En la ONU: primero la Sharia, luego lo demás

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Andábamos todos ocupadísimos con la cirisis económica o la resaca del título europeo en fútbol. Y como los medios de comunicación patrios, cuando no se ocupan de lo que nos ocupa recurren al titular fácil o de moda, apenas si nos hemos enterado del escándalo que hace dos semanas protagonizó la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

El historiador británico David Littman, que había recibido el encargo de representar los intereses de una ONG, quiso leer una declaración sobre la lapidación de mujeres y los matrimonios forzados de menores de edad en los países donde se aplica la Sharia. No pudo, no le dejaron. Los representates de Egipto y Paquistán se dedicaron a interrumpirle llamándole al orden y recordándole que esos temas no están permitidos por los estatutos de la Comisión. El paquistaní fué más allá y se mostró realmente indignado en nombre de su país. Al final, el indudablemente sobrevalorado presidente de la Comisión, el rumano Doru Romulus Costea, optó por zanjar la cuestión PROHIBIENDO en ese momento y en ADELANTE cualquier debate (“judgements and evaluations”) sobre la Sharia en el contexto de los Derechos Humanos. Por supuesto “sólo” en el seno de esa Comisión y en perfecta harmonía con sus estatutos. En otras palabras: primero el derecho a la libertad religiosa (y si es islámica más) y luego el derecho a la vida.

Por si hay algún incrédulo que dude de mis palabras, les dejo el vídeo en el que se recoge este gran momento en la historia de la rendición a los liberticidas islamistas:


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

2 comentarios en «En la ONU: primero la Sharia, luego lo demás»

  1. No me extraña en absoluto. Están ganando la partida. Se despista uno dos días y al volver se encuentra con noticias como ésta, muy inquietantes, en las que se ve cómo la sharía se impone ante cualquier otra consideración. El colmo lo acaba de protagonizar Lord Phillips of Worth Matravers, máxima autoridad judicial en Inglaterra y Gales, que “pronunció un discurso en un centro musulmán de Londres, en el que se mostró partidario de que algunos principios de la “sharia” o ley islámica se apliquen en algunos aspectos del sistema legal británico”. Acongojante ¿no?
    Pero todos miramos a otro lado.

Los comentarios están cerrados.