La década prodigiosa.

La década prodigiosa.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Aunque el próximo 28 de Diciembre publicaré el artículo “Perspectiva económica española 2011”, voy a entretenerles con una visión un poco más amplia de la situación en España.

Voy a fijar primero unos parámetros.

1.- Aunque no soy muy dado a acertar en cuestiones de política creo que no sería muy aventurado suponer que el PP va a ganar claramente las próximas elecciones del 2012. No preveo que se vuelvan a celebrar elecciones hasta 2016, así que nos quedan dos gobiernos hasta el año 2020.

2.- Desgraciadamente al electorado español no le afecta ninguna clase de situación política, economica, social, ética, internacional. La Guerra Civil no ha terminado ni terminará nunca (yo ya he perdido la esperanza de verla acabar)

Las últimas encuestas son absolutamente descorazonadoras. El PSOE pierde unos cuatro millones de votos, es decir, después de más de 30 años y de todo lo que ha caido, sigue teniendo 7 millones de votos fijos.
Pero más terrible aún es que, de esos cuatro millones de votos que posiblemente pierda el PSOE, 2 millones se van a abstener por considerar que el PSOE ha abandonado sus ideas socialistas y otro millón se va a votar directamente al Partido Comunista, aterrador. El millón de votos restante se van al PP.

La gente no cambia, todos siguen siendo socialistas. Todos siguen esperando que el Estado lo solucione todo. Y si la gente no cambia, las cosas no van a cambiar.

3.- La natalidad no va a variar de manera significativa.

Fin de las premisas.

A lo largo de la década que va a empezar los nacimientos van a ir descendiendo. Dado que las mujeres en edad fértil van a disminuir drásticamente durante ese periodo, la cifra de nacimientos va a bajar de 500.000 a menos de 400.000. Con esos nacimientos no es que el Estado del Bienestar no sea viable, es que lo que no es viable es la nación Española.

En el ámbito económico se va a seguir defendiendo con uñas y dientes un Estado del Bienestar, que es insostenible, (casi) toda España es ferreamente socialista y da igual que gobierne el PP que el PSOE.

España sigue careciendo de multinacionales y de tecnología, somos demasiado caros para competir en precio y no tenemos tecnología ni diseño para competir en calidad.

Dependemos energéticamente del exterior y en España no se van a construir más centrales nucleares.

Todas las medidas de recortes de gastos o de subidas de impuestos no nos harán salir de la crisis, ni siquiera acabarán con el déficit. Es como sacarse dinero de un bolsillo y meterselo en otro, no salimos de pobres.

La cuestión es crear cuatro millones de puestos de trabajo y no (todos) de mano de obra barata ni a costa de traer otros cinco millones de inmigrantes.

El PP no va a sacar España de la crisis porque esta vez no hay empresas públicas que vender (hablo de una Telefónica, Repsol, Tabacalera, Endesa…), no hay burbuja inmobiliaria que crear, no hay tipos de interés que bajar. El PSOE e IU van a hacer una oposición salvaje, brutal y despidada.

No se van a poder ajustar precios ni salarios, o por lo menos no tan rápido como sería necesario. No se va a poder acabar con toda la burocracia redundante de las autonomías.

La falta de recursos provocará intentos secesionistas en Cataluña.

Excepto en Madrid y en la costa mediterránea desde Gerona a Cadiz el envejecimiento y la desertificación van a ser la nota dominante.

Densidad de población en España.

Las bolsas de pobreza van a seguir acentuándose: en rojo las regiones más pobres de Europa.

Afortunadamente la presión de los mercados ha introducido un poco cordura en el gasto público, pero como he dicho más arriba hasta ahora todo ha sido poco más sacarse dinero de un bolsillo para metérselo en otro.

La cuestión es de tiempo. Si llegamos al 2020 sin un cambio radical en la política económica, y para ello es necesario un cambio de mentalidad en la gente, es muy probable que sea demasiado tarde. Demasiado tarde para salvar no ya la economía sino la propia existencia de la nación española.

Si no se hace nada el panorama a partir del 2020 será uno de jubilaciones masivas, de aumentos enormes del gasto sanitario, de natalidad bajísima, de competencia durísima de los paises emergentes, de carestía energética.

Y luego está el problema de la guerra. Porque seguimos en guerra y el conflicto no va sino a aumentar a medida que los paises del Magreb se vean desbordados por el aumento de la población y la pobreza extrema. Es el caldo perfecto para el desarrollo del islamismo más radical.

La anécdota del profesor que tuvo que acabar declarando ante la policía por hablar del jamón serrano en clase no es baladí, a partir de ahora:

¿Qué profesor se va a atrever a tratar cualquier asunto que pueda ofender lo más remotamente a los musulmanes?

Por mucha razón que se tenga a nadie le gusta que la policía le venga a buscar a casa. El deterioro de nuestras libertades en este, como en muchos otros temas, es axfisiante. Y tiene pinta de ir a peor.

La responsabilidad de lo que pase en la próxima década, que será crucial para España, parece que va a estar en manos del PP. ¿Cual es su programa económico? Yo no lo sé.

¿Tenemos que tener confianza en el futuro? ¿Tendrá el PP el valor de hacer los cambios necesarios? ¿Cambiará la mentalidad estatista de la sociedad española, mentalidad que viene de hace un siglo y especialmente a partir de la Dictadura de Primo de Rivera? ¿Abandonará la izquierda española la mentalidad guerracivilista? ¿Desaparecerán los problemas secesionistas?

Puede que todo mi análisis esté equivocado y al final del alguna manera se resuelvan los problemas.

Espero no haberles asustado pero los retos son enormes y casi todo se va a decidir en los próximos diez años, la auténtica década prodigiosa.

Últimas entradas de Arturo Taibo (ver todo)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

8 comentarios en «La década prodigiosa.»

  1. Incidentes como ése de Murcia están al caer en casi todas partes, Mill, tan pronto como el gobierno de progreso sea desalojado. Un servidor estuvo delante de Génova aquel 13 M y conoce lo que dan de sí sus paisanos los alianzadores: como todos los cobardes, son unos chulos de putas. Por otra parte, que quede claro de una vez para qué sirven los sindicatos: para saltarse la ley y saltarse las colas en tiempos de escasez.
    http://foro.elconfidencial.com/comunidad/permalink/1582960/

  2. Coincido en todo. El futuro de España es Argentina. Peor todavía: es Argentina centrifugada, y con Melilla en lugar de Ushuaia. Y los Kirchner españoles (¿los Belén Esteban?) están probablemente ya listos para la batalla. Claro que, tal como vienen las cosas en el mundo, no sé si aconsejar hacer las maletas o preparar el kit de supervivencia. En la Polinesia todavía quedan islas para jugar a Robinson Crusoe.

  3. @t-spy: estoy completamente de acuerdo, me planteaba si escribir un blog es no solo necesario, sino suficiente.

    Saludos

  4. Lino:
    Es que creo que ese es precisamente el mensaje de fondo del artículo. Si te fijas el autor dice “Si llegamos al 2020 sin un cambio radical en la política económica, y para ello es necesario un cambio de mentalidad en la gente, es muy probable que sea demasiado tarde”. Es decir, que no es solo el gobierno de turno (sea el que sea) quien tiene que cambiar las cosas: es el ciudadano el que tiene que cambiar de mentalidad para entender que el actual sistema nos llevará al desastre. Porque si ahora mismo no hay un partido político que defienda las medidas económicas que necesita este nuestro país es porque se le tildaría de extremista y de no tener conciencia social, entre otras lindezas, y no tendría ni la más mínima opción de ganar las elecciones, por mucho que a este país le convenga su victoria.

  5. No puedo evitar recurrir a la famosa frase: «la cuestión no es lo que España va  a hacer por vosotros, sino lo que vosotros vais a hacer por España»

    Es decir, tal vez haya que hacer algo más que mirar desde el balcón, o desde un blog.

    ¡Saludos!

  6. No es Mill el que asusta, sino la realidad que describe. Porque España no tiene suficiente con la amenaza fundamentalista religiosa (en este caso, islamista), sino que además se encarga de vivir con problemas caseros muy serios que, gracias a esos “siete millones”, podrán ser agravados, modificados o incluso reinventados. ¿Cómo no asustarse?
    España es un país de excepciones, como lo fue la transición tras la muerte de Franco; pero precisamente por eso, seguirá siendo la excepción en su entorno: variarán sus fronteras, seguirá en la ruina económica, profundizará en la ruina moral y será “invadido” en nombre de la progresía, la solidaridad y la tolerancia de unos o en nombre del miedo a “a ver qué hago, que pierdo el escaño” de otros. Mientras tanto, los que hacen propuestas sensatas seguirán siendo minoría y, como tal, despreciada incluso con odio por los presuntuosos miembros de los grandes rebaños.
    Adivinanzas, ninguna, se me dan fatal. Pero se podría apostar cuánto tarda la inditex de turno en fijar su sede fuera de territorio español…
    Al menos, desde el exilio, se podrá seguir disfrutando de Desde el exilio.
    Saludos.
    YO NO LE VOTÉ: ^^ (pero lo haré en 2012 desde el consulado; ansío que España siga siendo la Reserva… “loquesea” de Occidente in saecula saeculorum)

Los comentarios están cerrados.