Home Política Colombia dice “no” a la impunidad, no a la paz

Colombia dice “no” a la impunidad, no a la paz

escrito por Firmas Invitadas 3 octubre, 2016

El resultado del referéndum en Colombia al acuerdo alcanzado por el Gobierno deJuan Manuel Santos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ha descolocado a numerosos políticos y periodistas de todo el mundo. No faltan quienes dicen que la población del país suramericano ha rechazado la paz. Sin embargo, eso no es cierto. Lo que han vetado los colombianos es la impunidad y que el grupo terrorista comunista logre en las negociaciones parte de los objetivos no logrados por medio de las armas durante décadas de uso de la violencia extrema.

La trampa dialéctica presentada por , en la que no han caído los votantes, consistió en decir que la única paz posible pasaba por aprobar su acuerdo con las FARC. Eso no es cierto. Ya era sabido (aunque no gustara decirlo, en un intento de inclinar el voto a favor del “sí”) que la cúpula de la guerrilla narcoterrorista estaba dispuesta a retomar las negociaciones si el resultado de la votación era negativo.

santos-farc

El propio jefe de la organización criminal, ‘Timochenko’ ha dicho tras conocerse los resultados de las urnas que las FARC mantienen su “voluntad de paz“. Desconocemos si esta declaración es sincera, pero tampoco teníamos garantía alguna de sinceridad cuando firmó el acuerdo con una bala transformada en bolígrafo. Lo que cambia el resultado es que ahora Santos, o el presidente que llegara si el actual mandatario tuviera la dignidad de dimitir tras su fracaso, no podrá ceder en tantos extremos ante los terroristas como lo ha hecho hasta ahora.

Plinio Apuleyo Mendoza, uno de los mayores intelectuales colombianos vivos, recordaba recientemente a Mario Vargas Llosa lo que supondría la aplicación del acuerdo firmado por Santos y sometido a referéndum. Lo hacía en una carta abierta en la que se expresaba con una claridad meridiana. Recordada al Noble hispano-peruano, que había tomado partido por el “sí”, que el acuerdo supondría la impunidad para gravísimos crímenes cometidos por las FARC, mientras que policías, políticos y militares podrían ser juzgados y condenados por un tribunal especial sin posibilidad de apelación. Bien está que los miembros de las fuerzas de seguridad y el Ejército que hayan cometido abusos y delitos sean juzgados, pero siempre ha de hacerse con garantías y lo mismo debe pasar con los terroristas.

Apuleyo Mendoza recordaba también que las FARC no iban a renunciar al cultivo y tráfico de drogas, o que se iban a hacer con 23 escaños en el Parlamento sin pasar por las urnas. Todo ello le daría un poder desmedido, sobre todo cuando iba a mantener el control efectivo sobre gran parte del país (donde llegaría a ejercer de Policía). A todo eso hay que sumar que las otras dos organizaciones terroristas comunistas existentes en Colombia, el ELN pro-castrista y el EPL maoísta seguirían activas. Es más, tendrían un incentivo para ser más sangrientas puesto que hubieran visto que esto tenía un premio.

Entre los máximos opositores al acuerdo ahora rechazado en las urnas hay dos ex presidentes. Muchos medios han destacado la postura de Álvaro Uribe, que lanzó en fuertes ofensivas militares y policías que puso a las FARC contra las cuerdas, pero no tanto la de Andrés Pastrana. Este último, por cierto, en una entrevista que le hice en 2014 se refería a la estrategia de Uribe como de “seguridad democrática”.

La oposición de Pastrana al acuerdo era significativa. Si alguien conoce bien a las FARC es precisamente él. Fue el presidente que se sentó en la mesa de negociación, en la selva, con los dirigentes del grupo terrorista en varias ocasiones. Intentó alcanzar un acuerdo que permitiera poner fin a la violencia extrema en su país, pero fracasó en el intento. Y tras ello llegó, en sus propias palabras “el tiempo de la guerra”.

Lo curioso es que, aunque sea menos conocido, es que Uribe también negoció con terroristas. Es más, alcanzó un acuerdo de paz. En su caso fue con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), grupos paramilitares creados por la población para defenderse del terrorismo y que terminaron convirtiéndose en lo mismo de combatían pero de extrema derecha. Las AUC se desmovilizaron, es cierto. Pero eso no supuso el fin de su terrorismo. Una parte nada desdeñable de ellas se transformaron en lo que ahora se llama “bacrim” (bandas criminales), igual de criminales que antes pero sin coartada ideológica.

Con las FARC hubiera pasado lo mismo, pero con el añadido de haberse garantizado impunidad y encima lograr una influencia política que el sistema democrático no les concedería de ninguna otra manera. Seguirían controlando en buena medida la producción y distribución de la droga, un gran negocio al que no iba a renunciar de ninguna manera.

Llega ahora el momento de volver a negociar. Es cierto que cuando se alcance un acuerdo de paz habrá que hacer concesiones dolorosas para las víctimas. Habrá criminales que apenas paguen por sus culpas, sin duda alguna, pero no debe llegarse a la impunidad ni a la entrega del poder, aunque sea parcial.

Ahora sí que llega el momento de alcanzar un acuerdo para lograr el fin del terrorismo. Esperemos que los políticos colombianos hayan entendido el mensaje que enviado por los votantes.

Autor: Antonio José Chinchetru, que publica en su diario, “El Cuaderno de Chinchetru“, y nos cede este artículo.

  • Rufino Olalde

    Hay cosas en la Internet que se deben dudar o rechazar y este no es un lugar apropiado para la especulación. Pero después de lo visto, este video de un venezolano pone las cosas en perspectiva.
    Definitivamente hay información documentada de corrobora cosas que dice el locutor.

  • pvl

    Completamente de acuerdo con tu comentario: quiero creer que en ese hipotético referendum en España ganaría el “no” a al impunidad, aunque fuera por escaso margen como ha pasado en Colombia, pero desde luego no apostaría nada sustancial a ese resultado porque no las tengo todas conmigo.
    Respecto al punto 5 nunca he comprendido la aberración de que crímenes tan graves como asesinatos o violaciones prescriban, con independencia de si se trata de crímenes aislados o en serie.
    Es solo una de las muchas leyes que considero absurdas que padecemos y que parece estar hechas adrede para beneficiar al asesino.
    ¡¡¡Como si los asesinados, pasado un tiempo, volvieran por imperativo legal a la vida, n.t.j.!!!

  • Dedalo Uno

    Lo peor es que no tengo tan claro que en un referendum, donde se pusieran las actuales condiciones de la “lucha contra ETA” (*), España votara que NO.
    La pena es que creo que Colombia ha dado una lección a la “Madre Patria”, España, tremenda. Una lección de orgullo, de moral y de integridad…. Una lección que creo que no seguiríamos nosotros (véase 11M)
    (*) Condiciones:
    1.- ETA deja de matar sin pedir perdón, sin entregar las armas ni disolverse.
    2.- Los partidos permiten a ETA y sus adláteres que entren al “juego democrático”, aceptando que digan que los muertos terroristas son iguales que los muertos demócratas, etc etc es decir, aceptando que hagn su relato”.
    3.- Se acepta que se adoctrine en la educación de los niños de su “país”, que se explique la historia como ellos quieren, etc etc… Vamos que preparen las generaciones futuras.
    4.- Se liberan a los terroristas al por mayor por medio de una sentencia que no es de obligado cumplimiento (la del Tribunal Europeo…. que no se hizo caso en Rumasa, pero con ETA era como palabra de Dios), sin ayudar a esclarecer asesinatos no esclarecidos, sin pedir perdón y sin resarcir económicamente a las víctimas.
    5.- Se dejan prescribir crímenes que son “crimenes contra la Humanidad”.

  • pvl

    Completamente de acuerdo con su comentario:
    En España ha sucedido lo mismo, es decir un acuerdo político, con los terroristas nazional-comunistas de la ETA, solo que de tapadillo, entre otras cosas para evitar que un referéndum similar al colombiano lo rechazara como ha ocurrido en Colombia.
    Puede que, a corto plazo, los beneficios de que los terroristas dejen de asesinar a cambio de su impunidad y beneficios políticos, se perciban por la población como un alivio y algo por lo que merece la pena renunciar a la justicia, pero a medio y largo plazo mucho me temo que se revelará como un gran error, puesto que no es otra cosa que el reconocimiento por parte del Estado democrático de su debilidad e incapacidad para acabar con los grupos violentos, independientemente de que actúen por motivaciones políticas o se trate de simples delincuentes comunes.

  • Rufino Olalde

    Sr Chinchetru, el artículo es excelente! Estoy casado con una colombiana y su hermana e hijas viven conmigo en Florida, donde hay una extensa colonia de colombianos, mucho de los cuales viven prósperamente en USA. Y la razón de su huida de Colombia fueron las FARC y ELN que dejaron el país en una muy grave situación. Como siempre, cuando hay problemas en países sudamericanos, esto se llena de emigrantes emprendedores. Una pena para esos países como Venezuela, Cuba (anteriormente) que pierden lo más valioso de cada país: el hombre capaz.

    En cuanto a otra negociación, sinceramente tengo mis dudas. Le comprendo perfectamente y quizás sea lo adecuado. Pero en mi opinión, visto lo visto a través de décadas, negociar con comunistas es un grave error. Y me inclino a la frase del Gen MacArthur: “No hay substituto a la victoria”. Y Alvaro Uribe nos mostró la fórmula.

    Un saludo cordial y muchas gracias