Home Economía Deflación se escribe con una sola c.

Deflación se escribe con una sola c.

escrito por Arturo Taibo 19 marzo, 2015

He escuchado el discurso del debate del estado de la Nación de Pablo Iglesias. Integro, incluso cuando dijo “deflacción” con dos ces (también hay que decir que fue al final de su oratoria).

En ese discurso el líder de Podemos deja claro cual es su relato de la crisis y las soluciones que propone.

El relato de la crisis que propone Pablo Iglesias es creíble, sólido y concreto, justo lo que quiere la gente.

Es la historia de la apropiación de una minoría (los 400.000 ricos, los que ganan más de 100.000 € al año, el famoso 1 % de los chicos de Occupy Wall Street) y de las grandes empresas (el IBEX 35) de la riqueza y de los “derechos” de la gente.

Es la historia de una austeridad (promovida por los malvados alemanes, ¡vaya que no padece de germanofobia el chico de Podemos!) que casi nos hace entrar en “deflacción” (que le habrán dicho que es malísima). Una austeridad culpable de la crisis y que ha demostrado que no soluciona nada.

Es la historia de los malvados defraudadores fiscales, la mayoría de los ricos, que hace imposible que se pueda dedicar a gasto social lo necesario para garantizar empleo, vivienda, sanidad y educación a la gente de este país.

A Pablo Iglesias le cuadran las cuentas perfectamente. ¿Que quiere aumentar el gasto social en 100.000 M€?, pues nada, no nos va a costar nada, porque eso va a salir de los ricos que evaden impuestos o que no pagan lo suficiente.

Pablo Iglesias tiene mucho cuidado en no meterse con nadie. En su partido caben todos: parados, mileuristas, gente a la que se le ha recortado la dependencia o la sanidad o lo que sea, funcionarios a los que les han bajado el sueldo, pequeños empresarios, trabajadores con contratos temporales y trabajadores con contratos fijos que quieren que sea imposible despedirlos y autónomos que hacen malabares para llegar a fin de mes… todos menos ese 1 % de malvados que acaparan el 70 % de la riqueza del país, todos menos esos 400.000 millonarios que no son suficientemente patriotas.

¿Cómo no le va a gustar a la gente un discurso en el que todo el mundo sale ganando menos esa minoría de millonarios que ya tienen bastante dinero?

Y si los inversores internacionales se ponen nerviosos o la prima de riesgo vuelve a dispararse pues nada, se hace una auditoría de deuda, que inevitablemente llevará a una reestructuración que será una quita encubierta. ¡¡Y si no que el BCE cumpla su función social y se ponga a imprimir billetes y los reparta entre los gobiernos del sur!!

Todo perfecto: los ricos y los malvados alemanes y los bancos y las multinacionales pierden y todos los demás (usted y usted y usted y…) ganan. Un discurso genuino del odio. Sólo hay que sustituir alemanes por judíos y Hitler no lo hubiera hecho mejor (a los banqueros no hay que sustituirlos, Hitler también los odiaba).

Y los del mundo de la cultura aplauden con las orejas, les rebajarán el IVA y les aumentarán las subvenciones y así podrá florecer la cultura y el arte.

Un plan perfectamente transversal: todo el mundo sale beneficiado, todo el mundo es posible votante de Podemos… incluso algún rico arrepentido que quiera pagar más impuestos.

Y además para España el programa de Podemos es no ya perfecto, es pluscuamperfecto diría yo. España el país de la envidia y de la solidaridad de boquilla, donde todo el mundo quiere derechos y que los paguen los otros. Un programa donde se eligen a los otros, los ricos, los banqueros, los alemanes, los defraudadores, los insolidarios como paganinis mientras que todo el mundo tendrá su paguita, su ayuda, su subvención, su subida de sueldo o de pensión, su limitación de la competencia, su chollo, en definitiva el “lo mío” tan español.

1_Mayo_2014_22

 

Nos dice el sr. Iglesias que en 2014 las empresas del IBEX repartieron 35.000 M€ de dividendos y sólo pagaron 800 M€ de impuesto de sociedades.

Para empezar no son 35.000 M€ son 32.000 M€ los beneficios de las empresas del IBEX 35 en 2014.

Las empresas del IBEX 35 tienen una capitalización bursátil de más de 600.000 M€ con lo que la rentabilidad es de poco más del 5 %.

Pero la manipulación está en que, y voy a poner como ejemplo las seis primeras empresas del IBEX 35 que suponen algo más del 60 % de la capitalización (del valor de mercado) del IBEX 35 y algo más de los beneficios, el sr. Iglesias debe suponer que las empresas del IBEX 35 producen, venden y pagan impuestos al 100 % en España. Y también debe suponer que los dueños de las acciones son 100 % Españoles.

 

Algunos datos:

Banco Santander y BBVA obtienen casi el 90 % de sus beneficios fuera de España. Inditex (ZARA) factura el 80 % de sus ventas fuera de España. Por cada Gwh que produce IBERDROLA en España produce 1,6 Gwh fuera de España. Repsol tiene el 50 % de su negocio fuera de España. Y finalmente Telefonica que tiene fuera de España más del 75 % de su negocio.

Como los negocios los tienen mayoritariamente fuera pues pagan sus impuestos mayoritariamente en el extranjero y como en ninguna legislación del mundo se acepta que se pague por el mismo hecho impositivo en dos países diferentes resulta que la mayoría de los impuestos los pagan fuera de España. Y no estamos hablando de ingenierías financieras, sino de ventas y producciones reales: de préstamos e intereses, de Kwh, de líneas de teléfono, de barriles de petróleo, de obras civiles que se realizan fuera de España.

Luego el sr. Iglesias utiliza una curiosa doble vara de medir. Cuando los hechos afectan a su compañero de partido, el sr. Monedero, se entera de que el accionista de una empresa no sólo paga impuesto de sociedades sino que una vez cobra ese dinero tiene que volver a tributar por IRPF con lo cual al final paga casi lo mismo que si hubiera tributado directamente por IRPF. Pero cuando habla de los beneficios de las grandes empresas entonces se olvida que los dueños son accionistas que tienen luego que tributar por IRPF.

En fin que el cuento ese de que las compañías sólo pagan el 3,5 % de sus beneficios de impuestos mientras que las pequeñas pagan el 30 % es… un cuento.

Y no vamos a hablar de los dueños de las “empresas españolas” que en una parte importantísima son inversores extranjeros.

AQUÍ el sr. Rallo se lo explica, como siempre, mejor que yo.

Pero todo es igual. ¿Cuántas veces habré visto comparar un magnitud flujo (por ejemplo el PIB) con una magnitud fondo (como la capitalización bursátil de una empresa)? … y les da igual, repiten su catecismo como loritos.

¿Cuántas repetir que es igual un aval bancario que una inyección de capital sin contrapartida? O decir que el problema es que no hay una banca pública?  Cuando el problema es que la banca pública ha fracasado.

O qué me de dicen de comparar beneficios del 2014 (32.000 M€) con los del 2011 o 2012 (prácticamente cero) en vez de con el 2006 o el 2007 (50.000 M€)? O hablar de aumento del número millonarios sin tener en cuenta la inflación ni la cotización de las empresas en Bolsa.

O de no mencionar que en el famoso informe de GESTHA sobre el fraude fiscal se dice que “si tuvieran que pagar todos sus impuestos muchas actividades económicas serían inviables”.

O olvidar que esos 100.000 M€ no solo se van a sacar a los ricos sino también van a disminuir la inversión privada.

Todos y cada uno de los “datos” que da esta gente son medias verdades, que son las peores mentiras, o mentiras enteras.

Pero da igual. Porque al final la gente quiere creer en un relato en el que los culpables son los otros y la “solución” les beneficia. Y compran la historia, los datos y las soluciones.

Como siempre los hechos importan un rábano.

¡Qué importa que el sr. Iglesias no sepa como se escribe deflación! Y que con toda probabilidad no tenga ni idea de sus causas y consecuencias.

¡Qué más da que el sr. Errejón no sepa nada, pero nada, de la Teoría de juegos!

¡Qué más da que a sra. Rodriguez no sepa mucho de impuestos (a parte de que hay que subirlos)!

Al final con lo que me quedo es que a mi también me gustaría tener dos o tres televisiones que me hicieran la ola. Pero no las tengo, es lo que hay.

  • alhermar

    Le preguntaría, si el gran pecado de Rajoy, y del final de Zapatero ¿No ha sido el tocar a los funcionarios? En el sector privado se estaba pagando la crisis antes y no surgió ningún 15M ni ningún podemos, ha sido tocar la casta de los funcionarios y surgir todo este movimiento.

  • viejecita

    ¡ Como me chiflaría que “mis-hijos-progres-que-dicen-que-van-a-votar-a-podemos ” leyeran esto…
    Tengo que encontrar la manera. Porque si les mando el enlace, me lo devolverán sin leer, y encima me obligarán a ver sus videos, y sus programas de televisión con Jordi Évole…
    No sé, si lo tradujera al inglés, y les contara que lo había sacado del Guardian, donde se lo habían traducido y publicado a usted en plan colaboración, puede que se lo creyeran… Aunque se leen el Guardian de cabo a rabo…
    Creo que debería intentarlo, a ver si pican.
    Porque el artículo es fantástico, y si lo leyeran entero, se caerían del guindo.
    Muchas gracias, que, al menos a mí me ha animado.

  • leon

    magnifico, totalmente de acuerdo, pero por desgracia esto solo lo leeremos los convencidos de esta realidad, aqui vendran pocos o ninguno a enterarse.
    Gracias por tus trabajos, se agradecen

  • Jose Salver

    Pues de acuerdo. Sin paliativos. De acuerdo.