La quimera de la igualdad

La quimera de la igualdad
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En el discurso político y ciudadano se ha instalado una certeza que pretende ser irrefutable. Se ha constituido en, algo así como, un monumento a la verdad inmaculada. Es la obsesión de un fundamentalista objetivo ya no solo retórico, sino de orden práctico, que se plasma a diario en implementaciones concretas en todo el globo.

Muchos, casi todos, dicen luchar por la igualdad y se ufanan de ello como si el término en si mismo representara un valor indiscutible. Se lo menciona como si el vocablo tuviera un aura especial, una bendición superior, como si se tratara de una virtud superlativa, de una utopía por la que valiera la pena trabajar incansablemente.

Solo somos iguales ante la leyHabrá que decir, sin vueltas ni tapujos, sin rodeos ni eufemismos, que la igualdad, esa de la que tanto hablan, es el atributo que menos describe a la especie humana. Los individuos no somos iguales en casi nada. Si algo nos distingue, son nuestras diferencias, aquello que nos hace naturalmente distintos.

No nos parecemos ni físicamente, ni en nuestra personalidad, mucho menos en las intransferibles vivencias que nos tocan en suerte. Todo, absolutamente todo, nos hace seres infinitamente distintos, y esa desigualdad, si que es un cualidad, una característica única e irrepetible.

Son nuestras diferencias, las que nos hicieron progresar y sobrevivir como especie. Es justamente eso lo que nos ha permitido evolucionar. Esas disparidades, nos hace creativos, competitivos y se convierte en el principal motor que nos moviliza lo suficiente como para esmerarnos y superarnos a nosotros mismos.

No es la igualdad, sino justamente su opuesto, la desigualdad, lo que mejor describe nuestros talentos y mayores virtudes. También es ella la que identifica claramente nuestros peores defectos, y nos posibilita la chance de ocuparnos de ellos.

No somos iguales, no deberíamos querer serlo. Sin embargo, una corriente cada vez mayor, casi unánime, parece ser el discurso esperado, el políticamente correcto, ese que dice pretender ajustar lo que presenta como desvíos. La sociedad parece aplaudir, algunos porque suponen que alguien tiene el poder de otorgarles lo que no tienen, y otros porque no se animan siquiera a decir lo que piensan y defender lo propio.

Resulta deseable que todos juguemos bajo las mismas reglas. Se puede pretender cierta igualdad ante la ley, frente a los objetivos criterios que rigen la convivencia humana, pero solo eso, solo esa cuestión de rutina, que es casi una cuestión de sentido común.

En el resto, habrá que comprender que las diferencias, la desigualdad y nuestras propias particularidades, deben ser bienvenidas. Por eso, resulta difícil entender como esa palabra, igualdad, ha pasado a ocupar un lugar de privilegio en los discursos, y como su implementación efectiva ha significado despojarnos de nuestra propia singularidad.

Y es que la política ha convertido ese culto a la igualdad en una práctica cotidiana que consiste en quitar talentos a los mejores, poner límites al progreso, establecer pisos artificiales intentando brindar coercitivamente a unos lo que naturalmente no tienen, sin dejar previamente de despojar a otros para que lo anterior suceda.

La redistribución tan mentada sigue haciendo estragos. Bajo esa muletilla que se ha puesto de moda, el paradigma de la justicia humana, hace eso, quita a unos y otorga a otros, discrecional, arbitraria, selectiva y coactivamente.

La sociedad parece aclamar la destrucción de su mayor virtud. Supone que se puede igualar a una comunidad, por medio de leyes, decretos y normas. Que sacando a unos y entregando a otros, se nos ayuda a evolucionar. Nada más alejado de la realidad. Esos mecanismos, solo consiguen desestimular a los talentosos y paradójicamente también a los menos hábiles, ya que así, tampoco precisan de incentivos para progresar, para superarse. Después de todo, algún Mesías, se ocupará de darles lo que no son capaces de conseguir por si mismos. Pero en este caso, con el agravante de tratarlos indignamente como verdaderos incompetentes e inútiles, rebajándolos a la deshonrosa categoría de mendicantes de favores. Debilitan así su desgastada autoestima para condenarlos eternamente a la frágil e indecorosa posición de parásitos sociales, esos que a partir de ahora dependerán exclusivamente de la dádiva clientelista del mandamás de turno. Eso ocurrirá, claro está, cuando el poderoso decida otorgarle esa limosna. Antes se ocupará de esquilmar a algunos, esos que producen y generan riqueza a su alrededor, para poder concretar su generosa acción popular.

Ese mecanismo, que aparentemente goza de una impunidad sin igual en el planeta, parece haber venido para quedarse. Se trata de prácticas que celebran políticos y votantes al unísono. Diera la sensación, que cierto sector de la humanidad está dispuesto a bajar los brazos definitivamente, para vivir de lo que otros generen, para dejarse humillar por los que se han empeñado en demostrarle su demostrada incapacidad, como una fotografía estática de ese presente inmutable e inmodificable.

Ellos, no parecen estar listos para dar la batalla, ese difícil pero imprescindible desafío para recuperar la fe, de iniciar la búsqueda de su propia felicidad e intentarlo en la satisfacción de identificar sus arraigadas y desconocidas fortalezas, esas que todo ser humano tiene, ese don preciado que hemos recibido cada uno de nosotros en forma particular, individual e indelegable, ese atributo magnífico que nos hace esencialmente diferentes y por ello únicos e inimitables. Extraordinariamente distintos. Fantásticamente desiguales.

Ninguna ley funcionará como los políticos y muchos ingenuos ciudadanos suponen. Las normas podrán saquear a unos para regalar a otros, pero no crearán talento allí donde este está ausente o simplemente dormido. Tampoco generarán creatividad, en ese espacio en el que ellos mismos se ocuparon de apagar la voluntad.

Esos atributos, la creatividad, el talento, la perseverancia, el esfuerzo, la capacidad, el esmero, no son solo cuestiones innatas, las más de ellas se desarrollan y se logran solo cuando se atraviesan momentos difíciles, verdaderas crisis, situaciones que requieren de retos frente a los escollos que nos propone siempre el presente.

La innumerable lista de invenciones de la historia humana, esa nómina inagotable que nos hace la especie que mas se ha desarrollado como tal, proviene de los mejores. Son ellos y no otros, los que sentaron las bases del progreso.

Si eliminamos las diferencias, si seguimos venerando la homogeneidad, estaremos condenándonos a pedirle a los que se destacan, a que ya no lo hagan y a los peores, a despreocuparse por la ausencia de habilidades, pues algún político, apoyado por la inmensa mayoría de ciudadanos, pondrá las cosas en su lugar.

Evidentemente, la humanidad ha comprado esta falsa ilusión de que la igualdad es un objetivo en si mismo. La fantasía de la igualdad parece estar apoderándose de nosotros sin resistencia alguna y con una tácita aprobación cívica que explica el discurso de los políticos, que es solo una mera consecuencia y no su verdadera causa.

Alberto Medina Méndez
www.albertomedinamendez.com

PUBLICADO EN EL DIARIO EPOCA DE CORRIENTES ARGENTINA, EL MIERCOLES 30 DE JUNIO DE 2010


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

44 comentarios en «La quimera de la igualdad»

  1. Pero Marcos, lo moral existe, tiene su origen y existe. El no inicio de la agresión.

    Me parece correcto. No sé de dónde de sacas que no puedo extralimitarme… eso ya no es lo básico, lo mínimo, que permita la convivencia. ¿De dónde sale tal justificación? Yo tengo muy claro que el que alguien sepa fehacientemente que quien me la hace la paga, mas allá de consideraciones como la respuesta proporcionada… me va a evitar a mi en muchas ocasiones tener que ir hacia ese más allá si el otro valora como más que .probable una mayor pérdida ante su agresión que el beneficio que pudiera lograr, A esto se le llama disuasión. Con lo cual, lo moral no es limitar la capacidad de defenderme, sólo es lo moral el defenderme.

    Dices: “El camino de prohibir lo inmoral, como puedes imaginar, nos lleva a una carrera sin fin (e injusta).”

    Y estoy de acuerdo.

    Pero yo no hablo de acuerdos de defensa mutua entre cuevas, países, sino que hablo de aquellas normas que hacen que dentro de la cueva reine la convivencia. Y entonces elaboramos variaciones del concepto básico.

    No robarás. Bien. Es la variante de no iniciar la agresión contra la persona en sus posesiones sabiendo que no son tus posesiones sino que son las de otro. En este caso, el alfeñique reclama restitución en su propio nombre y , supongo, la comunidad de la cueva, mediante la evolución del derecho, le apoya en sus demandas y coge al matón de los wuebs… le hace devolver lo robado y… ,aquí ya empezamos a ver variaciones, y si no lee a Rothbard, devolver el doble de lo robado. Cosa que en realidad me da igual, porque al final, el resultado del cómo establecer la restitución adecuada será consecuencia de las decisiones grupales, puesto que ya no estamos en una conducta básica de la moralidad sino en la aplicación práctica de la moral. La defensa y la realización efectiva de dicha moral.

    No matarás. Bien. Es la variante extrema del inicio de la agresión. ¿Quién reclama restitución dentro del pacto de defensa mutua que rige dentro de la caverna? El grupo puede aducir que nadie, puesto que nadie tiene autoridad para asumir la representación de otro. Pero veríamos que tal decisión significaría dejar en libertad al agresor al principio básico, fuente de la moral, sin castigo. Como tal cosa no es entendible porque haría fracasar el principio básico de convivencia, se puede pensar que puede reclamar restitución… los familiares. Es una posibilidad. Pero puede ocurrir que el sujeto fallecido, muerto, asesinado, el que antes estaba vivo y ahora no por la acción de otro, no tenga familia o que nadie de su familia esté dispuesto reclamar dicha restitución. Es mas, puede que el asesino sea un miembro de su familia más valorado que el fallecido.

    (Por cierto, podríamos hablar del porqué surge la familia y todo lo que ello conlleva, sería igualmente interesante)

    Si así fuera, volveríamos al caso anterior del fracaso del principio básico. ¿Quién entonces? Sólo nos queda el grupo. El grupo, en su caverna, toma para sí la defensa del derecho a la vida, fundamento, no lo olvides, de la razón de la existencia de dicho principio del NO INICIO DE LA AGRESIÓN.

    ¿Sí o no?

  2. No Marcos, es que cuando el comentario es largo, el sistema lo frena. para evitar el tema del Spam…

    De hecho a mi me falta uno por publicar hoy para Emilio anterior al tuyo…

  3. Hay 2 mensajes escritos. Uno para Emilio, y otro para Bastiat. Pero no salen aún.
    Ya me quejé al blogger, pero no tiene mucha voluntad con el tema…

  4. He ahí la clave Bastiat.

    No se aplica porque sea moral, sino porque es el mínimo que permite la convivencia.

    ■La confusión de la izquierda (su manipulación de masas) viene, muy resumido, de “ayudemos a los pobres”, y con esa bandera aparentemente legítima cometen sus barbaridades.

    ■La confusión de la derecha (que también existe; menos escandalosa, pero existe) viene de creer que el ‘no robarás’ o el ‘no violarás’ está prohibido porque es inmoral.

    Efectivamente es inmoral, pero NO está prohibido por serlo, está prohibido porque INICIA LA AGRESIÓN.

    Hace mucho tiempo que (básicamente) la Iglesia impuso su moral a través de coerción. A través de Código Penal. Pero aunque venga de siglos la cosa, es incorrecto.

    ¿Es terrible eso que hizo? Pues no, tampoco, en absoluto. Pero distorsiona el concepto de Derecho (que ahora habrá que enderezar), y parece que tenemos que ponernos de acuerdo en qué es moral y qué no, cuando la moral es una cuestión personal; no tiene que ser unánime. El derecho a la vida (no robar, no matar, no violar,..) sí debe ser unánime en un grupo que desea convivir para el pacto de defensa mutua.

    El camino de prohibir lo inmoral, como puedes imaginar, nos lleva a una carrera sin fin (e injusta).

    Y para más cachondeo, lo de “el desconocimiento de la norma no exime de su cumplimiento”.

    Si la norma es un código penal de 10 páginas, con un “no matarás”, “no robarás” básicos, vale. Si la norma es como hoy, que la normativa total que rige a un ciudadano ocupa millones de folios, con continuos BOEs, es un disparate, amén de una amenazante sensación de vivir en un permanente quebranto de la ley, cuando el problema es que esa ley no es tal.

    —————

    Con el ejemplo de Van Bommell o sus compañeros de equipo de karate sobre hierba, pacto de mutua defensa. Como la OTAN.

    Malta, Dinamarca o Portugal son alfeñiques por sí solos. Pero si Rusia intenta invadir uno de ellos, vamos TODOS los de la OTAN a sacar a esos rojos de mierda (tenía que decirlo) de ahí.

    Eso sí, si a Portugal le entran delirios de grandeza y quiere invadir Marruecos, nadie le apoya, porque eso no es defensa, es ataque. Que se busque la vida.

    Lo mismo en las cuevas (que como siga la crisis no hará falta imaginarlo).

    A ti lo que haga el de la cueva de más allá te da igual. Hasta que necesite defenderse Y te solicite ayuda (existiendo previamente vuestro pacto de ayudaros). En ese caso iréis todos los del pacto, que normalmente serán todos los de las cuevas, y ganaréis la batalla al oso, al invasor, al holandés, o al socialista ladrón.

    Puedes no ir, pero ya sabes los 3 posibles desenlaces de incumplir el pacto.

  5. Marcos, en tu comentario haces unas cuantas afirmaciones… Respóndeme a algunas preguntas, por favor.

    Dices: “Pactos VOLUNTARIOS o alianzas estratégicas. ¿Para atacar? No. Para defendernos.”. En la historia de la humanidad, como le refiero a Emilio, se ha demostrado que hay alianzas estratégicas para defenderse…. pero también para el ataque… ¿Porqué supones que no habría esas asociaciones y que esas sean igualmente libres y voluntarias? ¿No estás ya presuponiendo un concepto moral?

    Si, ciertamente es así porque consideras como principio universal el de EL NO INICIO DE LA AGRESIÓN. Que en el fondo no es mas que una consideración moral, pero es una consideración moral y como tal exige un sistema que garantice la defensa de esa consideración moral incluidos los límites sobre los que la agresión ya si que es legítima, la proporcionalidad. Bueno. De moral hablamos, creo. ¿Pero en qué se basa dicho principio moral para que sea universalmente aceptado y que sea el fundamento de ese sistema que lo garantice, para que sustente toda la moral que defiendes?

    Por ejemplo, quien defiende al alfeñique que no ha sido capaz de defenderse del empujón de un matón de patio de colegio, un Van Bommell cualquiera, si aplicamos el principio ese que mas abajo expresas de que a cuenta de qué te tiene que importar lo que ocurra en la cueva de al lado? ¿Reducimos la sociedad liberal a compartimentos, a cuevas y a clanes?

    Si, ya lo sé. Soy muy preguntón.

  6. Primero Emilio.

    Mira Emilio, dices bien, ya que es un argumento que yo he usado, que la historia nos habla de la evolución de la humanidad desde las manadas hasta los estados complejos con superestructuras monstruosas y totalitarias, las socialistas, no olvidemos la URSS. Pero he de decirte que lo que comenta Marcos no es un proceso evolutivo sino hacer borrón y cuenta nueva y partir de la nada, de las asociaciones voluntarias para lograr dejar al Estado en la nada.

    Bien, como yo no puedo aceptar el concepto como tal no voy a defenderlo. Y no lo defiendo porque creo que elude no la historia, que ahí esta, sino que elude, al igual que tu, la naturaleza humana. Elude elementos del factor tiempo, elementos de las necesidades grupales, los efectos del grupo, las masas, y algo tan simple pero absolutamente real como la determinación del territorio y su dominio y el dominio del derecho que surge de la interacción humana.

    Bien, dicho esto, te he comentado que tu eludes el factor primordial de todo el asunto, la naturaleza humana. Y si el proceso evolutivo nos ha llevado a esos estados monstruos, los socialistas, ahora estamos viendo como se trata de reducir la presencia del mismo puesto que son insostenibles. De hecho, la única solución a la actual crisis pasa por reducir el peso del Estado y todas las administraciones posibles para que el gasto al que está sometido, y pagarlo significa poner mas y mas impuestos, se reduzca y que sea la sociedad civil quien asuma la gestión de mayores cotas de servicios que ahora mismo realiza. No olvides que en Grecia se va, incluso, a reducir el número de ayuntamientos…. No digo ná.

    Y ignoras la naturaleza humana porque tratar de establecer “los controles suficientes” ya ignora el hecho de que actualmente ya hay y han habido controles mas que suficientes, y estamos en la situación en la que estamos… porque ¿quien controla al controlador? Ese es el problema. NO, la democracia no vale porque en democracia no elegimos sobre proyectos concretos sino que les damos a unos cuantos poder para actuar sin a penas oposición, y eliminar la posibilidad de mayorías absolutas exige la negociación entre los mismos perros con distintos collares. Y como muestra de ésto no tienes nada mas que pensar un poco razonadamente como el inefable y jaleado Alfonso Guerra presumía de haber enterrado a Montesquieu. ¿El pueblo español lo castigó por ello? ¿No vienen de ahí muchos de los problemas que tenemos actualmente de corrupción y interpretaciones al gusto de la propia Constitución, en el momento en el que son los mismos políticos los que eligen a los jueces que les tienen que juzgar?

    Pero además pides que haya más y mejor sanidad y educación pública. ¿Porqué presupones que podrá haber una buena educación y una buena sanidad pública? ¿Qué controles pondrías para que eso ocurriera? ¿No sería igualmente el mismo problema que el de la Justicia?

    Mira, la principal manera para conseguir eso ya lo hace mucho más eficientemente, como se ha demostrado desde la historia de la humanidad, el mercado. Evolutivamente mucho más eficiente que el control por parte del Estado puesto que al no poder elegir ni que se impongan los controladores, sino que cada uno, cada individuo eligiendo libremente, logra satisfacer sus necesidades eligiendo a aquellos que lo hace de la mejor manera. Por tanto, para tener buena educación y buena sanidad o se introduce mas y mas mercado o, simplemente, como se ha demostrado, la cosa no funciona…

    Por cierto, tengo una ligera decepción puesto que no has comentado nada a mi anterior comentario.

    ¡Qué se le va a hacer!

  7. @Iracundo

    La realidad es que tú, en persona, no debatirías empleando los mismos términos y expresiones que empleas aquí, por Internet.
    Yo sí.

    Tú modulas tu discurso según el tipo de daño que puedes recibir como reacción, no según el respeto que merece cualquiera como tal.

    Tú eres de esos, siempre demasiados, que si hablan personalmente con un tipo de 30 Kg. más, todo es amabilidad y comprensión, hasta el bochorno. Y si hablan con un tipo de 30 Kg. menos, desprecio y falta de respeto, hasta la indignación.

    Yo no.
    Yo, sin ser obviamente suicida, defenderé con las mismas razones y EL MISMO LENGUAJE mis argumentos, tanto si el tipo de delante pesa 30 Kg. más como si los pesa de menos. Le trataré como a una persona, porque es el respeto normal que merece por serlo, no por la amenaza que suponga o no.

    Lo mismo en Internet. No creo que haya nada que escriba aquí que no dijera en persona EXACTAMENTE IGUAL. Simplemente porque no cambio el chip del respeto (el que corresponda) al otro, por el hecho de que esté a varios Km.

    Yo no respeto por miedo. Respeto porque las personas son respetables, al menos en principio. Por el pacto tácito universal de respeto mutuo.

    Tú no.
    Para ti el respeto es algo que no va contigo. Un incómodo lastre.
    Si en persona te tropiezas con un chaval de 14 años que pesa 40 Kgs., le hablas como si escupieras a la pared.
    Y si aparece su primo de 120 Kgs., te vuelves “respetuoso” hasta empalagar.

    ———–

    Eres de UPyD, ¿verdad?

    Muy bien. Es bueno saber de qué se compone ese partido.

    No te preocupes que ascenderás en él, allá en Galicia. La izquierda funciona sin cuestionar al líder (ni se te ocurra discutir a R10). Incorporarse profundamente el pensamiento único del partido (también llamado doctrina o fe), y un poco de tiempo y paciencia.

    ¿Haciendo tus prácticas dialécticas en foros políticos suficientemente concurridos como éste, para ir haciendo fibra?

    Me da igual la práctica oratoria que llegues a tener.
    La realidad de lo que defiendes, izquierdismo, es una aberración, una inmoralidad, y sólo se adscriben a eso tipos ingenuos engatusados de mala manera o, peor aún, tipos de moral difusa. Como tú.

    Estás es un barco que se hunde. Simplemente te has puesto en el extremo que más arriba está.

  8. @Emilio:

    1)
    Esa ‘evolución’ de la que hablas también nos ha llevado al socialismo y al nazismo.

    2)
    A mí me parece estupendo que la sanidad sea pública. Pero no me obligues por la fuerza a costeártela.
    Haz lo que quieras, pero no me invadas.

  9. Para Emilio: No hay tal cosa como “igualdad de oportunidades”, por que, precisamente, se trata de “oportunidades” que los diferentes aprovecharán de manera diferente (valga la redundancia). Veamos, lo que en realidad quieren los que profesan la “igualdad de oportunidades”, es -en realidad- un trato desigual a quienes son más aptos o más se esfuerzan en lograr algo. Igualdad significa “todos en la misma línea de partida y bajo las mismas reglas”

  10. Marcos, olvidas una cosa. Eso que propones, lo del neolítico, los pactos la aparición del derecho… es justamente lo que pasó. Pero tu te quedas en hace 5000 años y la historia te puede contar como siguió. Esa evolución nos ha llevado a hoy.

    Mi planteamiento, es sencillo. Una situación como la actual pero con los controles suficientes como para evitar la corrupción y el apoltronamiento. En todos los ámbitos. ¿como?, de entrada impidiendo las mayorías absolutas y prohibiendo los pactos de legislatura. El que proponga una ley, que convenza a los demás por que esta sea buena. Eso implicaría la inexistencia de la disciplina de voto.

    Por lo demás, fomentar, de verdad, la sanidad y la educación pública, con un buen control del gasto, etc, etc..

  11. No, en persona, con luz y taquígrafos, te pondría en ridículo. Porque la dialéctica de combate del rothbardismo animado de ayer y hoy no resiste la prueba ante auditorio. Ni siquiera resiste, si me apura, su lectura en voz alta: tan ridículo, extremista, totalitario y arrogante es.

  12. Te digo lo mismo que a otro imbécil en facebook:
    la arrogancia esa de “con el tiempo Ud. comprenderá” o “un ejemplo que Ud. pueda entender fácilmente” sólo se la puede permitir un pringado por internet.
    En persona desde luego no hablarías así.

  13. Otro cachorro para el IJDM… Con el tiempo usted comprenderá, Marcos, que en esto de la eclosión hay escalas y quien aquí escribe bajo el nick “Bastiat” pertenece a esa tribu que dice: “No nos merecemos ser ancaps”. Algo así como los siervos humanos de vampiro en Blade, por darle un ejemplo que usted pueda entender fácilmente: ya que le gustan los excesos.

  14. Sí, sí. Si yo andaba por aquí. Simplemente que al furibundo ni le contesto.

    Por mí lo de debatir con argumentos, perfecto.

    El liberalismo, o la libertad de las personas, es muy sencillo:

    Hay que olvidarse de todo este tinglado que está montado ahora mismo. Hay que retrotraerse a un estado naturaleza.

    ¿Problema de la naturaleza? La ley del más fuerte.
    Eso nos garantiza que jamás cultivaremos ni habrá ganadería, porque vendrá el más fuerte y nos la robará.

    ¿Solución?
    Pactos VOLUNTARIOS o alianzas estratégicas. ¿Para atacar? No. Para defendernos.

    Y ahí puede arrancar la civilización. Esos son los primeros poblados espontáneos del neolítico, recién desarrollada la primera agricultura.

    Ahora todo va estupendamente, le hemos ganado la guerra a la ley natural del más fuerte… pero aparece otro problema:
    Como tenemos que convivir (digamos, forzosamente) por interés de autodefensa, esta convivencia provoca roces.

    Hay varias escuelas en Derecho, que explican el origen del mismo. Una de ellas dice que en el momento que existe relación, existe conflicto y, por tanto, debe nacer el Derecho.

    Si yo discuto con alguien, lo normal sería irme. Pero si el alguien y yo nos necesitamos para defendernos mutuamente, a nosotros y nuestras despensas de grano, huertas y todo eso, pues me costará más irme.

    ¿Solución a esto?
    Unas líneas básicas de convivencia a no cruzar por nadie. Líneas universales.
    ¡Ojo!, que no son cuestión de mayorías. Son UNIVERSALES. Unánimes. Nuevamente tiene que haber un libre pacto de adhesión.

    ¿Cuáles son?
    Simplemente el principio de NO INICIO DE LA AGRESIÓN.
    No puedo matarte, ni pegarte, ni secuestrarte, ni amenazarte, ni violarte (ni ganas), ni robarte.
    Eso sí, si alguien inicia alguna de éstas, entonces yo ya NO inicio la agresión, y podría defenderme, de forma proporcional (por un insulto no voy a pegar un tiro a alguien).

    Ésa es la única ley.

    Y ésas son las únicas normas por tanto que pueden devengar consecuencias penales, para ponerse límites entre ellos los miembros de una comunidad que libremente han decidido coexistir.

    Son para la convivencia, y para evitar las represalias y, por tanto, la degeneración en luchas entre clanes. Así de simple.

    ¿Qué pinta en medio de todo esto el “no puedes interrumpir tu embarazo”?
    Si es algo que no sólo no te agrede, sino que ni siquiera deberías saber que existe tal embarazo.

    Si tú quieres añadirle mística a un zigoto porque tú un día lo fuiste y te aterra la idea, prohíbe a tus hijos abortar, que es tu ámbito de soberanía. Atosiga a tu mujer. Y PREDICA a tus vecinos, amigos o a quien quieras.

    Pero no intentes utilizar el Código Penal para, por la fuerza y la coerción, invadir la soberanía individual ajena.

    Si viviéramos en cuevas (y sitúate con el ejemplo no te salgas por la tangente), ¿qué te importa lo que pasa en la cueva más allá?
    Te vale con que exista un sistema que funciona y que te pueda garantizar que no te agredirán impunemente.

    Y el Código Penal está para eso. No para, una vez organizada esa forma de fuerza y amenaza, llevar su función más allá e introducirte violentamente en la vida y costumbres del prójimo, acorde a la tradición católica que ha teñido dicho Código durante siglos, con el no te drogues, no te prostituyas, no abortes, etc.

    Incluso en EEUU, si uno de 19 se tira a una de 17, es un abuso sexual. Y la tontería no puede ser mayor. Si una mujer quiere, quiere; y se acabó. Tanta barrera mística estúpida con el número 18, cuando ya con 14 muchas tienen más ganas de jaleo que sus padres.

    Como el caso de la menor de 14, en Villegas (Argentina), con 3 hombres de veintitantos. Y les condenan. Pues no, hombre, no. Ella era ninfómana (de verdad) y hubo un mutuo acuerdo de todos. Están violando el derecho a la vida de esas personas condenadas.

    ¿A ti eso que hicieron te agrede? No. Pues NO EXISTE CONFLICTO.

  15. Marcos, majo a ti te contesto porque al otro señor no merece la pena… ya lo irás viendo con el tiempo. Al final te acabará insultando.

    El hecho de que me llames neo liberal o liberal conservador demuestra que tienes por delante un poco de evolución y dices cosas más propias de la juventud que, como dice el dicho, es una enfermedad que se cura con el tiempo.

    En ningún momento me he negado a argumentar y sobre el tema clave al que te refieres, el aborto, no veo yo que hayas rebatido mis argumentos, absolutamente liberales, alejado de una teoría de la libertad, para nada liberal según mis propios criterios, que defiende la libertad absoluta incluyendo en esa libertad la libertad de matar a quien nada te ha hecho, es decir, que para nada ni tan siquiera se puede argumentar la defensa propia.

    Pero bien, si te parece hablamos de ello… otra vez.

    Respecto a la nación o la patria… igual. No te creas, tengo una teoría muy chula que espero con ansia el poder contrastarla contigo porque si algo argumento yo en contra del anarquismo es que en el momento en el que se estableciera la Ancapía… esta desaparecería…

    Pero para poder llegar a alguna tesis final… hay que debatir.

    Yo estoy dispuesto… ¿Y tu? ¿Tu liberalismo verdadero de verdad verdadera te lleva a aceptar el reto del debate sobre este y otros asuntos?

  16. Y ahora disparatando sobre alianzas y otras hierbas un tipo que utiliza como criterio para diferenciar conservadurismo de liberalismo nada menos que conceptos anarquistas. A veces uno se pregunta qué clase de Historia aprende la gente en el colegio o por qué tendrán tanto éxito las novelas de templarios y cálices…

  17. Aquí lo que sucede es que hay mucho auto-denominado liberal, que realmente es lo que se llama neo-liberal.

    El neo-liberal y el liberal son casi como la noche y el día.

    El neo-liberal es, efectivamente, un conservador que defiende una economía libre CASI 100% (no deja de desear algo de impuestos), y también acepta, fruto de la formación y el conocimiento técnico, algunas libertades que antes no hubiera aceptado, como la legalización de drogas o de la prostitución, o cosas así.

    Sin embargo no aceptará la libertad ajena para abortar. Por ejemplo. Es un baremo que yo utilizo para distinguir fácilmente entre liberal, o neo-liberal.

    Un neo-liberal (conservador) sigue empleando conceptos como nación o patria para, desde lo colectivo, imponerle al individuo por encima de sus libertades.
    Un liberal no.

    Sin embargo la izquierda es toda, desde el primer milímetro, ilegal e inmoral.

    Se observa que en esta era en la que Europa está aún en una trampa socialista, liberales y neo-liberales se alían casi espontáneamente.
    Eso sucede ahora, porque hay un enemigo común. Un auténtico mal de la sociedad contra el que luchar.

    A medida que las fes izquierdistas y creencias místicas de tipo socialista remitieran en la población, los liberales y los neo-liberales no volverían a aliarse, porque no tendrían ya nada que ver.

  18. En realidad lo que es “intrínsecamente totalitario” es este dogmatismo cerrado e intolerante que, apenas sin esconder los crucifijos o los artilugios del magufo, algunos han dado en llamar “liberalismo” por estos lares. Un fraude que se deja en evidencia al dejarse aquí bien claro que lo que existe es un antiizquierdismo sin concesiones, altamente militante, que considera desechados argumentos e ideas mentándole al personal a su santa madre. No es liberalismo ni de andar por casa, es un puro ultraconservadurismo con maquillaje de fulana (por lo vistoso que quiere resultar y lo plano que es al final). Al mismo tiempo, esgrimir contra quien se considere socialista (yo no lo soy) los argumentos que se esgrimirían contra el estalinismo es demencial.

  19. Hombre, Emilio, no creo que seas un ignorante, pero lo que no me cabe duda es que en el momento en el que te declaras socialista, te sientes incluso orgulloso de ello, lo haces o bien abrazando la historia del socialismo o ignorándola. Ignorando el carácter intrínseco del socialismo que es su naturaleza totalitaria.
    El Socialismo es, intrínsecamente, una ideología totalitaria.
    Y me explico.
    La razón fundamental del ideario socialista es la igualdad, otra cosa es que lo consigan, que en ningún lugar donde se ha establecido el socialismo real ni se ha conseguido la igualdad ni se ha conseguido crear la riqueza suficiente como para mantener a sus “iguales”, unos más que otros, dentro de tal manera que produzcan para dicha sociedad, y se hayan largado buscando más libertad y más respeto por la propiedad privada y personal que garantice el fruto del trabajo y el mérito y que no lo confisque el Estado. Porque eso forma parte de la naturaleza humana. Querer cambiar eso sólo puede hacerse desde proposiciones totalitarias.
    En este párrafo recalco dos ideas, la igualdad real sólo podría conseguirse gracias a la confiscación a los mejores de parte del fruto de sus méritos para dárselo a aquellos que no hacen los esfuerzos necesarios para conseguir mejorar su situación. ¿Esa confiscación no se hace desde un punto de vista totalitario al establecer el cómo, el cuánto y el a quién desde el poder del Estado en vez de la libertad individual imbuida de un sentido solidario?
    Toda persona, al ser dueño de su destino, del fruto de su trabajo, tiene la posibilidad de avanzar por el camino que él elija. En el momento en el que el Estado establezca cual es el camino correcto está limitando, de hecho, las posibilidades y las capacidades tanto del niño a educar como de los padres a elegir el cómo educar a sus niños. ¿Qué grado de totalitarismo nos podemos encontrar en el momento en el que la decisión del cómo educar, del quien educar o sobre el qué educar corresponde al poder establecido?
    Pero además, la perversión que alcanza ese ideario igualitarista, acertadamente reflejado en el artículo de Alberto Medina, al desvincular el mérito del fruto del mérito, los individuos acaban cayendo en la abulia y en la desidia, unos porque sus esfuerzos no repercuten en su beneficio, y otros porque no tienen necesidad para esforzarse para lograr lo mínimo que ya le garantiza, al menos en teoría, que en la realidad ya sabemos que no es así, el paternal e igualitario estado socialista.
    Lo paternal, y este es el mayor peligro del socialismo, acaba por hacer que el ciudadano le exija al estado soluciones que el estado no le puede dar, puesto que el Estado no crea riqueza, la crean los ciudadanos, el estado no crea infraestructuras, la crean los ciudadanos que con sus esfuerzos logran pagarlas, el estado no crea arte, la crean los individuos que se afanan por ser mejores y ese afán se incentiva por la obtención tanto del reconocimiento del mérito como del beneficio de su producción… Son los individuos y no la expoliación por parte del Estado.

  20. Que manía tenéis con apropiaros del término, que no del concepto, de libertad. Os parecéis a la iglesia católica con la familia. ¡Ni que no existiera la familia en otros lares y épocas!

    El socialismo, algo que si me considero (que no del PSOE) es algo mas que lo que se escribió hace mas de 100 años. La idea ha evolucionado igual que otras tantas. Claro que para menospreciar siempre se recurre a los mismo. No se me ocurre como debe ser alguien que relacionar el concepto de igualdad con Pol-Pot. Claro, que le yendo el axioma que citas…

    Dejame que te haga una pregunta, va por Marcos, ¿quien debe poner esas normas fantásticas en África para que sea el nuevo mundo? ¿Un iluminado de los que considera que el siglo XIX en USA fue el paradigma de lo bien hecho,con unas compañías expansionistas y acaparadoras de los recursos de los demás países y con la esclavitud como fuente de mano de obra?

    ¿y que le ocurrió a esos fantásticos Estados por Unir? ¿Llegó un gurú con poderes sobrenaturales y los convenció a todos o es que las cosas no funcionaban tan bien?

    Siempre me he preguntado una cosa. ¿como es que nadie consigue implantar en ninguna parte ese paraíso liberal?

    Ya se que son muchas preguntas, es que soy un socialista ignorante.

  21. Al tanto con la nueva moda, señores: ahora NADIE es socialista.

    ¿Qué coño serán entonces?

    A ver con qué nueva palabreja se nos descuelgan en los próximos años. Son como Herri Batasuna; cuando gastan una marca, se inventan otra para refrescar la imagen, pero ellos son exactamente los mismos haciendo lo mismo.

    Socialista es cualquier tipo que entiende que NO eres libre y, por tanto, que tiene algún derecho sobre el fruto de tu trabajo, así como de tus ahorros acumulados con los años.
    Es un tipo que considera que si trabajas más o tienes más talento, robarte es legal y “justicia social”.

    Es un tipo que no se da cuenta que el socialismo es una secta, ni ahondará mucho en esa investigación porque obviamente a nadie le gusta saberse captado por una secta.

  22. ¿El liberalismo es ciencia? ¿Y osa usted decir que no es ni sectario ni profeta? ¿Y dónde queda entonces lo de la fatal arrogancia?

    El que está de spiquiátrico es usted, que es evidente que tiene muy pocas lecturas, todas en una misma línea, y una prensa por cerebro. No en vano no sé de dónde saca que yo sea socialista. ¡Ah! Sí… Será que es socialista todo el que no comulgue con los dogmas de algún librito de Rothbard y similares. Un dechado de liberalismo.

  23. ¿”Extremadamente sectario” dices?
    ¿Las personas luchando por su libertad te parece una secta?
    ¿Tú precisamente, un socialista?
    El mundo al revés…

    Lo que dices de Hayek, aparte de ridículo y erróneo, es irrelevante.
    El liberalismo no es una fe o una secta internacional como el socialismo. Por tanto, no se basa en 1 libro que sigue como biblia, un pseudo-profeta (Marx), media docena de apóstoles genocidas (Mao, Stalin, Che Guevara, Fidel, las FARC, Pol Pot,…), la conducción a fin autodestructivo de sus acólitos, y la negación sistemática de la evidencia.

    El liberalismo es ciencia. Por tanto está en MILES de libros, de otros tantos autores.
    Personalmente a Hayek (Premio Nobel de Economía) le he leído poco. Pero lo poco ha sido simplemente excelente.

    Decir “No se puede aceptar la tesis principal de “Camino de Servidumbre” de Hayek a la vista de la Historia” es poco menos que de psiquiátrico (si es que no escribes desde ahí).
    Basta sustituir en esa frase ‘camino de servidumbre’ por ‘la tierra es redonda’ y se ve más fácil.

    Ya conoces el axioma:

    -Buena persona
    -Inteligente
    -Socialista
    Ninguna persona puede tener las 3 características a la vez.

    Se puede tener sólo una, eso sí.

    Tú eres socialista. Me pregunto, ¿cuál de las otras 2 te faltan? (si no las 2)

  24. Sus “razones” son panfletarias y extremadamente sectarias. Los conceptos no se imponen automática o “naturalmente”. La situación en lugares como África representan la ausencia de capitalismo, sí, pero no que allí los Estados sean muy fuertes o “totalitarios”. Más bien al contrario: no existe, ni puede existir incluso, capitalismo en buena parte de África porque los Estados son muy débiles y arbitrarios. Allí donde el Estado no está dividido por el tribalismo y otros condicionantes se pueden ver políticas más positivas. Sin embargo no se trata de aplicar una agenda de “capitalismo extremo”, se trata de establecer un ORDEN. Sin orden no se puede construir nada ni en puridad es aplicable teoría de crecimiento económico alguna (esas teorías, precisamente, no pueden entender por qué África no se desarrolla).

    Toda sociedad de tipo tradicional, por así llamarla, contiene normas y comportamientos que lastran el desarrollo. La forma de enfrentar esos malos usos no puede ser otra que la política y, llegado el momento, la imposición. El resto son fantasias del tipo marxista: “cuando haya libertad todo irá como la seda”. No hay fórmulas mágicas y, desde luego, una política de “reducción del Estado” en un país africano no equivaldría a la desaparición de las restricciones al comercio o la propiedad sino su multiplicación: ya sea por la guerra civil subsiguiente o por la toma definitiva del poder por parte de las “autoridades informales” o tribales. El llamado “Derecho Natural” en África es, globalmente, la barbarie islamizada.

    Por otro lado es de sobra conocido que el modelo de desarrollo que siguieron inicialmente los Estados Unidos respondió a dos vertientes: una industrial en el Norte y otra agrícola en el Sur. Las leyes de los estados de una y otra zona reflejaron esas diferencias y en el Sur existían grandes terratenientes mientras que en el populoso Norte no. A esto se refiere, como he dicho, Tocqueville en “Democracia en América”: donde alaba la decisión de los legisladores del Norte de Estados Unidos de restringir en sus leyes civiles la libre disposición de los bienes sucesorios con el fin de evitar los latifundios y sus consecuencias políticas.

    Además, si se piensa que el porcentaje del gasto ligado al Estado sobre la renta nacional da testimonio del grado de despotismo de ese Estado o de la naturaleza tiránica o democrática del mismo… partimos de una base muy diferente. No se puede aceptar la tesis principal de “Camino de Servidumbre” de Hayek a la vista de la Historia. No sólo crecientes influencias del Estado sobre la economía no equivalieron a la conversión de los Estados modernos en dictaduras de corte totalitario sino que cuando esas influencias se mostraron particularmente ruinosas o excesivas hubo pasos hacia atrás. Bien podría ser que un Estado que controla relativamente poco monto de la renta nacional de su país tenga una naturaleza arbitraria y dictatorial. Pero eso obliga a hablar de política, claro, y dejar de lado todas esas profecías y palabrería sectaria que se destila por aquí.

  25. Por cierto, lo de EEUU no puede estar más desatinado.

    El desarrollo de EEUU se debió a su liberalismo extremo durante el s.XIX, con uno minarquismo en el que el EStado era sólo el 3% de la actividad, no como el 35% de ahora, o el 50% de Europa ahora.

    La tierra allí ni es ni fue ningún problema. Está tirada de precio. No entiendo qué pintan los latifundios. Eso es un tema europeo.

    ———

    Intentar entender las integrales cuando no se sabe multiplicar, es un espectáculo bochornoso.

    Lo mismo os pasa a muchos que intentáis razonar en términos macro y microeconómicos sin tener una formación en esa especialidad.

    No se entiende.

    ¿Cómo te lanzas a decir la pachotada de los mayorazgos en EEUU y te quedas tan ancho?
    ¿Le diagnosticas a tu abuela enfermedades con la misma arbitrariedad?

  26. @Iracundo

    No sé si te crees lo que has puesto, o evangelizas un timo a sabiendas. Te concedo el beneficio de la duda y me inclino por lo 1º.

    La propiedad privada y su garantía y protección es básica para el desarrollo.
    De hecho, el capital, que son ahorros, que se utilizan para comprar máquinas… no existiría sin garantías férreas a la propiedad privada.
    Ése es el problema de África, que ya describí en un artículo: http://wp.me/pHUU8-oJ

    En España hubo un problema con las llamadas “amortizaciones”, que era una ley artificial (intervención nuevamente del Estado; de la fuerza) que provocaba la acumulación de tierras en manos de la Iglesia básicamente, sin posibilidad de retroceder esa situación.

    Así, cuando con la Ilustración llegaron las desamortizaciones (como las de Mendizábal), que fue más o menos desposeer a la Iglesia de esas cantidades enormes de tierras, se generó prosperidad. Porque estaban en manos muertas.

    Salvo un caso así, que no es más que retroceder una anomalía previa, sin propiedad privada no hay desarrollo.

    Hay países como Etiopía, en los que TODA la tierra prácticamente es del Estado. El gobierno, al agricultor, “le deja estar”. Lo típico de estos regímenes de la izquierda de la dimensión esquizofrenia.

    ¿Resultado? El agricultor dice “que le den por culo a la tierra y a su padre”. Y así va el país.
    Cultiva lo justo para él, desmotivado, no ahorra, no invierte, no investiga, no experimenta, no planifica, no existe por tanto futuro… no hay progreso.

    Encima cuando les mandamos ayuda para allá les hacemos una faena económica que por brevedad no me extiendo en comentar.

    La solución a la pobreza del mundo NO ES la que te dice CNN+, cuatro, La Sexta, Noam Chomsky, ZP, Felipe Glez., Obama, Marx, Lenin, Michael Moore,…

    Es el máximo capitalismo.

    La distinta distribución de la riqueza en el mundo se debe a la distinta distribución del capitalismo en el mundo.

    Dejad ya de arruinar a poblaciones enteras. Secta

  27. La igualdad es un objetivo inexcusable del liberalismo. Una igualdad que no se puede detener en consideraciones exclusivamente formales porque la formalidad está influenciada, o negada, por la realidad del Derecho. Tocqueville ensalzaba a la democracia norteamericana por haber desterrado de su Derecho los mayorazgos y los latifundios en la mayor parte del país: profetizando además un conflicto con el Sur latifundista. La restricción del derecho sucesorio y de las obligaciones, en consecuencia, de dividir la propiedad entre más en lugar de concentrarla en menos manos fue del todo capital a la hora de establecer un espíritu democrático en los Estados Unidos.

    Claro que todo lo anterior será fácilmente despreciado por quienes, claro, desprecian a la democracia como una forma de socialismo. Un punto de vista tan radical como inoperante.

  28. Pues sí, soy el autor, y puedes atribuirme la autoría. No es que me llame realmente Ricky Mango, como te puedes imaginar, pero prometo no decir nada a la SGAE, no sea que te pongan un espía para ver si silbas en la ducha.

  29. Casi me meo con el principio de arquímedes español.
    Lo voy a poner como cita célebre en mi blog. Salvo que me indiques lo contrario entiendo que eres el autor.
    Saludos

  30. Las consignas políticamente correctas han terminado implantando en España un comunismo sociológico, espectro probablemente de los ya casposos progres de mayo del 68 (y no digamos ya de los marxistas de Karl, que aún quedan). En parte, ha sido un fenómeno europeo, reflejo probablemente del sentimiento de culpa (síndrome de Estocolmo) que generó la URSS. En parte, se ha debido al inexorable principio de Arquímedes español: los mediocres experimentan un empuje hacia arriba igual al volumen de inteligencia que desalojan. No tiene arreglo. Las sociedades tribales, como en Africa, no entienden de elevadas miras. Y el frenético consumismo antifranquista de los últimos 20 años ha creado toda una generación de jóvenes mentalmente minusválidos que pronto llegarán al poder. Argentina no está tan lejos como uno pudiera pensar mirando el mapa.

  31. @Emilio

    El problema es que confundes INDIVIDUALISMO con aislamiento.

    Individualismo es la doctrina que defiende los derechos del individuo por encima de cualquier colectivo. Es decir, no justifica que una turba pueda desposeer a un individuo de determinados derechos.

    Colectivismo es una corriente de pensamiento transversal a muchas de las principales ideologías políticas tanto de derechas como de izquierdas, tanto nacionalistas como españolistas y tanto laicas como de inspiración religiosa. Consiste en el enaltecimiento de nociones abstractas como la “patria”, el “pueblo”, la “nación”, la “clase social”, el “bien común”, el “interés general” o incluso la sociedad. Una vez idealizadas y convertida su defensa en poco menos que un deber moral, se utilizan como excusas para permitir que las masas, organizadas en Estado, invadan de mil maneras tu ámbito de soberanía personal, confisquen tus ingresos y propiedades y cercenen tus libertades. Miles de grupos organizados exigen del Estado intervenciones que vulneran tu libertad. (Vía | p-lib.es)

    Los individuos, libres y soberanos, por supuesto continuamente llegan a acuerdos, incluso acuerdos en grupo o colectivo. Pero son eso: ACUERDOS.

    Acuerdos libres para unir fuerzas y defenderse (la OTAN p.ej.).

    En los impuestos NO hay ningún libre acuerdo. Es una imposición por la fuerza. Una negación flagrante de tu derecho a tu vida. Simplemente ‘robar’, so pretextos metafísicos varios.

    —————

    Echarnos al monte, no.
    En el comercio internacional no existe ninguna autoridad superior que imponga, vigile, confisque. Internacionalmente, empresas y países intercambian libremente, a precios libres.

    Te recomiendo leer la historia del lápiz para salir de esa extraña hipocondria respecto de la libertad:
    http://wp.me/pHUU8-hb

    El capitalismo no implica en absoluto ir al monte a cultivar. Es como ahora, pero sin robar, y con infinita más prosperidad y actividad económica. No esta extraña parálisis y lentitud económica.

    La realidad natural económica del ser humano es ENORMEMENTE más dinámica. Todo el día haciendo cosas, inquietamente. Gente yendo de un sitio para otro con prisa, todos ocupados y enfrascados en sus asuntos.

    No es eso lo que ves ahora, ¿verdad? Ahora hay un extraño apelmazamiento universal del comportamiento de las personas. ¿Crees que eso es normal? Porque el ser humano no es así.

    ¿Has visto cómo se representa el monumento a las víctimas del socialismo?
    http://2.bp.blogspot.com/_IYFjKY9oBQw/RlM2vxr1DCI/AAAAAAAAEDY/1ya09edUERc/s400/monumento_victimas_comunismo_2.jpg
    Te da una idea

    ———————-

    Sobre lo de “las infraestructuras ya creadas” ni me explicaré.
    Lee algo de lo mucho ya escrito. Lo tienes a 2 clicks.

  32. Pues, con los griegos, pienso que toda comunidad donde hay desigualdades monstruosas de riqueza será necesariamente desdichada, violenta, despótica y “pobre” en todo sentido.
    Cierto grado de igualdad en la riqueza forma parte de la constitución natural de las sociedades prósperas, felices y libres.
    En la actualidad, se estima que más del 27% de la Renta mundial y más del 50% de patrimonio pertencen al 1-2% de la población.Y enormes secciones de la humanidad viven en el infierno, y vivirán sus hijos y nietos. Y, ciertamente, no es este un mundo próspero, libre feliz y pacífico.
    No se escapa de la igualdad tiránica impuesta por el déspota de turno para su beneficio cayendo en la desigualdad del tirano plutocrático.

  33. Hola de nuevo:

    ¿donde he dicho yo que la cooperación no sea consecuencia de la división del trabajo? Es evidente que sin diferencias no hay trabajo que repartir. A ti se te da mejor una cosa y a mi otra pues repartimos en función de las habilidades.

    No hablo de solidaridad, hablo de igualad de oportunidades. Por ejemplo, ¿crees que el esfuerzo tuyo es mayor que el de un minero de coltan del Congo o del de un recolector de guano de Perú? No crees que depende de algo mas que del esfuerzo. ¿No se merecen esas personas las mismas oportunidades que tu?

    Acerquemosló, quien crees que tiene mas oportunidades de que su esfuerzo le cunda en el futuro, ¿el hijo de un director de un banco de Madrid o el de un temporero de Badajoz? ¿que ha hecho el de Madrid para merecerse un colegio privado y un acceso a una Universidad privilegiada y unos padres que se preocupen? ¿que ha hecho el otro para no merecerlo?

    ¿no estáis de acuerdo en que en ambos casos la oportunidad de que el esfuerzo sea aprovechable es posterior a una situación determinante?

    El intentar evitar esto es a lo que yo me refiero, no a si darle mas subsidio a un minero de Manchester para que se lo gaste en pintas de Guines.

  34. Estoy totalmente de acuerdo con el post. Sólo veo un poco mejorables estas líneas:

    “Resulta deseable que todos juguemos bajo las mismas reglas. Se puede pretender cierta igualdad ante la ley, frente a los objetivos criterios que rigen la convivencia humana, pero solo eso, solo esa cuestión de rutina, que es casi una cuestión de sentido común.”

    La igualdad ante la ley es condición sine qua non en un sistema liberal, por pura lógica: Si la libertad es solo de unos cuantos, o en el caso límite, de uno solo (el tirano), no hay sociedad libre. Por tanto, se trata de algo más de que sea “deseable” una “cierta igualdad ante la ley”: es fundamental. El error es el paso hacia la igualdad de hecho.

    En cuanto al comentario de emilio, yerra totalmente: La cooperación es una consecuencia de la división del trabajo, no al revés, como bien vio Mises. Y no habría división del trabajo sin diferencias de habilidades, talentos, etc, es decir, sin desigualdad. Creo que emilio confunde igualdad con solidaridad, que son cosas distintas.

    Me permito hacer referencia a un reciente post mío sobre el tema:
    http://archipielagoduda.blogspot.com/2010/06/la-igualdad-contra-el-progreso.html

    Saludos,
    Carlos

  35. Hiel, ¿de que te sirvo de ejemplo? ¿por qué me atacas?

    Yo no he hablado de ricos ni de pobres. El trabajo no me asusta, y te aseguro que vivo de mi trabajo y que a mi nadie me regala, ni me ha regalado nada. En ese famoso mundo liberal del esfuerzo personal, seguramente podría tener mas, pero no todo trata de dinero.
    Lo que digo es que en mi caso, si mis padres hubieran sido de otra forma, lo que no tienen nada que ver conmigo, mi vida habría sido otra y yo no sería mas responsable que lo soy ahora, ni menos tampoco. Podría haberme esforzado mas y tener menos y viceversa, porque por mucho que sepas jugar, las cartas que se reparten son determinantes en el resultado de la partida.

  36. La igualdad a la que se tiende, en España, no es a la de oportunidades, salvo que dar oportunidades sea (por ejemplo) permitir a cualquiera el acceso a la universidad pública; o legislar de tal forma que un sexo se vea perjudicado en favor de otro. Eso se llama perversión.
    El “enfoque liberal que por aquí impera” es debido sobre todo a la lógica y a la sensatez de aquel que a base de mérito, esfuerzo y trabajo ha llegado quizá a donde quería llegar sabiendo que nada es gratis y a pesar de que muchas veces ese esfuerzo se ha visto difuminado por los que quieren vivir del “cooperativismo”. Pensar que el liberal es “rico” es típico de todo al que la palabra “trabajo” le asusta. Ejemplos de gente que de la nada a llegado a su objetivo (sea ser rico o tener una casa) hay por todas partes. Ejemplo de lo contrario, también. Gracias por servir de ejemplo, Emilio.
    Saludos.
    YO NO LE VOTÉ: ^^

  37. Estupendo comentario y totalmente realista. Se puede ver como aqui en Inglaterra un inmensa cantidad de gente vive a cuerpo de rey sin esforzarse lo mas minimo a costa de los que trabajan y por supuesto son bastante incultos y brutos y no intentan mejorar sino al contrario.

    Se puede ayudar al necesitado o al que no tiene lo necesario para estudiar pero solo lo minimo para que el mismo pueda salir del problema y nunca darle casa o un monton de ayudas a cambio de nada que solo generan dependencia.

    Al final esto de la igualdad es lo habitual del comunismo es decir igualdad de minimos es decir perjudicar al que sobresale y beneficiar al vago con lo que supone que al final ni le merece la pena trabajar al que sobresale con lo que al final todos estamos mucho peor.

  38. Un par de cosillas:

    La igualdad a que que se tiende es a la de oportunidades, no a la de talentos o color del pelo.
    Una gran idea, ya que parece que apuntas a los “grandes avances” no se tiene sin formación, y ya puede ser alguien un superdotado intelectual, que si no estudia física, por ejemplo, difícilmente podrá hallar el bosón de Higgs.
    Y para alcanzar ese nivel de conocimientos, hace falta que la mayor cantidad posible de personas tenga la opción en igualdad de condiciones de estudiar.

    Por otra parte, no es cierto que ese individualismo que mencionas sea el motor de la evolución humana. El hombre, no hoy sino hace 80.000 años, era un ser indefenso que gracias a la colaboración y al establecimiento de contratos sociales entre sus miembros, salio adelante gracias a un trabajo cooperativo. Por eso se cuida a los enfermos, se da de comer al que no puede cazar y se cuida de la prole, aunque no sea de uno mismo. La cooperación, la capacidad de establecer contratos sociales y la capacidad de detectar al infractor es lo que nos ha convertido en los que somos.

    Me llama la atención el enfoque liberal que por aquí impera de que cada uno debería echarse al monte y vivir exclusivamente de lo suyo. Y al que no rinda, que le den. Pero claro, quienes aquí lo proponen les gustaría hacerlo desde su posición actual, es decir, con sus conocimientos, en su casa y con todas las demás cosas que posee gracias a vivir en una sociedad occidental y con unas infraestructuras ya creadas. Vamos, cambiar las normas a las que mas le gustan, pero habiendo visto las cartas. Así cualquiera

Los comentarios están cerrados.