Home Derecho La vivienda en España acaba de perder hasta un 50% de su valor

La vivienda en España acaba de perder hasta un 50% de su valor

escrito por Burrhus el elefante neocon 27 septiembre, 2018

No creo que seamos aún capaces de comprender la gravedad de la situación tras declarar el Gobierno de Pedro Sánchez la  intención de cambiar la Ley de Propiedad Horizontal para que las comunidades de vecinos puedan decidir por una mayoría (se habla de tres quintos, realmente da igual, como también lo es el hecho de que se “permita” que los turistas entren por otro lado del edificio, ocurrencia con la que Podemos se jactaba de eliminar el 95% del alquiler vacacional en Madrid), si puede haber alquileres turísticos en el edificio tal y como se ha anunciado este lunes pero, a falta de conocer el contenido final de la ley, los efectos del debate son ya devastadores para el mercado inmobiliario y los propietarios.

No les voy a engañar. No soy neutral. Vivo gracias al alquiler vacacional. Pero eso no invalida mis argumentos. Y no pretendo ser alarmista; tan solo constatar el hecho de que la vivienda en España ha perdido el 50% de su utilidad (y, por tanto, de su valor), y que sus efectos va a tener consecuencias inmediatas.

Más allá del valor sentimental que le demos a las cosas, valor es utilidad. Valoramos las cosas en función de nuestra capacidad de darle utilidad. Hasta hace relativamente poco tiempo, el valor de la casa venía determinado por su ubicación, por su superficie y por su resistencia a las caídas de precios. Era algo así como el colchón de nuestros ahorros. En unas malas, se podía vender, o incluso dársela al banco a cambio de una pensión vitalicia. Con la recesión económica de 2008, hubo cientos de miles de personas que no pudieron pagar su hipoteca. De ahí surgieron la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, la dación en pago retroactiva y ideas de mayor o menor utilidad que no ayudaban a resolver definitivamente los problemas. La gente que alquilaba de manera habitual no podia generar suficientes recursos para pagar la hipoteca adquirida durante la crisis. Fue ahí donde surgió el alquiler vacacional. Eran los propietarios quienes abandonaban sus casas y se iban de alquiler mientras empleaban páginas como Airbnb, Homeaway o Trip Advisor para anunciar sus casas. Y así, el pasivo de toda la vida que era la casa y su pesadísima hipoteca se convirtieron en un activo con el que podías sacar una mayor rentabilidad que con el alquiler de larga temporada. Algunos, de hecho, éramos tan buenos que podíamos incluso intentar comprar casas que se caían a trozos, reformarlas y dedicarnos profesionalmente a esto gracias al dinero que sobraba de las hipotecas, los impuestos y los costes. Es mi caso. Por eso me considero capaz de valorar la utilidad de una casa. Por lo que es capaz de producir.

El Gobierno socialista no ha dicho en ningún momento “vamos a establecer un marco de regulación claro para los alquileres vacacionales” (algo que, por ejemplo, ya existe en Andalucía). No va a proponer unos criterios de control y de penalizacion para quienes no cumplan las normas. Plantea que una mayoría decida lo que otro puede hacer con su propiedad y su inversión, mayoría que puede tener un punto de vista en un momento dado y otra completamente distinta tres meses después. Esto supone que, de facto, no exista ninguna seguridad para emplear la vivienda como un alquiler vacacional, que es una de las opciones que más riqueza (y empleo) genera. Y lo hace, además, sin tener en cuenta que hay regiones que aún sufren un 20% de paro. ¿Qué alternativa pueden tener las limpiadoras o el personal de servicios que vivía gracias a los 62.000 millones que genera anualmente este sector? ¿Y qué alternativa va a tener el sector inmobiliario mientras se tramita, aprueba y entra la ley en vigor? Me temo que en muchas ciudades pueden darse despidos por falta de ventas.

¿Cuál es la rentabilidad de un alquiler turístico en comparación con la del alquiler normal? Hay quien argumenta que hay que llenar el 60% de las noches. Depende de las cualidades de la propiedad, su ubicación… Pero hay un factor que no se tiene en cuenta: si es uno mismo quien hace todas las gestiones o si se delegan. Cuando lo haces tú todo, esa casa también es tu “empleo”. Tu gestión de reservas, tus limpiezas, tu solución de problemas. Si estás desempleado y tienes esta casa, es una muy buena opción. O ERA. Porque esta opción, tal y como se planteaba antes, corre el riesgo de no existir de una manera arbitraria e impredecible. Este riesgo es elevadísimo. De hecho, es tan elevado que este factor no puede ser tenido en cuenta a la hora de realizar la compraventa de una vivienda. Para mí, como persona que se dedica a este sector, es el 50% del precio.

Si bien es cierto que no todas las casas pueden dedicarse al alquiler turístico (sí muchas más de lo que la gente piensa), el resto también se ve afectada por una mera cuestión de aumento de la oferta. De hecho, estas casas pueden tener una pérdida de valor muy importante, en tanto que “las mejores casas del mercado” les están haciendo la competencia directa. Sí, se trata de un ataque directo contra el ahorro de los pobres, y todavía no lo saben.

En resumen, esa casa por el cual usted está pagando una fortuna mensual y con el que quería garantizarse una buena pensión o el futuro de sus hijos acaba de reducir su valor a la mitad. Yo comprendo que haya turistas que se comportan de una manera incívica, y que también haya propietarios que se comportan una manera completamente indefendible y avergonzante para quienes nos dedicamos a esto, pero el orgullo no compensa las perdidas directas. Estos problemas se resuelven con una regulación sensata y un poco de sentido común. La reducción de la molestia al 0% es imposible (yo he visto a gente quejarse porque hay gente esperando el ascensor, como si la espera fuese mayor por ser turistas y menor cuando son vecinos), pero sí se puede controlar a unos niveles más que razonables y tolerables. En mi experiencia, el 99% de los problemas se resuelven con paciencia, sensatez, responsabilidad y buena voluntad por ambas partes.

PD: Existen individuos que se creen que somos especuladores. Tan solo les comentaré que antes de este negocio un servidor era friegaplatos en Alemania. No, no espero nada positivo de esas personas.

PPD: ¿A que no saben qué se escaparía de la Ley de Propiedad Horizontal? Lo han adivinado: el chalet de Pablo Iglesias. Tengo que admitir que el chico ha especulado muy bien.