25 de Octubre de 2008: tengo un dilema

Shares

El Lehendakari de los vascos acaba de anunciar una consulta popular en el País Vasco sobre su autodeterminación respecto del Estado español. Me alegro. Caretas fuera y a caminar. Hace ya muchos meses que defiendo la celebración de éste y otros muchos referenda. Hace mucho tiempo que soy un convencido de que la forma más sensata de acabar con los nacionalismos y las asimetrías (recuerden, todos somos iguales ante la ley en una misma organización social -en este caso el Reino de España) pueblerinas es precisamente esta: que nos pregunten. Que nos pregunten a todos. Recomenzemos el camino que se torció allá por el 78. Autoconcedámonos la oportunidad de renovar el compromiso social con nuestros vecinos y redefinamos a qué estado queremos pertenecer y cómo ha de ser ese estado. Sin tapujos. Con sinceridad. Haciendo uso, por vez primera en decenios, de la verdadera responsabilidad que tenemos como individuos.

Pero.

Es esta convocatoria la primera de muchas? Nos convocarán a todos? Acaso sólo tengan derecho a ello los beneficiados de la asimetría artificial pseudohistoricista en que vivimos? Observando el cariz que la política nacionalista ha ido tomando en España en los últimos 20 años, me temo que debo ser más prudente en mi alegría. Me temo que a mí no me va a preguntar nadie. Así que mantengo el tema en observación.

Más pero.

Y la ley? Si hoy somos laxos en el cumplimiento de las leyes vigentes, qué garantías tengo de que en el futuro no siga siendo así? Qué criterio se sigue para ningunear una ley hoy desde su ámbito de vigor? Y cuál será mañana? No estábamos en que para conseguir que todos seamos iguales ante la ley, la premisa sine qua non es precisamente la de acatarlas hasta ser abolidas por los ciudadanos en común acuerdo y según las reglas de la democracia? Qué democracia es ésta que permite a políticos, fiscales y jueces decidir por nosotros -los verdaderos y únicos soportes de todo contrato social- de forma personal pasar de la legalidad a la ilegalidad? Acaso no es más justo cambiar una ley que obviarla? No se dan cuenta, señores y señoras, que esta actitud nos está robando la seguridad en la aplicación de las leyes mañana? Es ésta la ética moderna? Es éste el progresismo campante? De quién voy a poder fiarme en el futuro?

Ya lo estoy viendo: nos reunimos en las urnas, decidimos penalizar el robo, y a los cuatro días el político de turno nos explica que la prevaricación no es robo y que como los "esosquenopiensancomoyo" no quieren cambiar la ley, lo mejor es obviar la vía parlamentaria (o la que se hubiere elegido como válida) y lanzarse de lleno en brazos de la ilegalidad.

Apaga y vámonos!

Mas cosas aquí y aquí.

 

Shares

8 Respuestas a “25 de Octubre de 2008: tengo un dilema”

  1. Totalmente de acuerdo, fuera caretas, pero si, es una forma tramposa de hacerlo, lo han visto muy bien, creo como Berlín que se pretende acrecentar la satrapía foral. Por cierto, ¿votarán los que echaron del paraíso a balazos? ¿sigue el PNV considerándolos “vascos y vascas? …

  2. Bueno: esto hace mucho que se veía venir, sin estrategia alternativa de los que defienden lo contrario: yo ni me alegro ni me dejo de alegrar, porque pienso que la incercia va a ser la misma, sólo que más deterioro. La clave es que el lehendakari tiene la iniciativa y quiere poner el estado contra las cuerdas:

    a) como convoca él, él decide la pregunta. Para entendernos: si se pregunta ¿está a favor del derecho de autodeterminación de los vascos? Seguro que saca sí. Si se pregunta ¿Desea usted que España mantenga vínculos jurídicos con España? También sale sí. Lo que nadie pregunta es para que la respuesta sea no.

    b)lo que nadie plantea es ¿está usted a favor de la independencia plena del País Vasco de España? Esto sería más interesante, porque permite dos cosas 1) debatir sobre lo que sería al día siguiente, es decir, una vez que tenga la independencia ¿qué van a hacer? ¿el castellano será idioma oficial o sólo el euskera? ¿habrá discriminación par alos que no hablen euskera por las administraciones públicas? ¿Cómo va a negociar con la Unión Europea para incorporarse? ¿pedirá el ingreso en la OTAN? ¿Formará un ejército? ¿Qué red de embajadas piensa crear? ¿Cuánto costará?¿Tendrán las empresas vascas arancel para vender en España? ¿Piensa suprimir las licencias de televisión de las cadenas españolas que emiten en Euskadi? Los trenes son propiedad de Renfe ¿Cómo piensa restituir los ferrocarriles españoles que ya no circularán? y así… 2)Zapatero podría ser creativo y hacer un referéndum en toda España con la misma pregunta. Ver qué dicen los vascos y ver qué dicen los demás: con ello no concede un precedente de autodeterminacón, pero habrá medido la voluntad de la gente y refuerza el concpeto constitucional de una única soberanía.

    Yo entiendo que el análisis del soberanismo vasco sólo va dirigido a la subversión para conseguir el chollo: soberanía plena sin indepedencia jurídica, pero sí de facto. Vamos, el pase foral. No se pueden permitir jugar con la UE porque no saben cómo irá, pero están mirando Bélgica atentamente…

    Nota final: ningun miembro del PSE o del PP (uno de segunda es el que debe decir estas cosas) ha dicho lo obvio: basta con pedir la abstención para que el resultado sea tan legítimo o poco legítimo como el de la constitución en 1978.

  3. El disparate actual consiste en querer volver a aquel minuto de la historia que a cada comunidad más le gusta. Siempre hay alguien que quiere la independencia, pero la mayoría de las neoplasias tratan de crecer a costa de otros. Con eso se conforman, con que les paguemos la SS.

    El problema es que los simulacros, una vez puestos en marcha, no se detienen cuando uno quiere. Y que los dirigentes actuales del Estado creen que ceder es garantía de poder o prueba de centrismo.

    Todos han cedido violando La Constitución. En 1981, en contra de lo que dice, deciden la división de España en Comunidades Autónomas y que éstas han de ser uniformes. ¿La Constitución no está redactada sobre la base de la diversidad? De ahí arranca una espiral de insatisfacción. También se ha violado lo que dice el Art. 3 sobre la lengua…

    ¿Nos vamos al carajo? Pues puede que sí, estos faroles suelen acabar como acaban. Energúmenos como Javier Ortiz los encontrarán intensamente varoniles. Aunque podríamos vivir tranquila y democráticamente en un Estado confederal. Nos convertiríamos, eso sí, en pequeños Mónacos, Lesothos, Melillas…cuyos intereses se comprarán y se venderán muy baratos.

    En realidad España ya se ha vendido. Es el país más pobre de los punteros de la Unión Europea. Los españoles no nos hemos planteado hasta dónde nos interesa la UE y desde dónde esta integración sería perjudicial para nosotros. La derecha apocalíptica, dicen… pues miren Yugoslavia autodeterminándose hasta la náusea donde todavía no está islamizado y vice versa.

  4. (*) pues eso, bueno saber que Valls puede ser tan visceral como este remedador de sí mismo.
    Clausius, ellos son los agraviados. Semejante negociación es impensable desde la postura de “oprimidos” que han usado para montar la que han montado. Ólvidate! Cosas semejantes reclamabva yo en alguno de mis posts. Ya me he dado por vencido: que nos dejen en paz, el tiempo colocará a cada uno en su sitio.

  5. Totalmente de acuerdo. Por ahí “se preguntan” por qué hay miedo a la consulta. Y yo digo que ninguno, pero una consulta en la que nos pregunten a todos. Y claro, con una negociación previa que establezca cuánto tendría que pagar ese nuevo Estado al antiguo país por haberse beneficiado de estar en su seno durante tanto tiempo (libertad de comercio, desarrollo en industrias e infraestructuras, mano de obra del resto del país etc.)

Los comentarios están cerrados.