Home Entrevistas 8 de Marzo, Hazte Oír (Entrevista a Ignacio Arsuaga)

8 de Marzo, Hazte Oír (Entrevista a Ignacio Arsuaga)

escrito por Germanico 8 marzo, 2019

 El 8 de Marzo del pasado año se produjo un acontecimiento sin precedentes: el hasta entonces denominado día internacional de la mujer o día internacional de la mujer trabajadora fue aprovechado para organizar una huelga feminista que pretendía tener un alcance mundial y dar un paso adelante en la reivindicaciones de los colectivos feministas.

 En ella, miles de mujeres (o millones, que me perdonen las organizadoras, que ya se sabe que las cifras de las concentraciones son unas u otras según quién las cuente) se movilizaron motivadas,  según leo en Wikipedia -esa utilísima enciclopedia a la que no se podrá acusar de ser políticamente incorrecta- “por la lucha contra la violencia machista, la desigualdad de género y las distintas formas de opresión contra las mujeres…para visibilizar la situación de explotación de las mujeres en el ámbito del trabajo, la reproducción social y el trabajo reproductivo”. 

Hoy, un año después, 8 de Marzo de 2019, y ya establecido el precedente, los colectivos feministas vuelven a la carga, apoyados por diversas organizaciones, tales como partidos o grupos de interés, y por muchas mujeres que creen sinceramente en el mensaje que se transmite en la huelga o que tienen su propia idea del machismo y de la injusticia que representa. El  “éxito” de la anterior convocatoria, amplificado por los medios de comunicación y los partidos políticos, les anima a subir la apuesta.

Para quien no haya leído las delirantes obras “feministas” de autoras como Simone de Beauvoir, Judith Butler o Beatriz Preciado (entro otras), resultará difícil entender qué les pasa por la chinostra a las que dirigen esos grupos organizados con una agenda propia. Mucho más sencillo es comprender la histeria colectiva de todas aquellas que, sin haberlas leído, o haber accedido solamente a un refrito de dichas ideas en forma de eslóganes o ideas-fuerza fácilmente digeribles, se sienten muy de izquierdas y víctimas de una sociedad heteropatriarcal que, naturalmente, es de derechas (aunque gobiernen los socialistas de todos los partidos desde hace décadas). 

El heteropatriarcado no se discute, se da por sentado, como una institución perfectamente establecida en la sociedad de dominación de los hombres (como grupo) sobre las mujeres.

Heteropatriarcado es una palabra que tiene una gran sonoridad y que evoca imágenes de hombres dominantes y mujeres inermes y sumisas. Pero el concepto esta espuriamente tomado de la Antropología Cultural, que estudia entre otras cosas a los pueblos salvajes y sus costumbres, para extrapolar una forma de organización social primitiva a las sociedades modernas, impregnadas del racionalismo ilustrado, desarrolladas, tecnológicamente avanzadas, democráticas y liberales. 

¿A qué espectáculo grotesco estamos asistiendo pues, atónitos, las personas que considerábamos ya superadas las desigualdades de oportunidades de hombres y mujeres y ante la ley? 

Basta leer entre líneas el manifiesto de la huelga de marras, elaborado por la Comisión Feminista 8 de Marzo, para ver los puntos cardinales de este estrafalario contubernio. Ir desmontando punto por punto sus errores o engaños es una labor ardua, que ya realicé en borradores previos, pero que no debo trasladar a los lectores con el fin de no endosar un ladrillo dentro de lo que es, simplemente, la introducción a una entrevista. Así que incidiré en las que considero son las líneas maestras de este comunicado.

Primero: es ideológico de izquierdas y vale para ambos sexos, lo que queda en evidencia en los puntos que se hacen reivindicaciones de izquierdas que tanto valdrían para hombres como para mujeres, donde hacen una serie de demandas genéricas relacionadas con la justicia social, el trabajo digno, la vivienda, la educación, la soberanía alimentaria y la laicidad.  Igual puede decirse de su ataque a la globalización capitalista, cuando hacen referencia a los Tratados de Libre Comercio y la explotación de las multinacionales de los recursos de los pueblos. El problema estriba en que se centran en la lucha de las mujeres por sus tierras y recursos, como si los hombres no tuvieran papel alguno en ello. 

También al declararse antirracistas y contra la ley de extranjería y los muros que se levantan en nuestro país, abogan por una política de izquierdas de puertas abiertas, para hombres y para mujeres. Los muros, por cierto, los suelen saltar hombres, en manadas, algunas de las cuales luego violan a mujeres del otro lado del muro. Los que hacen estas atrocidades suelen ser musulmanes, pero entiendo que considerarán que no son un ataque a la mujer equiparable al del heteropatriarcado patrio. A fin de cuentas son antirracistas. Son tan universalistas y buenísta que les es imprescindible recalcar el pacifismo subyacente a sus ideas, el Imagine there’s no heaven de Lennon, así que también se declaran antimilitaristas, porque, arguyen, están contra las guerras, pues obligan a las mujeres a migrar….….Ay, y a muchos hombres, desgraciadamente. Y los que quedan haciendo la guerra directamente aumentan las estadísticas de muertos varones en enfrentamientos violentos, pero eso queda dentro del género que lleva la agresión impresa en su ADN.

Su manifiesto también se opone a los Estados autoritarios y represores que imponen leyes mordaza y criminalizan la protesta y la resistencia feminista”. Es de destacar, puesto que toda persona razonable, que crea en la Democracia y el Estado de Derecho, de izquierdas o de derechas, se opone a los estados autoritarios y represores, que tanto hombres como mujeres sufren represión. Pero lo que destacan en el manifiesto es que se opongan a la protesta y resistencia feminista, así que entiendo que si existe un Estado autoritario y represor que impone leyes mordaza pero que admiten las protestas feministas, o las teatralizan, pasan por debajo de su radar político.

Segundo: es un ataque en clave nacional contra los partidos que se consideran “de derechas”, Algo importante de su ataque, carente de momento en muchos aspectos, como vemos, de referencia a nada estrictamente feminista, es que está en clave nacional y electoralista, pues se sitúan sin ambages: “Frente a una derecha y extrema derecha que nos ha situado a mujeres y migrantes como objetivo prioritario de su ofensiva ultraliberal, racista y patriarcal”. 

Ciudadanos, PP y Vox, entiendo que son, en nuestro país, esas derechas y extremas derechas, el  primero, Ciudadanos, tratando desesperadamente de hacerles guiños aunque les insulten y haciendo propuestas de feminismo liberal, junto con los segundos, el PP, obligados a repensarse lo de adherirse a la manifestación tras leer el manifiesto, pero dispuestos en principio a participar en ella si a ellos no se les ataca, son derechas, y el último, Vox, oponiéndose frontalmente a esta impostura, por muy masiva e histérica que sea es, naturalmente, extrema derecha. 

El ataque, ya se ve, es político, a la derecha. Y está orquestado desde la extrema izquierda (hoy toda, incluso la que se presumía moderada, y la nacionalista, que aunque fuera de partidos de derecha se ha pasado al nacional-socialismo identitario). 

 Tercero: es feminista radical, y propone un ataque frontal a la heterosexualidad monógama y a la familia,  Y en esto ya entramos en el feminismo fetén, o femen, los temas estrella de su agenda totalitaria socialista y anticapitalista, es decir, se pasa a hablar de cuestiones que sí se refieren al feminismo moderno y sus reivindicaciones. No contentas con la Ley Integral de Violencia de Género, que no ha servido de nada, salvo para crear desigualdad ante la ley entre hombres y mujeres, a favor de las segundas, creen que el sistema de Administración de Justicia tiene una lógica patriarcal , por lo que se debe profundizada hasta la aniquilación total de los derechos civiles del varón. Luego siguen inconscientemente las ideas de las feministas de las últimas generaciones, que sitúa el sexo como centro de la vida, frente a la familia: la libertad de elegir ya desde muy jóvenes, incluso antes de la mayoría de edad, sobre cuestiones que implican lo que uno es o puede llegar a ser en la vida y cómo la organiza, y cómo esto, a su vez, da forma a la sociedad. Una de las características de los totalitarismos, la que de hecho le da nombre, es su afán de entrar en todas las esferas de la vida de la gente, para dirigirlas. Así que su apuesta es fuerte en este frente, pues en este punto radica lo más radical de su mensaje, lo más “revolucionario”.

“Para que las mujeres seamos dueñas de nuestros cuerpos nuestros deseos y nuestras decisiones. Para que las personas disidentes sexuales, con especial atención a las mujeres trans, dejemos de sufrir agresiones y múltiples violencias. Por una sociedad que respete y valore la diversidad sexual, de identidad y/o expresión de género. Para que la educación afectivo-sexual esté contemplada en el currículo escolar y sea integral, libre de estereotipos sexistas, racistas y LGTBIfóbicos”.

Los estereotipos sexistas no son otra cosa que el reconocimiento de la sexualidad masculina y femenina. Pero ésta última debe renunciar a su mayor tesoro: la maternidad. Al menos debe tener muchas opciones para poder hacerlo, con lo que pasamos al punto siguiente, que se presume como una libertad y esconde un mandato y que no es otro que el aborto, a diestro y siniestro, a todas las edades y promovido por el Estado: “Para que el aborto esté fuera del Código Penal y se reconozca como un derecho de las mujeres y personas con capacidad de gestar a decidir sobre su cuerpo y su maternidad. Que se respete la autonomía de las mujeres de 16 y 17 años y se garantice su realización en los servicios públicos de salud para todas las Mujeres”.

Lo sorprendente es que todo esto es favorablemente visto por los medios y, sin embargo se habla con más inquina, de una caricatura de Hitler con los labios pintados exhibida en un autobús, una gravísima provocación de un grupo de disidentes de la corrección política imperante en torno al género. Ya en su día, los que pasean la caricatura en autobús, lanzaron una campaña diciendo algo tan obvio como que los niños tienen pene y las niñas vulva. Eso resultó muy ofensivo para el colectivo transexual. Y, en realidad, para todos los ideólogos del género, porque junto con reivindicaciones feministas han abrazado la causa LGTBI con entusiasmo. ¿A qué se debe? Creo yo que principalmente a que las diferencias sexuales entre hombres y mujeres, determinadas por la biología, son inamovibles, y que, por consiguiente, cualquier intento de destruirlas es bienvenido para la causa feminista. Si queremos eso que llaman igualdad de género, mejor que la heterosexualidad sea proscrita. Las relaciones heterosexuales monógamas que producen hijos dentro del marco de un matrimonio, y si es católico más, son el modelo de reproducción social. De ahí lo del Heteropatriarcado, concepto tomado de una Antropología Cultural desnortada (la seria no utiliza ese concepto fuera del contexto de pueblos salvajes). Al atacar ese concepto lo que hacen es atacar a la familia tradicional, célula básica sin la cual la sociedad se desintegraría (igual que lo hace un cuerpo cuando las células se vuelven anómalas y crean cáncer y metástasis). 

Hazte Oír es una organización que trata de dar voz a quienes no aceptan los dictados de los nuevos movimientos identitarios promovidos por el marxismo cultural derivado del relativismo posmoderno. Ellos fletaron los autobuses de la polémica, a los que atacan como si fueran violentos conquistadores dispuestos a la destrucción del orden moral establecido de los que hubiera que defenderse. En realidad lo que quieren es acallarlos por cualquier medio para que el orden moral sea establecido sobre unas nuevas bases que pasan por alto la naturaleza humana y que llevan, en sí, los cimientos del totalitarismo. 

El Presidente de Hazteoír, Don Ignacio Arsuaga, ha tenido la amabilidad de concedernos una breve entrevista sobre estos y algunos otros asuntos, lo cual le agradecemos enormemente, dado que en estos frenéticos días anda muy atareado de un lado a otro.

1.- Lo primero de todo Sr. Arsuaga, gracias por acceder a responder nuestras preguntas. Para aquellos que sólo ven a Hazteoír a través de los espejos deformantes de los medios de comunicación y no conocen la verdadera naturaleza de su organización: podría explicar brevemente sus principios fundacionales y sus objetivos?

Somos una asociación civil que reúne a 800.000 ciudadanos conscientes y activos. Desde nuestra plataforma de participación y de impacto político defendemos la vida, la familia, la libertad y los derechos del individuo frente al Estado. En una sociedad profundamente autoritaria que persigue al disidente de la doctrina oficial, lo políticamente correcto, queremos hacernos oír, que nuestra voz sea respetada y, en el mejor de los casos, escuchada.

2.- En España ha habido en los últimos años cambios muy preocupantes, agravados por la crisis económica y apoyados por las agendas políticas, pero de raíz claramente cultural. Gran parte de los problemas que surgen lo hacen de grupos de presión en defensa de identidades (reales o ficcionales). Estos grupos atentan con sus actividades contra las libertades, la familia, el orden político constitucional y contra la propia naturaleza humana. A quiénes señalarían ustedes como principales responsables de estos movimientos tectónicos en la cultura que debe servir de cimiento a la convivencia y el orden sociales?

Si me pregunta por los que debemos de defender la civilización, los derechos individuales y la igualdad ante la ley frente a los grupos identitarios, le diría que, en términos generales, somos todos y cada uno de los ciudadanos conscientes… Para ganar esta batalla cultural, debemos de movilizarnos todos frente a esa dictadura más o menos invisible de lo políticamente correcto. Los que proponen es dividir a los individuos en grupos, crear leyes especiales para crear privilegios para los grupos que ellos han decidido que son “oprimidos” (homosexual, mujer, africano)… Luego, marginan y persiguen al disidente.

Estos ideólogos marxistas culturales deben de ser confrontados, porque quieren restringir nuestras libertades, también jurídicamente. Me estoy refiriendo al lobby LGTBI, al lobby feminista y, en general, a los marxistas culturales. El lobby LGTBI se arroga la representación de todas las personas homosexuales… Y el feminista de todas las mujeres. Mucha gente todavía no es consciente, pero son un peligro para la democracia…  y, por eso, deben de ser confrontados. Esto precisamente es lo que tratamos de hacer desde Hazte oír con nuestras campañas.

3.- Se habla mucho de sus autobuses, y sin duda sus mensajes son llamativos y generan grandes “burbujas” de polémica. Por ejemplo el de los niños y sus atributos naturales o el que ahora han puesto en circulación con una imagen del genocida Hitler. Recientemente algunas feministas de tercera, cuarta o no sé por qué generación van (ya pasadas de vueltas, indudablemente) han hecho apología del internamiento en campos de concentración de los hombres o directamente de su genocidio. ¿Cree que se trata solamente de cuatro exaltadas o de un movimiento más extendido y preocupante que justifique la estampa de Hitler en un autobús contra este feminismo disparatado?

En realidad, no es una imagen de Hitler lo que está en el autobús. Es una caricatura de Hitler, con sus labios pintados, sus pestañas, sus coloretes y el símbolo del feminismo radical en su gorra.

Las feministas supremacistas, en sus manifestaciones promuevan el odio contra el hombre con frases como “machete al machote”, “hetero muerto, abono pa mi huerto”, “en caso de duda, tú la viuda”, “os ahogaréis en la sangre de nuestros abortos”. ¿Le parece a Vd. que una creación artística, una caricatura que denuncia el feminismo radical es más ofensiva que esas frases?

Decir en una canción que “hay que volarle los sesos al machista” por decir guapa a una mujer que pasa por la calle, las feministas lo ven como un acto de valentía y justicia… hasta el diario El País ha entrevistado a este grupo.  Sólo hace falta que les den el Premio Nobel de la Paz.

El problema es que a una asociación como HazteOir.org se le puede insultar, amenazar de muerte e incluso agredir sin ningún tipo de riesgo. Sin embargo, si te sales de lo políticamente correcto y dices lo que piensas del feminazismo (el feminismo radical) o del adoctrinamiento LGTBI, puedes recibir todo tipo de amenazas e insultos.

4.- Hablando de apología de causas en autobuses, ¿qué le parecieron en su día los carteles “publicitarios” en los autobuses de Londres promocionados por el Biólogo Evolucionista Richard Dawkins , en los que se decía “There’s probably no God… now stop worrying and enjoy your life …”? ¿No priva de toda esperanza a muchos que ya sólo tienen a Dios como consuelo? ¿No miente además al hablar de probabilidades que no se pueden medir, por la naturaleza del suceso o realidad a cuantificar?

Lo primero de todo, hay que reconocer a Richard Dawkins su libertad de expresión para lanzar esos autobuses con un mensaje que a muchas personas no nos gusta. Sobre el contenido del mensaje, me parece que el mensaje de Dawkins es falso, por dos motivos. Primero, porque la Fe en Dios se presenta como fuente de preocupaciones e incompatible con “disfrutar la vida”. Hay muchos estudios que demuestran que los hombres de Fe, en términos estadísticos, son más felices y disfrutan más la vida que los hombre sin Fe.

Por otra parte, sin ser un experto en cálculo de probabilidades… No me puedo imaginar que la complejidad del cuerpo humano, con todos sus órganos, músculos, huesos… la maravilla de los cinco sentidos, el cerebro… pueda ser fruto de la casualidad. ¿Y si nos fijamos en todas las especiales animales? ¿Y el universo con sus planetas, estrellas, las galaxias? Todo esto me lleva a pensar que es mucho más probable que exista un Dios Creador. Mucho más probable que, digamos, que le des a un mono un bolígrafo y un taco de folios y al cabo de varios meses salga escrito El Quijote.

5.- Ha habido últimamente algunas publicaciones interesantes sobre la hegemonía del pensamiento políticamente correcto en cuestión de género y orientación sexual, por ejemplo el libro de Alicia V. Rubio Cuando nos prohibieron ser mujeres y os persiguieron por ser hombres, o el de los argentinos Nicolás Márquez y Agustín Laje El Libro Negro de la Nueva Izquierda. Pero da igual lo que se diga porque se ha creado un entramado ideológico y político impermeable al pensamiento crítico y que, cimentado en el posmodernismo y en nuevo marxismo, etiqueta y ejerce de martillo de herejes contra el que disiente, aunque lo haga desde una racionalidad ilustrada y tolerante. ¿Qué esperanza podemos tener de cambiar las cosas cuando no podemos ni pronunciar palabra sin que se nos tilde de todo menos de bonitos?

Es que con el marxismo cultural se ha creado una nueva Religión, con sus dogmas y con sus tribunales de la inquisición. Por eso es correcto hablar de “martillo de herejes” con el que se golpea al que disidente contra la ortodoxia bienpensante de la Nueva Religión, lo políticamente correcto.

Los que luchamos contra este sistema totalitario somos los nuevos heterodoxos de la nueva ortodoxia. Somos los rebeldes que luchamos nuestra guerra de guerrillas para derrocar la ideología que los poderosos quieren imponer en el conjunto de la sociedad.

Creo sinceramente que podemos ganar esta “batalla cultural”. Y la podemos ganar porque gracias a Dios la gente tiene mucho más sentido común del que nos quiere hacer creer los del establishment político, mediático y cultural. Porque en las sociedades occidentales hay un abismo que separa ese establishment de la mayoría de la gente, de las personas de a pie. También tengo esperanza porque podemos actuar con valentía y con estrategia… Y si haces bien las cosas, lo normal es que coseches los frutos de esa actuación.

En todo caso, para los que somos creyentes, Dios, nuestro Padre, es el Señor de la historia. Estamos en sus manos.  

6.-Observo en mi trato cotidiano con personas corrientes que hay una gran indiferencia por los grandes asuntos que nos afectan o pueden llegar a afectar a todos de forma profunda y duradera. Creo que es consecuencia del relativismo imperante, derivado de un cientifismo casi religioso, del que han sabido aprovecharse los relatadores de cuentos sencillos y fácilmente asimilables. La izquierda cultural está ganando la partida. ¿Cómo podemos revertir esta situación antes de que sea demasiado tarde para que la gente reaccione y salga del letargo posmoderno en el que la han sumergido?

Los poderosos han tratado de cebar a la gente de pan y circo. Es el proyecto de George Soros, y de todo el establishment, que quiere convertir a los ciudadanos en borregos que se dediquen a comer, beber, disfrutar y poco más… borregos que acepten acríticamente las decisiones que nos quieran imponer.

Por eso se han inventado un mundo paralelo, una matrix en la que se divide a la gente en grupos, en oprimidos y opresores, en buenos y malos, donde no cabe el matiz, ni la libertad. Pero como en la película, mucha gente ha escogido la píldora roja… y reacciona, y se rebela frente a esta ideologíaa totalitaria. Y ya sabemos que siempre han sido grupos pequeños de ciudadanos conscientes y activos los que han cambiado la historia.

7.- ¿En qué proyectos están trabajando ahora? ¿Cómo ve el futuro de España?

En estos momentos estamos trabajando en nuestra campaña para tratar de influir en las elecciones, las generales, las autonómicas y las municipales… Con el objetivo de ayudar a que llegue al poder una coalición de partidos de centro-derecha comprometidos con la batalla cultural, con la derogación de las leyes ideológicas de la izquierda. No nos vale que con que el frente popular salga de las instituciones. Queremos facilitar un cambio de políticas… Creo que la reacción contra el marxismo cultural tiene hoy más posibilidades de triunfar que nunca.