Home Política La libertad y el petróleo.

La libertad y el petróleo.

escrito por Antonio Vegas 21 enero, 2015

Todos nosotros estamos asistiendo a un acontecimiento de una relevancia mayúscula para la geopolítica mundial que, de continuar en esta tendencia (todo apunta a que así sea), podría cambiar la configuración del mundo y las expectativas que tenemos del mismo.

petroleo1

Los precios del petróleo llevan descendiendo desde noviembre del año pasado, alcanzando en la actualidad un precio por debajo de los 50$ por barril de Brent, la mitad de lo que valía hace tan solo unos meses. Esto beneficia a los usuarios del oro negro mientras que perjudica a sus productores. Aunque hay que recalcar que gran parte de las empresas petroleras (por ejemplo, Repsol) ven el efecto-precio prácticamente diluido por efecto de los impuestos, por lo que tales empresas obtienen sus beneficios principalmente por el volumen (efecto-cantidad) más que por el precio, no así los receptores de los impuestos.

El cártel de la OPEP, un acuerdo entre países exportadores del petróleo para restringir la oferta aumentado el precio del mismo y así maximizar las rentas que pueden obtener del resto del mundo, parece tener un adversario situado en el frente de la libertad. La revolución del fracking (o fracturación hidráulica) ha permitido a EEUU reducir su demanda de hidrocarburos en el exterior. Esta revolución lleva fraguándose mucho tiempo y es ahora cuando está comenzando a dar sus frutos. La revolución está para quedarse. El sector del fracking, como apunta el experto Daniel Lacalle, es uno de los menos endeudados (presentando un ratio de deuda no financiera sobre beneficios antes de intereses, depreciación e impuestos entre 0.4 y 1.5).

¿Qué puede hacer la OPEP para defenderse? Incrementar aun más la restricción parece improbable, también se obtienen rentas por el volumen y no sólo por el precio y, sobre todo, la producción de petróleo cada vez es menos una actividad monopolística, por lo que la típica estrategia de la OPEP tendría ahora pocos visos de éxito.

Por otro lado, las energías renovables, si bien todavía presentan una dudosa competencia a los hidrocarburos, han reducido enormemente sus costes por unidad de energía en los últimos años y están proliferando por todo el mundo, cuyo máximo ejemplo es China, que acaba de invertir masivamente en energía solar y eólica. Poco a poco, todo apunta a que la demanda de petróleo vaya disminuyéndose en términos relativos. Cada vez una unidad adicional de crecimiento económico requiere de menos cantidad de petróleo. No olvidemos tampoco que la eficiencia energética es fundamental también para el desarrollo.

Parece que el negocio monopolístico del petróleo tiene los días contados, cuyos participantes carecen de un modelo económico diversificado (como requeriría el de una economía moderna) y en estos momentos cuentan con graves problemas para afrontar sus pagos. El paradigma de ello es Venezuela, cuyos ciudadanos han estado imbuidos en un inmenso espejismo socialista, el espejismo del petróleo. Rusia ha empezado a censurar las noticias económicas en los medios rusos y se espera que se empiecen a tomar medidas para revertir la previsión de caída del PIB para este año en más de un 5%.

La conclusión de todo ello es que la libertad sigue abriendo camino por el mundo y aquellos que apostaron por la manipulación de los precios y el desarrollo de un sistema extractivo están sufriendo sus consecuencias, viéndose obligados a buscar financiación desesperadamente y a implementar reformas y avanzar hacia la apertura y la diversificación económica. El poder económico inclina aún más su balanza a los partícipes del librecambio, lo que trasladará peso geopolítico en sus territorios en un futuro no muy lejano.

Twitter: https://twitter.com/Anveger

  • Pablo

    Lo del efecto-precio y efecto-volumen de Repsol ni está claro lo que quiere decir, ni viene mucho a cuento, y en caso de ser lo que yo entiendo, me temo que no es cierto

  • Oscar84

    Más.

    1) Dentro de los subsidios al consumo (11,2 millardos) incluyen el Highway Trust Fund (6 millardos), cuya finalidad es la financiación de las autovías federales. Es algo así como si considerásemos que el presupuesto de la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento, es un subsidio a la industria petrolífera.

    2) La financiación de proyectos en el extranjero («overseas») se hace a través de instituciones financieras, esto es, cabe pensar que son préstamos a tipos preferenciales en vez de subsidios.

  • Oscar84

    Pues no señor, sí los incluyen. En el primer artículo que citas, se habla de sólo 4000 millones de dólares al año. Es en la segunda referencia donde se da la cifra de 37.500 millones de dólares, casi diez veces más. Esa referencia lleva a otra entrada de la misma bitácora, basada en un estudio elaborado por el propietario de la bitácora (Oil Change International). El Executive Summary de ese estudio empieza: «Each year, the U.S. federal and state governments give away more than $21 billion in subsidies to oil, gas, and coal companies to promote increased fossil fuel production and exploration». En concreto, son 21,6 millardos (más de cinco veces la cifra anterior). Para alcanzar los 37,5 millardos, hay que SUMAR los «federal and state consumption subsidies» (11,2 millardos) y la «U.S. financing of fossil fuel projects overseas» (4,7 millardos).

  • Hudson

    Oh, no me has entendido o no me has querido entender.

    Que el diesel pague menos IEHC subvenciona a los propietarios de vehículos diesel, que el GLP y GNC estén exentos (hasta 2018) subvenciona a los usuarios de esos vehículos. En ningún caso a las petroleras. Porque la petrolera recibe el mismo beneficio independientemente de los impuestos que pongan al usuario.

    Pero si las petroleras se les bajan los impuestos a ellas, están siendo subvencionadas. Porque subvencionar es ayudar.

    ¿Lo entiendes? El receptor de la bajada de impuestos está subvencionado, el resto no. Coco al rescate.

    Saludos

  • Hudson

    Puedes consultar los datos y predicciones (aunque a ellos no les gusta que las llamen así) de la Agencia Internacional de la Energía, organismo nada sospechoso de ser pesimista. Reconocen que sin las inversiones necesarias en exploración y explotación futuras, en 2020 la producción mundial de petróleo convencional cae por debajo de los 40 millones de barriles diarios. Y en 2035 no llegaría a 15Mb/d. Hoy se producen 70-75Mbd de convencional.

    La agencia estima en 48 trillones de $ americanos la inversión necesaria en energía de aquí al 2035 para satisfacer las demandas energéticas del mundo. De los cuales 23 trillones de $ son para extracción, transporte y refino de crudo. El presupuesto US es de 1,2 trillones de $ como referencia.

    Sobre la demanda, la AIE dice: “En el escenario de Nuevas Políticas la demanda de energía primaria mundial se incrementa un 37% entre 2012 y 2040. La demanda crecía más rápidamente en las décadas pasadas; esta ralentización en el crecimiento de la demanda se deberá a ganancias en eficiencia energética y cambios estructurales en la economía global en favor de actividades menos intensivas en energía”

    Es decir: habrá que ser más eficientes usando la energía si queremos que nos llegue. No suena a sobreabundancia.

    También prevee la AIE que la OCDE baje su consumo de petróleo para 2040 en 10Mbd (un 23% de bajada) para que permita crecer su consumo al resto del mundo, y todo contando que en 2040 la producción alcance 104Mb/d. En el informe del año pasado contaban con una producción de 120Mb/d para 2040, por cierto.

    La AIE cuenta con que los campos por poner en marcha proporcionarán 21Mb/d en 2040, los campos por descubrir 16Mb/d (es decir, hoy no saben dónde están esos campos), los líquidos del Gas Natural (que se cuentan como petróleo ¿!?) aportarían 18Mb/d y los productos de fracking y otros petróleos no convencionales (incluye biocombustibles) darían 16Mb/d. Todo esto trillones de $ por medio, claro.

    Si las predicciones climáticas te parecen audaces, no sé qué opinarás de las predicciones de la AIE.

    La AIE no presenta datos de otro escenario diferente al de los trillones de $. Supón que no se invierten los trillones de $ ¿qué crees qué pasará? Sobre todo porque incluso en este escenario de “Nuevas Políticas” las cosas no pintan geniales precisamente.

    Bueno, ¿Y qué hacen las petroleras? Pues cansadas de pedir créditos para pagar sus dividendos están desinvertiendo en aquellos negocios petroleros menos rentables. Sí, el fracking, lo has adivinado. Las 5 grandes han reducido su producción de crudo en un 25% en los últimos 10 años. Están dejando de ser un negocio atractivo, la familia Rockefeller ha vendido todas sus participaciones en el mundo del petróleo.

    ¿De dónde saldrán los trillones de $ entonces? Bueno, a lo mejor los imprime la Reserva Federal y todos contentos 😀

    Y en estas llegamos a la bajada de precio del petróleo, ¿como puede bajar de precio si se está acabando? Claro, todos sabemos que cualquier bien baja de precio sólo si aumenta la oferta ¿verdad? Ay, no, que si baja la demanda también baja su precio.

    Aquí puedes consultar por ejemplo datos de CORES (Corporación de Reservas Estratégicas) para España, y si te molestas un poco con sus estadísticas puedes ver una caída de más del 25% en el consumo de petróleo de España, con especial incidencia en los últimos dos años.

    La demanda se contrae, de ahí el “peligro de deflación” con el que tienen pesadillas los economistas que dirigen el mundo y sólo conciben un modelo inflacionario.

    Ahora, si quieres creer que es por abundancia de petróleo después de todos los datos oficiales que te doy y puedes comprobar sin problemas, es tu elección. Como si quieres creer que el precio bajo durará casi una década como andan diciendo por ahí.

    Es que el PIB crece… ¿cómo crece? ¿por creación neta de riqueza? ¿o por impresión masiva de dinero?

    ¿Cuál creo que será el futuro energético para la humanidad? Con los datos que tenemos, con la dirección que hemos tenido estas décadas, con la capacidad penosa de previsión de las instituciones oficiales y de las mentes pensantes… pues lo siento mucho, pero veo un futuro de volver de golpe al siglo XVIII energéticamente hablando.

    Eso si tenemos suerte, la amenaza de una escalada de tensiones por los últimos recursos podría acabar en guerra nuclear, lo que no me atrevo a calcular a qué siglo antes de Cristo nos enviaría.

    Pero oye, seré un pesimista que ve el vaso casi vacío, y ojalá me equivoque y dentro de 25 años estemos en la Arcadia prometida hace ya tanto…

    Saludos

  • Oscar84

    Y en España pasa lo mismo: el tipo del Impuesto Especial sobre Hidrocarburos no es el mismo para todos los combustible. Pero sólo a gente como Hudson se le ocurre pensar que eso es subvencionar… a la industria petrolífera.

    http://www.agenciatributaria.es/static_files/AEAT/Aduanas/Contenidos_Privados/Impuestos_especiales/TIPOSIVMDH.pdf

    Como mucho, estaríamos hablando de que agricultores, profesionales y familias (gasóleo de calefacción) reciben un «trato favorable»:

    http://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Inicio_es_ES/Aduanas_e_Impuestos_Especiales/Impuestos_Especiales/Gasoleo_Agricola/Gasoleo_Agricola.shtml

    http://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Inicio_es_ES/Aduanas_e_Impuestos_Especiales/Impuestos_Especiales/Gasoleo_Profesional/Ambito_y_Extension/_Quienes_tienen_derecho_a_la_devolucion_.shtml

  • Haddock

    Es curioso cómo, dependiendo de la ideología (supongo), cada uno puede ver el tema energético con más o menos optimismo o más o menos pesimismo, si se prefiere ver la botella medio llena o medio vacía. No tengo mucha idea (ninguna) pero me resulta extremadamente paradójico que, estando en los albores de un inminente “peak-oil” (suponiendo que no lo hayamos superado ya), según señalan algunos visionarios, el precio del petróleo se esté desplomando, y que uno de los motivos sea el auge del fracking en EEUU.
    Pero, por lo que nos comenta Hudson, todo esto sería un gran engaño, una huida hacia delante que no impedirá un futuro inmediato de color negro.

    Me gustaría preguntar a Hudson ¿dónde está el engaño, el truco, el meollo del asunto energético? Si el fracking es un bluff ¿qué alternativas hay? ¿Piensa Hudson que se está acabando el petróleo y que todo esto de la bajada de su precio es algo creado artificialmente por motivos políticos, financieros, especulativos…?

    ¿Cual cree Hudson que será el futuro energético para la humanidad?

    Por cierto, al menos para mí, lo ecológico sí es relevante. Lo que no lo es, es el alarmismo climático y medioambiental.

  • Arturo Taibo

    Si por subvencionar entiendes no poner más impuestos entonces todas las actividades económicas están subvencionadas al 1.000 %… ¡O a lo que tu digas, total los impuestos son arbitrarios!

    Lo cierto es que la industria petrolera es de las que más impuestos pagan.

    Todo en este universo es radiactivo. Incluidas las personas.
    Lo que determina la peligrosidad es el grado de radiación. En fin que lo que dicen esos informes carece del más mínimo sentido científico.

    Por cierto que todos esos peligros del fracking, a los que vivimos en zonas con explotaciones mineras subterráneas desde hace décadas, como que nos hacen esbozar una sonrisa.

  • Hudson

    En US, situación que comenté, se subvenciona la industria del petróleo a través de diversas fuentes, subvenciones que se estiman en 37.500 millones de $ anuales, y que permiten mantener unos precios bajos si sumamos la baja carga impositiva que tienen los combustibles en US.

    http://harvardmagazine.com/2014/01/the-fix-in-fossil-fuels

    http://priceofoil.org/fossil-fuel-subsidies/

    Lógicamente la API habla sólo de los 4.000 millones de $ en reducción de impuestos y argumenta que no son subvenciones ya que no se les paga dinero, sino que se les deja de cobrar impuestos (subvención es la acción de ayudar, no especifica si tiene que ser pagando o dejando de cobrar, vamos que la API puede decir misa):

    http://www.api.org/~/media/files/policy/taxes/oil-gas-tax-treatments-not-subsidies-feb-2012.pdf?la=en

    Aunque cuentan que toda industria tiene reducciones similares, está claro que cosas como la “Porcentage Depletion” son específicas de la industria petrolera.

    Es una industria protegida por razones obvias: sin ella no funciona casi nada, en la práctica sin petróleo es el colapso, normal que les den todas las facilidades. Negarlo es absurdo.

    En cuanto a los residuos de la actividad del fracking, agua, arenas que sacan de los pozos, están contaminadas por radio entre otros isótopos radioactivos, y se libera de paso radón:

    http://www.pri.org/stories/2014-07-09/heres-another-complication-fracking-radioactive-waste

    http://www.bloomberg.com/news/2014-04-15/radioactive-waste-booms-with-oil-as-new-rules-mulled.html

    http://www.theguardian.com/environment/2013/oct/02/dangerous-radioactivity-fracking-waste-pennsylvania

    Como es algo nuevo, no está regulado adecuadamente, no está controlado totalmente, y se almacenan o desechan de forma inadecuada.

    La industria nuclear americana genera 2000 toneladas de residuos nucleares al año, el volumen de arenas contaminadas (sludge) generadas por el fracking supera ampliamente esta cifra.

    Es lo que hay, busca información por tu cuenta y verás que es una realidad, contada con mayor o menor énfasis según el interés que haya detrás del tema, pero ahí está.

    El gran problema al que se enfrenta el fracking de todos modos es la debilidad financiera en la que está.

    Las prometidas reducciones de costes de producción no llegan porque esto no es como perforar pozos convencionales, donde inviertes en unas cuantas torres de extracción y luego sólo tienes que succionar. Todo lo más al final tienes que inyectar agua a presión para sacar lo que quede (como ocurre hoy en Ghawar) Pero en el fracking perforas, sacas lo que hay y tienes que volver a perforar para seguir fracturando, es un gasto continuo y encima según se agotan los puntos dulces vas perdiendo rentabilidad.

    Las licencias de perforación en los últimos meses han descendido, y se ven síntomas de que algo no va bien en el país de las maravillas del fracking.

    Si les sumas un petróleo a la baja los márgenes caen más, y los créditos masivos que han proliferado en torno al boom del fracking corren peligro, con el consiguiente pánico del sector financiero americano, que ya ha dado avisos de que está a punto de estallarles el tema.

    Recordar que US siempre pasa la factura de sus crisis a Europa, como hicieron con las subprime. Ahora tocaría otra vez pagar los platos rotos del último timo piramidal que han montado.

    El tema es serio y muy preocupante, porque no hay mucho que se pueda hacer. Continuar con el timo piramidal y seguir perforando no soluciona el problema, pospone la caída pero aumentando las consecuencias de la caída. Pero dejar de perforar nos deja con un suministro raquítico de energía y eso también es grave.

    Ya veremos qué pasa con todo esto, pero pinta crudo y negro como el petróleo.

    Saludos

  • Arturo Taibo

    ¿Subvenciones al petróleo?
    ¿Precios artificialmente bajos?
    ¿Residuos radiactivos superiores a la industria nuclear?

    Acláreme eso por favor.

  • Hudson

    Que el mundo del petróleo anda revuelto estamos de acuerdo. Que algunos países productores han dilapidado su riqueza sin pensar en el futuro estamos de acuerdo. Que la configuración del mundo y las expectativas que tenemos en él están cambiando estamos de acuerdo, aunque no cómo se imagina el autor de este… artículo.

    Pero lo del fracking ha sido como viajar tres años al pasado cuando US aseguraba que serían independientes energéticamente y el fracking iba a florecer y devolvernos la abundancia de otros tiempos.

    Lo cierto es que el país con el mayor consumo percápita de energía, signo de su riqueza y bienestar, no podemos obviar la relación que hay entre energía y prosperidad, y con el mayor consumo absoluto de energía, sigue consumiendo más de lo que produce. 18-19 millones de barriles diarios de consumo por 9 millones de barriles de producción. Lejos de independencias soñadas.

    Y con un despilfarro de energía provocado y promovido por precisamente justo lo contrario a la libertad de mercado. Con precios artificialmente bajos de la energía mediante subvenciones para mantener la euforia de consumo han hipotecado su futuro al no llevar a cabo las reformas estructurales necesarias para primero consumir menos ofreciendo el mismo bienestar, que se puede, otros países con niveles de vida parejos al americano y un menor consumo energético percápita lo demuestran, y luego para deshacerse del petróleo como fuente principal de energía para mantener su sociedad funcionando.

    El fracking era su huída hacia delante, y hace tiempo, desde antes de esta guerra de precios del petróleo (más influenciada o al menos iniciada por una contracción de la demanda mundial -Baltic dry index en mínimos por ejemplo- ) se estaba hablando de la burbuja del fracking.

    Una burbuja financiera, porque no olvidemos que el crecimiento económico y de empleo en US durante los últimos años viene del fracking y de los créditos que han fluído hacia él y no otros negocios donde no había expectativas de beneficios.

    Habla el autor de este… artículo de deuda NO financiera. Y que está en muy buenos niveles. ¿Y la deuda financiera?

    Pues el ratio Deuda Total/EBITDA de las empresas de fracking americanas oscila entre el 4 y el 44,7 de Cheniere Energy Partners LP. Ya no es un panorama tan bonito, y estas deudas sí implican intereses.

    Sin olvidar que en enero ya ha caído la primera empresa en bancarrota: WBH Energy LP. Se han reducido el número de pozos a abrir, se ven signos de agotamiento en los grandes campos, se aumenta el costo de perforar al acabarse los puntos dulces…

    No hay cuento de hadas, esto es un cuento de Andersen sin censuras ni edulcoraciones.

    Todo esto sin comentar el impacto ecológico de este tipo de extracciones (incluídos residuos radioactivos superiores en volumen a la industria nuclear americana), pero no es algo que se pueda discutir en esta página donde lo ecológico es irrelevante.

    El caso es que cuando te metes en la vorágine del crédito la única manera de sobrevivir es crecer y crecer, cuando te paras el crédito te destruye. Así que con las cosas en casa llegando al límite, las empresas americanas de fracking ya están saliendo al exterior a seguir perforando para sobrevivir.

    México ha acabado con el monopolio estatal de Pemex y las empresas americanas empezarán a perforar libremente. Luego está el boicot al gaseoducto ruso que pasaba por Bulgaria que ha acabado con promesas del paraíso del fracking para Polonia, Rumanía y otros países damnificados por obedecer las órdenes de Washington.

    El problema es que todo esto no llegue a tiempo de cerrar las heridas abiertas por un petróleo barato, donde el fracking es vulnerable por sus altos costes de producción. No llega al nivel de las arenas de Canadá, pero no están en el rango confortable de costes para soportar mucho tiempo el petróleo por debajo de 80$ el barril.

    Saludos

  • Antonio Vegas

    Gracias por tu comentario. Es un riesgo, pero yo opino más bien que los países petroleros van a perder poder económico lo cual les hará tener menos peso geopolítico. No sabemos qué van a hacer para “defenderse”, pero tienen las de perder. Y la violencia no lleva a ningún lado hoy en día.

  • No tengo tan claro que los países exportadores vayan a evolucionar pacíficamente hacia un sistema de libertad. Pocos -o ningún- monopolio desaparece sin violencia: desde el taxi a los libros, desde las dictaduras a cualquier tipo de liberalización de un sector: todos intentan mantener su statu quo.

    De hecho el mundo árabe ha empezado hace tiempo su reconversión hacia un nuevo tipo de re-conquista de Europa, basado por un lado en la inversión -y control- de múltiples organizaciones (e.g: equipos de fútbol, infraestructuras, etc); y por otro lado en la conquista cultural y religiosa, a veces incluso mediante el miedo o una supuesta “interculturalidad”

    Y todavía está por ver por dónde salen Venezuela y Rusia…

    Nada de ésto huele a más libertad, sino más bien todo lo contrario.