Home Política Todo está perdido.

Todo está perdido.

escrito por Arturo Taibo 29 septiembre, 2017

No deja de sorprenderme la tranquilidad e indiferencia de la gente en España ante lo que es un cambio de esos que solo se viven cada 40 o 50 años, de un, sin la más mínima exageración, cambio de época. Y de un cambio a mucho peor… si no a muchísimo peor.

Es cierto que este, como todos los grandes cambios, no se producen de un día para otro. Son fruto de décadas de acciones y reacciones que al final pasan a la Historia con una fecha marcada en el calendario, aunque están fraguados en los miles de días anteriores y posteriores.

En cualquier caso ya hace tiempo que hemos pasado el Rubicón, la más grande línea roja y el último desvío para evitar lo que será sin duda un desastre gigantesco.

 

Cuando la mentira gobierna el mundo.

Durante décadas, y no solo en España, se ha adoctrinado a las masas mediante películas, libros, series y documentales de televisión y en la escuela, la Universidad y los medios de comunicación en contra del nacionalsocialismo alemán de los años 30 y a su versiones más descafeinadas italiana y española. Paralelamente a esa justificada demonización, se han blanqueado o justificado descaradamente casi todos los nacionalismos y socialismos que en el mundo han sido antes y después de los años 30. Todavía en la mayoría de los países occidentales los símbolos comunistas son legales y un joven puede pasear tranquílamente por una universidad con una camiseta del Che o de cualquier otro símbolo socialista. Con los nacionalismos sucede que mientras que unos son perfectamente respetables otros son inequívoco símbolo fascista.

 

En España casi toda la gente de menos de 50 años ha crecido en un ambiente donde socialismo = bueno, capitalismo, liberalismo = malo; nacionalismo catalán, vasco… = bueno, nacionalismo o patriotismo español = malo

 

… y la gente no quiere aceptar que ha sido engañada.

Por lo que he leído, y por mi experiencia, las personas llegada cierta edad, veintitantos o treinta años, adquiere una escala de valores, una cosmovisión, que ya no cambiará a lo largo de su vida. Y cuanto mayores sean las evidencias que se muestren en contra de sus ideas mayor será la fuerza con que se adhieran a ellas y rechacen los hechos. Además al ser humano le encanta estar rodeado de personas que piensen como él o simplemente pensar como la mayoría para estar integrado en un grupo. La mayoría de la gente no quiere tener ideas propias si no pensar como la inmensa mayoría.

Cuando millones de personas han sido imbuidas por una serie de ideas durante décadas, da igual lo irracionales que sean esas ideas, cuando estas se derrumban arrastradas por los hechos la gente no echará la culpa a sus creencias absurdas si no a cualquier enemigo exterior real o inventado. De hecho, y paradójicamente, cuanto más se vuelvan los hechos en contra de las ideas de la gente más se reforzarán sus creencias.

 

Un ejemplo sencillo y trivial.

Un ejemplo sencillo, trivial: el sistema público de pensiones. Es más que evidente que un sistema de transferencia intergenaracional como es nuestro sistema público de pensiones sólo es posible de mantener si hay un equilibrio entre lo que se cotiza y lo que cobran los pensionistas. Y que este equilibrio depende del número de cotizantes y de su productividad por un lado y del número de pensionistas y de lo que cobren por otro.

Es más que evidente que todos los factores han evolucionado hacia una quiebra del sistema. Y han evolucionado así porque la natalidad se ha desplomado, la esperanza de vida se ha multiplicado y la relación entre el salario medio y la pensión media ha sido desfavorable hacia los salarios.

Esos hechos no han sido ni mucho menos imprevistos ni imprevisibles, hace décadas que son absolutamente consistentes.

¿Cuál es la reacción de la gente? ¿Aceptar los fallos del sistema? ¿Intentar corregirlos? Pues no, se echa la culpa a los sospechosos habituales: el PP, la banca, el neoliberalismo… con los “razonamientos” y falsedades más alucinantes.

Y lo peor es que… ¡La gente que está jubilada es la que nació en los años 40 y 50 del siglo pasado! ¡Y la gente que cotiza y está próxima a jubilarse es la nació en los 60 y 70! …con lo cual es bastante fácil ver a dónde nos dirigimos.

No, no: lo peor es que la única salida posible (habida cuenta de la natalidad pasada y presente y de la esperanza de vida), que es la de un aumento de la productividad drástico vía uso de las nuevas tecnologías es rechazada porque: !!destruirá empleos!!, ¡¡incluso destruirá la clase media!!

 

Y Cataluña.

El Estado de las Autonomías es la gran vaca sagrada que iba a vertebrar España y acabar con los peligros secesionistas. Durante años se ha visto que el sistema fracasaba: multiplicación de políticos, asesores y leyes absurdas, las diferencias entre regiones no solo no disminuían si no que aumentaban, corrupción, déficit y exacerbación de las diferencias. Pero  los políticos estaban encantados con el invento y la gente seguía votándoles

Los nacionalistas vascos y catalanes usaron durante décadas todos los resortes para crear sus propios estados dentro de un Estado. Todo el mundo sabía la situación de opresión e intolerancia a que se veían sometidos los no nacionalistas en Cataluña y el País Vasco pero nadie, o casi nadie, hablaba en público de ello. ¿Alguien se sorprende ahora de la utilización de niños y adolescentes para celebrar el referéndum ilegal?

Pero durante décadas la respuesta fue “dialogo” que siempre significaba lo mismo: ceder ante los nacionalistas.

 

Demasiado tarde.

Después de tantos años, de tanto dinero empleado por los nacionalistas y los socialistas y de tanta incompetencia por parte de los partidos constitucionalistas, y especialmente del PP, no creo que haya ya remedio.

Mañana hay convocadas concentraciones delante de los Ayuntamientos para defender la Constitución. No responde a una iniciativa ni del PP ni de Ciudadanos. Bastaría con que un 20 % de los votantes de estos partidos o un 10 % mas otro 10 % de los que no votan para reunir a más de 2 millones de personas y eso sería una señal de que a la gente le importa lo que está pasando. Obviamente lo deseable sería que el 80 % de los votantes de los partidos constitucionalistas incluyendo el PSOE saliesen a la calle es decir más de 12 millones…

Pero si eso no pasa, y no creo que pase, la suerte estará echada. Porque el Estado, o lo que queda de él, no va ser capaz de responder al desafío, a lo más a pactar una independencia diferida y sin sangre.

Y lo que viene después  es la disgregación de España y un desastre económico sin precedentes que dará alas a la extrema izquierda… que llevará a otro desastre económico y social.

Todo esto es hacer de pitonisa pero…

 

 

…el mal ha sido inoculado en la sociedad española con tanta fuerza, la gente cree en los unicornios de colores con tanta fe, que el desastre es inevitable.
Como dice el título de este artículo, todo está perdido.
  • Carlos

    Buenas tardes. Qué esperábamos?…. Maquiavelo dejó escrito: “el que tolera el desorden para evitar la guerra, primero tiene el desorden y después tendrá la guerra”. Nos suena?

  • Diocleciano

    Los problemas de España son siempre los mismos. Con variantes a lo largo de los años, pero constantes. Y nadie ha puesto solución a algunos de los males más perjudiciales para la sociedad: un analfabetismo brutal que es visto encima con buenos ojos -hoy día tecnológico, científico y humanístico; hace 100 años, de lectura- y un mal entendido romanticismo y nacionalismo en bastantes de las regiones que integran el Estado -como si esas peculiaridades nos convirtieran en el ombligo del mundo, cuando en todos los países hay más de lo mismo. Lo del referéndum, viene por unos políticos irresponsables -me da igual cuál me mienten, todos similares- que no hacen su trabajo; y una sociedad medriocre que está a la misma altura que la británica o cualquier otra, pero que se cree más que nadie. Y no, democracia no es el 51%, ni una mayoría garantiza una medida acertada, ni un relativismo moral nos hace mejores. Pero ya lo dice el artículo… Es más fácil agarrarse a viejas cantinelas y culpar a terceros, malos oficiales, que ponerse a remar.

  • Juan

    No tiene ni idea. Usted es de los mismo de los que ha referido el articulista. CIEGO

  • phantoplus

    Otra cuenta troll que ni tan siquiera será catalán. Yo quiero esa opresión para mi pueblo que me dejen como una de las regiones más industrializadas de España.
    La izquierda española es nauseabunda.

  • meandmycircunstances

    Desde 1716,ni un minuto menos el pueblo maniatado y humillado,por fin se librará de las “caenas”,con Puigmemo y los comunistas,¡vayase usted a donde yo le diga!.

  • pvl
  • pvl

    “Por otro lado, el elemento clave y sin el cual no se entiende nada, es la traición de la izquierda”.
    Exacto, ese el elemento clave en la Historia moderna de España, al menos desde el intento de golpe de Estado contra la República llamado Revolución de Asturias de 1934, protagonizado por el PSOE a nivel nacional y por ERC a nivel regional.
    Hoy en día la antorcha revolucionaria de aquel PSOE la han recogido los neocomunistas de Podemos, para hacer lo mismo que entonces: aliarse con los independentistas en un flagrante golpe de estado, con tal de eliminar a la derecha española, que como en el 34, ostenta democráticamente el poder.

  • Andrónico

    Estos dos días hemos tenido la demostración práctica de porqué el resto de personas, ve el asunto desde lejos sin saber lo que se juega. El vídeo de #Hispanofobia del PP, realizado con declaraciones originales. Pues hete aquí que un montón de “bienpensantes”, se han puesto a clamar solicitando en el fondo que se mantenga oculto al pueblo, el carácter de esta gentuza y que vallamos a una situación de hechos consumados, sin que los ciudadanos sepamos en ningún momento con quien nos jugamos los cuartos.
    Por otro lado, el elemento clave y sin el cual no se entiende nada, es la traición de la izquierda. Se han vendido a cambio de nada. Y cuando digo nada, es nada, tal como se ha podido ver en el pinchazo de la Puerta del Sol y el ridículo espantoso de Zaragoza, donde ni sus electos les siguieron.
    Es decir los votantes de la izquierda tienen un entusiasmo nulo por dinamitar el Estado, pero cuanto más evidencia hay, más se obsesiona Pablo Iglesias y su equipo en seguir en un viaje a ninguna parte..

  • O a lo mejor no le he entendido y es que se ha confundido de foro. ¿Con lo de maniatados, humillados y reprimidos no se estará refiriendo a un club de sado-maso, no?

  • Vaya, qué terrible. Maniatados, humillados, reprimidos…
    Qué odioso que no se permita a un catalán votar a las mismas instituciones que a un señor de Murcia.
    Qué indignante que no se le permita acceder a magistraturas, cargos o empleos públicos en las mismas condiciones que a un ciudadano de Orense.
    Qué desolador que no se le permita usar el idioma que desee ante sus instituciones locales.
    Qué abuso que no tengan pasaporte o derecho de ciudadanía equiparable al de un vecino de Utrera.
    Qué curioso que jamás haya habido catalanes en la presidencia de gobiernos, en los ministerios, en las Cortes…
    Qué abuso que los catalanes no puedan tener un órgano legislativo propio en su territorio, con al menos las mismas competencias que legislativos de otros territorios.
    Horrible que los catalanes no tengan reconocidas las mismas libertades o derechos fundamentales que un residente en Salamanca.
    Qué represión, que se prohíba a los catalanes la exhibición de símbolos partidarios o representativos de un territorio.
    Sí, tiene razón en todo.
    Al menos admite que se dejan engañar por los políticos locales. Ya es algo.

  • pvl

    Impecable el art.
    Aclaración: en lo que sigue hablo como español opuesto al independentismo, así que cuando digo “nosotros” me refiero al grupo que considero de los míos, no es que pretenda hablar en nombre de nadie, más que de mí mismo.
    En ultima instancia cualquier conflicto de intereses, como el que existe entre los independentistas catalanes y los que les apoyan (sus correligionarios vascos y la extrema izquierda del resto del país) y el resto de españoles, es una cuestión de poder, que básicamente es una combinación de fuerza, de inteligencia y de determinación (cojones dicho en castizo). A día de hoy la cosa pinta muy mal porque ellos han demostrado tener más fuerza y sobre todo más inteligencia y cojones.
    Por nuestra parte, lo hemos querido arreglar a base de diálogo y cesiones, que es el truco que generalmente emplean los que se sienten más débiles y que nunca funciona.
    Lo del diálogo queda muy bien de cara a la galería, pero intentar razonar con fanáticos convencidos de que los catalanes “Han estado engañados y pisoteados durante tres siglos por el autoritarismo represivo, maloliente y vomitivo de Madrid”, cuyo victimista comentario destila odio racista desde la primera letra es absolutamente inútil y contraproducente.
    A los nazis en la IIGM no se les venció con diálogo y cesiones. Es más, dicha política de apaciguamiento, que fue lo que se intentó al principio porque a nadie le apetece enfrentarse con los fanáticos, les dió alas y al final la broma costó 100 millones de muertos.
    Así que desde mi punto de vista la cuestión se resume en lo siguiente: o vencen ellos porque, como ha pasado hasta ahora, a la hora de la verdad que es el próximo 1-O, demuestran tener más poder o vencemos nosotros porque lo tenemos nosotros y lo aplicamos, el que sea necesario para derrotrarlos.
    Pd: como bien dice Taibo, el próximo sábado es una buena ocasión para medir nuestras propias fuerzas así que yo iré a la concentración de mi ciudad. Ojalá seamos muchos en toda España.

  • godello
  • Laurencico de Mastia-

    Desde 1716 el pueblo catalán ha estado maniatado, humillado y reprimido cuando, el antepasado del actual monarca Felipe VI, Felipe V anuló las libertades de las instituciones catalanas, así como el uso oficial de su idioma, el catalán.
    Después de 300 años poco han cambiado la cosas a través de monarcas desfasados e ineptos y de terroríficas dictaduras, pues las dos repúblicas no tuvieron tiempo para asomar la cabeza, fue un ver y no ver.
    Con que… que no me vengan ahora que si a los catalanes se les está engañando desde sus propios dirigentes con el asunto del referéndum de independencia.
    Han estado engañados y pisoteados durante tres siglos por el autoritarismo represivo, maloliente y vomitivo de Madrid. Por lo tanto, es un mal menor si ahora son engañados por sus propios políticos, ya están acostumbrados. Siempre se te queda mejor el cuerpo cuando te engañas a ti mismo.