Home Política Todo mi apoyo al nuevo gobierno

Todo mi apoyo al nuevo gobierno

escrito por Sofía Rincón 7 junio, 2018

Como sabéis, o intuís, los que me leéis a menudo, sabréis que carezco de ideología. Soy profundamente misántropa en lo que se refiere a las masas, sólo soy filántropa respecto a los individuos. ¿Que qué me parece el nuevo gobierno? Me importa poco, la verdad. Muchos podréis decir que es una falta de civismo, pero, francamente, España (y el mundo) a nivel político es tan esperpéntica que se la analiza mejor desde la sátira antes que intentando otorgar algo de nobleza a un estamento que hace tiempo carece de la misma. De hecho ha llegado un punto en que lo veo con cariz humorístico, pues para las reformas, salvo excepciones, se tira de hemeroteca, pero a los políticos les recordaremos fundamentalmente por los memes que nos brindaron. El político tiene una función social humorística.

No obstante, aunque sólo sea por escandalizar a alguno, voy a defender el nuevo gobierno. Los nuevos ministros son famosos en su mayoría, personajes públicos que han vivido, literalmente, de dar espectáculo, de tener audiencia: y esto me parece maravilloso. Por primera vez en su historia España tendrá políticos que ejercen el cargo con honestidad. Ya que el ámbito político es una masquerade, ricemos el rizo y pongamos a representar la obra a auténticos profesionales.

Puede que el lector crea que me estoy riendo de los recién elegidos por lo que acabo de decir, pero lo cierto es que no, no lo digo con sorna, lo digo con verdadero entusiasmo. Asistimos a la perfecta representación del texto clave de Guy Debord. Mi recomendación para disfrutar esta legislatura es la siguiente: lea usted a Hegel, concretamente la introducción de la Fenomenología del Espíritu, analice su entorno a todos los niveles, las formas de expresión que usan sus allegados, los personajes de TV, los libros de moda, usted mismo, trate de discernir los parámetros ocultos (es decir, no las modas, sino los parámetros de carácter perpetuo) que hay por doquiera. ¿Ya? Muy bien. Hecho esto usted acaba de dar imagen levemente al espíritu de la época.

Dicho esto, quiero añadir algo más como guinda del pastel, y es que aquellos que se meten con Màxim Huerta por ser presentador de TV por estar en cultura, no han entendido a Hegel. Estimado lector, vivimos en la cultura de la televisión. No seamos hipócritas:  otrora las catedrales se pintaban para que el pueblo conociera la historia bíblica a pesar de no poder leer.

Si usted comprende cuál es el espíritu de la época y lo aliña con humor y misantropía entonces disfrutará como yo. Como decía Gómez Dávila: “Con buen humor y pesimismo, no es posible ni equivocarse ni aburrirse”.

Todo mi apoyo al nuevo gobierno.