Home Liberalismo Ciudadanos, ¿un partido “liberal”?

Ciudadanos, ¿un partido “liberal”?

escrito por Luis I. Gómez 4 noviembre, 2015
Shares

Si les soy sincero, he reconocer desde este primer párrafo que nada de lo que escriba tendrá valor alguno más allá del que mis lectores benévolos y mis detractores quieran darle. Pero ser consciente de mi propia subjetividad creo que me permite ser honesto en los enunciados de mis ideas.

Para definir un partido político, un grupo de personas, una acción determinanda como “liberal” o “antiliberal” es necesario formular un denominador común, una idea, que no sólo sirva de etiquetario infalible, además ha de contar con la aquiescencia de todos los que participan en el “experimento”. Ya les digo que ésa es tarea titánica, tal vez quimérica. Llevo ya algunos años intentando poner en orden mis propias ideas en busca de la idea catalizadora que mejor me ayude a la hora de discernir qué es “liberal” y qué no lo es. Es la primera vez que me atrevo a escribir sobre ello.

Lo más cómodo es siempre reducir las opciones a dos. Blanco, negro. Alto, bajo. Grande, pequeño. Pero lo más cómodo no es casi nunca reflejo de la realidad en que vivimos, llena de matices, grises, relaciones causa-efecto imprevisibles, compleja y dinámica. Cuanto menor es nuestro interés o la información sobre aquello que pretendemos calificar, más apesadumbradora es la inercia que nos conduce irremediablemente a la simplificación y reducción de categorías de juicio. Esto no es necesariamente malo, suele ayudar en incontables ocasiones a la propia supervivencia porque es una herramienta efectiva que facilita la practicidad, la acción.  Me refiero a las acciones meditadas, que no son todas, tampoco la mayoría de las acciones que construyen nuestro día a día. Tomamos la mayor parte de nuestras decisiones de manera casi automática, en función de lo aprendido, las costumbres, la inercia social, …

En otras palabras: es imposible decir de alguien o algo que es “liberal” si tomamos conciencia del significado del verbo “ser”. Sí resulta más sencillo juzgar, en función de una idea básica, sobre si algunas de las acciones que observamos están más cerca o más lejos de cumplir el – o los – requisito que cada uno de nosotros  ha elegido para definir “liberal”.

Para los estados y los partidos políticos yo he encontrado mi idea básica, la que yo utilizo para decidir si califico una acción estatal, una promesa política como “liberal” o no:

Un estado, un partido político, un gobierno no administran, ni pretenden hacerlo, los asuntos de las personas. Se limitan a administrar  los instrumentos de justicia que se ocupan de arbitrar en las disputas entre personas que se dedican a sus asuntos.

Ése es mi tamiz. Seguramente no coincida con el suyo. Pero tampoco es mi intención convencerle de nada. Con este tamiz en la mano llegaba yo esta mañana a un artículo de uno de mis autores de cabecera (no es bombo, es así), Don Santiago Navajas, filósofo, maestro, amante de la libertad donde los haya. Escribe Santiago para Libertad Digital un magnífico artículo en el que expone de manera sencilla el perfecto argumentario racional (e irracional) para la toma de una decisión electoral en las condiciones de información y formación de nuestros días. Y tiene toda la razón en lo que expone. Sin embargo escribe una frase con  la que no puedo estar en absoluto de acuerdo:

Ciudadanos es la mejor opción desde un punto de vista liberal-demócrata en España.

No, no lo es. O no del todo. Ciudadanos es una magnífica opción demócrata y democrática en la España de hoy, sin duda. Pero no es en ningún caso una opción liberal.

  • No puede ser liberal un partido que pretende crear un “Plan Nacional de Educación para garantizar una educación de calidad, gratuita, universal y sin imposiciones ideológicas para formar buenos profesionales, buenas personas y buenos ciudadanos“. La educación es un  asunto de las personas. Además cae en el error de la propaganda: NO es gratuita, nunca.
  • No puede ser liberal un partido que pretende formar a través de sus escuelas en los Valores cívicos y constitucionales, creando “Ciudadanos que aprendan el significado de la responsabilidad social en una sociedad democrática“. Los valores y el civismo son asunto de las personas.

ciudadanos

  • No puede ser liberal un partido que, vía “Prohibición de que las empresas hagan donaciones a los partidos y reducir a 50.000€ las de personas físicas” consagre la subsidiarización desde el dinero de todos de los partidos políticos. Las opciones políticas son asunto de las personas.
  • No puede ser liberal un partido que defiende que “Todas las nuevas contrataciones se harían mediante contratos indefinidos con indemnizaciones crecientes conforme a la antigüedad el trabajador en la empresa“. Los contratos son asunto de las personas.
  • No puede ser liberal un partido que pretende crear “Una ley de segunda oportunidad para las personas físicas deudoras, ya sean consumidores o empresarios. En virtud de una decisión judicial, verse incluso exonerados de parte de sus deudas“. La responsabilidad sobre los propios actos es un asunto de las personas.
  • No puede ser liberal un  partido que pretende “Incrementar la creación de empresas de alta intensidad innovadora“. La actividad empresarial y emprendedora es asunto de las personas.
  • No puede ser liberal un partido que pretende financiar mediante la extracción obligatoria de riqueza vía impuestos todas las medidas que menciono, y las que no menciono, que son muchas. Porque el uso de la propiedad es asunto de las personas.

Sin duda muchos de ustedes estarán en desacuerdo conmigo. Es lícito y normal. Tal vez el propio Santiago Navajas quiera replicar lo aquí expuesto. Se abre el debate. O no.

[button icon=”icon-noicon” text=”<strong>Ir a comentarios</strong>” url=”http://www.desdeelexilio.com/2015/11/04/ciudadanos-un-partido-liberal/#disqus_thread” target=”_self” size=”medium” text_color=”#444444″ bg_color=”#FFFFFF” mode_display=”border-button” border_color=”#444444″ ][/button]
Shares