Sitel

Shares

bigbrother

La telepantalla recibía y transmitía simultáneamente. Cualquier sonido que hiciera Winston superior a un susurro, era captado por el aparato. Además, mientras permaneciera dentro del radio de visión de la placa de metal, podía ser visto a la vez que oído. Por supuesto, no había manera de saber si le contemplaban a uno en un momento dado. Lo único posible era figurarse la frecuencia y el plan que empleaba la Policía del Pensamiento para controlar un hilo privado. Incluso se concebía que los vigilaran a todos a la vez. Pero, desde luego, podían intervenir su línea de usted cada vez que se les antojara. Tenía usted que vivir —y en esto el hábito se convertía en un instinto— con la seguridad de que cualquier sonido emitido por usted sería registrado y escuchado por alguien y que, excepto en la oscuridad, todos sus movimientos serían observados.

George Orwell, 1984

Shares
Germanico

15 Respuestas a “Sitel”

  1. CONTROL INTERNET Y SITEL.

    Rafael del Barco Carreras

    6-01-10. El año se inicia mal, CUATRO MILLONES DE PARADOS y subiendo, al igual los impuestos encareciendo la simple subsistencia, más inestable el empleo… pero más inquietantes, si cabe, las noticias sobre la amenaza a la LIBERTAD. Se podría asegurar que cuanto más inestable se siente un RÉGIMEN más controlador se vuelve.
    En teoría y propaganda los controles nos benefician frente a delincuentes, pero no es menos cierto que el alto porcentaje de CORRUPTOS entre los controladores supone un riesgo tan elevado como la delincuencia. Se convierte pues, en principio indiscutible, que jamás puede otorgarse a siniestras oficinas o departamento alguno la capacidad de actuar directamente contra la LIBERTAD DE EXPRESIÓN, base de la más indispensable LIBERTAD.
    A mí, que he sufrido a personajes como Pascual Estevill, Piqué Vidal, Jiménez de Parga, Javier de la Rosa, o Narcís Serra, y sus “asociados”, todos obsesionados por EL ESPIONAJE, se me ponen los pelos de punta cuando leo la existencia del sofisticado e incontrolable SITEL, o esa obsesión del Gobierno por el tijeretazo en INTERNET.
    Tampoco entiendo bien la necesidad de una LEY, en total hacen lo que les pasa por la entrepierna, mis videos y artículos en http://www.lagrancorrupcion.com con o sin ley han sufrido la mano negra de la censura sin intervención judicial alguna. Una intervención que en España tampoco garantiza nada, pero como mínimo se oiría al CENSURADO. Y en cuanto a la Delincuencia, pornografía con menores, derechos de autor o simples estafas, las masivas detenciones aquí, y en todos los países en teoría sin ley controladora de Internet, demuestran que las leyes actuales son más que suficientes.
    Y la Prensa oficialista clamando a favor del CONTROL. ¡La Prensa! a la que escribí (yo y muchas de las víctimas del juez Pascual Estevill), a todos, en mis años de cárcel, e intentando LIMPIAR esas hemerotecas inventándose mi vida… ahora, metida en una global quiebra económica, moral y ética, pide que el monopolio de lo que llama “creadores de la información” se fortalezca limitando y CONTROLANDO INTERNET, que por lo demás controlan copando las páginas de etiquetas.
    A la larga tienen la batalla perdida, o eso quiero creer oyendo a mi amigo el ingeniero Luis Toribio Troyano, que cambia sus portales a lejanos servidores… pero lógicamente inquieto y hasta desanimado por las amenazas a su madre con pintadas en su domicilio…
    Los corruptos fieles continuadores del franquismo, disfrazados con la piel de cordero del progresismo, alargarán su existencia, seguirán en ese gran chollo de sus inmensos sueldos, visas oro, dietas y prebendas, o el incontrolado e impune Poder, que les ha permitido vaciar todo el AHORRO NACIONAL, y endeudar el País, construyendo la más inimaginable, en cuantía, y delictiva, de las BURBUJAS O PIRÁMIDES FINANCIERO INMOBILIARIAS… un poco más.

  2. Es deplorable cómo aún seguimos pensando que el teléfono va línea
    personal y no con ondas sónicas de telefonía, que van y vienen al guisto de la administración. Normalmente el pretexto son las fuerzas de seguridad, el espionaje, la seguridad ciudadana; sin embargo, la realidad es diferente: tantas escuchas como pobres o inquilinos de renta antigua existan en España. Tantos sitel como reservas tenga y obtenga el Estado o el Ministerio del Interior para que los datos de esta Antigua y de Estirpe España logra capturar para el bien común, que suele ser el de los ricos `poderosos y de las clases políticas, que más que clases, constituyen familias o clanes. Esto es muy peligroso para las garantías constitucionales y civiles de los españoles…si ya eres andaluz…uffff, eso ya forma parte del arte de corromper y corrupto y de las costumbres de lo masculino. A veces, no sólo escuchan las transacciones que elñ opus dei ofrece a la banca, que, para el caso son los mismo, la mayor parte de las veces, escuchan, vigilan y aturden dañando a los ciudadanos que han sido omitidos administrativamente o judicialmente. Grave problema el de España, en donde nadie o por comodidad o por machismo o por defensa es capaz de luchar por su intimidad o por su libertad. EN EFECTO, O TODOS SOMOS SUMISOS Y MASOQUISTAS O ES UNA TAREA ARDUA DIFÍCILÑ LUCHAR Y DEFENDERSE CONTRA LOS MONSTRUOS DEL SIGLO XXI.
    Nota: he notado que en una isoglosa la gente habla más de lo natural…como animales incitan a la oratoria que no a la oración del débil y pobre.

    MALVERSACIÓN DE DATOS RECONVERTIDOS O TRANSFERIDOS EN FONDOS

  3. Y otro apunte. A los delicuentes y terroristas ya se les ocurrirá cómo burlarlo. Al final seremos los ciudadanos corrientes, los que cumplamos con la ley que prohíba el uso de contratecnología, los únicos perjudicados. Ese escenario recordaría bastante al generado con la prohibición de las armas de fuego.

  4. SITEL monitoriza el contenido de las llamadas de teléfono y los sms, pero no el correo electrónico ni los mensajes multimedia.

    Efectivamente, sólo monitoriza EL CONTENIDO de las llamadas de teléfono y los SMSs. Así que cuidado con el empleo de ciertos términos.

    Pero el sistema también registra nuestra huella electrónica en internet (no así el contenido de las comunicaciones; de eso ya se encarga Google).

    E insisto en el tema de los “datos asociados”.

    Yo soy una persona corriente, y estoy inquieto. No quiero pensar en cómo puede estar algún empresario, profesional, periodista o político. Sean delincuentes o no, porque como dice Germánico, no haciendo nada ni remotamente malo uno no obstante puede no querer que escuchen lo que dice. Todos tenemos cosas que preferimos mantener en secreto.

    La cita de McLuhan es interesante. Pero si no consentiríamos semejante grado de control en la realidad consensual, por qué íbamos a consentirlo en la virtual, que tiene además cada vez mayor peso en las relaciones sociales. Y por otro lado, habrá que ver si el gobierno está dispuesto a tolerar que los ciudadanos nos sirvamos asimismo de la tecnología para protegernos de esta invasión de nuestra privacidad. Sin ir más lejos, su postura ante el uso de detectores o inhibidores de los radares de tráfico da alguna que otra pista en el mal sentido.

    Y luego, más allá de las miserias de cada cual, está la posibilidad real de que el sistema sea usado como instrumento de control social. Ya sé que no es el escenario político y social actual, pero SITEL podría dejarnos en un futuro hipotético y lejano en una situación de total indefensión ante un gobierno decidido a acabar con nuestro régimen de libertades políticas y civiles. Mejor abortarlo ahora, al nacimiento.

  5. cierto lo que comentas Germánico, por eso añadia en mi comentario lo de las garantias legales.

    Lo que subyace a mi comentario es la idea de que lo verdadera y, creo yo que, únicamente íntimo que tenemos las personas es nuestro mundo interno. El acto de comunicación es intencional y social y por tanto pasa a regirse por las leyes de un sistema abierto, es decir,podemos ser escuchados y vistos, queriendo y sin querer, y por tanto debemos tener en cuenta esos factores a la hora de comunicarnos.La tecnología, tal como decia McLuhan,se comporta como una extensión de nuestros sentidos corporales.

    También añadia en mi comentario que no me importaría ser monitorizado por un sistema “automático” en el sentido de que no hay un ser consciente escuchando con intención mis comunicaciones sociales, para hacer eso debe haber unos motivos razonables y una autorización judicial.

  6. Imagina, por ejemplo, a un miembro de los “escuchadores” practicando para enriquecerse espionaje industrial o, lo que ahora sucede, a un partido en el poder aprovechando para hacer escuchas selectivas para pillar al principal partido de la oposición en todos sus pecados, veniales y capitales.

  7. Mucha gente tiene cosas que ocultar, o que por cualquier motivo no desea que nadie conozca, sin llegar a ser delincuentes ni terroristas, Roge. Y también puede suceder que no haciendo nada ni remotamente malo uno no obstante tenga que temer que escuchen lo que dice: por ejemplo si en un determinado “estado de opinión” uno es un “hereje”. Aún, con todo esto, no creo haber agotado las razones por las cuales no es bueno un sistema así, y menos en ciertas manos.

  8. SITEL monitoriza el contenido de las llamadas de teléfono y los sms, pero no el correo electrónico ni los mensajes multimedia. Se apoya en la tecnoclogía GSM y no en GPRS ni UMTS

    http://cita.es/sitel/

    Personalmente no tengo ningún inconveniente en que un sistema automático monitorice mis comunicaciones. Son los delincuentes y los terroristas los que lo temen.

    La otra cuestión es si el estado hace uso de esta tecnología para el control de la población, de sus opiniones.Debe haber por tanto unas garantias legales, pero la idea en si a mi me parece correcta.

  9. Si, Geralt, para los sociatas el Estado de Derecho es un escaparate detrás del cual aspiran a facer y desfacer “libremente” (esa es su “idea” de libertad). Sitel es un juguete muy peligroso en sus manos, como una metralleta en las manos de un chimpancé.

    Señor Tichy, me he unido al -de momento-pequeñísimo grupo que asume con humor que Rub-Al-Kaaba está escuchando.

    1984, vaya un nick tan apropiado ha ido a escoger. El pobre protagonista de la obra de Orwell no sabía si estaban realmente en 1984 o esa fecha era uno más de los inventos el Ministerio de la Verdad en el que trabajaba.

    Vamos a tener que seguir el prudente consejo de Baltasar Gracián y actuar en toda ocasión como si estuviéramos siendo observados…..

  10. Estoy de acuerdo Germánico, pero hay dos actitudes:

    1. Pido un informe jurídico y paralizo el uso.
    2. ES MÍO!!!!!!!!! MI TESOROOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!!

    Venga, ¿¡quién es quién!? Pues eso, que los superhéroes no existen, pero está claro que hay ciertas guías morales que se deberían respetar. El problema radica en que es por “un bien superior”. Y claro, el Gobierno hace sacrificios: sacrifica nuestra privacidad, nuestra libertad de pensamiento, de manifestación, de asociación… ¡Qué sacrificados son!

    PD: Espero que la ironía sí se entienda fuera de la radio…

  11. SITEL está aquí para quedarse.

    La principal amenaza es que SITEL esté en manos del gobierno, cuando por su naturaleza y potencial éste es un sistema que no debería estar en manos del Ejecutivo bajo ningún concepto. Es demasiado tentador. Aunque se le opusieran las máximas garantías, los jueces no tendrían forma efectiva de controlar al gobierno, que podría seguir haciendo a hurtadillas lo que le viniera en gana. SITEL tendría que estar únicamente en manos del Poder Judicial, para autorizar su uso sólo a demanda puntual de los cuerpos y fuerzas de seguridad.

    La otra gran amenaza es que conforme a la regulación vigente no se hayan puesto bajo la cobertura del derecho al secreto de las comunicaciones los denominados “datos asociados a la comunicación”. Ahora sólo está protegido y sujeto su conocimiento a autorización judicial el contenido de la comunicación misma, pero no esos datos asociados. Es decir, SITEL registra y almacena, de forma sistemática y de todos y cada uno de nosotros, las llamadas que hacemos, los mails y SMSs que envíamos, a quién, qué webs visitamos, qué compras y operaciones de banca electrónica efectuamos, desde dónde se hacen todas estas comunicaciones, etcétera.

    Como es obvio, de esos datos asociados se puede inferir un perfil personal de lo más completo, incluyendo cuáles son nuestros amigos, pareja, amantes y clientes, gustos y preferencias, orientación sexual, vicios y debilidades, ideología, religión y creencias, grado de afección y desafección al gobierno de turno, etcétera. Es inaceptable. Y da verdadera paranoia y miedo.

    Para mí, SITEL es la gota que colma el vaso. Esta vez, el gobierno ha ido demasiado lejos, y ya no es exagerado o grandilocuente decir que asistimos al nacimiento de un verdadero régimen totalitario.

  12. No sé si destruirlo es posible, Geralt. Sucedió igual con la bomba atómica, una vez se tiene la tecnología y el conocimiento no van a desaparecer, por muy buena voluntad que pongamos.

    Eeth, trabajaba en el Ministerio de la Verdad, si. ¿No estarás hablando de la Memoria Histórica?

  13. Y el prota de la novela trabajaba en el Ministerio de la Historia (¿o era el de la Verdad?), cuya misión era revisar la Historia y reescribirla para adecuarse a los acontecimientos presentes. ¿Suena a algo conocido?

  14. Creo que muchos hemos visto Batman TDK.

    Crean un dispositivo mucho más potente que SITEL, y, ¿qué hacen? Le dan un uso correcto y, posteriormente, lo destruyen para evitar malos usos…

    Manda narices que una película de Hollywood tenga que enseñarnos ética…

Los comentarios están cerrados.