La pregunta del millón: qué buscan realmente estos climatólogos?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Phil JonesPhilJones_s, en situación de suspenso – un limbo académico o similar- de sus cargos como jefe del Climate Research Unit (CRU) debido  a su implicación en el asunto Climategate, dió una entrevista a la BBC. En ella encontramos una afirmación escandalosa:  preguntado si esta de acuerdo en que las fases de calentamiento de los años 1860 al 1880, de 1910 al 1940 y del 1975 al 1998  son prácticamente iguales, Phil Jones responde:

Los grados de calentamiento de los cuatro períodos (él hace referancia a un período más que va de  1957 hasta 2009) son similares y no muestran ninguna diferencia estadísticamente significante”

A qué viene entonces tanta excitación? Esto viene a decir que el clima se limita a hacer lo que siempre.  No había consenso científico sobre la excepcionalidad y el carácter antropogénico de lo observado a finales del siglo pasado?

Willis Eschenbach, un ingeniero que ocupa su tiempo libre en esto de la climatología, escribió en “Watts Up With That?” un interesantísimo artículo. Lo esencial:

Science is what we use to explain anomalies, to elucidate mysteries, to shed light on unexplained occurrences…Hundreds of thousands of hours of work, and billions of dollars, have been expended trying to explain the recent variations in the climate, particularly the global temperature. But in the rush to find an explanation, a very important question has been left unasked: Just exactly what unusual, unexpected temperature anomaly are we trying to explain?

The claim is made over and over that humans are having an effect on the climate. But where is the evidence that there is anything that even needs explanation? Where is the abnormal phenomenon? What is it that we are trying to make sense of, what is the unusual occurrence that requires a novel scientific explanation?

Ciencia es aquello que usamos para explicar anomalías, desvelar misterios, poner luz sobre fenómenos inexplicados … cientos de miles de horas de trabajo y billones de dólares ha sido gastados intentando explicar las variaciones recientes del clima, en particular las variaciones de temperatura. Pero en el afán de encontrar una explicación la cuestión verdaderamente importante ha permanecido sin respuesta: qué anomalía inesperada e inusual de la temperatura estamos intentando explicar?

Se amonesta una y otra vez que los humanos ejercen algún efecto sobre el clima. Pero, dónde está la evidencia de que existe algo que necesite explicación? Cuál es el fenómeno anormal? Qué es eso a lo que pretendemos dar un significado, cuál el fenómeno inusual que requiere una nueva explicación científica?

Las suyas son, en realidad, preguntas muy simples. Pero las preguntas simples suelen ser las únicas que llevan a la verdad.

Yo les dejo mi pregunta: qué buscan realmente estos climatólogos?


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

16 comentarios en «La pregunta del millón: qué buscan realmente estos climatólogos?»

  1. http://www.lavanguardia.es/lv24h2007/20080620/53485228801.html

    Por cierto, ahora que enlazo un blog de La Vanguardia que será de vuestro interés, y más si se tiene en cuenta la juventud del chico que lo escribe, me acuerdo de la editorial de ayer de este periódico. Cargando de una forma políticamente correcta contra el IPCC y el CRU, pero cargando. El mismo diario que hace tres meses sacó uno de sus especiales trimestrales temáticos basado en el Cambio climático. Sin lugar a dudas, hay cosas que están cambiando.. y en que poco tiempo, joder. 😉

  2. A muchos de estos les ha pasado como a Madox, que hacen un mal negocio y la única solución que se les ocurre es la huida hacia adelante.

    Con datos inconcluyentes, decidieron que indicaban un calentamiento global, vieron el entusiasmo que ello despertaba entre la tribu ecologista, calcularon que podían vivir de ese cuento, y a partir de ese momento se comprometieron sin posible marcha atrás. Cuando nuevos datos no confirmaron sus conclusiones, los destruyeron e insultaron a los que objetaban. Cada vez más desesperados, amenazaron a las revistas en las que osaban publicar artículos discrepantes. Con la complicidad de los movimientos ecologistas, antiglobalización y antitodo (los modernos luditas) se volvieron cada vez más violentos, fanáticos y excluyentes.

    Pero se puede engañar a todos durante algún tiempo o a algunos durante todo el tiempo, pero no a todos todo el tiempo, y la Realidad acaba por imponerse y barrer a los farsantes. Como hablar de Calentamiento Global con los temporales de frío que invaden Europa y Norte América resulta ridículo, ahora hablan de “Cambio Climático”, que vale para todo; para más calor, más frío, o ni lo uno ni lo otro. ¡Es decir, que no tienen ni idea del clima, que es por donde habrían debido empezar!

    Los errores iniciales fueron quizás disculpables aunque un poco insensatos y reflejo de una mala práctica científica (saltar a las conclusiones cuando los datos son aun insuficientes). Pero lo que ha venido después, la creación de una casta de calentólogos profesionales que viven de ello, con el apoyo de toda clase de vividores (Al Gore,…) y demagogos (pongan aquí los que prefieran), es una estafa no inocente ni disculpable.

    Muchos sinvergüenzas se han lucrado con el mercado de los derechos de emisión de CO2 industrial. Si se confirmara un enfriamiento, supongo que deberían devolver ese dinero, e invertirlo en estimular la emisión de CO2 industrial y de automoción para paliarlo, suponiendo que este CO2 sea un factor realmente influyente (últimamente empezaba a ser sustituido por el vapor de agua e incluso por las ventosidades de los rumiantes).

    No tienen vergüenza, pero hay que ver que partido han sabido sacarle a este negocio durante estos años.

  3. Vuelvo.

    Decía que me parece indecente, en línea con el último post que acabas de hacer Luis, y que yo ya lo que quiero es que haya público escarnio de esta gente que se ha intentado pitorrear de nosotros. Ahora sí hablo de mala praxis, fe y todo lo que se nos ocurra… La entrevista famosa que ha montado el pollo aquí, y el extracto completamente sabroso lo pongo a continuación:

    A – Do you agree that according to the global temperature record used by the IPCC, the rates of global warming from 1860-1880, 1910-1940 and 1975-1998 were identical?

    An initial point to make is that in the responses to these questions I’ve assumed that when you talk about the global temperature record, you mean the record that combines the estimates from land regions with those from the marine regions of the world. CRU produces the land component, with the Met Office Hadley Centre producing the marine component.

    Temperature data for the period 1860-1880 are more uncertain, because of sparser coverage, than for later periods in the 20th Century. The 1860-1880 period is also only 21 years in length. As for the two periods 1910-40 and 1975-1998 the warming rates are not statistically significantly different (see numbers below).

    I have also included the trend over the period 1975 to 2009, which has a very similar trend to the period 1975-1998.

    So, in answer to the question, the warming rates for all 4 periods are similar and not statistically significantly different from each other.

    Here are the trends and significances for each period:
    Period Length Trend Significance
    (Degrees C per decade)
    1860-1880 21 0.163 Yes
    1910-1940 31 0.15 Yes
    1975-1998 24 0.166 Yes
    1975-2009 35 0.161 Yes

  4. Supongo que habrá de todo. Incluso algunos serán honrados, un poco crédulos eso sí.

    Otros serán unos caraduras que han visto un método de trincar pasta.

    Y algunos más, un modo de que se hable de ellos y hacerse modestamente famosillos, cuando en circunstancias normales deberían estar atendiendo sus grises cátedras.

  5. Por cierto, hay un comentario mío que ha debido perderse en la disformidad… Si mañana no sale lo reposteo

  6. Ya en español Libertad Digital nos dice poco, pero algo es algo: “El científico investigado por el Climagate reconoce ahora que no hay consenso” en http://www.libertaddigital.com/ciencia/el-cientifico-investigado-por-el-climagate-reconoce-ahora-que-no-hay-consenso-1276384544/.
    Después de leído y releído me parece que Jones es un hombre de fe; de fe al estilo de los predicadores medievales y de la norteamérica en surgimiento y ya surgida; en elllos se dan todos los grados de fe en la importancia de su mensaje, de medio de vida cómoda y de anatema a quienes no están con ellos que no son más que herejes que no entienden el lenguaje de las escrituras (rectifico: “las” por “sus”); de ahí NO dejar leer las suyas.
    Saludos

  7. dinero… aunque eso lo hacemos todos
    poco trabajo para conseguirlo… eso también es común
    poder… eso sí que no lo buscamos todos

    ¿y a qué se puede renunciar para lograrlo?
    a la verdad…
    a la honradez…

    ¿y porqué digo esto? Porque no me creo que el esconder datos, amenazar a las revistas o los científicos contrarios, usar sólo los datos que desean y manipular los demás no sea hecho de forma absolutamente consciente.

    Aunque reconozco que habrá algunos que sean creyentes sinceros y que usen los datos de los demás creyendo que son ciertos y no manipulados… justamente esos son los pobres… también llamados “tontos útiles”

  8. Yo les dejo mi pregunta: qué buscan realmente estos climatólogos?

    Yo diría que básicamente un buen lugar bajo el sol. Y lo han cosnseguido, pero se les ha ido la mano. Y tampoco es que sean subnormales del todo. Es un calor excepcional porque la causa es excepcional: el CO2 antropogénico. Pero, claro, la causa era lo que había que demostrar, no lo de lo que había que partir. Sin embargo sabemos que el CO2 sí calienta. Sí, ¿pero cuanto? Etc.

Los comentarios están cerrados.