Home Política Cataluña ante su gran oportunidad

Cataluña ante su gran oportunidad

escrito por Luis I. Gómez 8 septiembre, 2015

El próximo 27 de Septiembre los catalanes acudirán a las urnas para cumplir con la liturgia de la democracia. Una vez más, disponen de una gran oportunidad para dar un vuelco radical a la estructuración de su sociedad y sus instituciones políticas.

Tienen la oportunidad de conceder la mayoría parlamentaria a los defensores del independentismo, y librarse, por fin, de las cadenas que les sujetan a la zozobrante nación española, hiperregulada, claustrofóbica, endeudada, inoperante y, según algunos, opresora.

Liberarse de la zozobra. Un país, que pretende conservar la herencia histórica común al tiempo que calma con favores y privilegios políticos el hambre de los diferentes, genera desigualdad ante la ley y entra en crisis de identidad. Cuando un país, para evitar caer en crisis de identidad, convierte lo cotidiano de una mayoría en símbolo identitario obligatorio para todos, olvidando las diferentes percepciones de muchos de sus paisanos, entra en crisis moral. La zozobra y descomposición se hacen inevitables desde la certeza del descontento de quienes no han sido agraciados con la bendición estatal o quienes se consideran despreciados en sus particulares percepciones de conceptos como cohesión, desamparo o discriminación. Los catalanes disponen de una oportunidad única para librarse no de una, de dos zozobras: la española y la catalana. Tan absurdo es sacralizar el “amor” por la rojigualda como por la estrelada. Tan discriminatorio es la impostación del castellano como la del catalán. El mismo desamparo genera el sistema fiscal español como el catalán. El sentimiento de desamparo de un catalán es el mismo bajo un sistema nacionalista español que uno nacionalista catalán. Es el momento de librarse de lo precario, de banderas, himnos e idiomas. Es posible fijarse en las personas y su voluntad de satisfacer sus necesiades. En cualquier idioma. Sin banderas. Nombres y apellidos. Es una gra oportunidad.

Liberarse de la claustrofobia. El corset del estado español aprieta el pecho de muchos catalanes, deseosos de una libertad que ellos creen fundamental. Es el momento de verificar si el corset es como nos cuentan, si la historia fue como nos enseñan, o si de lo que se trata es de mirar adelante y escribir una historia nueva, una historia de que más tarde se pueda recordar sin sonrojo ni medias verdades, incluso mentiras.  Una historia alejada del estatismo, la cleptocracia y el hooliganismo político. Una historia sin banderas. Llena de nombres y apellidos. Es una gra oportunidad.

Liberarse del endeudamiento. Atrás, muy atrás, quedan los tiempos en que las voluntades se unían por la libertad. Hoy es más importante comer de gorra que ayunar dueño de uno mismo. Aquellos catalanes emprendedores, padres del industrialismo en España, sentirían vergüenza al ver cómo en los balances de empresa las subvenciones y privilegios fiscales ocupan un lugar más importante que las ventas, siendo aquellas las que engordan la columna de beneficios. No el espíritu emprendedor, no el trabajo, no la visión de futuro, no la magia de crear. Los catalanes tienen la oportunidad de votar por la voluntad de emprender. Sin banderas. Con nombres y apellidos. Es una gran oportunidad.

Liberarse de la opresión. Los catalanes (y los no catalanes) tienen la oportunidad de asumir que un estado democrático no puede oponerse a la voluntad de un grupo de ciudadanos que desean salirse de su marco legal/territorial, pero establece unas reglas para hacerlo que se basan exclusivamente en la voluntad de la gente frente a plantemientos claros, con todas las partes en juego implicadas y sin recurrir a elementos míticos o tribales para justificarla. La lucha contra el poder, sea este el que sea, es un deber cívico. Al poder casi podría decirse que hay que llevarle la contraria por sistema. Y los catalanes tienen una gran oportunidad para reiniciarse como sociedad. Una sociedad en la que cada individuo es un agente que persigue activa y abiertamente su interés sin disfrazar sus asociaciones con otros individuos de causas colectivas ni pretender prebenda alguna que no se corresponda con los resultados objetivos de su actividad, generando prosperidad y diversidad. Sin banderas. Con nombres y apellidos. Es una gran oportunidad.

A los catalanes les deseo suerte y atino en su decisión. Igual que lo haré más adelante con los españoles, cuando acudan a votar.

  • Agitprop

    Estoy totalmente de acuerdo con tu atinada respuesta.

  • JJI

    El nacionalismo, Luís, me ha mordido muy poco (no ha podido), pero he visto y veo muchas dentelladas a mi alrededor. En cualquier caso, mi experiencia personal sólo sería una variable más, y de las más ligeras, en mis opiniones. La verdad aunque me mate.
    Una cosa es hablar teorizando, y en ese terreno casi siempre coincido con tus planteamientos (por ejemplo con mi deseo de que todo lo que dices en este hilo pudiera ser realidad) y otra bajar al suelo y chocar con la cruda realidad. Si le vas a dar un discurso sobre dietética a unos hambrientos, posiblemente alguno se te ofenda aunque lo hagas con la mejor intención.

  • pvl

    Por cierto, aquí va una muestra, de lo aguerrido y militante que es “nacionalismo español” del PP:

    http://www.elconfidencialdigital.com/politica/Gobierno-subvenciona-catalanes-estudiaran-castellano_0_2560543923.html

    pda:si éstos son los “nacionalistas españoles”, apañaos vamos los que no consideramos que España, sea un concepto más o menos discutible que Francia, Alemania, Reino Unido, USA, Rusia, Japón, Portugal, etc, etc, etc, etc.

  • pvl

    Luis: tu art. tendría algún sentido si en España gobernara un partido nacionalista español, tipo Falange. pero lo cierto es que en España, desde la muerte de Franco, han gobernado dos partidos, PSOE y PP, a los que por decirlo suavemente, casi les da vergüenza que les tilden, sus enemigos (éstos si, orgullosos nacionalistas en sus respectivas regiones), de nacionalistas españoles.
    Por lo tanto, tu art. replica y refuerza el argumentario nacionalista-regionalista (en este caso el catalán): aquí hay dos nacionalismos opuestos, el español y el catalán, y se trata de elegir entre ambos ( o rechazar ambos, según tu tesis “libertaria”).
    Pero como te expuse en el primer párrafo, eso es una falacia: nacionalismo catalán es imponer que en Cataluña, la única lengua “vehicular” (vaya mierda de neopalabro, por cierto) en educación es el catalán.
    Por el contrario, catalogar de “nacionalismo español” el intentar tímidamente, como ha hecho el PP, que el que quiera estudiar en español en Cataluña, pueda hacerlo, aunque solo sea en un colegio concertado, es una broma.
    Si estos del PP son los representantes genuinos del nacionalismo español, entonces es inevitable que Cataluña se independice (cosa que por cierto y hasta cierto punto, de hecho ya ha sucedido, como puede constatar cualquiera que visite esa región y esté minimamente informado), porque lo cierto y verdad, es que jamás se ha visto unos nacionalistas menos entusiastas de su causa. Del PSOE ya ni hablo.
    En resumen, que estoy en total desacuerdo con tu art. y creo que tu “equidistancia” (que es común a toda la progresía española: desde el pSOE a Podemos) entre un nacionalismo real (el catalán) y otro que solo tu percibes (junto con los nacionalistas regionalistas), el nacionalismo español que es realmente inexistente, es un error mayúsculo, que ya veremos si en el futuro no produce consecuencias mucho más graves de las que ya ha producido.

  • Surco

    Lo que rebosa en el artículo es la EQUIDISTANCIA. Típica argucia de los que hablan de lo que no conocen. Limítese a hablar de lo que sabe, que en eso le reconozco el acierto. El problema es que me parece que se la ha subido a la cabeza y ya se cree capaz de pontificar urbi et orbi

    Deje de chapotear entre el nacionalismo y el estatismo. Asuma el error que tampoco pasa nada. Todos somos humanos.

  • Eso creo yo también, lamentablemente.

  • Vale, un perro muerde menos que el otro (a tí).
    Pues mejor el perro que muerde poco, no?
    Y que hay de liberarse de todos los perros mordedores?

  • No os entiendo.
    PEro si todo el artículo rebosa la denuncia de los fundamentalismos nacionalistas! ¿Es que solo os vale si alguien dice que los independentistas catalanes son los MALOS? Pero si los MALOS son todos los estatistas! Me importa un comino la bndera que ondeen!

    Una cosa es cierta: ningún partido político defiende lo que expongo. Luego, tal vez, la mejor forma de votar de los catalanes es … NO votar. En masa. Pero eso tampoco ocurrirá. Lo se.

    Realismos: como los negros son esclavos y la cosa es como es, de qué vale escribir artículos pidiendo su libertad? Para qué la quieren? Con lo bien que están en casa de sus amos!

  • JJI

    ¡Pues yo sí se lo digo! Si le sirve de algo mi experiencia, el estatismo catalán es muchas veces peor que el español (que por estos pagos -salvo Hacienda- ni se le ve ni se le espera). Si no me cree, cuando venga a Cataluña en coche, por ejemplo, sabrá que ya ha llegado cuando empiece a leer mensajes ridículo-paternalista-vomitivos en los carteles electrónicos de las autovías. Todos ellos elaborados por el correspondiente comité de parásitos-bien-pensantes-de-profesión con sueldo “digno” (aunque ya noto el efecto contagio en otros lares). Y eso por poner sólo un ejemplo menor.

  • JJI

    Doy fe de todo lo que dice JFM. He sido y soy testigo. Encarecidamente recomiendo el libro de Antonio Robles “Historia de la resistencia al nacionalismo en Cataluña” a quien quiera saber algo de lo que ha pasado en esta tierra bajo bambalinas. Ése señor si que se moja por la libertad (y caro que le ha costado). Sólo diré del libro que entre toneladas de propaganda pseudo-histórica, algún día los historiadores de verdad lo consultarán para saber algo de lo que realmente aquí ha pasado y pasa todavía.

    Yo debería estar trabajando, pero bueno, Luís me arrastra con su impresionante capacidad procreativa. Mi opinión, con todo cariño, es que escribe desde la ignorancia y desde el Olimpo en algunos temas donde teoriza sin pisar suelo. Si le hubiera mordido en su piel el lobo del fundamentalismo (en el caso catalán, la patria primero, las personas –las otras, se entiende-, después), vería lo que hay debajo de la piel de cordero de “los derechos” conque los nacionalistas se revisten. Si le da la oportunidad a ese libro que le he recomendado, cambiará de opinión, también doy fe de lo que dice, así que ya no insisto más.

    Para terminar, todos esos buenos propósitos de su artículo son actualmente imposibles de conseguir se vote lo que se vote. Las cosas van por otro sitio y el enfrentamiento está servido, y de ello creo que los verdaderos culpables (los últimos, que los anteriores deberían ser ya cosa del pasado), son los que han manejado el cotarro durante todos estos “democráticos” años. Todos ellos sin quitar ni uno. ¡Mierdecillas! (Sus parejas lo saben.)

  • Asmith

    Pues una parte importante de los defensores de la independencia (yo diría que la mayoría de jóvenes menores de 35 años) es partidaria de partidos como ERC o la CUP, los cuales tienen sueños húmedos con una Cataluña socialista.

    De hecho, he leído no pocas pancartas que decían “Per la independència i socialisme dels pobles catalans” (supongo que no hace falta traducción).
    Vamos, que están lejos de aprovechar esa oportunidad.

  • Surco

    ¿Desde cuando el nacionalismo catalán es equiparable al
    nacionalismo español?

  • Perdone, eso no es equidistancia, es ser consecuente el la denuncia de las consecuencias del estatismo. O me va a explicar usted que el estatismo español es mejor que el catalán, o al revés? Por favor!

  • Surco

    …“El sentimiento de desamparo de un catalán es el mismo bajo
    un sistema nacionalista español que uno nacionalista catalán”…

    Esto es equidistancia. Si no lo quiere ver es su problema.

  • Desde cuándo decidirse por las personas es equidistancia?
    Desde cuándo reclamar menos estado y más libertad individual es equidistante?
    Ah, claro, que usted ve dos frentes: unos contra otros. Pues yo no veo dos frentes, veo 42 millones de personas que quieren satisfacer sus necesidades cotidianas. Sin banderas, con nombres y apellidos.
    Ya lo siento.

  • Me temo que has entendido solo lo que querías entender. Y lo siento.

  • No lo sabemos.

  • Surco

    ¡Apareció el justo! El “quedabien” que siempre se pone en medio. Que pretende ir de modelno por la vida y contentar a todo el mundo.

    Abra los ojos señor mío: La equidistancia es el colmo de la injusticia. Acaba de partir por la sagital al niño de Salomón.

  • JFM

    Un Estado democrático no puede consentir en que unos pocos se apropien de; ,lo que es de todos. Un Estado democrático no puede consentir que los que vertieron su sangre cuando Cataluña era invadida por los Franceses o cuando sus intereses en Cuba o en Italia estaban en juego ahora les vengan a decir que se vayan la m.. (Por cierto que el separatismo toma impulso cuando con la perdida de Cuba España deja de ser suministradora de tontos que van a morir para mantener una mercado cautivo para la burguesía catalana). No puede consntir que se desprecie, se trate como ciudadanos de segunda y se tiren tal limones exprimidos a los que descienden de los que fueron explotados en las fabricas catalanas .No puede consentir que los que se beneficiaron de un proteccionismo brutal (mas del 300%) que enriqueció a Cataluña mientras desangraba al resto de España. se vayan con la recaudación. No puede consentir que lo que se pagó con el dinero de todos (bajo Primo de Rivera mas del 50% del gasto en infra-estructuras iba a Cataluña y al Seat se hizo con dinero publico) sea robado por los que se beneficiaron Me acuerdo de una pelicula en que una familia da todos sus ahorros y vende hasta el cabello de sus hijas para que su hijo primogénito pueda ir a America y con el dinero que gane se traiga a los demás. Pues eso es lo que Espantilde; hizo con Catalauña pero lo que pas&oacute es que mas se enriquecía esta mas despreciaba y odiaba a Espantilde;a. Y de llevarla a America o simplemente devolver el dinero que rés de rés.

    En un Estado democrático la soberanía esta en todo el pueblo y el ultimo habitante del mas remoto rincon de Galicia tiene tanto derecho a Cataluña como un catalán a Galicia. Porque la sangre de sus antepasados y su dinero y el de sus antepasados le dan derecho a ello. Es _todo_ el pueblo español el que debe decidir sobre Cataluña. Aunque sea echarla a patadas.

    Noto también una contradicción. Es que ese derecho a decidir n,o lo aplicas a digamos la provincia de Tarragona. O al municipio de Tarragona? O a un barrio de Tarragona? O a un edificio en Tarragona? Porque los habitantes de tal piso de Tarragona no podrían decidir democraticamente separarse del Estado catalán? Ah no: Que ese es único e indivisible!

    Pero eso no es todo. No te molesta que el Estado catalán (de aqui en adelante llamo Estado catalán lo que hoy es una autonomía porque ejerce buena parte de las competencias de Estado, incluido el de Policía, sin tener que responder ante Madrid) sea mas intervencionista que el Estado español, no te molestan las obligaciones lingüísticas, no te molesta qiue los padres no puedan elegir la lengua de sus hijos., No te molesta que ele Estado, catalán decida en que lengua han de darse clases a los ninyos. No te molesta que ninyos indefensos estén sometidos a un lavado de cerebro aun mas intenso que el del franquismo mas temprano. No te molestan las subvenciones, a la prensa o a TV3 para que difundan el independentiismo. no te molestan los centenares de millones de dinero de los impuestos gastados en difundir odio ni los apesebrados que viven de ello. No te molestan los millones gastados en peliculas en catalan que nadie vé pero que alimentan a estómagos agradecidos. No te molesta la obligación de proyección en catalán que la gente va a ver en castellano (cuatro veces mas para “Vicky, Cristina, Barcelona” pese a ser proyectada en menos cines) pero que alimentan a actores de doblaje. n los funcionarios y asesores contratados no por capacidad profesional sino lingüísticos e ideológicos No te molesta que las diez comarcas mas independentistas reciban diez veces mas dinero en subvenciones que las diez menos independentistas. No te molesta en suma que el Estado catalan funcione como una maquina de vaciar los bolsillos de los no-independentistas para llenar los de los independentistas. No te molesta que el Estado catalán dicte una Historia falsificada al mas puro estilo 1984. No te molestan las multas linguisticas por rotular en español (yo que estaba creidisimo que para un liberal eso era cosa del comerciante y sus clientes). No te molestan las adjudicaciones exclusivamente en catalán para poner trabas a las empresas “castellano-parlantes”. No ,te molesta que Cataluña tenga uno de los niveles impositivos mas altos de España porque millones y millones y millones de euros que podrian quedarse en el bolsillo de los contribuyentes les son, extraídos a la fuerzapor los impuestos afin de moldear las mentes e intervenir la economía en favor de los que “piensan bién’ y de paso alimentar aun sistema de corrupción que ni en Sicilia En definitiva no te molesta un Estado elefantisiaco con tintes totalitarios.

    No eres Liberal. Si lo fueras lo que hé expuesto te molestaría. No eres anarco-capitalista. Si lo fueses las cosas que hé expuesto te molestarían. Eres parecido a esos trotskistas franceses que por j..r al capitalismo y la democracia se estuvieron hasta septiembre del 44 llamando a la colaboración con, los nazis. Eres un nihilista.

    Lo siento pero adiós.

  • Francisco Gómez García

    Sigo teniendo mis sinceras dudas de que el proyecto de una Cataluña independiente sea algo lógico. Incluso evitando pensar en la manipulación historia, incluso evitando pensar en la polémica lingüística, incluso evitando pensar en consecuencias económicas, incluso evitando pensar en cualquier tipo de sentimiento nacionalista, incluso evitando cualquier ideología de por medio; yo pregunto:

    ¿Cómo sabemos que Cataluña podrá desprenderse de la corrupción y del hiperestatismo?

    Si tenemos como referencia a Convergència y a ERC como los políticos que gobernaran Cataluña, tendría todo una pinta bastante mala. Ahora mismo, por ejemplo, tienen una deuda de 65 mil millones de euros; a la vez que saltan casos de corrupción como los casos Pujol, Torredembarra, Innova, Palau, Adigsa, etc. Así pues, ¿dónde está el cambio?
    Además, ¿no era la democracia un sistema deficiente por dejar expuesta a las minorías ante las mayorías? ¿Y además, minorías que pueden acercarse al 49% o incluso ser la mayoría de facto? ¿Y no es Cataluña actualmente territorio español, luego el territorio español hubiera de ser delimitado por todos los españoles y no unilateralmente por los catalanes?
    De verdad; soy incapaz de encontrar motivos reales y serios para no ya la independencia de Cataluña, sino siquiera dejarles la opción de un referéndum no vinculante (aunque en esto último debieran estar en su derecho). Hay tantas cosas que encuentro mal en este asunto que, de verdad, no entiendo cómo se puede apoyar.

  • Ahí está lo tragicómico de la cosa 😉

  • JJI

    Esto… pa too eso, ¿a quién hay que votá?