Climatología sin datos reales. Los ordenadores del CRU sobrecalentados?

Climatología sin datos reales. Los ordenadores del CRU sobrecalentados?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

No es la primera vez, ni será la última, que climatólogos, estadísiticos y geofísicos piden los datos brutos necesarios para contrastar los resultados de algún trabajo en este dificil campo de la climatología. Y no pocas veces la respuesta ha sido negativa. La climatología ya es de por sí, un campo difícil de la ciencia, pero si resulta que, además, se descubre que los datos brutos (raw data) han desaparecido y sólo disponemos de datos adaptados (corregidos), la cosa se convierte en cuasi surrealista. Hoy les traigo un artículo de Patrick J. Michaels, asesor del Instuto CATO para asuntos medioambientales y autor del libro Climate of Extremes: Global Warming Science They Don’t Want You to Know. Se lo dejo entero, de momento en inglés, pero espero ir haciendo pequeñas traducciones a lo largo de los próximos dos días (tal vez algún lector decida resaltar algún aspecto en comentarios). Las negritas son mías.

Imagine if there were no reliable records of global surface temperature. Raucous policy debates such as cap-and-trade would have no scientific basis, Al Gore would at this point be little more than a historical footnote, and President Obama would not be spending this U.N. session talking up a (likely unattainable) international climate deal in Copenhagen in December.

Steel yourself for the new reality, because the data needed to verify the gloom-and-doom warming forecasts have disappeared.

Or so it seems. Apparently, they were either lost or purged from some discarded computer. Only a very few people know what really happened, and they aren’t talking much. And what little they are saying makes no sense.

In the early 1980s, with funding from the U.S. Department of Energy, scientists at the United Kingdom’s University of East Anglia established the Climate Research Unit (CRU) to produce the world’s first comprehensive history of surface temperature. It’s known in the trade as the “Jones and Wigley” record for its authors, Phil Jones and Tom Wigley, and it served as the primary reference standard for the U.N. Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) until 2007. It was this record that prompted the IPCC to claim a “discernible human influence on global climate.”

Putting together such a record isn’t at all easy. Weather stations weren’t really designed to monitor global climate. Long-standing ones were usually established at points of commerce, which tend to grow into cities that induce spurious warming trends in their records. Trees grow up around thermometers and lower the afternoon temperature. Further, as documented by the University of Colorado’s Roger Pielke Sr., many of the stations themselves are placed in locations, such as in parking lots or near heat vents, where artificially high temperatures are bound to be recorded.

So the weather data that go into the historical climate records that are required to verify models of global warming aren’t the original records at all. Jones and Wigley, however, weren’t specific about what was done to which station in order to produce their record, which, according to the IPCC, showed a warming of 0.6° +/– 0.2°C in the 20th century.

Now begins the fun. Warwick Hughes, an Australian scientist, wondered where that “+/–” came from, so he politely wrote Phil Jones in early 2005, asking for the original data. Jones’s response to a fellow scientist attempting to replicate his work was, “We have 25 years or so invested in the work. Why should I make the data available to you, when your aim is to try and find something wrong with it?”

Reread that statement, for it is breathtaking in its anti-scientific thrust. In fact, the entire purpose of replication is to “try and find something wrong.” The ultimate objective of science is to do things so well that, indeed, nothing is wrong.

Then the story changed. In June 2009, Georgia Tech’s Peter Webster told Canadian researcher Stephen McIntyre that he had requested raw data, and Jones freely gave it to him. So McIntyre promptly filed a Freedom of Information Act request for the same data. Despite having been invited by the National Academy of Sciences to present his analyses of millennial temperatures, McIntyre was told that he couldn’t have the data because he wasn’t an “academic.” So his colleague Ross McKitrick, an economist at the University of Guelph, asked for the data. He was turned down, too.

Faced with a growing number of such requests, Jones refused them all, saying that there were “confidentiality” agreements regarding the data between CRU and nations that supplied the data. McIntyre’s blog readers then requested those agreements, country by country, but only a handful turned out to exist, mainly from Third World countries and written in very vague language.

It’s worth noting that McKitrick and I had published papers demonstrating that the quality of land-based records is so poor that the warming trend estimated since 1979 (the first year for which we could compare those records to independent data from satellites) may have been overestimated by 50 percent. Webster, who received the CRU data, published studies linking changes in hurricane patterns to warming (while others have found otherwise).

Enter the dog that ate global warming.

Roger Pielke Jr., an esteemed professor of environmental studies at the University of Colorado, then requested the raw data from Jones. Jones responded:

Since the 1980s, we have merged the data we have received into existing series or begun new ones, so it is impossible to say if all stations within a particular country or if all of an individual record should be freely available. Data storage availability in the 1980s meant that we were not able to keep the multiple sources for some sites, only the station series after adjustment for homogeneity issues. We, therefore, do not hold the original raw data but only the value-added (i.e., quality controlled and homogenized) data.

The statement about “data storage” is balderdash. They got the records from somewhere. The files went onto a computer. All of the original data could easily fit on the 9-inch tape drives common in the mid-1980s. I had all of the world’s surface barometric pressure data on one such tape in 1979.

If we are to believe Jones’s note to the younger Pielke, CRU adjusted the original data and then lost or destroyed them over twenty years ago. The letter to Warwick Hughes may have been an outright lie. After all, Peter Webster received some of the data this year. So the question remains: What was destroyed or lost, when was it destroyed or lost, and why?

All of this is much more than an academic spat. It now appears likely that the U.S. Senate will drop cap-and-trade climate legislation from its docket this fall — whereupon the Obama Environmental Protection Agency is going to step in and issue regulations on carbon-dioxide emissions. Unlike a law, which can’t be challenged on a scientific basis, a regulation can. If there are no data, there’s no science. U.S. taxpayers deserve to know the answer to the question posed above.

La acusación es gravísima. La respuesta, de momento, nula. Luego que no me venga nadie con peer reviewed papers y cosas por el estilo.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

9 comentarios en «Climatología sin datos reales. Los ordenadores del CRU sobrecalentados?»

  1. A ver cómo sale (by Google):

    Imagínese si no hay registros confiables de la temperatura de la superficie terrestre. Los debates de política estridente como de límites máximos y comercio que no tienen base científica, Al Gore sería en este momento poco más que una nota histórica, y el presidente Obama no sería el gasto de este período de sesiones de las Naciones Unidas hablando de una (probablemente inalcanzable) de acuerdo internacional sobre el clima en Copenhague en diciembre.

    Concéntrese en la nueva realidad, porque los datos necesarios para verificar la oscuridad-y-doom previsiones de calentamiento, han desaparecido.

    O eso parece. Al parecer, se pierda o sea purgado de algún equipo descartado. Sólo muy pocas personas saben lo que realmente sucedió, y no están hablando mucho. Y lo poco que están diciendo no tiene sentido.

    En la década de 1980, con financiación del Departamento de Energía de EE.UU., los científicos en el Reino Unido, la Universidad de East Anglia estableció la Unidad de Investigación del Clima (CRU) para producir la historia completa del mundo en primer lugar la temperatura de la superficie. Es conocida en el comercio como el “registro de Jones y Wigley” por sus autores, Phil Jones y Tom Wigley, y sirvió como patrón de referencia principal para el Grupo Intergubernamental de Expertos de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (IPCC) hasta 2007. Fue este disco que llevó al IPCC a reclamar una “influencia humana discernible sobre el clima global”.

    Reunir ese registro no es en absoluto fácil. Las estaciones meteorológicas no eran realmente la finalidad de controlar el clima mundial. Las de largo de pie por lo general establecidos en los puntos de comercio, que tienden a crecer en las ciudades que inducir a las tendencias de calentamiento falsos en sus registros. Los árboles crecen alrededor de los termómetros y bajar la temperatura de la tarde. Además, como está documentado por la Universidad de Colorado, Roger Pielke Sr., muchas de las estaciones de sí mismos son colocados en lugares, como en los estacionamientos o entradas de aire caliente cerca de donde están obligados temperaturas artificialmente alto para poder ser registrados.

    Así que los datos meteorológicos que intervienen en los registros climáticos históricos que son necesarios para verificar los modelos de calentamiento global no son los documentos originales en absoluto. Jones y Wigley, sin embargo, no eran específicos sobre lo que se hizo para que la estación con el fin de producir su disco, que, según el IPCC, mostró un calentamiento de 0,6 ° + / – 0,2 ° C en el siglo 20.

    Ahora comienza la diversión. Warwick Hughes, un científico australiano, se preguntó dónde “+/-” que viene, así que amablemente escribió Phil Jones a principios de 2005, solicitando los datos originales. De respuesta de Jones a un colega científico tratando de reproducir su obra, “Tenemos 25 años más o menos invertido en el trabajo. ¿Por qué debería hacer que los datos disponibles para usted, cuando su objetivo es tratar de encontrar algo de malo? ”

    Vuelva a leer esa declaración, porque es impresionante en su lucha contra el impulso científico. De hecho, todo el propósito de la replicación es “tratar de encontrar algo malo.” El objetivo último de la ciencia es hacer las cosas tan bien que, de hecho, nada está mal.

    Entonces, la historia cambió. En junio de 2009, Peter Webster de Georgia Tech dijo el investigador canadiense Stephen McIntyre, que había pedido los datos en bruto, y Jones le dio libremente a él. Así McIntyre rápidamente presentó una solicitud de Libertad de Información Ley para los mismos datos. A pesar de haber sido invitado por la Academia Nacional de Ciencias para presentar su análisis de las temperaturas del milenio, McIntyre se le dijo que no podía disponer de los datos, porque no era un “académico”. Así que su colega Ross McKitrick, un economista de la Universidad de Guelph, pidió a los datos. Fue rechazado, también.

    Frente a un creciente número de solicitudes, Jones se negó a todos ellos, diciendo que había “confidencialidad” los acuerdos relativos a los datos entre el CRU y las naciones que suministran los datos. Los lectores del blog de McIntyre pidió entonces a los acuerdos, país por país, pero sólo un puñado resultó existen, principalmente de países del Tercer Mundo y por escrito en un lenguaje muy vago.

    Vale la pena señalar que McKitrick y había publicado artículos que demuestran que la calidad de la tierra basados en los registros es tan pobre que la tendencia al calentamiento estimado a partir de 1979 (el primer año para el que podemos comparar los registros de datos independientes de los satélites) se pueden haber sobrestimado un 50 por ciento. Webster, que recibió los datos de CRU, publicado estudios que relacionan los cambios en los patrones de los huracanes al calentamiento (mientras que otros han encontrado de otro modo).

    Introduzca el perro que se comió el calentamiento global.

    Roger Pielke Jr., profesor estimados de los estudios ambientales en la Universidad de Colorado, a continuación, pidió a los datos en bruto de Jones. Jones respondió:

    Desde 1980, hemos combinado los datos que hemos recibido en las series existentes o comenzado otras nuevas, así que es imposible decir si todas las estaciones dentro de un país en particular o si la totalidad de un registro individual debe ser de libre disposición. La disponibilidad de almacenamiento de datos en la década de 1980 significa que no hemos sido capaces de mantener las múltiples fuentes para algunos sitios, sólo la serie de la estación después del ajuste por cuestiones de homogeneidad. Por lo tanto, no tienen los datos originales en bruto, pero sólo el valor añadido (es decir, de calidad controlada y homogénea) de datos.

    La declaración sobre el almacenamiento de datos “es un disparate. Tienen los registros de alguna parte. Los archivos se fue a un ordenador. Todos los datos originales fácilmente podrían caber en el 9-pulgadas unidades de cinta común a mediados de la década de 1980. Tenía toda la superficie del mundo, los datos de presión barométrica en una cinta como en 1979.

    Si hemos de creer a la nota de Jones a los más jóvenes Pielke, CRU ajustar los datos originales y luego perdió o destruyó más de veinte años atrás. La carta a Warwick Hughes puede haber sido una mentira. Después de todo, Peter Webster recibido algunos de los datos de este año. Así que la pregunta sigue siendo: ¿Cuál fue destruido o perdido, cuando fue destruido o perdido, y por qué?

    Todo esto es mucho más que una disputa académica. Ahora parece probable que el Senado de EE.UU. caerá de topes y la legislación clima comercial de su expediente en el otoño – con lo cual la Agencia de Protección Ambiental de Obama se va a intervenir y dictar reglamentos sobre emisiones de anhídrido carbónico. A diferencia de una ley, que no puede ser cuestionada sobre una base científica, un reglamento puede. Si no hay datos, no hay ciencia. Los contribuyentes de EE.UU. tienen derecho a saber la respuesta a la pregunta planteada más arriba.

    No va a ganar ningún premio de traducción, pero creo que se entiende.
    Saludos,

    1. Gracias Currela.

      Lo que enlaza Juano es paradigmático de la “magia socialista” en acción. Va muy en la línea de lo que comenta Castigador: es un problema de fondo, más que de forma.

  2. Señor manín, habría teoría de la conspiración si se afirmase que ha habido una ocultación alevosa de los datos sin ningún tipo de prueba. Yo personalmente lo que creo es que algunos se han acostumbrado tanto a considerar los datos reales si no coinciden con sus prejuicios, de inicio falsos, si no pasan por un filtro, que cuando ha llegado la hora de conocer los datos reales, nadie, en el fondo, sabe de ellos. Cosas de confiar mucho en sus modelos y poco en la realidad, sería un tema más sociológico en ese sentido que en el de la “teoría de la conspiración”.

  3. Aunque no está directamente relacionado con el bulo éste, tengan este ejemplo de cómo a un verdadero progre la evidencia se la reflanflinfla…

Los comentarios están cerrados.