Home Política Oda al héroe de sofá

Oda al héroe de sofá

escrito por Sofía Rincón 6 mayo, 2018
Querido héroe, me encantaría decirte cientos de cosas, pero prefiero ser paciente y centrarme en cada artículo en una sola, así que hoy sólo hablaremos de tu gloria. Porque, en verdad, te envidio. Ojalá por mi sangre corriera esa innata nobleza que te caracteriza, esa luz que respalda tus actos y que hace que seas capaz de salvarnos a todos de la miseria humana con
tus likes en internet.
Querido héroe, tu perfección moral y tus aportes a la sociedad son dignos de gestas maravillosas, ¡Quememos el Mío Cid! Para qué leer la Guerra del Peloponeso o La Ilíada teniendo a mano lo que compartes en Facebook. Oh, querido héroe de sofá, haces que tiemblen mis piernas con la majestuosidad de tus discursos, plagados del característico erotismo del revolucionario y de buenas intenciones: porque eres libre, eres especial, muchísimo más que yo y mis opiniones desestimables, tú eres el verdadero, el único camino, eres como Jesucristo cuando dice “quien no está conmigo, está contra mí”. Eres un punto de inflexión histórico, eres aquel que hace sombra a Napoleón o César, eres aquel cuya opinión hace temblar el monte del Vesubio, aquel que tira por tierra las obras completas de Heidegger con un solo tweet.
Querido héroe, admiro tu singularidad, eres la escisión histórica que el Hombre necesita.
Por todo esto, por toda la gloria que recae sobre tus hombros te ruego, te pido encarecidamente, que por favor me perdones, perdona todas mis ofensas, perdona que no hayx escritx así todx estx artículx, perdona todas y cada una de mis afirmaciones porque todas ellas son triviales e incluso indignas porque no son las tuyas. ¡Oh, héroe de sofá! ¡Mírame a los ojos, te lo ruego! Mírame y bésame, tu corrección política es irresistible, caigo rendida ante tus pies, y los beso como se besa a los emperadores. Envíame un insulto por twitter sin miramientos, dame un bofetón incluso (con la mano izquierda para aumentar el simbolismo de tu causa), recuérdame lo estúpida/ignorante/facha/ anticuada/reaccionaria/opresora que soy, dímelo mientras me metes mano.
¡Oh, héroe de sofá, tú y sólo tú, con tus redes sociales eres la escisión
metafísica definitiva del cosmos!