas. Planteamos el tema de la deuda basandonos en un principio de derecho que es que las deudas tienen que pagarse pero parece que eso en realidad no es así. Yo veo esta crisis como una crisis de civilización (hay un cambio de paradigma, como el cambio de la edad antigua a la edad media) por eso creo que es mejor ser prudentes antes de coger cualquier idea de un libro de Milton Friedman (o de Keynes) y pretender aplicarla. En otoño se recoge la uva, paciencia.

  11.   Una deflación del 5 % produce un aumento de las deudas del 5 %, en cambio como sigamos con una inflación del 3 % o más vamos a tener una subida de tipos que va a dejar en nada esa subida de las deudas del 5 %.

       Si se liberalizase el mercado laboral y se metiese mano en muchas empresas públicas con horarios de 35 horas y sueldos un 25 % más alto que en otras privadas del mismo sector se conseguiría una buena rebaja de los salarios.

       Si no se crean, pero muy pronto, un millón de puestos de trabajo la losa de la deuda pública sí que va a crecer.

       Y no es por presumir pero:

    http://www.libremercado.com/2011-06-10/el-desplome-de-la-economia-que-se-nos-viene-encima-y-ft-culpa-a-los-politicos-1276426191/

       Y…
    http://www.desdeelexilio.com/2010/12/28/perspectiva-de-la-economia-espanola-para-2011/

    “Pero como todo puede empeorar está la amenaza de la subida del petróleo y de otras materias primas que podrían hace que volviésemos a la recesión…”

    “inevitablemente un 10% o 15% de la gente va a perder su estatus económico y se verán sumidos en una situación de pobreza severa y permanente. ..”

    Si la situación no degenera en revueltas sociales es simple y llanamente porque al PSOE no le interesa.”

      En fin se que está mal autocitarse pero no he podido resistir la tentacion.

    Saludos y como siempre gracias por los comentarios.

  12. Y porque es muy dificil hacer uan deflacion sin causar quebras masivas y que se arme una revolucion es por ello que la solucion gha sido de siempre la devaluacion.

  13. Y no hé hablado de las resistencias:  contrariamente a lo que pareces creer esas personas tanto empleados como empresarios no van a decir “Si bwana” cuando el gobierno organize una deflacion que las llevara a la quiebra.  Lo mas probable es que te encuentes con un mayo 68 en las manos,  o sea un mes o mas donde el pais produce _nada_.    Y tendras suerte si no hay violencias con todos los gastos que implican.

  14. Pues en caso de deflacion lo que se produce no es un aumento de competitividad sino una quiebra generalizada cuando los agentes economicos que contaban con unos ingresos de X euros para pagar sus deudas se encuentran con que solo reciben X/2.    Y eso es la primera oleada.  Luego esta la segunda: las empresasa se encuentran no solo con esos ingresos reducidos por la baja de precios sino que buena parte de sus clientes ha quebrado.

  15. Encuentro muy interesante el post, sobretodo el link a tu otro post “cosas para hacer hoy”,  estoy de acuerdo con que los salarios tienen que bajar pero no sé si se debería fijar por ley la bajada o sencillamente quitar el salario mínimo ¿no?  Porque si obligas al sector privado a bajar los precios a la fuerza, incluso a los trabajadores competentes, puede pasar que se vayan a otro país (eso si no lo han hecho ya xD). En cambio quitando el salario mínimo, o como mínimo bajándolo, permites que paguen por el beneficio obtenido de cada uno, obligando a la competividad. Al menos me da esta impresión.  Por supuesto que debería ir acompañado de la abolición de todo poder y financiación hacía sindicatos y patronales y, como comentas, de muchas otras medidas también.

  16. Una cuestión, Mill, si se produce una deflación de precios y saliarios … ¿Qué pasa con las deudas tanto pública como privada?. No sé si estaré equivocado, pero todas las medidas tomadas por el actual Ejecutivo ,  las veo orientadas a que esa deflación en precios en ciertos sectores no se produzca, entre otras razones, porque la losa de la deuda pública podría crecer mucho.

Los comentarios están cerrados.