Home Política Estimada Angela Merkel, ¿y si no podemos?
merkel_gabriel

Estimada Angela Merkel, ¿y si no podemos?

escrito por Luis I. Gómez 16 septiembre, 2015

Es la conjura que se repite a lo largo de la historia de la humanidad. Esa historia labrada entorno a la pregunta de las preguntas: ¿creéis que podremos conseguirlo? Siempre hay algún valiente, un líder, alguien con una capacidad extraordinaria que no sólo responde, también motiva a todos hasta provocar un grito unánime: ¡Sí, podemos!

Hace dos semanas, durante una reunión del gabinete de ministros alemán, volvió a surgir la pregunta en vista de la avalancha de refugiados que avanzaba hacia Alemania ávida de pan y paz. Y esta vez fue la canciller alemana Angela Merkel quien tomó la palabra y arengó a sus ministros, más tarde a sus conciudadanos, con el “¡claro que podemos! Y allí donde surjan dificultades, lograremos superarlas“.

Como por arte de magia, el coro político y mediático alemán al completo arremangó las camisas y se lanzó a la tarea de bendecir los buenos propósitos de su canciller y convencer a los ciudadanos de la nobleza y necesidad del gesto: “Alemania se convierte en país de inmigrantes, y Merkel es un ejemplo para todos, no sólo para los alemanes” decía Jakob Augstein desde su Spiegel.

En aquellos momentos nadie parecía querer darse cuenta del verdadero significado de lo que estaba ocurriendo: ¿Qué se supone que “podemos”? ¿Se trata de construir centros de acogida para 800.000 o incluso un millón de personas? Sí, nadie puede dudar que los alemanes pueden hacerlo. ¿Se trata de mantener medio millón de personas durante el próximo invierno? Eso ya es más difícil. Y no solo eso: la entrada de cantidades ingentes de refugiados huyendo de la guerra en Siria y la miseria en los campos turcos, libaneses y jordanos ha desbordado no ya las expectativas, sino al propio aparato de gestión que se había medio diseñado para ello.

Se acabó. Las autoridades capitulan después de una semana loca y anteuna situación que Alemania no vivía desde el final de la II Guerra Mundial. No ha podido ser. Irónicamente, dos días antes de que Hungría comenzase a encarcelar refugiados, Merkel debe ordenar el fin del libre tránsito fronterizo, declarar una pausa en la causa de la solidaridad y abandonar durante horas, días incluso, a los refugiados varados en sótanos de estaciones de ferrocarril. Tras la euforia llegó la realidad.

… siga leyendo mi artículo en Libertad Digital: Alemania despierta y se da cuenta de que no puede asumir el torrente de refugiados

  • pvl

    Luis de tus palabras deduzco que a día de hoy estás en contra de la libre inmigración a la UE, ya que actualmente ( y apuesto que por muchooooo tiempo) no se dan esos supuestos que citas (eliminación de aranceles etc).
    Al final no eres tan maximalista como te gusta aparentar 😉
    pda: me resulta muy curioso que el P-LIB sea tan pacato, en esta cuestión, cuando aparentemente lo tiene todo tan meridianamente claro.

  • Bueno, no son “mis” soluciones sólo, son las que se intenta diseñar desde el gobierno germano. Se están discutendo ayudas extraordinarias para mejorar las condiciones de vida en los campos turcos, libaneses y jordanos.

  • No se si soy ancap, creo que no, aunque esté en algunos temas más cerca de ellos que de los liberales clásicos.
    Los ancaps defenderían sin restricciones el libre movimiento de personas.

    Yo defiendo lo mismo, pero tras haber eliminado todos los aranceles y medidas proteccionistas que ponen en desventaja a quien decide montar un negocio en, por ejemplo, Chad. Tambiénsería necesario devolver al ciudadano todo el tema de seguros: medico, laboral,… EL que quiera venir a trabajar, que venga. EL que viene a delinquir, a la cárcel o expulsión. Aplicación estricta de la ley.

    El P-LIB, pues hay de todo dentro del partido. En los 80 puntos sólo se menciona que se debe dar nacionalidad y vot a quien vive en un país, nazca donde nazca.

  • Currela

    Buen artículo, Luis. No voy a repetir mis comentarios contra la actuación alemana en esta crisis de los refugiados. Discrepo sobre las propuestas finales de tu artículo. La única solución a estas alturas es cerrar a cal y canto las fronteras para que el efecto llamada no atraiga a más inmigrantes y tratar de gestionar con soluciones menos malas (no hay solución buena para este problema) el problema de los que ya están en suelo europeo. Sigo pensando que una solución “menos mala” son los campos de refugiados en suelo turco u otro país fronterizo. Y lo del comportamiento de los otros paises musulmanes en la zona con el drama de los sirios es para comentarlo en otro hilo.
    Saludos.

  • Gracias José.

    A ver, Europa sí puede acogerlos a todos. Las cuentas las hizo Rallo hace nos días z son verosímiles. Lo que no es posible es acogerlos a todos de un golpe. Ni se dispone de la logística necesaria ni del instrumental legal para ello. De ahí el parón y los controles fronterizos.

    Además, TODOS los que vengan DEBEN ser registrados…. y creo que esa es una de las mayores dificultades en la entrada.

  • pvl

    Luis: muy lúcido el art. Describe y destripa, en mi opinión, de manera certera la cuestión.
    Tres preguntas colaterales: ¿los ancaps (desconozco si tu te autodefines así, pero mi percepción es que como mínimo, encajas bastante en ese colectivo ideológico) no defienden la abolición de las fronteras y la libertad absoluta para emigrar? , ¿Cual es la postura al respecto del P-lib? y ¿la tuya particular?.

  • José García Palacios

    Muy bueno. El punto central en todo esto es que Europa no puede acoger a todos los refugiados. Además está el “efecto llamada”, que es una bola de nieve (más acoges, más vienen). Es lo que Hungría entendió desde el principio, y Alemania está entendiendo ahora. A lo que hay que añadir un par de puntos. ¿Por qué la inmensa mayoría son hombres, y muy pocas mujeres y muy pocos niños? ¿No se están infiltrando miembros del Estado Islámico en esa multitud, para en un futuro cometer atentado terroristas en suelo europeo? Lo siento, pero desde los tiempos de Zapatero pienso que el buenismo acaba pasando una alta factura al que lo práctica. Me alegro de que Alemania se haya dado cuenta. Saludos.