Home Ciencia Los Neumólogos alemanes quieren abrir el debate de la contaminación del aire (Actualización)

Los Neumólogos alemanes quieren abrir el debate de la contaminación del aire (Actualización)

escrito por Luis I. Gómez 28 enero, 2019

El miércoles de la pasada semana un grupo de más de cien neumólogos y especialistas médicos en enfermedades de las vías respiratorias, pertenecientes todos ellos a la Sociedad Alemana de Neumología, enviaron – con el visto bueno de los directores de la asociación- una carta a todos los miembros de la asociación y a la prensa y partidos políticos con el fin de devolver al ámbito científico el debate sobre los niveles de toxicidad y riesgo para la salud de determinados contaminantes, especialmente las micropartículas y los óxidos de nitrógeno (NOx). Sin necesidad de que yo comente nada, pero para que ustedes tengan acceso a la información, les dejo aquí el contenido de su informe-carta traducido al castellano. Al final encontrarán enlaces a los documentos originales en alemán.

Actualización (19.02.2019):

Me entero de una de esas lamentables cosas que ocurren a veces. Se lo cuento, porque creo que es importante que lo sepan.
Resulta que el prof. Köhler, quien había hecho los cálculos para comparar los niveles de NOx en fumadores y en pasantes por la calle, cometió un error de cálculo severo: si un cigarrillo emitiese 500 microgramos (μg) de NO2 , el valor para un paquete de 20 cigarrillos no sería de un millón de microgramos, como dice Köhler, sino solo 10,000 microgramos. Es un error grave, del orden de magnitud 100.
Este error, a mi juicio,
elimina la validez de la parte de la carta en la que se compara el riesgo ante los NOx del fumador con el del viandante. Esos números, estimados, no valen PARA NADA. Punto.

Ahora viene la otra cuestión: significa eso que toda la carta es agua de borrajas? No. El llamamiento a reconsiderar el uso de la epidemiología como única herramienta en estos casos y a realizar estudios para demostrar los efectos fisiopatologicos de la exposición a los NOx con el fin de determinar el umbral real de toxicidad de los mismos sigue siendo necesario y fundamental para poder realizar políticas de salud ajustadas a la realidad.

Y dicho eso, les dejo con la carta en su totalidad ->

Toma de posición sobre los peligros para la salud derivados de la contaminación medioambiental del aire, en particular las micropartículas y los compuestos de nitrógeno (NOx).

Según datos de la OMS y la UE, la esperanza de vida en Alemania se reduce debido a la contaminación del aire en unos diez meses. Si tomásemos además el estudio actual encargado por la Agencia Federal de Medio Ambiente para NOx, ese número (de meses, nota d.t) aumentaría. De esta manera, extrapolando los datos a la población actual y la edad media de la misma, los científicos y la Agencia Federal de Medio Ambiente debería considerar entre 6.000-13.000 fallecimientos por NOx y 60.000-80.000 muertes adicionales por micropartículas al año.

Aproximadamente el mismo número de personas mueren cada año en Alemania por cáncer de pulmón y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) relacionados con el humo del cigarrillo. Los neumólogos ven en sus consultas estas muertes por EPOC y cáncer de pulmón diariamente; sin embargo, incluso tras una cuidadosa y minuciosa anámnesis (en alemán bajo este concepto se incluye la elaboración de un historial médico detallado. N.d.t), no vemos nunca esos fallecimientos asociados a micropartículas y NOx. Dada la alta mortalidad, este fenómeno debería al menos atraer la atención como un factor asociativo en las enfermedades pulmonares.

Es muy probable que los datos científicos que conducen a estos números
de muertes aparentemente altos contengan un error sistemático. Un análisis más detallado de los datos muestra que se han interpretado de manera extremadamente unilateral, siempre con el objetivo (sesgo de confirmación. N.d.t) de mostrar la toxicidad de las micropartículas y los NOx. Otras interpretaciones de los datos son posibles, si no mucho más probables.

  1. Correlación y causalidad: muchos estudios de contaminación del aire se basan en datos epidemiológicos con un patrón similar (en su mayoría estudios de cohortes). Se comparan diferentes regiones con diferentes niveles de contaminación por micropartículas o NOx. Uno encuentra de forma más o menos regular un aumento muy pequeño del riesgo en áreas contaminadas con micropartículas, generalmente en un pequeño porcentaje. A partir de esta correlación, se sugiere falsamente una causalidad, aunque existan explicaciones mucho más obvias para las diferencias observadas. Las correlaciones solo sirven como hipótesis, nunca son confirmatorias.
  2. Factores de error (Confounder): la incidencia de la enfermedad y la esperanza de vida están determinadas por muchos factores, como el tabaquismo, el consumo de alcohol, la actividad física, la atención médica, el consumo de drogas, etc. Todos estos factores suelen ser cien veces más relevantes en el aumento del riesgo (de contraer una enfermedad de las vías respiratorias. N.d.t) que la contaminación del aire de los estudios de cohortes. Además, la distribución de las perturbaciones entre los diferentes grupos suele ser muy diferente. Por lo tanto, la metodología científica no permite el llamado ajuste de confounder en los estudios realizados mediante cuestionarios. Además, el estilo de vida y la conciencia de la salud no se pueden registrar, aunque afectan significativamente a la mortalidad. Es obvio y también demostrado por los estudios que la forma de vida difiere significativamente entre las diferentes regiones estudiadas.
  3. Umbral y patrones de toxicidad: muchos de los estudios epidemiológicos sobre la contaminación del aire no muestran ningún umbral. Esto se suele interpretar en los estudios en el sentido de que se trata de un riesgo particularmente alto. Sin embargo todo tóxico, incluso el más fuerte, tiene una dosis umbral. Por lo tanto, es mucho más plausible que todos estos estudios midan un sesgo constante, porque tales perturbaciones generalmente no tienen umbral. La diferencia en el estilo de vida de las personas que viven en áreas contaminadas con micropartículas (industriales, urbanas. N.d.t) respecto del estilo de vida de quienes viven en las áreas menos contaminadas (rurales. N.d.t) explicaría fácilmente y por sí misma esa falta de umbral, porque los cambios en el estilo de vida se producen de manera continua.
    Los estudios epidemiológicos también muestran que los materiales particulados y los NOx deberían conducir a más de dos docenas de enfermedades diferentes, que afectan a casi todos los campos de la medicina. Pero si la contaminación del aire fuera tan peligrosa, tendría que generar un patrón típico de envenenamiento, como es más o menos propio de cualquier veneno. La ausencia total de este patrón habla contra su peligrosidad (en los niveles habituales en el aire de las ciudades. N.d.t) y en favor de la existencia de factores perturbadores (los confounder de más arriba.N.d.t). Además, no existen hipótesis fisiopatológicas plausibles sobre cómo se supone que la contaminación del aire causa estas diferentes enfermedades
  4. Falsificación: Sin embargo, el argumento más fuerte en contra de la evaluación extremadamente unilateral de los estudios (epidemiológicos. N.d.t) es una peculiaridad que existe solo con las micropartículas y los NOx. Normalmente, uno tendría que llevar a cabo un estudio de exposición en humanos con dosis más altas y más bajas para asegurar un rango de umbral. Esto no es éticamente justificable. Para las micropartículas y el NOx la situación es diferente, ya que los fumadores inhalan voluntariamente dosis extremadamente altas de ambos, por lo que se presentan como voluntarios perfectos para participar en un enorme estudio de exposición. La concentración de partículas en la corriente principal del humo del cigarrillo en alcanza los 100-500 g / m³ y, por lo tanto, es hasta 1 millón de veces mayor que el valor límite (hablan de los límites en las ciudades alemanas y los recomendados por la OMS. N.d.t). Con los NOx, se alcanza hasta 1 g / m³, si bien predomina el contenido de NO. Mediante estudios de deposición se puede calcular la dosis inhalada por los fumadores y compararla con la que inhalan las personas sanas en las condiciones establecidas por el valor límite legal. Veríamos como los fumadores (si fuman un paquete / día) alcanzan en menos de dos meses la misma dosis de micropartículas que alcanzaria un no fumador durante 80 años de vida. Para NOx, las diferencias son similares, aunque un poco menores. Además, el humo de un cigarrillo es varias órdenes de magnitud más tóxico que la contaminación del aire. Fumar reduce la esperanza de vida en alrededor de diez años, cuando se fuma durante 40-50 años un paquete / día. Suponer que la contaminación del aire es un riesgo similar y genera un elevado número de muertes, supondría también que la mayoría de los fumadores tendrían que morir después de unos meses, lo que obviamente no es cierto.

Las críticas presentadas aquí pueden ser sorprendentes, dada la gran cantidad de información sobre el peligro de las micropartículas y los NOx que encontramos en las revistas de publicación, los medios de comunicación y las declaraciones públicas desde el estado. Toda esta información proviene esencialmente de la misma fuente, refiriéndose al mismo contenido que se critica anteriormente.

Por supuesto que el objetivo de los autores es también promover medidas de prevención de la contaminación. Sin embargo, actualmente no ven ninguna justificación científica para los límites actuales de micropartículas y NOx. Por lo tanto, piden una reevaluación de los estudios científicos realizados por investigadores independientes.

Los puntos de crítica mencionados anteriormente son tan serios que, en nombre de la “Güterabwegung” ( Principio según el cual un bien de mayor valor legalmente protegido es preferible a uno de menor valor en el caso de un conflicto. N.d.t), deberían incluso suspenderse las disposiciones legales para los valores límite actuales.
Este artículo está destinado como herramienta que sirva para objetivizar la discusión. Por supuesto, no se disculpa la manipulación irresponsable de partes de la industria automotriz en relación con las emisiones contaminantes.


Estamos encantados de proporcionar cada una de las declaraciones individuales más cerca de la literatura.


Y hasta aquí la nota. Las referencias:

  • Pingback: ¿Están más contaminadas nuestras ciudades? - Economía y Libertad()

  • Pingback: LA VERDAD SOBRE EL NOx y las partículas del DIESEL HOY | ONMOTOR TV Especialistas del Motor()

  • Refulge

    Estimado Luis quisiera hacerle una pregunta acerca de su adenda en la Actualización del 19-2. ¿Dónde dice el prof. Khöler que el valor de un paquete de cigarrillos es de un millón de microgramos? En el texto de la carta dice que: ” La concentración de partículas en la corriente principal del humo del cigarrillo en alcanza los 100-500 g / m³ y, por lo tanto, es hasta 1 millón de veces mayor que el valor límite (hablan de los límites en las ciudades alemanas y los recomendados por la OMS. N.d.t).” Es decir que 10.000 g/m3 es un valor un millón de veces mayor que el permitido en las ciudades alemanas (que sería entonces de 0,01 g/m3 ¿no?). ¿Quiere usted decir que el prof: Khöler multiplicó 500×20=10.000 e inesperadamente le añadió dos ceros? Disculpe, pero es que no entiendo muy bien de donde sale el asunto del millón y la verdad es que me gustaría saberlo para saber si este profesor no sabe matemáticas, es un manipulador o tiene un despiste del 100. Muchas gracias.

  • carlos

    Perdón, que lo que he enlazado no se ve: 700.00 muertes por tabaco

  • Carlos
  • Pingback: ¿Están más contaminadas nuestras ciudades? – Estado Limitado()

  • Germanico

    Qué tomen nota la Okupa Karmenelev y sus secuaces y nos dejen conducir por Madrid.

  • pvl

    Un art. absolutamente necesario. A pesar de ser lego en la materia, en numerosas ocasiones he expuesto un argumento idéntico al utilizado en el art. al comparar los hipotéticos efectos de la contaminación con los efectos reales del tabaquismo: si atendemos a la concentración de sustancias nocivas presentes en ambos fenómenos, es evidente sin necesidad de ser un especialista, que la concentración en el tabaco es varios órdenes de magnitud superiores a las de la contaminación. Por lo tanto si la contaminación causara todas esas supuestas muertes, los fumadores deberían caer como moscas a los pocos meses de fumar.