Home Política Felipe VI y el Leviatán español

Felipe VI y el Leviatán español

escrito por Burrhus el elefante neocon 4 octubre, 2017

Una de las principales consignas catalanas es la de “tú no sabes lo que está pasando aquí”. No sé si es comparable a Andalucía, que sufre el doble de paro que Cataluña, pero tal vez sean problemas de diferente índole. No obstante, a la vista de lo que está pasando allí, parece que en Cataluña muchos no saben qué significan los conceptos de democracia, Estado de Derecho, jerarquía normativa o seguridad jurídica.

También se dice que, tras la actuación policial, algo se ha roto en Cataluña. Es comprensible que las imágenes y las situaciones vividas sean dramáticas. Y también se entiende el malestar de la gente normal que tiene que “tratar” con los antidisturbios, que no saben cómo funcionan, y que habrían roto la convivencia en Cataluña. Lo siento mucho, pero la convivencia ya estaba seriamente dañada en Cataluña. Lo estaba, no ya con las décadas de pitadas al himno, con el control de los medios o el adoctrinamiento a los niños (esas son las raíces profundas del problema; podría inundar el post con toneladas de enlaces para superar lo meramente anecdótico), sino con la coacción en las Universidades y otras instituciones públicas y en la calle (ya fuese por las propias instituciones o por grupos organizados), cuando se marcaba establecimientos por las ideas de sus dueños, o a los vecinos por exhibir una bandera. ¿A usted no le parece que algo se rompe con esto? ¿O es que mientras no se golpee a nadie se puede amenazar, acosar y coaccionar porque no se rompe nada?

Además, cabe interpretar las actuaciones de las instituciones públicas catalanas. A continuación, una lista con leyes y normas que la Generalidad de Cataluña se habría saltado en los últimos años:

  1. Celebración de consulta declarada ilegal por el Tribunal Constitucional. No me refiero a ésta, sino a la celebrada hace dos años, y por la que Artur Mas debe responder con su patrimonio.
  2. Lo anterior incluye las presiones a los directores de los colegios para que abriesen los centros. Son delitos de coacciones y amenazas.
  3. Aprobar, violando el Estatuto de Cataluña, una Ley de Referéndum. La jerarquía normativa consiste en que las normas de menor nivel deben respetar las de mayor nivel. Y la Ley de Referéndum tiene menor nivel que el Estatuto de Cataluña.
  4. Impedimento a los partidos de la oposición de hacer su trabajo a través de los instrumentos reconocidos.
  5. Bloqueo del Parlamento catalán. Habida cuenta de que la jefa de la oposición, Inés Arrimadas, había anunciado una moción de censura, se opta por no abrir el Parlamento.
  6. Falsificación de documento público. La Ley de Referéndum Catalana, a todas luces ilegal, requiere de la firma del Secretario para que siga su tramitación y entre en vigor. Como el Secretario se negó, se falsificó su firma.
  7. Violación de la Ley de Protección de Datos. Los datos personales están protegidos de forma severa, pudiendo usarse sólo en casos muy específicos. Huelga decir que éste no fue uno de los casos.
  8. Sedición. En este caso, perpetrado por los Mossos d’Esquadra. El Mayor de los Mossos, Josep Lluis Trapero, ya tiene cita en Madrid este viernes ante la Audiencia Nacional.

A continuación, las irregularidades del referéndum:

  1. No respetar la legislación internacional en materia de referéndums de autodeterminación.
  2. Abrir las listas para que cualquiera pudiese votar en cualquier lugar.
  3. No contar con garantías suficientes para el recuento de votos, ni con observadores de la oposición.
  4. Carencia absoluta de reconocimiento internacional.
  5. Urnas opacas.
  6. Falta de establecimiento de un mínimo de votos para que el referéndum fuera válido.
  7. Papeletas imprimibles en cualquier lugar.
  8. Nulo control de los votantes.
  9. ¿Cómo es posible que los resultados sumen el 100,88% de los votos?

Luego está la pérdida de los derechos de los ciudadanos de Cataluña en caso de legitimarse este referéndum. Habida cuenta de que nadie en el panorama internacional reconoce este referéndum ni el resultado, podemos decir tranquilamente que los catalanes habrían perdido los siguientes derechos:

  1. Libre circulación. Si no de personas (hasta un torpe como Rajoy mantendría la ciudadanía españoles), sí de mercancías, de servicios y de capitales. La Unión Europea ya dejó muy claro que, de ser independiente, Cataluña dejaría de estar en ella.
  2. Seguridad jurídica, a través de la violación de la jerarquía normativa.
  3. Pérdida de su soberanía hacia España.
  4. Pérdida de sus derechos como ciudadano frente a los Tribunales. Concretamente, los Tribunales Supremo, Constitucional y los pertenecientes con la Unión Europea.
  5. Pérdida de la protección del Ejército para la defensa de su nación.

Si esto no es “romper algo”, que baje Dios y lo vea. Eso, a vuelapluma y para empezar. Lo que se votaba no era simplemente una “Declaración Unilateral de Independencia™” o un “queremos votar”. Por mucho que usted no lo supiera y por mucho que no le hubieran informado, lo que se votaba eran esos derechos. Todos ellos, fundamentales, no sólo en España, sino en cualquier Estado democrático de Derecho. A los catalanes se les negó la defensa a través del Derecho y de sus instituciones. Y eso era lo que estaban defendiendo los Policías y Guardias Civiles ante la puñalada trapera* de los Mossos.

Como bien dice Luis, el discurso del Rey en términos de Estado de Derecho es impecable. Ha dicho lo que tenía que decir. Es como si se hubiese leído de arriba a abajo el Leviathan de Hobbes.

Situaciones tan deseables como ésta son noticia porque son la excepción, no la norma. Cataluña es un polvorín rociado con gasolina. No es la nación española la que va a suprimir esos derechos a los catalanes. Es la Generalidad de Cataluña. Y, o no se van a echar atrás, o es el mejor farol político de la Historia. Es muy razonable y muy necesario que todas las partes dialoguen para volver a construir un marco de convivencia social y legal. Pero, ahora, lo que toca es recuperar la estabilidad del marco legal.

No soy quien para repartir carnets de liberal. Una cosa es el derecho de secesión desde un punto de vista académico o teórico, que puedo compartir, y otra ver la secesión caso por caso. En este caso, es la Generalidad de Cataluña la que suprime ilegal y arbitrariamente derechos y libertades de sus ciudadanos. Creo que es lo que hacen los tiranos. Y creo que esta actuación, por muy poco que me guste, es la que más libertades de los catalanes y españoles garantiza.

 

*No soy nada partidario de usar los apellidos a modo de mofa o señalamiento, y éste no es el caso, a pesar de la coincidencia.