Home Política Fisking a la carta abierta de Fridays For Future – Juventud por el Clima en El País

Fisking a la carta abierta de Fridays For Future – Juventud por el Clima en El País

escrito por Burrhus el elefante neocon 22 abril, 2019

Les pongo en contexto. Europa está siendo asolada por una oleada de histeria y estupidez intelectual relacionada con el cambio climático que va más allá de un control razonable de nuestros actos. Esta oleada ya lleva mucho tiempo, pero con la última ola los niveles de demagogia se están cruzando líneas muy serias. Hablo de poner a una adolescente de 15/16 años con Asperger e hiperactividad diagnosticadas a dar charlas sobre temas extremadamente complejos en términos no ya climatológicos, sino jurídicos, económicos y políticos, en los principales foros políticos internacionales, con el único objetivo de crear una movilización social que acabe derivando en un mayor apoyo a determinados partidos políticos.

Sí, lidiar con el Asperger y la hiperactividad es una putada, pero eso ni le da la razón ni supone ignorar las consecuencias negativas de lo que está proponiendo. Lo que Greta tendrá que atravesar dentro de 10 años, cuando madure y le dé por leer “El Ecologista Escéptico” o cualquier documento que la contradiga con algo de sentido y le dé por pensar por sí misma será tan terrorífico (lo dice uno que también fue en su momento un peón manipulado) como indiferente para quienes han creado ese monstruo, pero a ver quién le dice algo ahora a esta adolescente.

El último festival de argumentos tan emocionales como fácilmente refutables es la carta que “Juventud por el Clima“, que seguramente serán gente seria pero que no dice en su página web ni quiénes son, les han publicado en El País. La carta, firmada por cuatro jóvenes, no hay por donde cogerla, pero para eso estamos en Desde El Exilio. Al fisking.

“Se nos acaba el tiempo y se os han agotado las excusas”. No, no es el cliente echándole el puteo padre por las fechas límite y su presunta incompetencia. Ni se refieren al sistema de pensiones o a la deuda pública. Es el titular de la carta, y se refieren al clima.

“Estimadas familias, representantes políticos”. Estimadas jóvenes.

“Os escribimos en nombre de la juventud española, enfadada y preocupada por la situación de emergencia climática que vivimos”. Que el clima cambie es lo normal. Que haya huracanes, sequías, inundaciones u olas de frío es lo normal. Que el tiempo evolucione es lo normal. Que la Tierra se congele y se descongele es lo normal. Y tener climas mejores y peores que los actuales es lo normal.

“Aunque algunas de nosotras aún no podamos votar, entendemos que esta próxima legislatura será determinante en el camino de salida que se tome en este atolladero climático”. Por eso es tan importante el filtro de la edad en las elecciones. Si ya es fácil manipular al ciudadano corriente poco informado, lo que pueden hacer con los adolescentes en el sistema educativo es terrible.

“Estamos absortas, indignadas, aterrorizadas,… No damos crédito.”  Porque no os lo han explicado. Podéis culpar al sistema educativo y a los profesores.

“No entendemos cómo es posible que se viva como si nada ocurriera tras las advertencias que nos están haciendo la ONU y el IPCC”. Pues veréis, una cosa son los informes y los estudios, que son muy importantes, y otra muy distinta son los organismos. Los informes y estudios son ciencia, y la única forma de contrarrestarlos es con ciencia (es decir, estudios e informes). Estudiamos la verdad lo mejor que sabemos. Pero más allá de esto sea verdad o no, y aunque lo fuera, lo que están planteando el IPCC y la ONU es a día de hoy inviable económicamente. De hacer lo que esta gente pretende destruiríamos económicamente nuestras sociedades, y estaríamos más expuestos a las consecuencias del cambio climático.

“[…], máxima autoridad científica en asuntos de cambio climático”. Falacia de autoridad.

“No comprendemos que ardan catedrales y se escandalice la sociedad entera […]”. Eso es porque no os han enseñado Historia en condiciones. La Catedral de Notre Dame ha sido, es y será, además de patrimonio de la Humanidad y una joya arquitectónica, un lugar donde han ocurrido eventos decisivos en la Historia de la Humanidad (como la Consagración de Napoleón).

[…] y sin embargo, estemos a 11 años de quemarnos vivas” […] Falacia del hombre de paja. No, nadie se va a quemar vivo. Hay vida incluso en el desierto del Sahara. Lo que va a producirse es un aumento de la media en las temperaturas. Una media, queridas jóvenes, es la suma de un montón de datos dividido por el número de datos, nada más. Lo que importa son los extremos y las consecuencias, así como las posibilidades de adaptarnos. Supongamos que los veranos pasan a ser todavía más cálidos. Nada que no se resuelva con, agua potable, aire acondicionado y, en el mejor de los casos, buenas ventanas aislantes. Eso salva vidas. Es real. Es falsable. Y es viable con lo que ya tenemos. No hace falta que venga el IPCC a controlar la economía. El agua potable y el aire son cosas que podemos conseguir de manera relativamente sencilla en una sociedad abierta y capitalista.

“[…] y nadie reaccione.” Tampoco os han enseñado Psicología, pero al menos esto ya no es culpa vuestra. La versión corta es que los problemas inmediatos tienden a ser resueltos a mayor velocidad que los problemas que vendrán en el futuro. Y otra cosa: exagerar un problema nunca ayuda a resolverlo.

“No entendemos cómo es posible que tras 27 años de cumbres mundiales para tratar de resolver el problema, las emisiones no paren de aumentar.” Porque los políticos podrán decir misa, pero al final todos acaban sometidos a la implacable Ley de la Realidad Económica. La emisiones no paran de aumentar porque la gente está mejorando su nivel de vida y consume más. Pero no sólo en Occidente, que también, sino en los países pobres. Ellos, ahora, pueden comprarse un frigorífico o un coche, dos cosas que mejoran sensiblemente la calidad de vida. Y esto es inherentemente bueno. Esto es EL BIEN, pero tiene un precio, que es el aumento en el consumo de energía. Ocurre que en los países pobres (y aquí también) la producción de electricidad mediante energías renovables es sensiblemente más caro que con carbón, petróleo o energía nuclear y que aún no sabemos almacenar de manera eficiente la electricidad.

“¿No es increíble? ¿Alguien se preocupa por la juventud? ¿Cómo es posible que teniendo hijos e hijas no os dejéis la piel en asegurarles un planeta habitable?” La falacia ad populum es tan abusiva que me dan ganas de vomitar. Aquí los mortales que trabajamos, entre impuestos, hipotecas y/o alquileres, ya tenemos bastante con llegar a fin de mes. Para que nos entendamos, la tasa de ahorro en España fue en 2018 la menor de los últimos 20 años. Y sí, todos queremos lo mejor posible para nuestros hijos, pero eso no se logra ignorando el día a día de la vida familiar ni liquidando el poco ahorro que tengamos para prepararnos ante la siguiente desaceleración de la economía.

“Hemos tomado cartas en el asunto, ya lo sabéis. No nos resignamos al desastre. El pasado 15 de marzo salimos a las calles. Fuimos 50.000 jóvenes en toda España y más de 1,6 millones en todo el mundo. Un mes después, nada ha cambiado. Seguimos sintiéndonos silenciadas e ignoradas”. Soy tu padre (metafóricamente) y quien paga la fiesta, incluyendo tu educación. Si te han enseñado en el colegio que, no ya cambiar la economía en su conjunto, incluyendo una reforma del sistema eléctrico, sino de aprobar una simple ley, sin siquiera comentarlo con quienes producen la energía, es que hay que cambiar el sistema educativo de arriba a abajo. Tramitar una ley cuesta meses, cuando no años. E ignorar las consecuencias probables de cargarse el modelo energético por las prisas es un suicidio económico que puede llevar a la miseria a miles de personas. ¿O acaso las personas no importan? ¿Se lo decimos al 40% de la población que según El País ya sufre pobreza energética en España? [Nota: estas dos últimas preguntas también son un ad populum como una catedral; pretendo igualar el debate en términos emocionales, quitando así la falacia de la ecuación.]

“La campaña electoral vuelve a centrarse en luchas de banderas, en dónde se celebrará el debate electoral, en reproches infantiles… Si en 27 años no habéis sido capaces de hacer algo, cómo lo ibais a hacer en 1 mes, ¿verdad?” Enhorabuena. Acabáis de descubrir la política. Y esto vale para todo tema del que queráis hablar. Los políticos tienen su agenda, y en ella, o la sociedad encaja o no les interesa.

“Nos preguntamos si realmente sois conscientes del momento en el que nos encontramos.” Sinceramente, estoy más pendiente de pagar la declaración de la renta en plazo.

” Las cifras son claras”: Venga, al lío.

“la polución del aire causa entre 6 y 7 millones de muertes prematuras al año”. Como el tabaco. Y el tabaco no está prohibido. Dicho esto, el problema no es tanto de Europa (que también es importante) como de los países pobres, en tanto que los medios de obtención de energía son mucho menos eficientes.

“Cada día se extinguen unas 200 especies en todo el planeta.” Aquí tenéis la lista de todas las especies extinguidas por el hombre. Los números no salen. Yo puedo ser responsable de lo que yo hago, no de la suerte de otras especies. Ni hay economía para salvar a todas las especies.

“Si el nivel del mar se eleva un centímetro más, 10 millones de personas deberán abandonar sus hogares.” En los países pobres. Si hablamos de Singapur, les da igual. Con Tonga, se suponía que le quedaba meses para convertirse en el Sto Lat del Mundodisco en la Tierra (queridos jóvenes… leed a Terry Pratchett)… ahí están. Quiero decir, cuidado con las predicciones y la evolución de la tecnología y la riqueza.

“Ahora, los veranos son 5 semanas más largos que en los años 80.” Es imposible que esto lo haya preparado un adolescente. O cuatro. Este tipo de falacias (en este caso, cherry picking) es demasiado sutil para ser escrito por una adolescente que, presuntamente, aún estaría en el Instituto. No deja de ser más curioso que se haya cogido, casualmente, 1980, uno de los años más fríos que los vivos recuerdan. No es que los veranos sean especialmente más largos, sino que ese año fue espantosamente frío. Claro, si coges el dato que te conviene…

“La región mediterránea será una de las zonas más afectadas del mundo por la desertificación y la sequía.” Claro. De hecho, ya en Almería hay un desierto sin cambio climático causado por el hombre. Ocurre que ese desierto existe desde antes de las películas de Clint Eastwood.

“Y, como dice el IPCC, si para 2030 no se han reducido el 50% de las emisiones mundiales de CO2, se producirán una serie de reacciones en cadena que retroalimentarán y agravarán la crisis climática.” Otra vez con la falacia de autoridad, pero esta vez mezclada con una apelación al miedo.

“Aunque algunos se resistan a creerlo, esto no es nuestra opinión: son datos avalados por estudios científicos que cada año apuntan más a un escenario como este. Hay un cronómetro. Esto es una emergencia climática. Es hora de que toda la sociedad abra los ojos y haga los deberes.” Y lo que yo digo también. Tenemos una emergencia económica, con la deuda pública, de tasa de paro, con las pensiones… Todo es urgente, o no, según se escriba “urgente” en el titular. La triste realidad es que se trabaja con lo que hay, en términos económicos, jurídicos y tecnológicos. Lo demás, como decimos los adultos, es una “carta a los Reyes Magos”.

“Tras una Ley de Cambio Climático insuficiente que nunca se tramitó, algunos partidos han empezado a hacer sus deberes en los programas. En ningún caso estas propuestas están a la altura de lo que necesitamos para asegurar un futuro vivible. ¿Os parece justo que quienes más contaminan sean quienes más se lucran de ello y que, además, nos quieran vender los remedios?” Eso mismo pienso yo del sistema público de pensiones o de la deuda pública. ¿Es justo que heredéis un sistema de pensiones quebrado? ¿O una deuda pública real superior al 100% del PIB? ¿O una tasa de paro juvenil del 40%? Bueno, pues para eso hay que generar electricidad.

“No nos creemos las soluciones simples ni las falsas promesas. Las soluciones son complejas, pero se conocen. Desde hace años tenemos la capacidad de aplicarlas y ningún político o política española se ha preocupado de ponerse manos a la obra. Nos estáis robando el futuro. Queremos acción porque necesitamos esperanza.” ¿Quieren una energía con CERO EMISIONES? Se llama “energía nuclear”. Barata y de CERO EMISIONES. ¿Están dispuestos? ¿A que no? Pues a emitir CO2.

“La semana pasada vimos arder la catedral de Notre Dame de París y observamos cómo, en menos de 24 horas, la sociedad —dirigentes políticos, grandes fortunas, ciudadanía,…— se volcaron en su rehabilitación.” Pues claro. Rehabilitar una catedral es infinitamente más factible que “cambiar el clima™”. Esto no tiene nada que ver con el clima. Tras el desastre del Prestige, miles de jóvenes fueron voluntarios a Galicia a retirar el chapapote de las playas. ¿Por qué? Porque, aunque fuese algo enorme, era concreto. “Alterar el clima”, como se pretende, es además carísimo para unos resultados mediocres e insuficientes, un conjunto de objetivos abstractos y muy difícilmente medibles.

“Hoy es el Día Mundial de la Tierra. La Tierra, nuestra casa, también está en llamas. ¿Por qué no ocurre lo mismo que con Notre Dame? ¿Acaso esto no es una prueba irrefutable de que es un problema de voluntad política?” Porque lo de Notre Dame no es algo abstracto. Es un fin muy concreto.

“¿Es que no amáis nuestro hogar, como lo hacemos nosotras y nosotros?” ¿Cómo es posible que El País se haga eco de semejante pedazo de basura emocional?

“El próximo domingo 28 de abril, la ciudadanía española podrá decidir en las urnas. El rumbo hacia el futuro empezará a ser determinado por el próximo gobierno. Queridos padres y madres, abuelas y abuelos, tías y tíos, hermanas y hermanos: os pedimos que estéis a la altura del problema. Pensad en nosotras, pensad en vosotras, pensad en el futuro de la vida en la Tierra.” Traduzco: Queridos Reyes Magos, quiero que, en lugar de pensar en la sostenibilidad económica de la familia, en garantizar el sistema de pensiones o en el paro juvenil, penséis en el último vídeo de osos polares que he visto en las noticias.

La carta termina diciendo que saldrán a la calle, que lucharán por el clima y otro grito épico de desesperación adolescente. Sinceramente, lo he pasado bastante mejor viendo las cuatro temporadas de The Magicians en tres días.

No entiendo cómo es posible que El País haya podido publicar un texto cuyo mayor mérito intelectual es no tener faltas de ortografía. ¿No había nada mejor que publicar el Día de la Tierra?

PD: Tengan piedad de Greta Thunberg. Es una adolescente de 16 años incapaz de comprender que la están manipulando. Esa chica es inocente, y no tiene conciencia del uso que se está dando a su imagen y a su vida. Si algún día comprende lo que está sucediendo con ella, puede ser terrible. Lo de El País y el circo de interesados que se ha montado alrededor de esta mujer es otra cosa mucho peor.