La “futura” aplicación de la Sharia en Gran Bretaña: un ejemplo práctico

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El otro día publiqué un post que fue bastante polémico (dentro de lo que son estas cosas) sobre la posibilidad de que se introduzca la Sharia en Inglaterra. Pues bien, repasando mis feeds, leo la siguiente historia que sirve para ilustrar lo que ocurre en la realidad, no en las teorías en un café o en el sillón de casa con las zapatillas de abrigo puestas:

Cuando mi madre descubrió que me había hecho cristiana, se fue a la mezquita local y dijo a todos que me había vuelto loca,” Yasmin ha dicho a Release Internacional, que sirve a la Iglesia perseguida en más de 30 países.

Después se fue a por agua bendita para curarme de mi locura. La comunidad comenzó una campaña contra mí, la gente venía y me daba en la puerta cada diez minutos durante la noche.”

La policía le puso una alarma de pánico, pero al final le dijo a Yasmin que no podía protegerla más y la llevó a un refugio de mujeres.

(…) Yasmin se cambió a otra parte del país, pero su ex-marido la siguió y demandó la custodia de sus hijos porque se oponía a que fueran educados por una cristiana. (Nota: según la Sharia, la mujer pierde a los hijos que deben ser educados por su padre. En este caso aún más porque ella es ahora cristiana).

Yasmin continúa: “Continuamente me intimidaba y me acosaba y contrató a algien para que me pegara en la calle. A cualquier sitio que íbamos, siempre había un coche persiguiéndonos y vigilándonos”.

Su hijo no resistió la presión y acabó yéndose con su padre. “Sólo se quedó una noche“, dice Yasmin”, porque su padre le había dicho que había contratado a alguien para matarme y le presionó a mi hijo para que le dijera detalles de la distribución de mi casa – dónde estaba la alarma y dónde dormía“.

Yasmin se escondió de su marido con su hijo pequeño y llegó a un acuerdo con su marido. El acoso acabó, pero no fue el final de los problemas.

Todos en la comunidad musulmana local sabían que yo era cristiana y no quería saber nada de mí. La gente se cruza de acera antes que saludarme y a menudo me escupen en la cara. Me han presionado para que me vaya de la ciudad. Pero ya me han echado de una ciudad y ahora tenía la firma determinación de no dejarles que me intimidasen“.

(…) Añade: “Una de las cosas más difíciles después de convertirse al cristianismo desde un pasado musulmán es que pierdes a la familia. Hay relaciones tan cerradas en nuestras comunidades… Si alguien se hace cristiano se considera que es una vergüenza para la familia, así que la única respuesta es la de cortar con ellos“.

Algunos conversos desde el Islam pierden sus casas, posesiones e incluso la custodia de sus hijos – una foto replicada en muchas naciones alrededor del mundo, donde antiguos musulmanes pueden incluso perder sus vidas por cambiar su fe.

La historia en Inspire Magazine. Llego a ella a través de Shariah Finance Watch.

Y esta vez voy a enlazar a Dhimmi Watch, una página de Robert Spencer, pero no para citarle a él, si no un documento importantísimo: Apostasy, Human Rights, Religion and Belief, del apóstata musulmán Ibn Warraq:

Está bastante claro que bajo la Ley Islámica un apóstata debe ser condenado a muerte. (Entre otras Suras) la IV.89 dice: “Ellos querrán que tú dejes de creer como tú has dejado de creer, para que así todos parezcáis iguales. NO seas amigo de ellos hasta que hayan huído de sus casas por la causa de Dios. Si te dejan cójelos y mátalos allí donde los encuentres. No busques entre ellos a amigos o personas que te ayuden“. Baydawi (muerto alrededor de 1215-6) en su celebrado comentario sobre el Corán, interpreta este pasaje como: “a aquellos que vuelven la espalda a su creencia (irtada), abierta o secretamente, cógelos y mátalos en cualquier lugar donde los encuentres, como a cualquier otro infiel. Sepárate de ellos de inmedianto. No aceptes su intercesión en nada“. Ibn Kathir en su comentario de este pasaje citando a Al Suddi (muerto en 745) dice que como los no creyentes han manifestado su falta de creencia deben ser asesinados.

Al murtadd (el que ha abjurado de la fe musumana) le será denegado un entierro musulmán, pero además tendrá otras incapacidades. Su propiedad es entregada a los creyentes, si vuelve como penitente sólo tiene derecho a lo que queda. Otros afirman que su derecho sobre la propiedad simplemente quedan suspendidos, sólo si muere fuera del territorio del Islam pertenece su propiedad a la comunidad musulmana. Si el marido o la mujer apostata, el divorcio tiene lugar ipso facto; la mujer tiene derecho a su dote sin pronunciamiento sobre el matrimonio. Según algunos juristas, si la mujer y el marido apostatan juntos, su matrimonio es válido. Ahora bien, si la mujer o el marido vuelven al Islam de forma individual, su matrimonio queda disuelto. Según Abu Hanifa, las actividades legales como manumisión, testamento, venta y otras quedan suspendidas. Algunos juristas chiíes, señalan que la ley islámica sobre los apóstatas debe aplicarse incluso fuera del Dar-Al-Islam, en los países no musulmanes.

(…) La ausencia de cualquier mención de apostasía en algunos códigos penales islámicos no quiere decir de ninguna manera que un musulmán en ese país sea libre para cambiar de religión. En realidad, las lagunas en los códigos penales no existen: esos supuestos se rigen por la Ley Islámica. Mahmud Muhammad Taha fue colgado por apostasía en 1985 en Sudán, a pesar de que el Código Penal Sudanés de 1983 no hacía mención a ese delito.

Simplemente una nota:

Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948): “Todos tienen derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión; este derecho incluye la libertad para cambiar su religión o creencias, y libertad, bien a solas o con otros, y en público o en privado, a manifestar su religión o creencia, práctica, adoración u observancia“.

Claro que a lo mejor alguien espera que a esta mujer le dejen plantear un recurso para reclamar la custodia de su otro hijo… La esperanza, ya se sabe, es lo último que se pierde.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

7 comentarios en «La “futura” aplicación de la Sharia en Gran Bretaña: un ejemplo práctico»

  1. Siento no haber contestado antes… XDDDD

    Juano: el problema es que no sólo se les va a aplicar a esos mismos que ahora dicen que “está muy lejos” y que “se aplique voluntariamente”, si no también a mí que no tengo ningún tipo de interés en que ello ocurra.

    Crispal: Lo sé, sé que muy pocos lo entienden. Precisamente por eso dejé de escribir: es asqueroso ver lo que pueden llegar a sufrir determinadas personas y que aquellos que, al menos, estarían en disposición de informar sobre ese padecimiento, no sólo no hacen nada si no que lo minimizan, considerando que son “casos aislados”. Como siempre, prefiero equivocarme. Preferiría que no pasara esto, pero pasa… y cada vez con más frecuencia.

    José María: a día de hoy cualquier acuerdo sancionado por la Sharia, sería ILEGAL, especialmente en aquellos casos que sean contrarios a la Ley civil británica. Si estuviera legalizada la Sharia, lo que hemos visto aquí sería LEGAL.
    ¿Que los Gobiernos no hacen nada? Bueno, es algo más complejo que echar la culpa al Gobierno: los Gobiernos en democracia actúan según encuestas y no existen movimientos generalizados en contra. Entre otras cosas, porque es preferible no enfrentarse y además, se les concede eso y ya todo va a ser perfecto.
    Sí, soy una cínica y cada vez más.

    jabb: totalmente de acuerdo. Eso es lo que está ocurriendo. Pero, ahhh, está muy lejos. Aquí eso no puede pasar…

    Ángel: el peligro que yo veo es que al no tomar las decisiones que eran precisas en el momento en que eran necesarias, cada vez la situación esta peor. Luego la gente se echará las manos a la cabeza. Esperemos que no sea demasiado tarde.

  2. El silencio de los corderos es lo que esta pasando, en esta sumisión de los occidentales hacia las posturas, de estos seres respetuosos con los “derechos humanos”. Cuando no haya remedio, volveremos a las cruzadas, después de destrozar la cultura occidental, en bien de los pobres oprimidos musulmanes.

  3. “Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
    Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
    Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
    Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
    Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.

    Martin Niemöller
    Pastor protestante encarcelado por los nazis desde 1937 a 1945
    1892-1984

  4. Lo que se te olvida decir es que eso YA sucede en Occidente sin necesidad de que haya o no Sharia legalizada por los estados. El problema no es la Sharia, el problema son los gobiernos que tenemos y la población sumisa que traga lo que le echen.

    Ejemplos infinitos.

  5. Nada, Nora, no te preocupes, esto lo resuelve el Rey Abdullah, que monta todo un tinglado sobre el diálogo y lo hace en Madrid, no en Arabia para que no entren en su país judíos y religiosos cristianos. Bonito ejemplo de diálogo. Nadie quiere entenderlo por muchas pruebas que les des. El Islam no cree en los derechos humanos, ni en las libertades personales. El musulmán moderado lo es en cuanto mal musulmán.

  6. Y estamos hablando de la conducta de los musulmanes “moderados” que viven en nuestro territorio…

    Moderadisísimos, sí señor. No se de qué nos preocupamos con semejantes ejemplos de tolerancia y convivencia cívica.

    ¿Qué sentido tiene que una sociedad acoja a un grupo creciente cuyos miembros no buscan integrarse en absoluto? ¿Qué sentido tiene dejarse conquistar por muy pacíficamente que sea?

    De seguir así, a los que hoy no se escandalizan porque la aplicación de la sharia no va con ellos sino con individuos que “voluntariamente” lo aceptan, les va a entrar la risa floja cuando se la acaben aplicando a ellos porque la mayoría democrática así lo decida…

Los comentarios están cerrados.