Home Política Análisis del programa electoral del Partido Popular en materia de empleo

Análisis del programa electoral del Partido Popular en materia de empleo

escrito por Burrhus el elefante neocon 9 diciembre, 2015

Habida cuenta de que el desempleo es el mayor drama que sufre España, creo que puede ser interesante un análisis de las propuestas de los principales partidos. Empezaremos por las ideas recogidas en el programa electoral del Partido Popular.

Mantendremos un modelo de relaciones laborales que ponga el acento en la flexibilidad interna para que el despido y la destrucción de empleo sean el último recurso ante las situaciones económicas adversas.

Sin concretar nada, la propuesta no vale nada. Salvo si se pretende decir que mantendrán la reforma laboral. No se puede decir que nos haya ido mal del todo con dicha reforma.

Impulsaremos el nuevo modelo organizativo del Sistema de Inspección de Trabajo y Seguridad Social recientemente aprobado con la puesta en marcha de la Oficina Nacional de Lucha contra el Fraude y reforzaremos las instituciones de vigilancia y control de la normativa laboral y de seguridad social, de tal forma que la actividad inspectora contribuya a mejorar la calidad en el empleo.

¿En qué refuerza esta Oficina Nacional de Lucha contra el Fraude a las Inspecciones de Hacienda y de la de Trabajo y de la Seguridad Social? ¿Y por qué no se dan los poderes de esta Oficina a la Inspección de Trabajo? El resto del texto es relleno.

Implantaremos un Plan Estratégico de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social 2016-2020, desde la configuración del Sistema de Inspección como servicio público y en colaboración con las Comunidades Autónomas y los agentes sociales. El Plan estructurará las actuaciones inspectoras en ejes, objetivos y medidas concretas y evaluables, especialmente en materia de contratación, siniestralidad laboral, igualdad y no discriminación y formación en el empleo, así como en materia de trabajo no declarado, empleo irregular y fraude a la Seguridad Social, en este caso, en estrecho vínculo con las instituciones de la Unión Europea.

Acaso no es el Sistema de Inspección un servicio público? La Inspección de Trabajo ya se coordina (al menos sobre el papel) con las Comunidades Autónomas. El resto del texto es relleno. Ya funciona así.

Aprobaremos una nueva Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social, a fin de adaptarla a las nuevas realidades de nuestro mercado de trabajo y a las nuevas formas de fraude, mejorando a su vez los procedimientos para hacer más eficaz la sanción de las conductas infractoras.

Cabe reformar que la ley actual se llama “Texto Refundido de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social”, y tiene tal nombre por haber sido modificada decenas de veces anteriormente. Dicha reforma no tiene que ser mala, per se.

Analizaremos en el marco del diálogo social y el debate parlamentario, las alternativas para la introducción de mecanismos que permitan reducir la dualidad de nuestro mercado laboral, en particular la constitución de un Fondo de capitalización para los trabajadores, al estilo del conocido como “sistema austríaco”, mantenido a lo largo de su vida laboral, que se haga efectivo en los supuestos de despido, de movilidad geográfica, de desarrollo de actividades de formación o en el momento de su jubilación.

La mochila austriaca, vaya. Preferiría ver en qué términos se aprueba dicha mochila austriaca. Sin más información, prefiero no opinar.

Flexibilizaremos el régimen de aplazamientos en las cotizaciones de los trabajadores autónomos, reforzando así los mecanismos de segunda oportunidad para este colectivo.

¿A qué niveles? ¿Qué van a hacer concretamente?

Impulsaremos una nueva regulación del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos que permita considerar de forma más adecuada las especialidades del trabajador autónomo (incentivos, acceso a prestaciones, tiempo parcial, pluriactividad, etc.). En particular, se articulará un sistema por el cual los autónomos dispongan de mayor flexibilidad y capacidad de elección de sus cotizaciones para una mejor adaptación a la evolución de la actividad.

¿Dicha medida no dice nada. Y lo que es más importante: No sería más sensato reducir sensiblemente las mensualidades que debe pagar el autónomo, y que a día de hoy son opresivas?

Continuaremos avanzando en la modernización del Servicio de Empleo Público Estatal. Crearemos el Instituto Nacional del Talento en el Empleo, reforzando las funciones del Servicio de Empleo Público Estatal en el desarrollo del capital humano en el empleo. El objetivo es reforzar las competencias de los desempleados para aumentar sus probabilidades de inserción laboral y reducir la duración de las transiciones del desempleo al empleo, así como aumentar las capacidades de desarrollo profesional de los trabajadores ocupados a través del sistema de formación para el empleo.

Cierren el SEPE. Y lo del Instituto Nacional del Talento en el Empleo es una ocurrencia más propia de Podemos.

Incrementaremos la inversión en sistemas informáticos para un seguimiento más efectivo de los servicios públicos y la evaluación de su eficacia, así como para hacer más atractivo el portal único de empleo a través de una mayor vinculación con otras redes sociales y portales de empleo privados.

Les voy a evaluar la eficacia del SEPE: Los servicios públicos de búsqueda de empleo apenas consiguen el 2% de los contratos que se celebran en España. La única razón por la que la inmensa mayoría de la gente va al SEPE es para pedir una prestación por desempleo o para hacer papeleo, no para buscar empleo. Para eso ya está Infojobs.

Impulsaremos el tratamiento personalizado ajustado a las necesidades del desempleado, desarrollando un sistema de perfiles individuales que permita conocer las necesidades de cada demandante de empleo, así como desarrollar sistemas de evaluación de resultados que tengan en cuenta las circunstancias específicas del demandante.

Eso ya lo intentan hacer en el SEPE, a pesar de que hablemos de cinco millones de parados. Relleno programático.

Reforzaremos la cartera común de los servicios públicos de empleo para garantizar, en todo el territorio nacional, el acceso en condiciones de igualdad a unos servicios con unos estándares mínimos de calidad.

Eso ya existe. Y el problema es el mismo: Que si el SEPE fuera un organismo privado, el mercado libre ya le habría echado hace varios años.

Seguiremos impulsando planes y actuaciones específicas para combatir el desempleo juvenil en el marco de la Estrategia de emprendimiento y empleo joven y de la Garantía Juvenil Europea. En esta línea, pondremos en marcha un sistema de cotizaciones negativas que incentive la contratación de los jóvenes inscritos en la Garantía Juvenil, así como un sistema de ayudas que facilite el retorno a los estudios y a la formación de tales jóvenes.

¿En qué consisten y a cuánto dinero ascenderán esas cotizaciones negativas? Y lo que es más importante: ¿No sería mejor tratar de integrar de forma mucho más eficiente que se integraran prácticas obligatorias de larga duración, tanto en la Universidad como en la Formación Profesional?

Atenderemos al desempleo de larga duración como prioridad horizontal, garantizando que todos los desempleados de larga duración dispongan de un perfilado y diagnóstico individualizado que permita realizar un plan personalizado de inserción antes de cumplir los 18 meses de desempleo.

No sé qué es una prioridad horizontal. Por otro lado, la pregunta que hay que hacerse es si tenemos recursos para que esas personas puedan recibir un estudio adecuado, en términos de tiempo y dinero.

Desarrollaremos el nuevo modelo de formación para el empleo en el ámbito laboral aprobado durante la última legislatura, potenciando los principios de libre concurrencia competitiva, calidad, eficacia, eficiencia y transparencia en la gestión. Articularemos un sistema de actualización ágil y constante de los certificados de profesionalidad.

Esto de los certificados de profesionalidad está muy bien, sobre todo si son reconocidos fuera de España.

Impulsaremos la implantación del cheque formación, ya introducido en el nuevo marco normativo de la formación profesional para el empleo, garantizando a todos los desempleados cuyas características lo requieran la capacidad de elección entre una oferta formativa orientada eficazmente a la inserción laboral.

Esto, que en principio no es una mala idea, lo que hay que hacer es generalizarlo a todo el mundo que quiera empezar o volver a empezar. ¿Por qué no se puede aplicar esta misma idea a los universitarios, y no sólo a quienes hagan Formación Profesional?

Fomentaremos la formación profesional dual, apoyando el acercamiento de los centros de formación profesional a las empresas y viceversa y simplificaremos los procedimientos para que las PYMES participen de forma activa en el sistema de formación profesional dual.

¿Y por qué no hacer todo el sistema formativo dual, ya estemos hablando de la Universidad o de la Formación Profesional?

Crearemos un Foro Público-Privado y una comisión de expertos independientes sobre digitalización y empleo en España que tenga como objetivo analizar conjuntamente las implicaciones y exigencias del cambio tecnológico sobre el empleo y formule recomendaciones sobre el desarrollo de competencias estratégicas y eliminación de carencias en materia de capital humano.

Pueden ahorrarse el dinero. De esto ya nos ocupamos los particulares, seamos trabajadores o empresarios. No hacen falta ni un Foro público-privado ni una comisión de expertos.

Ampliaremos la duración del periodo de excedencia por cuidado de hijos en el caso de familias numerosas.

¿A cuánto tiempo? ¿Dos semanas más? ¿Un mes más? ¿Tres meses más?

Estableceremos incentivos para que las empresas contraten a trabajadoras que desean reincorporarse al mercado de trabajo tras la maternidad.

Este tema es un poco más complicado de lo que parece. Por un lado, la igualdad: ¿Por qué es más importante una trabajadora que un trabajador soltero a la hora de ser ayudado? Por otro lado, creo que lo que ayuda a la reincorporación de la mujer no es tanto la falta de incentivos sino la cooperación de los hombres en las tareas del hogar.

Fomentaremos una mayor eficiencia en los desplazamientos al lugar de trabajo, impulsando el teletrabajo, la movilidad sostenible y la utilización del transporte colectivo.

De eso ya nos ocupamos los ciudadanos libremente. Sobre todo en lo referido al trabajo y al medio de transporte que querramos utilizar para ir a nuestro puesto de trabajo.

Impulsaremos la racionalización de los horarios en las empresas e instituciones favoreciendo el trabajo compatible con la vida.

¿Cómo lo van a hacer? ¿Qué van a hacer concretamente?

Valoración personal. Muy poco se puede rescatar de este poco ambicioso programa.

Para hablar de la idea de la mochila austriaca, primero hay que ver qué quieren proponer realmente: Cuánto dinero habría que cotizar, de dónde van a sacar el dinero las empresas para pagarlo (si es, por ejemplo, de la indemnización por despido, si será creciente o decreciente, si el trabajador tendrá la oportunidad de disponer de él en cualquier momento, si el despido sería gratuito o no, etc.). No dicen nada, más que se negociará con patronal y sindicatos.

También queda pendiente de explicar en qué consiste eso de las cotizaciones negativas para los jóvenes, y por qué no se puede aplicar a todo el mundo, así como la potenciación del sistema dual en la Formación Profesional, dos ideas que podrían ser interesantes pero a las que les falta información.

En relación con tocar el salario mínimo o las cotizaciones a la Seguridad Social, que es lo que fomenta la contratación empleo, no se dice nada (se deduce que se mantendrá todo como está), pero si se comenta mucho sobre reforzar la Inspección de Trabajo en cosas que hoy en día ya hace y la normativa sancionadora, si bien de forma difusa. Es decir, poco va a cambiar.

Mantiene la fe en ese instrumento caro e ineficiente como es el SEPE. ¿Compensa mantener el SEPE? Comprendo que cerrarlo sería algo así como admitir que el sistema de contratación propuesto por el Estado no funciona, un mensaje terrible en estos tiempos de crisis. Pero también habría que ver lo que supondría el ahorro de ese dinero para las arcas del Estado, y si sus servicios pueden ser proporcionados por otros servicios privados, o no.

Finalmente, tiene dos tomaduras de pelo como son el “Instituto Nacional del Talento en el Empleo” y el Foro Público-Privado (con comisión de expertos incluida) sobre la digitalización del empleo y otras tonterías que no merecen el menor interés.

Resumiendo: O no define nada (mochila austriaca), o no ataca la raíz de la economía sumergida (salario mínimo artificialmente alto, cotizaciones sociales), o se queda corto (formación profesional dual). Muy decepcionante. Uno, siendo muy generoso, podría entender que el verdadero plan de empleo del PP es que la economía mejore por sí sola con el marco legal prácticamente como está. Y eso puede resultar demasiado lento.

  • Olga

    Pues ‘creo’ que el que más se puede acercar es el PP, pero de todas formas, lejos, muy lejos.

  • Andrónico

    Un negativo muy gordo. Por un lado habla del SEPE y por otro lado de “los servicios públicos de empleo”. El lector no avisado, o sea, la inmensa mayoría,le chirriará “¿como hablamos de que un organismo que no funciona y luego nos referimos a unos “servicios”, en plural?”
    Todo sería mucho más sencillo si añadiera a eso de los servicios la palabra “autonómico”. Y más porque ratificaría la tesis del artículo.
    El SEPE desde el Pacto del Majestic, carece de competencias efectivas en el campo. Se limita a coordinar, hacer estadísticas, poner dinero, mucho dinero y dar consejos. Pero la ejecución son las autonomías. Ellas son las ÚNICAS responsables de si funciona o no funciona. Y obviamente son ellas las ÚNICAS responsables de que el sistema haya sido un completo fracaso y que en contra de lo que se decía acerca de la “administración próxima”, ha servido exactamente para lo contrario.
    Salvo crear grandes burocracias administrativa, todos y cada uno de los registros han ido a peor en comparación con lo que hacía el INEM.
    Este enlace es ilustra la gran estafa de las transferencias:
    http://www.libertaddigital.com/economia/el-pais-vasco-un-claro-ejemplo-de-lo-que-cuesta-transferir-competencias-1276410111/

  • pvl

    Olga: tengo a Lacalle por el economista al que más respeto. Por otra parte, obviamente, Lacalle no es ningún partido político, así que mi crítica a las “medidas políticas” de los partidos para solucionar el tema del paro, las mantengo.
    Respecto al libro que me recomiendas, de Lacalle, simplemente no puedo opinar porque no lo conozco, pero como deduzco que tú si lo has hecho te pregunto: ¿algún partido político de los importantes llevan incorporan las recetas del libro de Lacalle?

  • Olga

    pvl: entre otros, Daniel Lacalle sí tiene propuestas concretas sobre lo que habría que hacer para bajar el paro en España. En su último libro “Acabemos con el paro” trata a fondo este tema, y muy bien explicado. Muy muy recomendable para nuestros políticos y sobre todo para los votantes, que son los que al final con sus elecciones deciden quién y cómo se gobernará.

  • Enrique

    Por ahora, completamente de acuerdo. Espero el análisis del resto de programas, aunque yo fui tan idiota de leérmelos y es algo que no le deseo ni a mi peor enemigo. Por supuesto únicamente los de los cuatro con posibilidades de gobernar. Adelanto mis conclusiones a ver si resulta que coinciden:

    PP -> Quizá el partido que menos importancia le ha dado al programa (diría que lo sacaron más tarde que nadie) y el que menos reformas promete. Realmente no tienen por qué hacerlo, ya que en su lugar te están vendiendo resultados y a su público potencial (>55) eso les vale.
    PSOE -> La mitad del programa son infumables introducciones cargadas de datos innecesarios (en “inmigración” te hablan hasta de la Convención de Ginebra), únicamente para llegar a la conclusión de que la situación con el PP está fatal. Pero luego las únicas propuestas reales son derogar todas las leyes del PP, y crear comisiones y mesas de trabajo (¿qué se va a proponer en esas mesas?). Al resto ya no se le pueden llamar propuestas sino “objetivos” y “objetivos secundarios”. “Acabar con el paro” no es una propuesta, ni tampoco “fomentar el empleo”. De especial insulto a la inteligencia es decir que vas a cambiar el modelo productivo basado en construcción… rehabilitando 200mil viviendas al año.
    P’s -> Ellos sí que hacen propuestas concretas y directas, pero parecen sacadas de niños de primaria. No explican cómo se van a costear, qué efecto esperan conseguir, y en algunos casos son hasta contradictorias (no tiene sentido apostar por una economía “100% verde” y a la vez aumentar los fondos mineros). Es como si hubiesen juntado todas las conclusiones de sus “círculos” regionales.
    C’s -> Sólo con el contrato único, el complemento salarial y el nuevo marco regulatorio para los autónomos es más de lo que ha propuesto ningún otro en décadas. Luego se podrá discutir si acaban siendo acertadas o no, pero por lo menos hay propuestas concretas, creíbles, y explicadas. Además, son los únicos que realmente han unido sus propuestas sobre investigación/innovación/educación con las de empleo con propuestas como la red de transferencia tecnológica. Vuelvo a insistir que luego hay que discutir si son acertadas o no, pero lamentablemente no hay color porque son los únicos que realmente proponen un cambio.

  • Juan

    ¡Señor!¡Señor! ¡Llévame pronto! Otros tantos xxxxxx años nos esperan.

  • pvl

    Pero ¿y lo mal que quedaría que admitieran la cruda realidad: “no tenemos ni puñetera idea de que hacer para generar empleo”?.
    En realidad, ni ellos ni nadie, salvo los listos de Podemos, cuya solución pasa por contratar a dedo y masivamente a sus simpatizantes, digo al “pueblo”, como ha hecho tradicionalmente el PSOE en Andalucía.