Home Política Los de París sí son “nuestros” muertos

Los de París sí son “nuestros” muertos

escrito por Luis I. Gómez 14 noviembre, 2015

Consternación. Dolor. Estupefacción. Rabia. Los atentados terroristas de anoche en París han dejado una estela de muerte y sangre, dolor y lágrimas en las calles de la ciudad de la luz y el amor. Absolutamente nada justifica la muerte de más de 120 personas completamente inocentes. Ellos no participaron en las guerras tribales del oriente medio, ni en las masacres perpetradas por dictadores medievales. Tampoco tuvieron nada que ver con los ataques a civiles cometidos por el régimen sirio.  Son inocentes de la intromisión occidental en dichas disputas. No enviaron tropas a Irak, o Afganistán. Eran gente normal, como usted y como yo, con sus vidas asentadas en la pseudoseguridad y falsa certeza que imaginamos nos da nuestro estado de bienestar. Salieron a la calle a cenar, a ver el fútbol, a escuchar un concierto. No veo en ello nada que les hiciese culpables de nada más allá de la candidez que nos caracteriza a los occidentales en nuestro fantasmagórico mundo rosa.

Recuerdo que me he equivocado varias veces. He cometido el error de defender, aunque fuera con la boca pequeña, las misiones de “paz” de occidente más allá de sus fronteras. De haber sabido entonces todo lo que se hoy, jamás lo hubiera hecho. Es tremendamente doloroso ver cómo día a día, los fanáticos de todas las tribus de todos los países en lo que llamamos el mundo musulmán asesinan injustificadamente, en nombre de su clan o de su Dios, civiles indefensos, mujeres, niños, hombres y ancianos. El secuestro de adolescentes, la decapitación de adultos, la violación de mujeres, el exterminio de castas enteras mediante la aniquilación de los niños. Es inhumano no sentir rabia y compasión. Todo parece obligarnos a lanzar un  ¡Basta ya!, y enviar a nuestras tropas a “pacificar” el infierno que nos ofrecen las pantallas de nuestros televisores.

Fue y es un error. Occidente no es la policía del mundo. USA no lo es. La OTAN no lo es. Y Naciones Unidas es una banda de cabecillas tercermundistas incapaces de ver más allá de su propio plato de lentejas. Admiro el valor de los hombres y mujeres que, desde organizaciones no gubernamentales, intentan, poniendo en riesgo sus vidas, ayudar a las víctimas de la barbarie medievalista. Digo que es un error, porque los “contendientes” no quieren ser “pacificados”, ni “democratizados”, ni “salvados”. Tras siglos de luchas intestinas sólo quieren venganza y supremacía: la derrota total del enemigo. Y en cuanto nos ponemos del lado de una de las partes, nos convertimos en enemigos de todos los demás. Por eso hoy casi todos nos odian. Por eso no habrá en ningún país, en ninguna ciudad musulmana, gigantescas manifestaciones de dolor y pésame en memoria de la víctimas de París, ni en repudia de los actos terroristas. Callarán. Porque nos odian. Nos odian, porque hemos tomado partido. No nos hemos limitado a ser infieles en nuestras casas, hemos pretendido secularizar y pacificar a golpe de bomba lo insecularizable y lo inpacificable. No hemos sido capaces de entender bien lo que a ellos realmente les importa, creyendo que lo único que serviría de algo es lo que a nosotros  nos importa. Haciendo “nuestros” algunos de sus muertos y declarando “suyos” a todos los demás.

No, los muertos de Siria, Jordania, Líbano, Irak, Egipto, Libia, … no son “nuestros” muertos. Son los suyos. Todos. Injustificables, deleznables, terribles, pero suyos. Son ellos los que desean terminar sus propias batallas. Son ellos los que guerrean armados, eso sí, con nuestras máquinas de matar. Son ellos los que quieren alcanzar el poder final sobre sí mismos, aún a costa de la barbarie…. o simplemente mediante la barbarie.

Hoy nos queda la enorme tristeza y el dolor tras los asesinatos de anoche en París. Nuestros muertos en la calle, como en Londres, Madrid o Nueva York. Unos echan mano del maniqueísmo antioccidental para justificar lo injustificable. Otros reclaman venganza, sangrienta si es posible. Yo reclamo silencio. Silencio por nuestras víctimas. Y cordura. Cordura para no ensangrentar aún más la memoria de los caídos anoche.

Mis condolencias a las familias de los fallecidos, mi corazón con las de los heridos.

paris_luto

 

[button icon=”icon-noicon” text=”<strong>Ir a comentarios</strong>” url=”http://www.desdeelexilio.com/2015/11/14/los-de-paris-si-son-nuestros-muertos/#disqus_thread” target=”_self” size=”medium” text_color=”#444444″ bg_color=”#FFFFFF” mode_display=”border-button” border_color=”#444444″ ][/button]