El Alto al Fuego en Gaza

El Alto al Fuego en Gaza
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Se acuerdan? Desde mediados del pasado mes de Enero existe un acuerdo de alto al fuego entre Israel y Hamas.

Si nos olvidamos (que no nos olvidamos, claro) de los palestinos muertos a manos de Hamas y sobre los que casi nunca se informa (cómo van a matarse entre ellos! eso seguro que es mentira!) y nos concentramos sólo en los ataques a Israel nos damos perfecta cuenta de lo que vale la palabra de cualquier grupo terrorista: nada.

Vean la gráfica, que obtengo de esta web dedicada a vigilar los incumplimientos de Hamas:

attack-update

Todavía habrá alguno que diga: bah! son fuegos de artificio la mayoría. Es curioso ver cómo, si los cohetes palestinos caen en Israel son fuegos de artificio, pero si caen en terreno palestino son armas letales, capaces de provocar una “masacre” (sic.)


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

2 comentarios en «El Alto al Fuego en Gaza»

  1. Creo que ese odio a Occidente no es mas que una variante del nihilismo: gente que se supone lucha por la igualdad colaborando con el movieminto mas reaccionario e inigualiitario (los pobres no f..n porque las mujeres han sido acaparadas por los ricos) del mundo. Se trata de destruir la sociedad no por sus imperfecciones sino por las frustraciones del izquierdista, aunque ello suponga el triunfo de algo completamente opuesto a los ideales que el izquierdista dice profesar, aunque eloo suponga la muerte del propio izquierdista (pensar en la pelicula Zardoz). Eso es el nihilismo. Para entenderlo recomiendo la lectura y la relectura de “Los endemoniados” de Dostoievski, probablemente su mejor obra, por encima de “Crimen y castigo” o “Los hermanos Karamazov”. Chatov, el unico que tenia verdaderas preocupaciones sociales y el unico que no proviene de la clase alta o media alta, abandona el grupo revolucionario y reniega de su ideologia cuando se dá cuenta de cuales son sus verderos objetivos

  2. Ambas caras (que lo son) de la (misma) moneda apuntan en la misma dirección que no es otra que la legitimación de la barbarie.

    No se puede entender la complacencia con los ataques a Israel sin la complacencia con los crímenes contra los “disidentes” palestinos. Ni viceversa.

    Siempre ha sido así. Basta con recordar la connivencia de la izquierda europea (socialdemocrata y eurocomunista) con las barbaridades en el interior y el exterior de los regímenes del otro lado del telón. O la Cuba de hoy día. O recordar, una vez más, como son los presuntos defensores de los derechos de los homosexuales los valedores de Ahmadineyad.

    Sería de locos, sino pensáramos que el sustrato de todo ello es el odio a occidente que, en el fondo, es lo que queda de aquella(s) locura(s) colectivista(s) del siglo XX.

Los comentarios están cerrados.