La libertad del otro

Shares

Libertad no significa que cualquier otro satisfaga tus deseos o que el Estado te haga feliz. Significa que podemos intentar diseñar y desarrollar nuestra vida según nuestra voluntad para sí poder hacer realidad nuestros deseos. Hay quienes cren que el Estado o cualquier otra instancia ajena a ellos mismos puede hacerles felices. Se equivocan. Desde el momento en que encargo a otro que me haga feliz, el otro se esforzará por hacer lo que él cree correcto para ello y no  necesariamente aquello que yo deseo. Es cierto que, en ocasiones, compartimos deseos con otras muchas personas. Pero otras veces no. Precisamente por ello no debemos renunciar nunca a nuestra libertad, tampoco si nos ofrecen a cambio la felicidad. Es el encanto de las propuestas socialistas, de izquierdas y de derechas, y de todo sistema autoritarista y/o paternalista.  Nos pormeten la felicidad y la seguridad a cambio de someternos a su dictado, a su percepción moral, a su forma de entender la filosofía, a su estilo de vida. No me cabe la menor duda de que, probablemente, muchas personas compartan ese estilo de vida y sean, por ello, felices.  Pero no todos. Y ahí es justamente donde se genera el problema. Los colectivistas de todo color intentarán, por medio de la imposición si fuere necesario (algunos incluso abusan del sentido de justicia de todo humano apelando al “imperio de la ley”), homogeneizar la sociedad para asegurar la felicidad de la mayoría. Un individualista, sin embargo, jamás exigiría el sacrificio de los intereses de una minoría para satisfacer los deseos de los demás. Que es, justamente, lo que ocurre cada vez que el Estado promulga leyes que afectan la vida privada de los ciudadanos.

Y no importa en nombre de qué moral, sueño o ideal se promulgen esas leyes. El resultado es siempre la lesión de los derechos y la libertad de quienes no son mayoría. A menudo, en mis discusiones con Bastiat, o (*) o Juano, se me acusa de ser defensor de algo así como el libertinaje: todo el mundo puede hacer lo que desee. Supongo que esa percepción nace de mi incapacidad (y no pocas veces del hastío que me produce repetir una y otra vez el mismo mantra) a la hora de comunicar dos cosas esenciales:

  • Mi voluntad, los actos que realizo para conseguir mi felicidad, el uso que hago de mi libertad, jamás pueden agredir la voluntad, los actos y la libertad de ningún otro. La violencia, la coacción, la imposición sólo son justificables ante una agresión. Las leyes no son un fin, son el medio de que nos servimos para alcanzar justicia… para todos y no sólo para los que piensan como yo, o comparten mis principios morales.
  • Lo anteriormente enunciado no es un principio moral, es un principio universal. El contrato por el que soy parte de una sociedad ha de cumplir dos requisitos fundamentales: el de la voluntariedad y el de la igualdad de las partes. Todo individuo debe de ser consciente- y voluntariamente miembro de un grupo social. Nadie debe serlo por nacimiento, costumbre u obligación. Sólo quien es consciente de la voluntariedad es capaz de asumir la responsabilidad… y de aceptar, llegado el caso, la renuncia a parte de su libertad si así lo desea. Y si no lo desea, el contrato deja de serlo y pasa a ser una imposición.

No podemos en nigún caso perder de vista que cualquier promesa de paraísos terrenales venida de otro no deja de ser apenas más que un cúmulo de palabras. Las personas somos diferentes. Lo que para uno es el cielo es para otro el infierno. En una sociedad libre, donde se respeta el principio arriba enunciado, cada cual puede buscar su propio cielo. Muchos serán los que jamás lo consigan. Muchos no sabrán siquiera cómo es “su” cielo. Pero todos podrán intentarlo. Lo contrario significa que se castiga y persigue el intento de algunos por lograr su felicidad.

einzigartig_1.jpgLos sitemas autoritarios sólo son estupendos cuando el estilo de vida propio se corresponde con el de la autoridad. En cuanto el individuo cae en una minoría, en la disidencia, se convierten en verdaderas pesadillas. Pero el nuestro no es un sistema autoritario, es un sistema paternalista, basado en el “bien común”, fundamentado en lo más miope  del conservadurismo moral (si hemos evolucionado como una determinada forma de sociedad es porque esta es la mejor opción), definido por lo peor del colectivismo marxista (es preferible una sociedad de mediocres iguales a cualquier otro modelo)   y desarrollado a golpe de enfrentamiento entre “mayorías”. No todas las soluciones evolutivas son las mejores, los principios morales cambian con el avance de la razón, la excelencia y el mérito individuales son los verdaderos motores de una sociedad y las partidocracias pseudodemocráticas ahogan la libertad individual abundando en el engaño y la hipocresía.

En una sociedad como la nuestra vivimos contínuamente bajo la amenaza de levantarnos un buen día y encontrarnos que, por ley, hacer lo que hacíamos ayer para conseguir nuestra felicidad (ampliar la terraza de nuestra casa, por ejemplo) nos ha convertido en delincuentes.

Realmente es éso lo que quieren?

Shares

55 Respuestas a “La libertad del otro”

  1. Soy un socialista y  creo que el Estado debe  garantizar que nadie se interponga a mi derecho de luchar por mi felicidad. Y cuando todos seamos como monjes tibetanos o cristos, entonces ya no habrá necesidad de un Estado. Pero mientras algunos luchen por su felicidad afectando la felicidad de otros y diciéndoles no hacen caso, entonces aún será necesario un Estado que ponga orden.

  2. ¿Y quien le ha dicho a Ud. que yo sea un individualista radical…?

    Yo lo que les pregunto a esos del individualismo cooperativo si lo del cooperativo es voluntario y obligatorio. Porque yo creo en el individualismo cooperativo en el que los hombres puedan asociarse LIBREMENTE para cooperar mientras que los del cooperativismo obligatorio… no creo que se les pueda llamar liberales. Lo obligatorio, además ni es cooperativo ni, por su puesto, es solidario. Es obligatorio… no digo mas.

    Mi Nick, mote, apodo, seudónimo, esconde a alguien que prefiere el debate a la bronca y lo hace desde el anonimato porque entiende que la vida real es un sitio diferente a este desde el que hablamos. Bastiat, si lo lee un poco, habla de los males de engrandecer el Estado, y en eso somos muy iguales, y lo hace desde la sencillez conceptual y desde los ejemplos de la vida real. Ni es individualista ni carajos.

    Por ello, llegar al consenso exige dialogo y dejar de lado ideas preconcebidas. ¿Ud. cuando le hablo de la prostitución libremente elegida….qué entiende por libremente? ¿Piensa que yo estoy de acuerdo con la trata de esclavas o con las agresiones? En otro comentario me ha llamado demagogo… ¿ahora Ud. que es?

    Pero es que además si juntamos los tres párrafos, a lo que respondo, encontramos comprensible el que se refiera a mis palabras como libertarianismo clásico. Mire, aquí se han mencionado palabras de Jefferson. Yo le voy a contar otras:”Algunas veces se dice que no se le puede confiar al hombre el gobierno de sí mismo. ¿Puede, entonces, confiársele el gobierno de los demás? ¿O hemos encontrado ángeles que asumen la forma de reyes para gobernar como tiranos?” ¿Que quiere decir esto?, que o somos conscientes de que el poder del Estado hay que limitarlo o simplemente ocupará nuestras vidas. Eso es el liberalismo… liberalismo, Sr. Alfredo. Aquel que presume de ser individualista cooperativo al menos debería de entender esta diferencia. Salvo que lo de cooperativo esté por delante del individuo.

    ¿Y su temor reside en llegar a la Anarquía….? Después de todo lo que supuestamente dice haber leído a los Ancaps sobre la anarquía qué entiende Ud. por anarquía? ¿Sólo violencia y la ley del más fuerte? Mire, yo he manifestado en más de una ocasión que sus proposiciones lógicas las encuentro sólidamente argumentadas… pero sobre el papel. Porque sus fallos no están en la teoría sino en llevarlos a la práctica y en una de las pocas verdades que el indescriptible, ya para mi indescriptible en cuanto a sus modales, Iracundo le dijo a Luis unos cuantos de cientos de comentarios mas arriba.”Para que la anarquía funcione exige el compromiso de la inmensa mayoría de individuos que componen el grupo humano al que se quiera aplicar y en el territorio que se quiera aplicar” Dicho de otra manera que yo ya he manifestado en otro sitio parafraseando a David Friedman: Precisan de hombres nuevos y el no busca ningún hombre nuevo.

    Es decir, no se trata de que la anarquía tenga como resultado la violencia sino que es en si inaplicable por la propia naturaleza humana y porque, como también he dicho en otros lugares, al aplicarse simplemente desaparecería…. Pero es que Ud. no me lee. Sr. Alfredo.

    Y no me lee ni tan siquiera en el asunto de la secesión. Si los del Von Mises dicen que el sur tenía derecho a proclamar la secesión la cuestión es saber de qué manera. En Canadá se aceptó el reto del referéndum. Se cambiaron las leyes y, simplemente, no se ha producido. El sur no quería cambiar las leyes ni las de la esclavitud ni las de la unión, simplemente se saltaron a la torera la legislación. Violaron el acuerdo del respeto a las leyes y como las leyes no les parecía bien rompieron la baraja. ¿Dígame en qué momento he dicho yo que las leyes hay que saltárselas cuando se está en un sistema democrático?. Porque lo que si que he dicho es que cuando se vive bajo la tiranía la violencia es un método legítimo para defender la libertad. Y lo cierto, Sr. Alfredo, es que la secesión es un derecho que legítimamente sólo se puede ejercer desde el individualismo. Este no es el sitio, pero si quiere debatimos de ello. Ud. y yo…. Pasando de la mosca cojonera.

    Un Saludo.

  3. Vaya, creo que perdi el comentario largo que le hice a Bastiat. No tengo tiempo para escribirlo de nuevo pero es una pena porque habian muchas cosas que dije. Espero reanudar esta discusión en algún otro momento.

    🙁

  4. “Antepone la idea de patria a la idea de libertad. No es que no pueda considerarlo así Ud. como algo mejor que el que se considere primero la libertad, aunque sólo hay verdadera libertad si hay libertad individual, sino que al pensar primero en el grupo antes que en el individuo, todos aquellos que defendamos al individuo les parecemos peligrosos. Y ciertamente ni somos peligros ni estamos, al menos yo en contra de la existencia del grupo.”

    Creo que los individualistas radicales sufren de una minusvalía conceptual. Entiendo que en la epoca del feudalismo, los individuos, sobre todo los soberanos, eran casi completamente soberanos y autónomos (como los propietarios de las plantaciones en el sur de EEUU en el siglo XIX)y de ahi a un individualismo excesivo. Yo soy profundamente individualista, sí, pero creo en un individualismo cooperativo ya que no vivimos en una isla. “Ningún hombre es una isla” es un lema que seguro conoce.

    “De hecho el que me diga que sigo “siendo el mismo Bastiat de siempre” ¿?¿?¿qué querrá decir Ud. con eso? Me deja un poco descolocado. ¿Me ha leído Ud. lo suficiente para saber como soy o sólo se ha dejado llevar por los que otros pudieran haber dicho de mí? Si se da el primer caso me sorprende que luego afirme que he de ser mas flexible porque si algo he demostrado es mi capacidad para debatir con quien quiera hacerlo dentro del respeto a las ideas y nunca me ha dolido reconocer mis errores cuando me han sido demostradas mis ideas como equivocadas y hecho esto con educación y respeto. Insisto, el respeto es fundamental.”

    Me refería a que sigue en su línea “general” no que sea rigurosamente inflexible (aunque su nick me demuestra algo…)con respecto a sus ideas generales. Y sí, llevo un tiempo leyéndo con atención sus comentarios destacados.

    “Ciertamente si hablamos del liberalismo y los liberales nos encontramos que somos muchos primos. Lo importante, si de verdad me ha leído así me lo tendrá que reconocer, no está en ahondar en nuestras diferencias sino en encontrar un marco consensuado y suficientemente estable como para ofrecer a los ciudadanos un gobierno de verdadero progreso y no el resultado de incrementar la labor del estado entrometiéndose tanto en la economía como en la vida privada de las personas atacando sus credos, creencias y vida privada.”

    En las líneas generales estoy de acuerdo: lo difícil es consensuar cómo llegamos hacia ese estado “ideal.”

    “Por eso el último camino que voy a tomar es el de la rigidez dogmática ni el pretender yo ser el paladín del liberalismo. Ahora bien, con Ud. me encuentro con un problema, ¿defiende Ud. la libertad individual o la patria?”

    No hay libertad posible sin una patria que la pueda ejecutar plenamente con todos los poderes adecuados y necesarios para garantizarla.

    “porque si me pone en los dos lados de la balanza esos dos conceptos yo me quedo con la libertad. Ahora bien, si me dice en que patria quiere Ud. vivir, le diré que en una en la que la libertad individual prime por encima de ideologías, religiones y morales, en dónde un individuo pueda desarrollarse libremente sin que medie intervención alguna ni por parte del Estado ni que pueda verse obligado a renunciar a sus ideas mientras que éstas ni sus acciones dañen a nadie.”

    Bien; esto es libertarianismo clásico. Yo no soy de esa escuela de pensamiento.

    “Y le vuelvo a insistir, la prostitución voluntaria no es más que el ejercicio de la libertad individual. ¿Qué diferencia hay en acostarse con una puta o ponerle lo cuernos a la propia con la vecina del quinto? ¿Prohibiría Ud igualmente el ponerle los cuernos a la propia o al propio por el simple hecho de que eso daña a terceros? No sea ingenuo ni iluso. El derecho y la razón no siempre van de la mano. Y ese es el principal error.”

    Por favor, señor: la prostitución tiene victimas, y la primera víctima es la propia prostituta. Muchas son violadas, otras son atracadas, la gran mayoría ha expresado un deseo de abandonar ese mundo, mientras otras son coaccionadas por las grandes redes mafiosas extranjeras que operan casi con total impunidad al menos en Madrid (Curiosamente presidida por una presidente de corte “libertario”…en algunas cosas)…

    Y tengo ahora una pregunta para usted: ¿deberiamos legalizar los asesinatos? Me refiero a que, ¿qué haria en una situación en la cual uno pague a otro para que le mate por algún motivo? Como es “consentido”, ¿se debería permitir esa barbaridad?

    “Cuando nos entrometemos en la vida privada de las personas si estamos en el error por mucha ley democráticamente promulgada que sea. Pero sobre todo el que un estado, por muy democrático que sea, haga esto es la razón del constructivismo ideológico en el que nos encontramos metidos en el que se quiere sustituir la moral impuesta por la Iglesia por la moral impuesta por el socialismo o simplemente desde el estado en función de las mayorías. Ni una cosa ni la otra.”

    Señor Bastiat en mi caso no tiene nada que ver con “lo moral” y sí todo que ver con las consecuencias: mi deseo, y soy muy sincero porque yo no tengo miedo a decirlo, es que se prohiba todo comportamiento que pueda inducir a la anarquía a nivel nacional o al descalabro social. No es lo mismo legalizar la prostitución que permitir que un marido le meta los cuernos a su mujer. No tiene las mismas consecuencias sociales.

    “Y respecto a la secesión, dejando de lado el continuo exabrupto del inefable Sr. De la Ira. La secesión planteada desde el liberalismo es la única secesión y la más difícil tanto de lograr como de justificar precisamente porque la convivencia individual se realiza dentro del grupo. Es desde ese concepto desde donde se puede luchar más correctamente contra el secesionismo nacionalista, desde el derecho del individuo a la secesión. Ese y no otro es el caso de Québec.”

    No creo que los libertarianos del von mises compartan ese criterio ya que si visita sus paginas sobre esa cuestión, defienden el derecho del sur por ejemplo a declarar la secesión. Que ud. tenga un criterio más restrictivo no deja de quitar que la mayoría de los liberales no tienen ningún problema con la secesión nacional.

    Ese y no otro es el caso que discutimos aquí: ¿hasta qué punto no caemos en lo anárquico?

  5. “La secesión planteada desde el liberalismo es la única secesión y la más difícil tanto de lograr como de justificar precisamente porque la convivencia individual se realiza dentro del grupo.”

    Oiga, que el liberalismo no es un competidor ni del islamismo ni del marxismo. No se aspira a explicarlo todo y el tema de la secesión es de un ámbito que excede un poco la cantinela del “punto de vista puramente liberal”.

    Poner a Canadá como ejemplo del éxito del antinacionalismo debe ser una broma, supongo, porque deben ir por el trigésimo referendum. La problemática del secesionismo, en democracias, se resuelve (como decía Habermas) por la mera naturaleza de una correcta democracia (en la que hay representatividad y una serie de derechos asegurados). Una naturaleza que excluye el derecho de secesión: no cabe la secesión en democracia. A menos, claro, que se trate de una resolución constitucional al nivel nacional (como el caso de Checoeslovaquia).

    Y que conste que no veo ninguna magia en la soberanía. Pero es que venir ahora a decirnos que el secesionismo se presenta como un acontecimiento individualista o cosa parecida parece un chiste.

  6. Sr. Alfredo. Ud. creo que confunde las churras con las merinas.

    Antepone la idea de patria a la idea de libertad. No es que no pueda considerarlo así Ud. como algo mejor que el que se considere primero la libertad, aunque sólo hay verdadera libertad si hay libertad individual, sino que al pensar primero en el grupo antes que en el individuo, todos aquellos que defendamos al individuo les parecemos peligrosos. Y ciertamente ni somos peligros ni estamos, al menos yo en contra de la existencia del grupo.

    De hecho el que me diga que sigo “siendo el mismo Bastiat de siempre” ¿?¿?¿qué querrá decir Ud. con eso? Me deja un poco descolocado. ¿Me ha leído Ud. lo suficiente para saber como soy o sólo se ha dejado llevar por los que otros pudieran haber dicho de mí? Si se da el primer caso me sorprende que luego afirme que he de ser mas flexible porque si algo he demostrado es mi capacidad para debatir con quien quiera hacerlo dentro del respeto a las ideas y nunca me ha dolido reconocer mis errores cuando me han sido demostradas mis ideas como equivocadas y hecho esto con educación y respeto. Insisto, el respeto es fundamental.

    Ciertamente si hablamos del liberalismo y los liberales nos encontramos que somos muchos primos. Lo importante, si de verdad me ha leído así me lo tendrá que reconocer, no está en ahondar en nuestras diferencias sino en encontrar un marco consensuado y suficientemente estable como para ofrecer a los ciudadanos un gobierno de verdadero progreso y no el resultado de incrementar la labor del estado entrometiéndose tanto en la economía como en la vida privada de las personas atacando sus credos, creencias y vida privada. Si eso no se entiende no entiendo yo el que me refiera comentarios sobre mi persona porque nunca he variado mi discurso mas allá de lo que hubiera podido aprende en el tiempo que llevo navegando por la red.

    Por eso el último camino que voy a tomar es el de la rigidez dogmática ni el pretender yo ser el paladín del liberalismo. Ahora bien, con Ud. me encuentro con un problema, ¿defiende Ud. la libertad individual o la patria? porque si me pone en los dos lados de la balanza esos dos conceptos yo me quedo con la libertad. Ahora bien, si me dice en que patria quiere Ud. vivir, le diré que en una en la que la libertad individual prime por encima de ideologías, religiones y morales, en dónde un individuo pueda desarrollarse libremente sin que medie intervención alguna ni por parte del Estado ni que pueda verse obligado a renunciar a sus ideas mientras que éstas ni sus acciones dañen a nadie.

    Y le vuelvo a insistir, la prostitución voluntaria no es más que el ejercicio de la libertad individual. ¿Qué diferencia hay en acostarse con una puta o ponerle lo cuernos a la propia con la vecina del quinto? ¿Prohibiría Ud igualmente el ponerle los cuernos a la propia o al propio por el simple hecho de que eso daña a terceros? No sea ingenuo ni iluso. El derecho y la razón no siempre van de la mano. Y ese es el principal error. Cuando nos entrometemos en la vida privada de las personas si estamos en el error por mucha ley democráticamente promulgada que sea. Pero sobre todo el que un estado, por muy democrático que sea, haga esto es la razón del constructivismo ideológico en el que nos encontramos metidos en el que se quiere sustituir la moral impuesta por la Iglesia por la moral impuesta por el socialismo o simplemente desde el estado en función de las mayorías. Ni una cosa ni la otra.

    Y respecto a la secesión, dejando de lado el continuo exabrupto del inefable Sr. De la Ira. La secesión planteada desde el liberalismo es la única secesión y la más difícil tanto de lograr como de justificar precisamente porque la convivencia individual se realiza dentro del grupo. Es desde ese concepto desde donde se puede luchar más correctamente contra el secesionismo nacionalista, desde el derecho del individuo a la secesión. Ese y no otro es el caso de Québec.

  7. Señores, y en especial, Sr. Gómez:

    Aquí lo que se está poniendo en juego es la unidad consentida que da una nación para que la gobiernen.
    La secesión no es lo mismo que una revolución. En lo que yo insisto es en que no se puede apelar al derecho de secesión sin tener un entendimiento de lo que significa eso y la diferencia que tiene con lo que es una revolución.

    Precisamente los ciudadanos somos iguales ante la ley porque existe la soberanía del Estado y NO porque somos soberanos como individuos. La igualdad se puede mantener unicamente por la via constitucional ya que en un estado de naturaleza, NO TODOS somos iguales. Somos muy desiguales.

    La victoria ejemplar de Abraham Lincoln pone respuesta a todo secesionista: lo tienen crudo.

  8. En resumen: el anarquismo estaría justificado (la crítica a toda forma de gobierno basada en las mayorías: más allá de que estuviese dicho gobierno limitado por la ley o no) sólo mediante un par de apasionadas menciones al totalitarismo o el autoritarismo. Pura demagogia para mentes muy pequeñas.

  9. Hmmm, muy interesante, Juano. Hoy no tengo tiempo para nada (no toca aburrirse delante del REM), así que os voy a dejar solos casi todo el día. Esta tarde-noche seguimos con la discusión, que gracias Hume y algunas afirmaciones de CLD cobra una persepectiva más que interesante:
    – cualquier intento racionalista niega lo transcendente?
    – qué experiencias valoramos más, las negativas o las positivas?
    Lo dicho, será más tarde.

    Sobre el porqué de este post, que tanto revuelo ha causado, quien mejor refleja lo que quiero decir y las razones que me mueven a ello es Alfredo. Lean esto:

    Yo sinceramente no estoy dispuesto a que unos “individuos” de una minoría ponga en peligro lo que nos ha costado a muchos lograr tras perder mucha sangre.

    y el resto de ese comentario claro, y luego relean lo que escribí en el artículo … tal vez les resulte más fácil comprenderlo.

  10. “Sr. Alfredo ¿Qué le hace suponer que arrogándose Ud. el derecho a decidir sobre si una personas prefiere ganarse el pan prostituyendo su cuerpo de manera libremente elegida Ud. tiene derecho a prohibírselo? Qué le hace pensar que el que Ud. piense que puede prohibir tal cosa no le levará aparejado e que se pudiera , por ejemplo, prohibir el leer El Quijote o las obras completas de Benito Pérez Galdós?”

    Pero señor Bastiat ¡no venga aquí con filosofías de manual! ¿Qué es lo que es un Estado para usted? ¿Cómo se organiza la sociedad/nación, etcétera? No todo vale: también hay quienes estarían dispuestos a traficar con la droga “para ganarse el pan” lo cual para mí supone un enriquecimiento ilícito. En cuanto a lo de prohibir libros, ¿acaso no se hace ya en Alemania? En Alemania los libros nazis están prohibidos: no me extrañaría, entre otras cosas, que eso moleste a algunos en Red Liberal.

    Los derechos y sus límites se encierran en la ley, punto final.

    Creo que tiene razón con su pregunta: “¿quién es usted?” Y es una pregunta válida porque en el fondo es de lo que se trata: la legitimidad que tiene un Estado constitucionalista donde rige la soberanía nacional indisoluble para tratar estas cuestiones. Yo no soy nadie, solo soy un ciudadano más, un patriota, un luchador…pero sin más.

    “Si la razón para lo uno si y para lo otro no reside en la decisión de la mayoría, la mayoría está autorizada a hacer tanto lo uno como lo otro.”

    Esto no es cierto ya que hay una carta de derechos individuales constitucionales: prostituirse no está incluido en esa tábula rasa que ustedes pretenden imponer sin piedad como si las naciones fueran una pizarra para redibujar a su antojo.

    “No digo yo que no, son que si existe la posibilidad de entrometerse en la vida privada de los individuos la mayoría puede imponer cualquier cosa al individuo. Ud. lo que quiere es dirigir la sociedad a su modo suponiendo que su modo de dirigirla será siempre el bueno por la simple razón de que el método legitima cualquier decisión.”

    Bueno ciertamente que los métodos son importantes: hay algunos que prefieren el método del espíritu santo y de la virgen maría para dirigir a la nación. Sinceramente prefiero el constitucionalismo y la ley.

    “El individuo, la minoría queda a expensas que lo que el grupo mayoritario decida. Y puede decidir imponer el burka… como de hecho sucede gracias a la violencia o gracias a la democracia ¿o no se obliga a los padres a que sus hijos reciban una formación ideológica en las escuelas o la imposibilidad de estudiar en su lengua materna y eso que es la lengua común de eso que Ud. defiende como patria?”

    Conmigo no cuestione la patria porque no se lo puedo consentir en mi condición de patriota que ama, pese a la gravísima situación que atravesamos, amo a España. Estoy de acuerdo en que hay muchos fallos, pero no tiene nada que ver con la democracia ni con el sistema sino con ineptitud punible como he dicho ya en otra ocasión. ¿Sinceramente piensa que la formación ideológica se puede relegar a cada familia individual? Hace falta algún tipo de orden: por esa regla que usted defiende tan libertaria, aquí las madrasas por ejemplo estarían a la orden del día cuando lo suyo es erradicarlas y castigar a sus integrantes por atentar de forma severa y grave contra la seguridad del estado y de la nación.

    “Y si, yo soy constitucionalista, pero cada constitución puede decir lo que dice o diga y se puede respetar o no. Depende de que la sociedad se articule con arreglo a principios más liberales o mas socialistas, incluyendo en estos, los socialistas, los conservadores moralizantes que ven como repugnante conductas que son ejercidas libremente y sin causar daño a nadie.”

    La prostitución no solo es repugnante y reprochable sino que también afecta a terceros. Eso no me lo puede negar. Con lo demás estoy de acuerdo: yo no apoyo la Const. de 1978, ni me gusta el modelo actual del Estado pero lo respeto. Es lo que tenemos de momento, lo único que nos ha dado “algo” de estabilidad en los últimos 30 años, pese a que desgraciadamente se permite que los asesinatos terroristas queden casi impunes, y que haya un libertinaje que está causando estragos entre los jóvenes que se drogan con total libertad. ¡NO QUIERO ESE FUTURO PARA NUESTRO PAÍS! No le conozco pero supongo que es lo suficientemente decente como para no desear que se pudra la patría simplemente porque ahora se le antoja defender un sistema libertario que tiene pocas raíces en las tradiciones culturales de nuestro país.

    “Por tanto en esa línea delgada del cómo las mayorías se articulan y qué defienden es donde pondremos lo que es mas liberal y lo que es menos. Si la libertad individual no es defendida por la constitución yo defenderé la libertad individual porque es la garantía de alejranos lo más posible de la dictadura, incluyendo las dictaduras de las mayorías.”

    Pero Sr- Bastiat no se enfade por favor: si somos “primos”…casi “hermanos” ideológicos, en lo que yo discrepo con usted es, se resume básicamente en la “fuerza” que ha de tener un Estado. Yo quiero un estado fuerte…(no significa grande y socialista) por favooor! No es lo mismo. Estoy de acuerdo también en que hay un “democratismo” integrista…ahora todo el mundo dice ser “demócrata”…y me incluyo, aunque reconozco que la democracia española de 1978 no es la más ideal, y hay que superarla.

    “El minarquista defiende eso, el limitar la capacidad de coaccionar al individuo en forma de legitimación de la violencia estatal a través de la democracia. O se limita lo que la mayoría puede decidir sobre el individuo o se camina no a la pureza y el buen gobierno sino hacia la dictadura. Me repugna, igualmente que a Ud. el que se me quiera imponer opiniones y modos de pensar, morales y moralinas. Tanto de forma individualizada a través de sermones como por parte del aparato del estado. Con la diferencia no baladí que de los sermones pudo pasar de ellos pero de la coacción estatal no.”

    Aquí estamos de acuerdo totalmente en el fondo pero yo sigo pensando en que es la única forma de evitar la sedición y todos los horrores de la anarquía. Soy trágico y pesimista, lo siento.

    Veo que ud. sigue siendo el mismo Bastiat de siempre, y bueno, aunque es respetable, creo que se ha de ser un poquitin mas flexible porque las sociedades involucionan o evolucionan y no se les puede aplicar teorias de manual al igual que intentan hacer los fetichistas constitucionalistas. Yo ciertamente me considero constitucionalista, pero reconozco mi pragmatismo.

    ¿Para usted qué es patria? Porque estoy seguro que no quiere mancillarla…mancillar nuestra patria con ideologías anárquicas y revolucionarias, ¿Verdad?

    Yo sinceramente no estoy dispuesto a que unos “individuos” de una minoría ponga en peligro lo que nos ha costado a muchos lograr tras perder mucha sangre.

    Saludos

  11. “Lo cierto es que el derecho de secesión es en esencia un derecho individual.”

    Dijo él, dándole una patada a todo el derecho constitucional.

    En realidad la secesión no tiene nada que ver con el individuo porque si fuese así estaríamos hablando de, como no, anarquismo y no de secesionismo o independentismo: que son procesos que se den las volteretas que se den se refieren a Estados y naciones. Entes políticos, vamos.

    Y efectivamente los norteamericanos eran ingleses y buena parte de su activismo inicial era tendente a que les tratasen como “ingleses nativos”. Lo que pasa es que la cosa se lió y acabaron por pergeñar una “rebelión ilustrada” contra el despotismo metropolitano. Pasa en las mejores familias. Por supuesto estos actos revoltosos llevaron a muchos a exigir un hueco para todo particularismo y en un comienzo la retórica revolucionaria lo amparó (por pura necesidad simbólico-demagogica). Pero la confederación que surge de la victoria americana en la guerra de independencia y su aparente indiferencia por cualquier iniciativa del personal ya se va a pique cuando llega la hora de pagar el festival de pólvora y bayonetas de la independencia. Porque cuando el poder central pone impuestos sobre licores y otros elementos para obtener fondos salen todos los comunistaristas y particularistas con los mosquetes a la calle apelando a la secesión infinita. Entonces George Washington dirige a su ejército contra la multitud y se acaban las tonterías. Eso, que se llamó la rebelión del Whiskey fue un golpe de realidad que se confirmó más adelante con la constitución federalista.

    La utopía… para nunca.

  12. Los colectivistas de todo color intentarán, por medio de la imposición si fuere necesario (algunos incluso abusan del sentido de justicia de todo humano apelando al “imperio de la ley”), homogeneizar la sociedad para asegurar la felicidad de la mayoría. Un individualista, sin embargo, jamás exigiría el sacrificio de los intereses de una minoría para satisfacer los deseos de los demás.

    Bueno, entonces Zapatero no es un socialista ni tan poco un colectivista, porque no ha exigido el sacrificio de la minoría gay para satisfacer una mayoría; no ha exigido el sacrificio de la minoría feminista que reclama el aborto libre para colocar España en déficit populacional (1 mujer española = 1,1 niño por media); En una década, España será irreconocible.

    Es imposible acomodar todas as visiones del mundo en una sola sociedad; simplemente no es posible porque el Hombre no es perfecto — el Hombre nos es Dios.

  13. No Iracundo, no, antes eran ingleses…antes.

    ¿Y qué pasó?

    La violencia.

    Mientras que si se argumenta el derecho y la manera de ejercerlo, lo mismo, digo lo mismo, la violencia es menor y la acción incluso no se ejerce, la opción. Piense en Canadá y Quebec….

    ¿Qué hay de malo?

    Lo cierto es que el derecho de secesión es en esencia un derecho individual. Pero su realización sólo puede lograrse perteneciendo a un colectivo que logra la fuerza suficiente, democrática o militar, como para lograrlo. Pero la ley… amigo, la ley, puede decir lo que se quiera… Siempre que esté dentro de la constitución que puede decir lo que quiera…

    O no?

  14. Quise decir que no puedes validar la teoría exponiendo el mejor de los supuestos, la del individuo bueno y responsable…

  15. Luis, no digo que tú defiendas las aberraciones de todo tipo. Pero sí que según tu modelo nadie es nadie para frenarlas, por lo que pueden tranquilamente instaurarse como norma. Claro que tiene que haber ejercicio de la responsabilidad, pero la conducta humana sigue la norma de la entropía y de poder antepone hedonismo a esfuerzo, diversión a responsabilidad. Y máxime en una sociedad que no potencie los valores constructivos y positivos.

    No puedes dar por buena una teoría con la prueba del individuo malo. Tienes que llevarla al límite y ha de superar la agresión del individuo malo. Es como el software, supón que para la entrada de un dato numérico no imposibilitas la entrada de una cadena alfanumérica. Tarde o temprano llegará alguien que meta mal la información y deje colgado el sistema. Éste no sólo ha ser válido para el bueno y preparado, sino también para el tonto e inexperto…

  16. Bastiat: inicialmente los EEUU fueron una confederación pero fue tan inoperante y desilusionante que se adoptó una constitución federalista. La “cuestión de la secesión” fue zanjada, para bien o para mal, en la Guerra Civil. Así que difícilmente podría secesionarse unilateralmente un estado de los EEUU. Y lo mismo puede decirse, a tenor de la doctrina constitucional que respalda a la Constitución alemana de 1947, respecto a la federación alemana.

  17. No ciertamente, no leí su nota de hoy, entré aquí solo para decir algo sobre el principio de no agresión.

    En cuanto a esto:

    “Qué método propone usted? la pistola en la nuca? La papeleta ya cumplimentada por la autoridad competente?
    Vivir para ver…”

    No. Lo que quiero decir es que la democracia, como sistema, se asienta sobre la coacción como todo régimen político. Si usted puede elegir LIBREMENTE a su representante político es porque así se ha convenido tiempo ha y porque un ejército y una policía posibilitan que así siga siendo. Vamos, con esto no estoy diciendo nada del otro mundo. La democracia, aparte de ser el menos malo de los sistemas políticos es también el más pacífico pero eso no significa que no necesite ser defendido y preservado coactivamente.

  18. Sr. Alfredo ¿Qué le hace suponer que arrogándose Ud. el derecho a decidir sobre si una personas prefiere ganarse el pan prostituyendo su cuerpo de manera libremente elegida Ud. tiene derecho a prohibírselo? Qué le hace pensar que el que Ud. piense que puede prohibir tal cosa no le levará aparejado e que se pudiera , por ejemplo, prohibir el leer El Quijote o las obras completas de Benito Pérez Galdós? Si la razón para lo uno si y para lo otro no reside en la decisión de la mayoría, la mayoría está autorizada a hacer tanto lo uno como lo otro. No digo yo que no, son que si existe la posibilidad de entrometerse en la vida privada de los individuos la mayoría puede imponer cualquier cosa al individuo. Ud. lo que quiere es dirigir la sociedad a su modo suponiendo que su modo de dirigirla será siempre el bueno por la simple razón de que el método legitima cualquier decisión. El individuo, la minoría queda a expensas que lo que el grupo mayoritario decida. Y puede decidir imponer el burka… como de hecho sucede gracias a la violencia o gracias a la democracia ¿o no se obliga a los padres a que sus hijos reciban una formación ideológica en las escuelas o la imposibilidad de estudiar en su lengua materna y eso que es la lengua común de eso que Ud. defiende como patria?

    Y si, yo soy constitucionalista, pero cada constitución puede decir lo que dice o diga y se puede respetar o no. Depende de que la sociedad se articule con arreglo a principios más liberales o mas socialistas, incluyendo en estos, los socialistas, los conservadores moralizantes que ven como repugnante conductas que son ejercidas libremente y sin causar daño a nadie.

    Por tanto en esa línea delgada del cómo las mayorías se articulan y qué defienden es donde pondremos lo que es mas liberal y lo que es menos. Si la libertad individual no es defendida por la constitución yo defenderé la libertad individual porque es la garantía de alejranos lo más posible de la dictadura, incluyendo las dictaduras de las mayorías. El minarquista defiende eso, el limitar la capacidad de coaccionar al individuo en forma de legitimación de la violencia estatal a través de la democracia. O se limita lo que la mayoría puede decidir sobre el individuo o se camina no a la pureza y el buen gobierno sino hacia la dictadura. Me repugna, igualmente que a Ud. el que se me quiera imponer opiniones y modos de pensar, morales y moralinas. Tanto de forma individualizada a través de sermones como por parte del aparato del estado. Con la diferencia no baladí que de los sermones pudo pasar de ellos pero de la coacción estatal no.

    Por tanto lo iluso del planteamiento anarquista, que creo que ya he manifestado en alguna ocasión, se enfrenta a la ilusión de pensar que si se da al Estado el poder, por muy democráticamente legitimado que sea, de involucrarse en los derechos individuales, quien detente ese poder no va a intentar usarlo para perpetuarse en el sobre todo si su ideología es totalitaria y totalizadora. Si su ideología pretende transformar a la sociedad, a los individuos, a su imagen y semejanza

  19. Por cierto: si vamos aquí a decir que la Constitución de EEUU permite la secesión de estados miembros de la Unión… ¿se podrían servirse explicarnos qué pasó por allá en los años 60 de hace dos siglos?

  20. “Consciente de su responsabilidad ante Dios y ante los hombres, animado de la voluntad de servir a la paz del mundo, como miembro con igualdad de derechos de una Europa unida, el pueblo alemán, en virtud de su poder constituyente, se ha otorgado la presente Ley Fundamental.

    Los alemanes, en los Länder de Baden-Wurtemberg, Baja Sajonia, Baviera, Berlin, Brandeburgo, Bremen, Hamburgo, Hesse, Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Renania del Norte-Westfalia, Renania-Palatinado, Sajonia, Sajonia-Anhalt, Sarre, Schleswig-Holstein y Turingia, han consumado, en libre autodeterminación, la unidad y la libertad de Alemania. La presente Ley Fundamental rige, pues, para todo el pueblo alemán.”

    ¿Ein?

  21. Yo aún diría mas. El Estado de Texas se adhirió a los EEUU mediante referendum y en su acta de adhesión se dice que de igual manera podría secesionarse. No es tan raro

  22. Coup, indpendientemente de que se equivoca usted rotundamente en el tono (enardecido sin duda por el de Iracundo, a quien se lo permito porque me da la gana a mí) no da una a la hora de entender lo que se comunica.
    Dice:

    Dígame, ¿como pretende organizar sus federaciones? ¿y la elección directa del jefe de gobierno? ¿ mediante la “persuasión”? ¿como los Hare Krishna? ¿o hará uso de la política?

    y monta sobre ello su comentario, mostrando claramente que no ha leído lo que se dijo en el artículo (para qué, verdad, el caso es juntarse y atizar …) La respuesta a su pregunta ya la di hace horas:

    Sólo quien es consciente de la voluntariedad es capaz de asumir la responsabilidad… y de aceptar, llegado el caso, la renuncia a parte de su libertad si así lo desea.

    Eso, que a usted le parece voluntarismo para mí es ejercicio responsable de la libertad. Si abundo en sus preguntas, sólo me queda mostrar mi asombro y pavor tras leer una de ellas:

    ¿y la elección directa del jefe de gobierno? ¿ mediante la “persuasión”?

    Qué método propone usted? la pistola en la nuca? La papeleta ya cumplimentada por la autoridad competente?
    Vivir para ver…

  23. Ya te he dicho Isidoro que cuando aprendas a razonar y dejes de insultar tal vez, y digo tal vez, me pase por tu sitio. Hasta ese momento permíteme que tenga mis bilis colocadas adecuadamente.

  24. El “Estado Libre de Bavaria” (Freistaat Bayern) jamás ha firmado la Constitución alemana. Precisamente porque ésta prohíbe explícitamente la secesión.

    … que los ciudadanos sean iguales ante la ley, que el poder público sea reflejo de la sociedad a través de un sistema representativo, que la propiedad no sea objeto de expolio o “experimentos”, que se prohíban los privilegios, que la seguridad social sea moderada, que en las políticas fiscales esté reflejado adecuadamente el principio de la equidad, que los tribunales sean independientes, que se persiga a la esclavitud…

    Por fin! nada de lo que yo expongo altera el principio de igualdad ante la ley, o de representatividad, o de preservación de la propiedad privada …. luego entramos en los matices: de qué privilegios hablamos? si yo fuese heredero de un padre que con su esfuerzo amasó una fortuna, sería un priviliegiado. Lo prohibimos? Si nos estamos refiriendo a beneficios que el estado concede arbitrariamente a personas o grupos, entonces estamos de acuerdo.
    La moderación de la SS hasta dónde llega? Estaría permitida una asistencia privada? Sería obligatorio para todo el mundo cotizar en la SS?
    Equidad en las políticas fiscales… significa un impuesto igual para todos, dedicado a lo común? O significa que quien más tenga ha de pagar más? No habíamos quedado en eliminar los privilegios? o estamos hablando de “justicia social” …
    Independencia de los tribunales: no puedo estar más de acuerdo. Pero deberían ser estatales? todos?
    La falacia canibalista o el chiste falansterista apenas dan para esconder la fobia a todo aquello que huela a libertarismo, como decía Bastiat antes.

  25. Usted sabe lo que es el sintetismo? Hay principios, ideas, en todas las corrientes de pensamiento, dignas de reflexión. Algunas de ellas pueden ser incorporadas al discurso mientras se busca una solución original, no siempre posible. Acaso el defender la elección directa de representantes en el gobierno no me convierte también en demócrata? Y el defender la federación como forma de organización de entidadesa nacionales más amplias, no me convierte en republicano?

    Muy bien. Entonces, por obra y gracia del “sintetismo” ese, uno es capaz de opinar una cosa y la contraria, de ser una cosa y la contraria, de coger ideas políticas y cuadrarlas con una idea estrictamente no política como es la no agresión. Dígame, ¿como pretende organizar sus federaciones? ¿y la elección directa del jefe de gobierno? ¿ mediante la “persuasión”? ¿como los Hare Krishna? ¿o hará uso de la política? recuerde que la política es coacción, entonces ha de elegir: o no coacción o democracia…. En serio,, ¿no se da cuenta de las estupideces que dice? ¿como es usted capaz de caer en contradicciones tan tontas? me da vergüenza ajena. Si usted aboga por alguna forma de estado, por peregrina que sea esta, necesariamente ha de tener en cuenta la coacción necesaria para imponerla y preservarla… no puede querer las dos cosas. O una u otra. Y otra cosa, ¿por qué la “no agresión” no es negociable? es decir, si todo se reduce a la voluntariedad ¿por qué no hacer lo mismo con dicho principio y así elegir voluntariamente, no seguirlo? una norma de puro absurda que se anula a sí misma no puede ser una norma ética porque la ética tiene vocación de ejemplo y de universalidad. Aparte, la ciencia dice lo contrario sobre el ser humano que todos los telepredicadores anarquistas. Elija a quien cree.

    E Isidoro tiene toda la razón al denunciar la arrogancia y la poca honestidad de la que hacen gala continuamente cuando a la hora de dar razones, le llaman “ley natural” ni más ni menos que a lo que le dicte su bolsa escrotal en cada momento.

  26. Bastiat: yo a usted no tengo que demostrarle nada y si se interesa por mis motivaciones liberales le invito a que consulte mi blog. Yo no tendré inconvenientes en defender las posturas allí reflejadas si viene al caso: inconvenientes que sí parece tener Luis I. Gómez cuando se dedica a croar como una rana esquemas y frases anarquistas mientras dice ser apóstol del próximo “falansterismo responsable” (¿!).

    Lo que ocurre es que defender lo que siempre defendió el liberalismo; a saber: que los ciudadanos sean iguales ante la ley, que el poder público sea reflejo de la sociedad a través de un sistema representativo, que la propiedad no sea objeto de expolio o “experimentos”, que se prohíban los privilegios, que la seguridad social sea moderada, que en las políticas fiscales esté reflejado adecuadamente el principio de la equidad, que los tribunales sean independientes, que se persiga a la esclavitud… Todo eso resulta que no es lo suficientemente “cool” para quienes afirman por ahí que el Instituto Juan de Mariana o no se quién hacen mucho por la libertad por esgrimir eslogans del tipo “la libertad es absoluta”, “la secesión es absoluta” o esas confusas preguntas del “¿y quien eres tú para evitar que venda mis riñones?”. Vamos: que para algunos el liberalismo debe quedarse “para vestir santos” en alguna grotesca ceremonia sectaria en que todos los frikis de turno, alborozados, griten prohibido prohibir mientras en su propio país prohíben otras cosas que sí son “de comer”. De risa. Con estos “personaje” es precisamente con quien decía Pío Baroja que España tenía un problema: “con los liberales de pacotilla”.

    Que yo sepa la república alemana tiene en su constitución política reflejada la figura de la “ejecución federal” por lo que allí, como en todas las federaciones según los eruditos del derecho político, de derecho de secesión absoluto nada de nada. Pero vamos, a lo mejor resulta que es posible una federación (seguramente intergaláctica) en que exista un derecho a la secesión unilateral por alguna de las partes…

  27. “Y Ud. peca de Tonto… Sr. Alfredo….”

    Creo que peco de mucho más…anque creo tener el derecho a no decirlo aquí.

    “Una sociedad liberal es la que defiende el derecho del individuo. No por encima del de la sociedad, porque el individuo vive en sociedad, pero sí el que defiende el derecho del individuo a manifestarse y vivir conforme a sus creencias siempre que se cumpla la máxima de la no agresión. Si Coup, NO AGRESIÓN.”

    Pero si todo lo que yo he dicho puede entrar en eso de “agresión.” La prostitución, es decir, la esclavitud, ¿no le parece repugnante en pleno siglo XXI? ¿No es suficientemente agresivo para usted que exista con impunidad de las autoridades una esclavitud sexual? Es sólo un pequeño ejemplo (que no menos grave) que otros grupos.

    Es insostenible el modelo…el model que defienden ustedes los anarquistas o minarquistas: mire yo soy muy sincero: para mí hay comportamientos que no tienen cabida ni a nivel de sociedad ni a nivel individual. Uno de esos casos es el narcotráfico: para mí un narcotraficante es tan malo como un terrorista anti estado que mata a civiles inocentes y contra esos debe caerles todo el peso de la ley, todo, incluso la pena capital si hace falta.

    ¿A quién agrede un narcotraficante? ¿A quién agrede un Adolf Hitler? Porque, siguiendo su lógica inexorable, hay que esperar a que se cometa una agresión para actuar. No señor: no podemos permitir ni tan siquiera la posibilidad de que pueda existir una agresión. Se llama: prevención.

    “Si no queréis entender esto no es ya una cuestión de apellidarse liberal de una u otra forma sino la de plantear la posibilidad de que la sociedad puede vigilar tu vida privada en pos de asegurarte a ti el que vivas como la mayoría de los ciudadanos teimponga. Como diría Jeffferson :” la más importante de las enseñanzas y sin embargo la última que se aprende a fondo, es que la voluntad de la sociedad enunciada por mayoría de un solo voto es tan sagrada como si fuera unánime”.

    Bueno eso es muy poderoso y ciertamente yo no soy ningún democratista (aunque por otros motivos). Pese a mi profundo respeto a Jefferson, yo soy mas de los de Hamilton, lo siento.

    “Tiene derecho la mayoría, aunque sea por un sólo voto a obligar a todas las mujeres a ir con burka????”

    No sea demagogo, por favor: existe una constitución que respeta las convicciones personales de cada uno y tribunales de justicia para ejecutar las leyes y hacer que se cumpla con la Const. Todo es cuestión de cómo se organiza el Estado.

    “En el fondo de todo esto no está realmente un debate sobre el liberalismo sino una cerrazón contra otra. La cerrazón de los anarquistas en identificar al Estado, y como añadido a la democracia, como causa del mal, y la de los antianarquistas que no sólo no encuentran ningún problema en el Estado sino que justifican cualquier acción por el mero hecho de no dar cabida a ninguna sospecha de libertarianismo.”

    Bueno yo creo que en mi caso es más que conocido que no soy ningún libertariano. No quiero mezclarme con la porquería anarquista ni por supuesto me considero libertariano ni libertino (todo sea dicho). Lo que yo justifico es el imperio de la ley y del parlamento. Yo siento mucho que otros tengan una definición perniciosa y peligrosa con respecto a los derechos individuales. Los derechos individuales han de tener otros mecanismos que les encierren en sus propios límites: drogarse no es un derecho ni prostituirse (estoy hablando en un sentido ideológico porque en la realidad no son delitos)…

    “No señores, no. El liberalismo busca la máxima libertad para el hombre. Ni está definida cual es la máxima libertad ni podemos definirla de manera adecuada ni tan siquiera democráticamente porque es un concepto individual.”

    Ciertamente, al menos en el fondo sustancial.

    “Pero si alguna razón de ser tiene el Estado es la defensa del individuo para que desarrolle de la mejor manera posible lo que el considere que es su libertad respetando la máxima de la defensa en igual medida de la libertad, la propiedad y la vida de los demás, es decir, insisto. Coup, el principio de no agresión.”

    Me deja usted sin palabras. A veces pienso que algunas personas no han reflexionado bien lo que implican sus palabras. No sé si será su caso pero desde luego que me parece peligrosísimo esto que afirma.

    ¡No todo es el individuo! Nacemos en el seno de una familia, normalmente somos de una clase u otra, nos educamos en distintos ambientes (para nada soy determinista como los socialistas que achacan todo a “lo que nos rodea”) ya que se puede nacer en una familia cristiana y ser un auténtico HP o nacer en una familia atea y ser buena persona, convertirse a la cristiandad, etc. Pero hay cosas que son indudablemente producto de nuestro hogar, familia, tradición familiar, nación, religión, patria, etc. Jamás seré individualista, en ese sentido artificial, como si el individuo fuese un átomo.

    ¡No y mil veces no!

    Luis Gomez:

    “Efectivamente, soy un partidario absoluto del dereho de secesión.”

    ¡esto me lo sospeché desde un principio! Y es que ahora digo lo segundo de todo esto: los libertarianos anarquistas y minarquistas en realidad son herederos de los que confederados del sur. Por algo el vonmises está lleno de kukluxklaneros en potencia y otros anarquistas y grupos terroristas. No digo que sea su caso ninguna de esas tres condiciones pero debe reflexionar más. Yo sin embargo soy de los Lincoln: el derecho de secesión no es un derecho en realidad sino sedición.

    “Como este -en mi caso- no incluye la violencia, quedo absuelto del delito de sedicón.”

    Cuando se intenta despedazar la integridad territorial de una patria, siempre hay violencia. ¿Qué pensaba que los secesionistas iban a citarse con La Moncloa, tomarse una manzanilla y luego decir “permiso pero mañana vamos a cometer un acto de secesión, lo siento.” Por favor…¡infórmese por favoooor!

    “Lo demás… sus “prostitutas indecentes” le califican.”

    A ellas , a mí no. No me prostituyo.

  28. Isidoro… el Estado alemán es un federación? una confederacion? A ver, me lo explique.
    El resto del comentario es más de lo mismo. Me remito a lo que dice Bastiat: cuéntanos tus ideas liberales. Sitio, ya ves que aquí no te falta.

  29. Hace ya mucho tiempo que te pedí que expresaras negro sobre blanco cuales son las medidas que piensas que tiene que hacer un gobierno liberal y cuales nunca serían denominadas como tales. Nunca lo has hecho y has seguido el camino del improperio, con lo cual mi interés por tus palabras siempre ha sido mínimo, de hecho no te leo mas que lo justo para confirmar que sigues metido en faena. Por tanto el que me eches en cara lo que he dicho al respecto no hace mas que ahondar en mi opinión sobre ti. Pero estás a tiempo, siempre estarás a tiempo de expresar cuales son tus idea liberales y no quedar como un mero estatista contraanarquista.

    Demuéstralo anda. Manifiéstate como liberal…. si es que puedes.

  30. “Y el defender la federación como forma de organización de entidadesa nacionales más amplias, no me convierte en republicano?

    Alfredo:
    Efectivamente, soy un partidario absoluto del dereho de secesión.”

    ¿Comorrr? Menuda federación con derecho de secesión y todo. ¿Pero eso no tenía otro nombre? Ah, sí: confederación.

    Muchachos: aquí el problema es que para Luis I. Gómez y algunos más esto del “prohibido prohibir” y “la libertad no admite grises” les “mola” mucho. Es como el que se hace budista o se pone a tocar una pandereta lanzando mantras. Cogen al ser humano, le dotan de unas facultades e inclinaciones de las que carece y construyen un sistema ideal con falansterios, ciudades-Estado o mercados negros emergidos. Y se quedan tan anchos. No sólo eso: además son lo suficientemente groseros, en lo intelectual, para equiparar su fantasiosa creación con la realidad y decir que la segunda gana en los penalties o, directamente, está empatada con la primera. Con un par. No hablamos de contrastar hipótesis o sugerir mejores formas de actuación en esto o en aquello, se dice: “esto es lo justo y si la gente no lo hace es porque es ignorante”. Y eso o se toma o se deja, como el Corán.

    ¡Entonemos un aleluya por estos siervos del señor!

  31. “no encuentran ningún problema en el Estado sino que justifican cualquier acción por el mero hecho de no dar cabida a ninguna sospecha de libertarianismo.”

    ¿Quien ha dicho esto es ese Bastiat que potifica sobre dar argumentos y otras finuras? No, no puede ser.

  32. De aplicar congruentemente los principios que expones, nada se debería imponer a los hijos y estos deberían emanciparse a voluntad. Que coman cuando quieran, que estudien lo que quieran, nada de coacción ni imposición de norma alguna, nada de principios morales. Así pues, deberíamos ver con normalidad que niños de siete años carentes de cualquier principio ético o moral se emanciparan y vendieran su cuerpo para subsistir. Mientras esa sea su voluntad y pacten libremente con los pederastas, no puede haber objeción alguna…

    Juano, qué parte de la palabra RESPONSABILIDAD no entiendes? 😉 Decía:

    Sólo quien es consciente de la voluntariedad es capaz de asumir la responsabilidad… y de aceptar, llegado el caso, la renuncia a parte de su libertad si así lo desea.

    Dices:

    No obtienes el mismo resultado si equiparas el hedonismo al esfuerzo. No hay sociedad si no hay un bien común que defender

    a lo que yo decía:

    … la excelencia y el mérito individuales son los verdaderos motores de una sociedad …

    por lo que no veo equiparación ninguna con el hedonismo… son apenas vuestros fantasmas … 😉
    Me preguntas por el sentido de vivir en sociedad si se cumpliesen mis premisas. Muy fácil: la defensa ante los ataques de quienes -ya lo ves- intentarán siempre imponerte su forma particular de entender la vida.

  33. Coup:

    qué le voy a decir sobre esto a una persona que piensa que una “comunidad” de pedófilos puede montarse su propio falansterio y convivir en perfecta armonía con el resto de la sociedad mientras no “inicien la agresión”.

    ???? donde digo yo eso? No será que se lo ha leído a alguien que dice que lo dije? Y no, lo de experimentos y variables no es un magufo (que no sé lo que es), pero ahora no tengo tiempo de explicarlo.

    Pues si no es anarquista, ¿a qué tanto sacar a paseo el principio de no agresión? deje ya de tomarnos por imbéciles, joder

    Usted sabe lo que es el sintetismo? Hay principios, ideas, en todas las corrientes de pensamiento, dignas de reflexión. Algunas de ellas pueden ser incorporadas al discurso mientras se busca una solución original, no siempre posible. Acaso el defender la elección directa de representantes en el gobierno no me convierte también en demócrata? Y el defender la federación como forma de organización de entidadesa nacionales más amplias, no me convierte en republicano?

    Alfredo:
    Efectivamente, soy un partidario absoluto del dereho de secesión. Como este -en mi caso- no incluye la violencia, quedo absuelto del delito de sedicón. Lo demás… sus “prostitutas indecentes” le califican. Y si leo lo de los narcotraficantes o los pistoleros… no ha entendido mucho, verdad?

    Bastiat:

    Me parece Luis que sólo hay una manera de decidirlo entre iguales…. La democracia

    Efectivamente. Y yo abogo por la democracia directa, las listas abiertas, la estricta separación de los tres poderes, la posibilidad de largar al votado si no cumple, la participación ciudadana en la elaboración de leyes, el referéndum como vehículo habitual en la toma de decisiones … y todas esas cosas las creo más practicables en estados pequeños que en estados grandes.

  34. Mis críticas no se centran en el libertinaje, sino en la falta de estructuración y solidez del modelo planteado. Insisto que para poder aplicarse lo que propones, Luis, se precisa que todos voluntariamente lleguen a las mismas conclusiones y acepten las reglas del juego. Eso, además de ser imposible, se rompe desde el momento que surge la más mínima amenaza, ya sea interna (constitución de una minoría con valores contrarios) o externa (enemigo beligerante). Y si por si eso fuera poco, el modelo no tiene miras a largo plazo, por lo que admite corrientes -aún siendo afines- autodestructivas sin ninguna pega.

    Todo modelo es de una u otra manera impuesto. Luego será más flexible o menos, más autoritario o menos, más individualista o más social. Pero sin imposición, no hay modelo. Ley sin fuerza no es ley, pues a nadie obliga.

    De aplicar congruentemente los principios que expones, nada se debería imponer a los hijos y estos deberían emanciparse a voluntad. Que coman cuando quieran, que estudien lo que quieran, nada de coacción ni imposición de norma alguna, nada de principios morales. Así pues, deberíamos ver con normalidad que niños de siete años carentes de cualquier principio ético o moral se emanciparan y vendieran su cuerpo para subsistir. Mientras esa sea su voluntad y pacten libremente con los pederastas, no puede haber objeción alguna…
    Dejando a un lado mis escrúpulos y principios morales, sostengo que tal modelo social es inviable y autodestructivo sin necesidad de más ejemplos.

    Creo que el razonamiento que empleas parte de unas premisas incompletas. Es como si para construir una casa te fijaras sólo en protegerte del viento y de las miradas extrañas, ignorando la lluvia, el sol, los amigos de lo ajeno… Y así propones como modelo una fantástica caseta de campaña. Que sí, que es una casa. Que sí, que solventa los problemas a los que te has enfrentado en las premisas. Pero que ante múltiples situaciones que has dejado atrás no es una solución óptima ni de lejos.

    Mi propuesta es una casa con un cuerpo central sólido de piedra y luego alas de madera que puedan ser fácilmente modificadas. Y si hay que poner alguna caseta de lona en el jardín, estupendo. Luego están los que proponen un búnker de hormigón, una construcción toda en piedra e inamovible… Que en el fondo no dejan de ser soluciones que pecan de lo mismo que la tuya (fijándose sólo en la seguridad y olvidándose de la libertad), pero que sin embargo son mucho más sólidas.

    Siendo la libertad un valor supremo, ante la inestabilidad e incertidumbre poco sentido tiene. Entre tener como compañera a la Schiffer durante dos semanas o a una mujer normal de por vida, teniendo en cuenta todas las implicaciones, lo racional es que se opte por la segunda opción. De nada vale ofrecer algo insostenible, por mucho que nos atraiga ese algo. No tiene sentido diseñar un modelo liberal, para empezar irrealizable. Y para terminar, insostenible.

    No es lo mismo un modelo que promueva una pirámide demográfica estable que uno que no. No es lo mismo un sistema que incentiva la generación de capital que uno que no. No es lo mismo una sociedad basada en derechos y obligaciones que una que sólo establece derechos (o sólo obligaciones). No obtienes el mismo resultado si equiparas el hedonismo al esfuerzo. No hay sociedad si no hay un bien común que defender (¿qué sentido tiene el asociarse entonces?).

    Es tan nocivo incrementar el peso del estado buscando seguridad a costa de libertad convirtiendo al individuo en vasallo y al estado en señor (anulando el beneficio del individuo éste no tiene motivo para asociarse tampoco), como disminuir el peso de la sociedad en pos de la libertad ignorando la estabilidad convirtiendo al individuo en señor y al colectivo en irrelevante.
    El individuo precisa de la sociedad. Si ésta excede sus funciones, malo. Si no las cumple, malo también.
    Creo, Luis, que tu modelo no permite que la sociedad cumpla con sus obligaciones esenciales. Y las que pueda cumplir, no las puede mantener en el tiempo.

  35. Y Ud. peca de Tonto… Sr. Alfredo….

    Disculpas pero me ha salido así.

    Una sociedad liberal es la que defiende el derecho del individuo. No por encima del de la sociedad, porque el individuo vive en sociedad, pero sí el que defiende el derecho del individuo a manifestarse y vivir conforme a sus creencias siempre que se cumpla la máxima de la no agresión. Si Coup, NO AGRESIÓN.

    Si no queréis entender esto no es ya una cuestión de apellidarse liberal de una u otra forma sino la de plantear la posibilidad de que la sociedad puede vigilar tu vida privada en pos de asegurarte a ti el que vivas como la mayoría de los ciudadanos teimponga. Como diría Jeffferson :” la más importante de las enseñanzas y sin embargo la última que se aprende a fondo, es que la voluntad de la sociedad enunciada por mayoría de un solo voto es tan sagrada como si fuera unánime”. Tiene derecho la mayoría, aunque sea por un sólo voto a obligar a todas las mujeres a ir con burka????

    En el fondo de todo esto no está realmente un debate sobre el liberalismo sino una cerrazón contra otra. La cerrazón de los anarquistas en identificar al Estado, y como añadido a la democracia, como causa del mal, y la de los antianarquistas que no sólo no encuentran ningún problema en el Estado sino que justifican cualquier acción por el mero hecho de no dar cabida a ninguna sospecha de libertarianismo.

    No señores, no. El liberalismo busca la máxima libertad para el hombre. Ni está definida cual es la máxima libertad ni podemos definirla de manera adecuada ni tan siquiera democráticamente porque es un concepto individual. Pero si alguna razón de ser tiene el Estado es la defensa del individuo para que desarrolle de la mejor manera posible lo que el considere que es su libertad respetando la máxima de la defensa en igual medida de la libertad, la propiedad y la vida de los demás, es decir, insisto. Coup, el principio de no agresión.

    Esto, de todas manera ni está definido por la ley natural ni es algo que una vez llegado, si es que fuera posible, aun consenso sobre lo que sí y lo que no puede hacer el Estado, las decisiones que el grupo adopte de manera democrática, pero lo que hemos de tener claro los liberales es que la coacción Estatal no puede estar por encima de los derechos del individuo. Como digo, el Estado tiene razón de ser para defenderlos. Eso no quita que esos derechos se vean moderados en alguna medida, con la menor incidencia posible, ante las necesidades puntuales, lógicas y adoptadas desde la experiencia para lograr una armonía en la convivencia. No se puede escuchar AC/DC a las 5 de la madrugada porque es agresión. Coup, agresión. Y así se ha determinado no por una ley sino porque dentro del grupo social al que se pertenece se ha legado a la conclusión de que esa agresión perjudica a la mayoría, o a uno sólo y el Estado, el acuerdo, decide que eso no se puede hacer.

    Pero todo esto es cuestión de grado. Y si quieren Uds. hablamos de grados. No de insultos y de improperios.

  36. Me siento insatisfecho y con un poco de indignación contra su artículo, caballero. Usted ya sabe que no compartimos absolutamente nada en estos terrenos pero lo que más me indignó de su escrito fue ésto:

    “En cuanto el individuo cae en una minoría, en la disidencia, se convierten en verdaderas pesadillas.”

    ¿A qué le llama usted una minoría? ¿A un grupúsculo de narcotraficantes? Es que para muchos “liberales”, son unos auténticos empresarios.

    ¿A qué le llama usted una minoría? A dos o tres locos que quieren comprar once pistolas? Me dirá “bueno hay quienes coleccionan armas de fuego.”

    Insisto en que nos defina qué es una minoría para poder proceder a la segunda parte de mis críticas si “minoría” para usted es simplemente alguien “diferente” o auténticos canallas delincuentes como los terroristas y los narcotraficantes.

    “Pero el nuestro no es un sistema autoritario,”

    No, desde luego: vivimos casi en un sistema anárquico.

    “es un sistema paternalista, basado en el “bien común”, fundamentado en lo más miope del conservadurismo moral (si hemos evolucionado como una determinada forma de sociedad es porque esta es la mejor opción),”

    ¿Qué es ese bien común que afirma como existente en el modelo actual? Que yo sepa hay relativismo del más peligroso. ¿Qué prefiere? ¿Que las cosas y las acciones queden impunes? ¿Que un grupo de prostitutas indecentes puedan pasearse libremente delante de menores de edad porque usted y un pequeño grupo reducido de intelectuales les da la gana, opine lo que opine el pueblo y la mayoría de los ciudadanos honrados? ¿Que los narcotraficantes puedan vivir en una sociedad “libertaria” como cualquier miembro de un cartel colombiano?

    Ustedes los libertarianos pasan olímpicamente de los convenios que nuestro país ha firmado con la ONU, ¿Verdad?

    “y desarrollado a golpe de enfrentamiento entre “mayorías”.”

    Efectivamente: hay mayorías y se les ha de respetar.

    “No todas las soluciones evolutivas son las mejores, los principios morales cambian con el avance de la razón,”

    No, no necesariamente con el avance de la razón sino con el avance del conocimiento. En esto estoy más o menos de acuerdo: la moral cambia según las épocas y/o sistemas.

    Señor Gómez: ¿Desea usted rectificar o definir sus definiciones? Si no, no tendré otro remedio que sospechar que usted peca de sedición.

    Saludos

  37. Pues si no es anarquista, ¿a qué tanto sacar a paseo el principio de no agresión? deje ya de tomarnos por imbéciles, joder.

  38. ¿Eso es todo lo que puede contestar?

    Yo no creo en utopías. Desde luego está equivocado conmigo aunque no niego que parte de culpa sea mía al no explicarme. Yo no soy ningún “minarquista” cabreado con los anarquistas. Más bien creo que eso del “minarquismo” es la misma estupidez que la ancapía. Que yo sea liberal no significa que deba creer en arcadias ideales sobre el “estado mínimo” porque son precisamente ese tipo de creencias finales la negación del liberalismo al anteponer una presunta arcadia sobre el libre albedrío y también la negación de la realidad, con su cerrazón y su obcecación en el libro, en la teoría y no en lo que de verdad ocurre y pasa.

    Habiendo aclarado esto, le respondo que sí, en efecto, creo que la experiencia, la historia, la mera prudencia, me da la razón al rechazar el anarquismo y toda su barata construcción pseudointelectual en torno a él, incluyendo una “naturaleza humana” inventada ad hoc y realmente inexistente. El resto de preguntas retóricas que hace son mero desbarre (experimento, desarrollo, variable???) y no entiendo bien que quiere decir pero me huelen a magufo que no veas.

    Su última frase revela perfectamente hasta qué punto están abstraídos de la realidad. Si usted proclama el principio de no agresión como norma básica de convivencia necesariamente habrá de luchar por su universalización dado que las ideas éticas (y los humanos que las siguen) no son burbujitas a las cuales no les afecta nada lo que ocurra a su alrededor. Claro que, qué le voy a decir sobre esto a una persona que piensa que una “comunidad” de pedófilos puede montarse su propio falansterio y convivir en perfecta armonía con el resto de la sociedad mientras no “inicien la agresión”.

  39. Señor Isidoro… por favor…

    Si mañana a usted le dan cuatro tortas por decir lo que dice y solicita mi ayuda para ejercer con mayor efectividad (el otro es enorme y malísimo, o son dos) su legítima defensa, no dude que cuenta con ella.

    La desgracia de estas discusiones es que siempre terminan ustedes poniendo tocino donde había velocidad. Y así, claro, es imposible entenderse. Ejemplo:

    para que exista una sociedad abierta y que progrese no es necesario un Estado perfecto pero la anarquía, para funcionar lo más básico, sí tendría que ser “perfecta”

    Anarquía? Dónde he reclamado yo un sistema anárquico (que, obviamente no puede ser “sistema”)? Por qué razón todo intento de minimizar la intervención estatal ha de terminar en “anarquía” ad absolutum? Porque lo dice usted? Su modelo de estado imperfecto para una sociedad abierta y de progreso es tan válido como mi modelo de estado imperfecto para una sociedad de hombres libres que progresan. Ni el uno ni el otro han funcionado nunca! Su voluntad frente a la mía. Sus ideas frente a las mías. Y en lugar de buscar los lugares comunes (yo no acostumbro a acudir al blog de nadie a reventar lo que dice, ni a hacer juicios de valor sobre sus ideas o su persona) aprovecha el foro para hacer no ya apología de lo que cree, no. Para hacernos partícipes de la lástima que siente por mí.

    Eso es, sin duda, progreso….

  40. Yo me sorprendo de algunas cosas, en este momento gratamente, aunque los ramalazos no dejan de aparecer. La soberbia es mala compañera.

    Una vez dicho esto, es que ha salido así, paso a contestar a quien se lo merece tanto en cuanto muestra discrepancias. JE. Nunca creí que iba a decir esto… o sí?

    ¿Te sientes obligado o lo haces por voluntad propia?

    ¿Y qué mas da? Ni yo elegí nacer donde nací ni he aceptado le status quo en el que se desarrolla la sociedad en el territorio en el que nací. Lo cierto es que no he manifestado voluntariedad y he sido “obligado” a vivir por incapacidad para decidir desde que era pequeño y cuando ya he tenido capacidad para hacerle he decidido que lo que allí ocurre, como no me va, no va con migo. Si me fuera aceptaría el hecho de que tienen derecho a imponerme sus normas. Y yo no creo en ello. Y como no creo en ello no tengo porqué aceptar el que se me imponga un árbitro para decidir si mis colatecolaminas me producen los mismos beneficiosos efectos a las 6 de la tarde que a las 5 de la madrugada, ni que se me imponga el disfrutar de los AC/DC dentro de una habitación forrada de cartones de huevos. La cuestión es si el hecho de la voluntariedad queda reducido a que permanezca donde nací o no.

    Si me voy estoy aceptando el derecho de los otros a obligarme. Si me quedo acepto las normas que me obligan. Ciertamente tengo todo el derecho a escapar hacia otro lugar donde disfrutar mis gustos musicales de la manera en que considere oportuno pero sería aceptar, como digo, la capacidad de otros a decidir por mi, a coaccionarme. En la huida está incluida esa opción.

    Por otro lado me gusta que aceptes un concepto que parece que no está muy claro para la mayoria de los Ancaps… todos, creo, que es e concepto del acuerdo del “contrato de comunidad”… ¿Y qué es y cómo se materializa y de qué manera se modifica?

    Me parece Luis que sólo hay una manera de decidirlo entre iguales…. La democracia.

  41. “No necesito de la violencia para hacer nada. Acaso están ustedes obligados a leer aquí? Es violento el texto que he escrito? Soy violento haciendo lo que hago?”

    ¿De qué violencia hablamos? A lo mejor es que el USMC y su violencia hacen mucho más por la libertad y el orden que todos los “bienintencionados” del mundo. Y no, no creo que sea usted violento por hacer apología del feudalismo; en todo caso será usted algo frívolo o alucinado.

    “Seamos serios, tan utópico es un estado perfecto como una sociedad perfecta sin estado.”

    Ya tuvo que soltar la frasecilla de marras. A ver si nos enteramos: para que exista una sociedad abierta y que progrese no es necesario un Estado perfecto pero la anarquía, para funcionar lo más básico, sí tendría que ser “perfecta”. No se puede poner a la misma altura lo real y previsible que lo utópico y “contraintuitivo”.

    “No queda sitio para lo “que es”? absolutamente ningún sitio para lo que “podría ser”?”

    ¿Y si mañana hubiese guerra y no fuese nadie a lucharla?… Francamente, don Luis, es usted digno de lástima.

    ¡Prohibido prohibir!

  42. Adolescencia… pero NO soy irresponsable, NO soy deshonesto, NO soy hipócrita. Me encanta ser adolescente!

    Yo hablo de atomizar la responsabilidad, la excelencia, el mérito. No necesito de la violencia para hacer nada. Acaso están ustedes obligados a leer aquí? Es violento el texto que he escrito? Soy violento haciendo lo que hago?

    Seamos serios, tan utópico es un estado perfecto como una sociedad perfecta sin estado. Por qué es su utopía más madura que la mía? Porque se basa en la experiencia? Y si el experimento no es correcto en su desarrollo? Y si la variable de la que resulta la actual organización social es la equivocada? Saben ustedes que no lo es? Desde qué perspectiva? la de lo “que fue”? No queda sitio para lo “que es”? absolutamente ningún sitio para lo que “podría ser”?

    Una estafa? Quién le ha dicho a usted que lo que yo quiero para mí sea lo que quiero para usted?

  43. Seamos serios, no tiene sentido hablar de un “principio de no agresión” que rija las relaciones humanas. No es que sea o deje de ser universal, y poco importa que lo aceptemos o no en nuestro fuero interno, es que tal cosa NO EXISTE ni ha existido jamás, es una invención. Si dicho principio de no agresión existiera, sería la plasmación real del anarquismo pero no parece que eso sea así a día de hoy ni que lo haya sido nunca. Además, desde la óptica de la naturaleza humana, el hombre es agresor y no lo contrario y por eso existen los estados. De negar eso, el anarquista se ve obligado a probar que el estado es una construcción artificial y que puede ser abolido sin mayores consecuencias. Más bien, el fin de un estado lo que hace es atomizar la violencia y el poder, que con el tiempo darán lugar a nuevos estados.

    Las sociedades no se construyen desde el escritorio con grandes y bienintencionadas proclamas sobre lo que nos gustaría que ocurriera o como fuera el mundo. Desde esta óptica, no, el principio de no agresión no existe y es una estafa. En cualquier libro de historia y antropología (sí de esos que Unión Editorial nunca pondrá a la venta) lo verán. Y me preocupa que tanta gente, de cierta edad y de presupuesta madurez, se haya dejado engañar por esa patraña.

    Adolescencia.

  44. Yo al jihadista, al facineroso o al nazi sí le despojo de su “derecho a equivocarse” porque, entre otras cosas, en su “derecho a equivocarse” va incluída mi inseguridad o muerte.

    Y si son la mayoría democrática?

    Me importan, en suma, mucho más los valores en que se basa una entidad política que su propio tamaño.

    Luego no sé sobre qué discutimos. Apenas es cuestión de tamaño, no? No me negará, acaso, que un modelo como el que usted propugna no es posible en un “Estado”, digamos del tamaño de Andorra. Es eso lo que quiere decir? Ya sé que no. Usted lo que quiere decir es que cualquier forma de estado que no nazca de aquello que usted percibe como “verdadero” no vale. Que es justamente lo que critico en el artículo. Paradigmático.

    ¿Y quién sería el árbitro? ¿Sugiere usted que todos los conflictos en ancapía o municipalandia serían por contaminación ambiental? Tremendo.

    No, sugiero que la mayoría de las leyes son absolutamente innecesarias. Ya sé que le es más fácil el escándalo por extrapolación de lo dicho que rebatir lo que se dice. Tremendo, sí.

    Y por supuesto que niego la universalidad del principio de la “no agresión”

    Por supuesto. Si usted aceptase ese principio estaría negando el 80% de su discurso, en el que sólo usted es dueño de la verdad, y los demás, por las buenas o por las malas, han de aceptarlo antes o después.

    Risas…

  45. Y usted asocia la “vera democracia” con las comunas o municipios… Pero lo siento, a mi ese rollo entre lo espartano y el falansterio no me va: no le encuentro ninguna utilidad y sí veo en ello graves amenazas contra la libertad individual. Unas amenazas, claro, mucho mayores que las de un Estado-nación centralizado políticamente y descentralizado administrativamente. Me importan, en suma, mucho más los valores en que se basa una entidad política que su propio tamaño.

    Yo al jihadista, al facineroso o al nazi sí le despojo de su “derecho a equivocarse” porque, entre otras cosas, en su “derecho a equivocarse” va incluída mi inseguridad o muerte.

    “arbitrar en un conflicto particular permite la limitación del agresor y el agredido mejor que si establece una determinada conducta como agresiva per sé.”

    ¿Y quién sería el árbitro? ¿Sugiere usted que todos los conflictos en ancapía o municipalandia serían por contaminación ambiental? Tremendo.

    Y por supuesto que niego la universalidad del principio de la “no agresión”. Empeñarse en eso es ridículo. Y por favor no me hable de fantasías que me meo de risa.

  46. “El primer principio del republicanismo es que la lex majoris partis (ley de la mayoría) es la ley fundamental de toda sociedad de individuos de iguales derechos; la más importante de las enseñanzas y sin embargo la última que se aprende a fondo, es que la voluntad de la sociedad enunciada por mayoría de un solo voto es tan sagrada como si fuera unánime. Si se desprecia esta ley no queda sino la de la fuerza, que conduce necesariamente al despotismo militar”.

    Pero seguro que de lo que se queja Luis I. Gómez es sólo de la legislación urbanística…

    No, de lo que me quejo es exactamente de lo que cita de Jefferson, utilizando los argumentos que, a todas luces, no ha comprendido.
    Lejos de denunciar la democracia en sí misma, describo un sistema que haría posible una democracia. Que usted no entienda el valor de la disidencia y consagre la voz de la mayoría como único principio se debe exclusivamente al hecho de que asocia democracia (sociedad) con territorio. Yo no. Pero ese es otro tema.
    Todo hombre busca su cielo, le guste a usted o no. Negar la universalidad de ciertos conceptos es un burdo intento de reducir la discusión a los parámetros morales propios. Es cierto que puedo estar equivocado, no lo dudo. Pero al menos no le niego a ningún otro el derecho a equivocarse también. Me limito a denunciar que usted me agrede cuando yo me siento agredido, no cuando es su intención (por ejemplo) de ahí que la definición de agresión resulte tan difícil en lo general, pero tan sencilla en lo particular. En otras palabras: arbitrar en un conflicto particular permite la limitación del agresor y el agredido mejor que si establece una determinada conducta como agresiva per sé. Vea el ejemplo anterio de la música a modo de ejemplo.

    El resto de su comentario es pura fantasía y prejuicio. No merece palabras.

  47. Aceptada la protesta 🙂

    Yo nací en mi barrio de toda la vida pero nunca he dado mi consentimiento expreso a las normas que allí existen. ¿U ocurre que por el hecho de madurar, de crecer, de vivir todavía allí estoy obligado a acatar dicha norma?

    Te sientes obligado? O lo haces por voluntad propia…

    ¿q1ué ocurre o ocurriría si un vecino se dedica a poner la música a todo volumen a altas horas de la noche y cuando se le recrimina o amenaza de aplicar una norma establecida para tal caso dice no sentirse obligado por ella puesto que no reconoce la legitimidad ni de la norma ni del acuerdo por el que se llegó a ella?

    Que, evidentemente, se ha convertido en agresor (tu vecino, el de la música) incumpliendo el principio que señalo en el post. Si el vecino gusta de escuchar AC/DC a las tres de la mañana, para cumplir su deseo deberá hacerlo allí donde no agreda la felicidad de los demás. Una nave abandonada o una casa bien insonorizada son soluciones creo que razonables. No necesitará emigrar 😉 si no quiere. Para solucionar ese conflicto no es necesario un juez, basta un árbitro; no es necesaria una ley, basta un contrato de comunidad; y si todos tuviésemos presentes siempre los principios de voluntariedad, responsabilidad y respeto absoluto por la felicidad del otro, probablemente ni eso: seguramente el buen vecino te preguntaría si te molesta la música y decidiría que sus catecolaminas producen la misma satisfacción a las tres de la mañana que a las seis de la tarde, en una casa normal como en una insonorizada.

  48. Como siempre toca separar, para despistados, que todo el discurso en contra del colectivismo (que yo comparto) de Luis I. Gómez no es una condena del totalitarismo sino que es una condena de la voluntad mayoritaria de las masas como criterio de organización política. Es decir: la munición individualista tiene por fin la denuncia de la democracia en sí misma. Por esto don Luis es análogo a cualquier socialista utópico y, por tanto, antiliberal. “Él sabe” lo que es la libertad en todo tiempo y lugar. Un concepto que lo explicaría todo y que no requeriría de matices o explicaciones. Un concepto total, totalitario.

    Así, Luis dice que la violencia o coacción sólo sería válida (mejor no decir “permisible” que me entra la risa) ante una agresión. Pero, de nuevo para despistados, ¿qué es una agresión? Los jueces, bajo un sistema en que la agresión sólo tiene una definición legal posible, tienen problemas muchas veces para aclarar mediante sus sentencias y autos si en este o aquel caso hubo realmente agresión pero la gente como Luis I. Gómez saben qué es una agresión. Lo dice la Ley Natural, dicen. Pero obvian, claro, que eso es pura palabrería desde el momento en que hay gente en la Tierra que considera parte de la Ley Natural el agredir a otros por diversas causas. La Ley Natural, entonces, no es ni autoevidente ni intelectualmente respetable sino un automatismo religioso fruto de alguna suerte de etnocentrismo enamorado de sí mismo. Así que de “principio universal” nada.

    Habla don Luis de “buscar el cielo” y me viene a la memoria aquella cita: “Si el mundo actual es un infierno es porque algunos han tratado de hacer de él su paraíso”. En ausencia de el conjunto de civilizados instrumentos de orden que a lo largo de siglos hemos ido afinando esas fuerzas “mesiánicas” destruirían muchas vidas y haciendas. Porque precisamente como los sucesivos “anunciadores de la Verdad” (o un novísimo descubrimiento de la verdadera Ley Natural, claro) dirán encantados sus valores son “universales” y por tanto intentarán universalizarlos. Pensar que eso no ocurre es como esperar, como en la canción, que llueva café en el campo. Porque, por ejemplo, que el cristianismo se expandiese por el mundo no fue cosa de lo bonito que era sino de que los Estados que lo compartían eran los más poderosos de la Tierra (y con el Islam el ejemplo es aún más evidente). Será mejor entonces encerrar a los opositantes al puesto de Dios o de Diablo en la cárcel más cercana en lugar de entretenernos en ver cómo “voluntariamente” destruyen nuestra sociedad.

    Apelar al evolucionismo para sugerir que el Estado puede ser fulminado es, como ya dije en su momento, lo mismo que sugerir que mañana los seres humanos desarrollaremos rabo de nuevo. Está claro que no vivimos “en el mejor de los mundos posibles” pero si algunos podemos decir esto es en buena medida porque consideramos que vivimos en un mundo en que los absolutos y los fanáticos no pueden describir la realidad ni informarla de mejoras posibles.

    Por otra parte resulta harto evidente lo insatisfactorio que es el actual modelo político español, notoriamente “partitocrático”. Las reformas que mejorarían ntoriamente la vida pública en España son bien sencillas pero se encuentran complicadas artificialmente por una mala constitución política y por las oligarquías políticas que dicho texto generó a lo largo de estos años. Pero, de nuevo, lectores no se confundan: cuando alguien como don Luis critica la democracia española no es porque sea demócrata sino porque es un ácrata. Y recuerdo aquí, de nuevo, las palabras de Thomas Jefferson al respecto:

    “El primer principio del republicanismo es que la lex majoris partis (ley de la mayoría) es la ley fundamental de toda sociedad de individuos de iguales derechos; la más importante de las enseñanzas y sin embargo la última que se aprende a fondo, es que la voluntad de la sociedad enunciada por mayoría de un solo voto es tan sagrada como si fuera unánime. Si se desprecia esta ley no queda sino la de la fuerza, que conduce necesariamente al despotismo militar”.

    Pero seguro que de lo que se queja Luis I. Gómez es sólo de la legislación urbanística…

  49. Luis…. Protesto!!!

    Yo nunca he mencionado nada parecido a que tú seas defensor del libertinaje. Nunca, lo que he hecho siempre es tratar de poner las ideas Ancap en un contexto terrenal, en un territorio y en las relaciones que de la pertenencia a un grupo asentado sobre ese territorio surgen como identificadores de ese grupo y de la “obligatoriedad” de respeto por quienes allí viven, sin que eso prejuzgue o determine qué es obligatorio o cuales son los mínimos exigibles para considerar una sociedad ni como liberal ni como viable.

    Una vez protestado, dicho todo esto con el mayor de los aprecios, estimado colega, he de insistir en esos conceptos, a fuerza de repetirme y a riesgo de que alguien me acuse de no ser si gramola o tío vivo… pero uno no cambia de opinión para ganarse el aplauso salvo que busque el aplauso y no la verdad y la defensa de lo que cree, o el reconocimiento a costa de recibir desprecios…. Hemos de entender que la acción humana se realiza dentro de un contexto que incluye un grupo humano, que establece sus normas, insisto, sin especificar cuales, y un territorio donde esas normas tienen vigencia.

    Por poner un ejemplo un poco chusco ¿q1ué ocurre o ocurriría si un vecino se dedica a poner la música a todo volumen a altas horas de la noche y cuando se le recrimina o amenaza de aplicar una norma establecida para tal caso dice no sentirse obligado por ella puesto que no reconoce la legitimidad ni de la norma ni del acuerdo por el que se llegó a ella?

    Tu mismo dices:” Todo individuo debe de ser consciente y voluntariamente miembro de un grupo social. Nadie debe serlo por nacimiento, costumbre u obligación” Yo nací en mi barrio de toda la vida pero nunca he dado mi consentimiento expreso a las normas que allí existen. ¿U ocurre que por el hecho de madurar, de crecer, de vivir todavía allí estoy obligado a acatar dicha norma? Es una pregunta a responder….

Los comentarios están cerrados.