Fundamentalistas católicos

Shares

Pero vamos a ver, en qué quedamos? Resulta que (justificadamente) cuando los islamistas pretenden imponer el velo a las mujeres ponemos el grito en el cielo, nos declaramos defensores de los valores occidentales y de la tradición judeo-cristiana, que es lo guay y lo “liberal”.

Alguien presto a denunciar esto?:

La italiana Caterina Bonci, de 38 años, según informa Terra en su edición chilena, acusó a las autoridades eclesiásticas de la ciudad de Fano de haberla despedido de su empleo como maestra de religión en un colegio católico por considerar que su aspecto es “muy atractivo” y su vestir “demasiado sexy”.

La iglesia se defendió de la acusación indicando que la verdadera razón del despido fue el estado civil de la mujer: divorciada. Fuente

A ver: que me dá igual quien tenga razón, la señora o los curas que la despidieron. Lo que realmente me preocupa es ésto otro:

…”Se trata sólo de tener un pilín de sentido común, a mi entender. Si una mujer posee hermosas curvas debería ser más discreta en una clase de religión, y esto también es válido para un hombre…” Fuente

que es un comentario muy “natural”, bastante frecuente en según qué círculos y, desde luego, carente de todo sentido común.

Así que los católicos (en este caso las católicas) también hemos de disimular las curvas? Lo que me faltaba! O hemos de reinventar el significado de la palabra “decoro”?

Shares

16 Respuestas a “Fundamentalistas católicos”

  1. Luis: Siento que haya dado esa impresión. Lo de la forma de dar la noticia no era por tu post, sino por los de PD. Es una noticia realmente lamentable, buscando únicamente la polémica gratuita contra una determinada confesión, sin apenas datos, lo cual hace que el lector adopte lecturas precipitadas.

    Y por supuesto que el decoro es una razón de despido en según que casos. Como ya he dicho, hay lugares que sin corbata no te dejan trabajar. Y eso no es fundamentalismo de ningún tipo, y nadie lo ve como tal.

    Un saludo

  2. A las chicas musulmanas sus padres no les permiten (vamos la mayoría absolutísima de ellos) no les permiten vestir como el común de sus compañeras.

  3. Luis, para mí que no tiene nada que ver.

    La ropa musulmana tiene un significado religioso. Aquí no se le obliga a la señora esa a llevar tocas de monja. La ropa que lleva no es muy educativa, ni para clase de matemáticas. Y, aunque estoy juzgando por la apariencia, es muy posible que haya más cosas que no nos cuentan.

  4. Estimado Iván, la noticia no la presentamos nosotros. Lo que presentamos es el comentario de un lector a la noticia. Yo, particularmente, ya deje claro que no quería entrar en disquisiciones sobre la procedencia o no del despido, entre otras razones, por las que tu mencionas: no sabemos casi nada del caso.

    Se trata sólo de dilucidar si, amparados en el catolicismo, podemos, pueden, establecer normas similares a las que criticamos en el islam. Nada más.

  5. Creo que esta forma de dar noticias no es procedente. No se sabe ni la situación, ni las amonestaciones previas, ni el contrato, ni las normas del colegio, etc.

    Si tú aceptas un puesto de trabajo con unas normas, pues te debes atener a ellas. Hay puesto de trabajo en los que si no vas afeitado, te despiden… Eso por no hablar de los uniformes, o trajes con corbata ¿Es eso más grave que el vestir de una manera que tu jefe, católico, considera indecorosa? ¿El problema es que sea católico el que despide?

    En cuanto a lo de despedir a una divorciada, tampoco es ninguna aberración, y menos para dar clase de religión. Es un colegio privado, que tiene como hecho diferencial el dotar a su enseñanza de unos determinados valores morales… ¿Realmente, dónde está el problema? Nadie te obliga a trabajar en ese puesto y con esas normas.

    Un saludo

  6. Tampoco Chesco. Un poco escesiva en tinte y demás para una mujer de 38 años (esos vaqueros rotos…). Está bien dotada, pero no veo nada indecoroso.

  7. hare:
    Cáspitas!
    Mea culpa.
    Rezaré tres padrenuestros y dos avemarías.
    😉
    Sin acritud, claro. Suerte que “habeis” aún unos cuantos talibanes gramáticos (o caballeros del buen hablar y mejor escribir).

  8. Entre ponerse la burka e ir “marcando cada pelo del coño”, como se dice, hay toda una gama de posibilidades, así que -como Sto. Tomás- si no veo no creo, incluso si no “meto el dedo en la llaga”.

    Luis, ¿hay fotos de la maciza esa?. Queremos ver el cuerpo del delito, y si no desestimamos la acusación, por improcedente..

  9. Los divorciados no deben dar clase de religión, ni los violadores de educación sexual.
    Sobre la formad e vestir, de la misma manera que se exige a los niños una manera de hacerlo (léase uniforme) entiendo que deba haber una limitación para los profesores. No se puede dar clase de NADA si uno va vestido de forma que lo que primen sean el tamaño y forma de las tetas o el culo de “pollo”. Se trata de que los alumnos atiendan a lo que se dice, no a el cuerpazo del que lo dice.

  10. Para mí la pregunta es si alguien puede enseñar religión si no predica con el ejemplo de su vida aquello que enseña.
    Yo creo que no, pues la imagen que se da a los alumnos es que lo que se enseña es un cuento.
    Un poco lo comparo a un médico que fume, ¿qué fuerza de convicción tiene ante sus pacientes?

  11. Siento ponerme en plan talibán gramático, pero:

    “Me consta que en el colegio de un familiar ha habido problemas”….

    Sin acritud, Goyathlay

  12. Personalmente me muevo en un mar de dudas.

    En el colegio donde estudian mis hijos han prohibido las muñequeras de pinchos aparte de otros elementos “decorativos”. Sin embargo, los bolsos de pinchos y los cinturones de pinchos no estan prohibidos (de hecho muchas profesoras los usan).

    Tambien han prohibido los top de las alumnas. Aun no han prohibido el pelo largo ni los tejanos. Si los piercing, pero no los pendientes.

    Me consta que en el colegio de un familiar han habido problemas ya que los alumnos (mozalbetes ellos llenos de granitos) estaban mas pendientes de ver las bragas de su minifaldera profesora que de las explicaciones de la misma.

    Personalmente, estoy en una epoca en la que me muevo entre sentimientos e ideas contradictorios al respecto.

    Lo que esta claro es que hay una diferencia entre contratar a quien uno considere que cumple con los estandares de calidad profesional (a lo cual tiene derecho, espero, cualquier empresario), entre un sistema de convivencia y la imposición de un modo de vivir o vestir.

Los comentarios están cerrados.