Home Entrevistas La Nueva Rusia (Entrevista a Peter Pomerantsev)

La Nueva Rusia (Entrevista a Peter Pomerantsev)

escrito por Germanico 18 diciembre, 2017

Peter Pomerantsev

Grandes obras de la ficción política distópica como 1984 o Un Mundo Feliz, por citar la dos más célebres, podrían estar siendo superadas por la realidad en estos momentos, en un país que es, geográficamente, el más grande del mundo con diferencia: Rusia, la Rusia de Putin.  Es enteramente acertado y justo denominar así a la actual Rusia, a la nueva Rusia, dado que a pesar de cualquier apariencia de pluralidad, democracia, derechos humanos o libertades, la única voluntad imperante en ese vasto espacio territorial poblado por en torno a 150 millones de almas es la de Vladimir Putin, Presidente electo en un sistema político y económico hecho a su medida y a la de la camarilla que se encarga de gestionarlo con impertérrita indiferencia hacia la población y la suerte que ésta pueda correr tras pasarles por encima el rodillo de su Estado cleptocrático. Debes darles gran parte de tus ganancias, si es que tienes la osadía de obtenerlas y, en ocasiones, no es suficiente, por lo que algún sicofante te acusa de un cargo falso y se pone en marcha la maquinaria de la Dictadura de la Ley Putiniana: la tragicomedia se desarrolla en juzgados en los que los alegatos de los acusados despiertan las risas de unos fiscales y unos jueces que ya saben de antemano cual va a ser el veredicto. Cuando sales del laberinto judicial y penitenciario tus bienes pertenecen a otro, normalmente a algún funcionario o amigo de alguien y tú estás marcado como delincuente.

En este país, dónde la realidad supera a la ficción, se cambian continuamente los decorados y los ropajes de los actores y actrices en una obra en la que de continuo se recicla todo y en la que se improvisa para satisfacer la última moda de comportamiento adecuado. Por supuesto siempre se debe aludir a la benevolencia, inteligencia, poderío y sabiduría de Vladimir Putin. Un pequeño desliz en la alabanza puede suponer una caída a los abismos. Y no hay mejor lugar para difundir la grandeza del líder que la televisión Rusa, en la que se alternan la propaganda indisimulada al régimen con programas que pretenden distraer o incluso obnubilar al espectador hasta hacerle perder la consciencia de quién es, dónde vive y en qué situación se halla. Toda clase de I-Reality Shows se retransmiten en diversas cadenas, en esta democracia iliberal, y llegan a todas las partes de ése universo cerrado que es la gigantesca y sutilmente sojuzgada Rusia.

Peter Pomerantsev estuvo dentro del entramado de deconstrucción de la realidad y conversión y reciclado de los pedazos del destrozo en posverdad entretenida y alegre, en un circo que oculta que el pan se reparte por cuotas de poder e influencia. Como productor televisivo tenía los más extravagantes encargos. De ello nos habla en su libro La Nueva Rusia, donde nada es verdad y todo es posible.

Tras leerlo y alucinar con lo que describía, saliendo de cada página como de un viaje de LSD, me pregunté si esta obra de no ficción no merecería un lugar de honor en los estantes de ficción, manteniendo una copia indispensable entre los ensayos de no ficción.

El autor de La Nueva Rusia nos ha respondido unas preguntas, cuyo correcto inglés fue revisado por Álvaro Cortina, nuestro profesor de la lengua de Churchill.  

 

 

 

En inglés:

1.- The French political philosopher Jean François Revel said, at the beginning of his work “Useless Knowledge” that “”The most powerful force in the world is lying”. What is true, in this assertion, from your point of view, for the world as a whole and for Russia in particular?

The culture of lying comes in many forms in Russia. First of all it’s a self-defence mechanism from a brutal state. It is also a marker of lack of privilege: if you are trusted then you deserve the truth, if you are lied to it means you are not trusted. As many Russians find it normal to lie, or shall we say outsmart, authorities at home, Putin can be viewed as heroic by outsmarting/lying to the leaders of the global order. This is the neat trick Putin has pulled off, positioning himself as a rebel to the global order.

More broadly we have seen a chance in the nature of lying. During the Cold War the Soviets would lie of course, but they would go to great extents to make their lies feel true. When they would, for example, create fake stories in the 1980s about how the CIA had invented AIDS as a weapon they would craft careful forgeries to prove their case, Gorbachev was outraged when Reagan accused his people of spreading falsehoods to undermine the US. Today, when Putin tells the world, as he did during the annexation of Crimea, that ‘there are no Russian soldiers in Crimea’, he is not trying to pass of a falsehood as fact, he is saying facts don’t matter. Donald Trump, in a similar way, throws facts to the wind. This is part of their appeal. There is a rebellious joy in casting off the weight of facts. Facts are unpleasant: they tell you you are going to die, that you are a failure. Who wants facts?

So what’s changed?  I think facts are deeply connected to an enlightenment discourse about rational progress. Communism, for all its craziness, still claimed to be a rational vision for the future. It therefore needed at least the veneer of ‘facts’, facts were part of its make-up. It needed facts to prove it was achieving its future. Likewise democratic capitalism, which up until the crash of 2008, was trying to prove it was headed to a joyous future of globalised capitalism, a sort of Economist Magazine Utopia. Now no one believes in those visions. So with the disappearance of the idea of a rational future, facts can be thrown out of the window. You can see the same in Poland and Hungary. While they were heading into the EU, had a coherent idea of a practical future, they had regimes which had to stick to a fact-based discourse, to prove they were fulfilling a rational plan. Now they are in the EU and there is no more clarity about where they head to next, they have slipped into a political discourse which is wild and fact-free.

2.-If Dovstovieski, Tolstoy or Chekhov raised their heads and saw Russia today, what chronicles do you think they would write, if they were free to do so?

This present Russian period is much closer to Gogol and Bulgakov, theatrical surrealism and cruelty. When you live in Putin’s Russia you realise Gogol and Bulgakov were realists.

3.-You worked within the bowels of the most sophisticated propaganda machinery of our time. Can you give us a clue of how it works?

I think the key is the Kremlin has combined the entertainment of the West with the centralisation of the Soviets. So there are, or were, weekly meetings between the Presidential Administration and the heads of the main TV channels, which would decide the week’s agenda, blacklists and so on. The channels were then allowed to improvise within that framework. The main story was and is ‘there is no alternative to Putin’. So one could, and should, show puppet opposition parties- as long as they look ridiculous when compared to Putin. So Russian TV has highly entertaining political debate shows, but they are set up in such a way as to always make Putin look good. No real opposition figures are allowed on of course, but there are plenty who agree to take part in this charade. Likewise with the West. The idea is to show a West in decline, overrun by sexual minorities and immigrants. So no one claims, like in Soviet times, that Russia  is a paradise. The aim is to show that there is no strong alternative, nothing to hope for. So this is a propaganda predicated on a negative: that all alternatives to Putinism are worse. It’s not agitational propaganda as we knew it in the 20th century.

4.-It is believed that Russia has interfered in electoral processes like the American or like in the Catalan separatist process with the help of hackers, trolls and through distorted or directly fake news in its international channels. Is the desire of the Kremlin to destroy the European Union and overthrow the American giant?

Well the Soviets already had a strong tradition of what they called ‘Active Measures’, thousands of KGB officers dedicated to creating disinformation operations dedicated to splitting Western alliances, discrediting leaders, sowing confusion, sapping morale and so on. It’s infinitely easier to do those sort of operations today with the internet.

In principle ‘the West’ is only a linguistic conjuring trick cemented by Article 5 of NATO, that an attack on one is an attack on all. If one can undermine that idea by supporting movements in the West who oppose it then the ‘West’ disappears. Likewise with the EU. If one supports movements which hate it, then one can make it weaker. You just need to help along existing trends, it’s not hard….

But overall the Kremlin’s aim is to avoid social change at home. For that it needs to move the agenda onto its foreign adventures, provoke confrontations and noise to distract from stagnation at home. So it’s the fireworks it needs. And we are only to happy to provide!

5. Edward Snowden, who was horrified to discover that the American intelligence services controlled all our communications, is currently living in Russia where he fled from the USA. Do you think it is consistent, if what is defended is the right of people to their privacy, to put yourselves under Putin´s shelter?

As Daniel Soar put in the London Review of Books: what’s more important, the leaker or the leak? I’ll leave Snowden’s movements to his conscience. But the things he revealed needed to be talked about.

6.- The permanent urban, economic, and social recycling seems to be the norm in Russia, as you write in your book. Putin proclaimed that he would enforce the dictatorship of the law, but there where nothing is true and everything is possible, is it possible to establish a State of Law?

The law is largely used as an instrument to punish and as theatre to teach lessons (showtrials).

7.- Are you afraid of possible reprisals by the Russian intelligence services against you for the book you’ve just written?

You mean physical danger? No. Journalists are punished in Russia if they write about concrete corruption  or start exploring the link between terrorism and the state. No one cares about cultural criticism. You will get smear stories in the Kremlin media of course. That’s standard.

8..- And finally, What are you working on now?

I’m running a program at the LSE looking at how one can reinvent media in the 21st century to overcome polarisation, echo chambers and the loss of public space.

Putin, Vigilante de la Nueva Matrix. Photo/ Dmitry Koutyukov

En español:

1.- El filósofo político francés Jean François Revel decía, al principio de su obra “El Conocimiento Inútil” que “La primera de todas las fuerzas que dirigen el mundo es la mentira”. ¿Qué hay en ello de verdad, a tu juicio, para el mundo en su conjunto y para Rusia en particular? 

La cultura de la mentira se expresa de muchas formas en Rusia. En primer término, es un mecanismo de defensa propia frente a un estado brutal. También sirve de señal de ausencia de privilegios: si eres de confianza, entonces no mereces confianza.

Como a muchos rusos les parece normal mentir, o digamos parecer astutos, autoridades en su casa, Putin puede fácilmente ser visto como un héroe cuando engaña o miente a los líderes de orden mundial. Esta es la treta de la que Putin se ha servido para presentarse como un rebelde del orden global.

De una forma más generalizada hemos observado cambios en la naturaleza de la mentira. Durante la Guerra Fría, los soviéticos mentían, por supuesto, pero haciendo todo lo posible para sentir que sus mentiras eran verdad. Cuando, por ejemplo, crearon historias falsas en la década de los 80 sobre cómo la CIA inventó el SIDA como un arma, elaboraron cuidadosas falsificaciones para probar el caso. Gorbachov se indignó cuando Reagan acusó a su pueblo de difundir falsedades para minar a los EE.UU. Hoy, cuando Putin le dice al mundo, como hizo durante la anexión de Crimea, que ‘no hay soldados rusos en Crimea’, no es que trate de hacer pasar una falsedad por un hecho, lo que nos dice es que los hechos no importan. Donald Trump, de forma similar, arroja los hechos al viento. Esta es una parte de su atractivo. Hay una alegría rebelde en desechar el peso de los hechos. Los hechos son desagradables: te dicen que vas a morir o que has fracasado. ¿Quién quiere hechos?

Entonces, ¿qué es lo que ha cambiado? Pienso que los hechos están profundamente vinculados a un discurso ilustrado sobre el progreso racional. El comunismo, a pesar de sus despropósitos, todavía reclamaba ser una visión racional del futuro. Por tanto, necesitaba al menos apariencias de ‘hechos’, y los hechos fueron una parte de su mascarada. Necesitaban de hechos que demostrasen que estaban encaminándose hacia su futuro. De igual modo, el capitalismo democrático, en ascenso hasta el Crash del 2008, estaba tratando de probar que se encaminaba a un futuro feliz de capitalismo globalizado, una suerte de utopía de revista de economistas. Ahora nadie cree en aquellas visiones. Así que, con la desaparición de la idea de un futuro racional, los hechos pueden tranquilamente ser arrojados por la ventana. Puedes ver lo mismo en Polonia y en Hungría. Mientras se disponían a incorporarse a la UE, tenían una idea coherente de un futuro práctico, con regímenes que se adherían a un discurso basado en los hechos, para demostrar que estaban cumpliendo un plan racional. Ahora que están en la UE ya no está claro hacia dónde se encaminan y se han deslizado hacia un discurso político salvaje que no se atiene a los hechos.

2.-¿Si Dovstovieski, Tolstoi o Chejov levantasen la cabeza y vieran la Rusia de hoy, qué crónicas cree que escribirían, si tuvieran libertad para hacerlo?

 

Este período por el que pasa Rusia ahora está mucho más cerca de Gogol y de Bulgakov, del surrealismo teatral y de la crueldad. Cuando vives en la Rusia de Putin, te percatas de que Gogol y Bulgakov eran realistas.


3.-Tú trabajaste dentro de las entrañas de la maquinaria de propaganda más sofisticada de nuestro tiempo. ¿Puedes darnos alguna pista de cómo funciona?

 

Creo que la clave está en que el Kremlin ha combinado el entretenimiento de Occidente con la centralización de los soviéticos. De modo que hay, o hubo, reuniones semanales entre la Administración Presidencial y los directores de los principales canales de televisión en las que se decidiría la agenda de la semana, las listas negras y demás. Luego se permitió que los canales improvisaran dentro de ese marco. La historia principal era, y sigue siendo: ‘no hay alternativa a Putin’. Así que uno podría, e incluso debería, mostrar partidos de oposición títeres -siempre que resultaran ridículos al compararlos con Putin. Así que en la televisión rusa se encuentran espectáculos de debate político muy entretenidos, pero están todos organizados de tal manera que siempre hacen que Putin quede bien. No están permitidas las figuras reales de la oposición, por supuesto, pero hay muchos que aceptan participar en esta farsa.Del mismo modo, con Occidente, la idea es mostrarlo como un Occidente en declive, invadido por minorías sexuales e inmigrantes. Así que nadie dice, como en la época soviética, que Rusia sea un paraíso. El objetivo es mostrar que no hay una alternativa fuerte, ninguna esperanza que albergar. Esta es, por consiguiente, una propaganda en negativo: todas las alternativas al putinismo son peores. No es la propaganda agitadora que conocimos en el siglo XX.


4.-Se cree que Rusia ha interferido en procesos electorales como el americano o en el proceso separatista Catalán con hackers, trolls y a través de noticias tergiversadas o directamente falsas a través de sus canales internacionales. ¿Es el deseo del Kremlin destruir a la Unión Europea y tumbar al gigante americano?

Bueno, los soviéticos ya tenían una fuerte tradición de lo que se llamaban ‘Medidas Activas’: miles de oficiales de la KGB dedicados a crear operaciones de desinformación encaminadas a dividir las alianzas occidentales, desacreditar a sus líderes, sembrar confusión, debilitar la moral y demás. Hoy, con Internet, es infinitamente más fácil hacer ese tipo de operaciones.

En principio, “Occidente” es solo un conjurado truco lingüístico consolidado por el Artículo 5 de la OTAN: que el ataque a uno de los miembros es un ataque a todos. Si uno puede socavar esa idea apoyando movimientos en Occidente que se oponen a ella, entonces “Occidente” desaparece. De igual modo con la UE. Si uno apoya movimientos que la odien, entonces puede debilitarla.  Solo necesitas echar una mano a tendencias ya existentes, no es difícil.

Pero por encima de todo el objetivo del Kremlin es evitar el cambio social en su propia casa. Para ello necesita desviar la agenda hacia aventuras extranjeras, provocar confrontaciones y ruido y de ese modo distraer del estancamiento doméstico. Así que son los fuegos artificiales que se necesitan. ¡Y solo estamos felices proporcionándolos!

5.-Edward Snowden, que se horrorizó al descubrir que los servicios de inteligencia americanos controlaban todas nuestras comunicaciones, y vive ahora, huido, en Rusia. ¿Cree que es coherente, si lo que se defiende es el derecho de las personas a su privacidad, ponerse bajo la protección de Putin?

Tal y como Daniel Soar expuso en la London Review of Books: ¿qué es más importante, las fugas o el fugado? Dejaré los movimientos de Snowden a su conciencia. Pero las cosas que reveló merecen ser comentadas.

6.- El reciclaje permanente tanto urbanístico, como económico, como social parecen ser la norma en Rusia, como tú apuntas en tu libro. Putin proclamó que haría valer la dictadura de la ley, pero allí donde nada es cierto y todo es posible ¿no es imposible vertebrar un Estado de Derecho?

La ley se usa en gran medida como un instrumento para castigar y como un teatro para dar lecciones (juicios-espectáculo).

7.-¿Tiene miedo de posibles represalias por parte de los servicios de inteligencia rusos con usted por el libro que ha escrito?

¿Te refieres a peligro físico? No. A los periodistas se les castiga en Rusia si escriben sobre una corrupción concreta o si comienzan a explorar el vínculo entre el terrorismo y el estado. A nadie le importa la crítica de la cultura. Lanzarán sobre uno historias difamatorias desde los medios del Kremlin, por supuesto. Eso es estándar.

8.-¿En qué está trabajando ahora?

Estoy llevando a cabo un programa en la LSE (London School of Economics) centrándome en cómo se pueden reinventar los medios en el siglo XXI para superar las polarizaciones, las cámaras de eco y la pérdida de espacio público.

  • Germánico

    Gracias José! Pero no olvides que ahora estamos en el punto de mira del Zar asesino….

  • Extraordinario trabajo, sin duda (de nuevo). Una vez muchísimas gracias por dejarnos sabes cosas que de otro forma tal vez ignorariamos. Lo publico en mi Twitter (con eco en mi Facebook). Un cordial saludo.

  • Gracias Pvl.

  • Pvl

    Enhorabuena, una vez más. Un verdadero placer intelectual degustar tus entrevistas.