Home Política Putin ha ganado esta partida
Vladimir Putin

Putin ha ganado esta partida

escrito por Luis I. Gómez 15 febrero, 2015
Vladimir Putin se ha apuntado una nueva victoria. Ha consolidado sus “conquistas” en el este de Ucrania, ha degradado a Francia y Alemania a la categoría de socios implorantes, se ha burlado de la diplomacia norteamericana. También podrá, según le parezca y convenga, continuar con los ataques armados en Ucrania: dudo mucho que cumpla su promesa de retirar tropas y material bélico pesado de la zona.
Occidente se toma un respiro. Una solución realmente de paz no parece vislumbrarse en el horizonte. Putin regresa a Moscú triunfante y puede presumir ante sus ciudadanos de líder mundial con carácter y capaz de conseguir sus objetivos. Lo utilizará para consolidar su política interior.
Putin - Schröder

Putin con su entonces socio alemán Schröder

Lo que vemos en el caso de la crisis ucraniana no es nuevo. Putin ya lo ha hecho cuatro veces, exactamente igual o muy parecido: aprovechar las crisis internas de un antiguo estado de la Unión Soviética (y si no había crisis, provocarla), enviar en avanzadilla a los nostálgicos prorrusos locales, intervenir luego militarmente y aprovechar la política de hechos consumados en forma de pequeñas escalaciones hasta alcanzar el punto en que sabe que occidente no intervendrá.

En Moldavia no hubo más que una protesta formal, se puede decir que el destino de los moldavos carecía de interés para occidente. En Georgia, la propaganda del Kremlin consiguió lo que parecía imposible: de pronto los culpables de todo fueron las víctimas. Pero claro, Occidente seguía (sigue) pendiente de no poner en riesgo los acuerdos alcanzados con Rusia.

Con la ocupación del Krim, sin  embargo, se cruzó un línea roja, se fijó un antes y un después. Desde luego, ni Ucrania ni Occidente están dispuestos (carecen de medios en la zona) a entrar en un conflicto militar abierto, más allá de las escaramuzas que el ejército ucraniano libra en el este del país. Aparecen las sanciones, que han ido ganando en dureza desde la agresión en Lugansk/Donezk, aunque -de momento-  no apreciemos efecto alguno en la política exterior de Putin.

Occidente no ha sido capaz de encontrar la receta mágica a aplicar en estos casos. Ha despertado, como de un mal sueñ0. Tal y como venían haciendo muchos dictadores antes que Putin, olvidan que las democracias occidentales funcionan con reglas diferentes. Tardan mucho en ponerse de acuerdo, confiados en la ilusión de que la diplomacia es capaz de resolver TODAS las cuestiones y que los socios en un contrato (acuerdos internacionales lo son) se guiarán por lo en él establecido tal y como ellos lo hacen. Los dictadorzuelos del planeta intentan consolidar posiciones, crear  “hechos consumados” mientras occidente delibera…. pero cuando occidente adopta una  resolución, lo hace con todas las consecuencias. No pueden hacerlo de otro modo, pues al pueblo votante no se le compra con las manidas fórmulas de compromiso entre políticos. La nefasta política exterior de los EEUU llegará a su fin con el fin de Obama. El próximo presidente USA volverá a poner a Rusia en el centro de su política exterior. Los europeos deberán consolidar los lazos comerciales y militares con los países fronterizos con Rusia, al tiempo que deben (ya lo están haciendo) buscar alternativas para los productos energéticos rusos que consumen a diario.

En un futuro no muy lejano, Putin ya no lo tendrá tan fácil. Pero la de la semana pasada ha sido una vitoria. Pírrica, tal vez, pero victoria.

[mks_separator style=”solid” height=”2″]

 

[mks_pullquote align=”left” width=”600″ size=”16″ bg_color=”#1e73be” txt_color=”#ffffff”]

SOMOS UNA INICIATIVA PRIVADA. NO QUEREMOS SUBVENCIONES.

Por eso le animamos a hacer un donativo para pagar el servidor y las mejoras que vayan siendo necesarias para el óptimo funcionamiento del blog. (Ver más información aquí)

 


[/mks_pullquote]