Home Política La reconciliación es imposible. Ya se produjo

La reconciliación es imposible. Ya se produjo

escrito por Burrhus el elefante neocon 7 septiembre, 2018

Mucha polémica en las redes sociales ha levantado un vídeo en el que se ven a dos ancianos pertenecientes a ambos bandos “como si aquí no pasara nada”. Según el punto de vista de los críticos, las víctimas del franquismo no han sido suficientemente reconocidas y quedan muchas heridas por cerrar, empezando por los desaparecidos, siguiendo por las cunetas, continuando por los presos, sin olvidarnos de los torturados, los exiliados y un temible etcétera. Estos hechos, así como la no reparación de las víctimas del franquismo, harían imposible la reconciliación en la sociedad española que, además, debilita la validez de nuestra Constitución y cuestiona nuestra democracia.

Les voy a contar una historia que sucedió en Málaga. Al inicio de la guerra, en un descampado de la barriada de Capuchinos, una mujer fue secuestrada, violada en múltiples ocasiones, torturada y finalmente asesinada durante toda una noche de terror en la que los gritos se escucharon por todo el vecindario. El delito de aquella mujer fue estar casada con un miliciano del Frente Nacional. Independientemente de cómo unos caigan los bandos, aquella mujer era inocente. Tal vez sería el momento de preguntar a los familiaries de aquella mujer si la reconciliación sería posible. O a los familiares de todos los asesinados por el bando republicano por haber sido sacerdotes, médicos, votantes de la CEDA o por las rencillas personales más cutres. O a los familiares de las víctimas de Paracuellos. O a la familia de José Calvo Sotelo. Que un bando haya ganado no significa que las víctimas de ese bando tengan motivo para perdonar a los victimarios. ¿Acaso esto cuestiona la validez de la Constitución en tanto que uno de sus ponentes fue dirigente del Partido Comunista, Jordi Solé Tura?

La lista de crímenes perpetrados por el bando nacional es larga, de sobra conocida e indefendible. Como tambien lo es la lista de crímenes de la dictadura. Y es tan larga y tan dura que es irreparable. Si no somos capaces de encontrar el cuerpo de Marta del Castillo, que desapareció como quien dice “antes de ayer”, ¿cómo vamos a ser capaces de sacar de la fosa común a todas las víctimas del bando republicano? Es imposible. No se pueden reparar los daños de una guerra de hace 80 años, y menos las generaciones actuales. Como tampoco nos corresponde la reconciliación. Eso ya pasó hace 40 años, y gracias a ello hemos tenido el mayor período de paz y prosperidad de nuestra historia. A nosotros nos corresponde convivir respetando y comprendiendo las ideas y el pasado de los demás, y sí, también intentando reparar las heridas en la medida de nuestras posibilidades, sin que los crímenes perpetrados hace 80 o 50 años justifiquen nuestro odio a quienes piensen distinto.

¿Qué ocurre realmente? En mi opinión, se trata de deslegitimar nuestra Constitución y nuestro sistema legal en base a unas injusticias irreparables. Nuestra Constitución está siendo criticada, no por su contenido en sí (que como marco legal no será perfecta pero sí muy integradora de opciones políticas), sino porque lo que había antes fue el régimen de la otra parte. ¿Acaso sería más legítima la Constitución de 1978 si el régimen anterior hubiese sido una dictadura comunista? La Constitución no deja de ser válida por su régimen anterior, sino por su valor y reconocimiento una vez entrado en vigor. Y ha sido una Constitución muy útil para nuestra convivencia y nuestra prosperidad.