Home Derecho Las otras consecuencias de la consulta independentista catalana

Las otras consecuencias de la consulta independentista catalana

escrito por Burrhus el elefante neocon 20 septiembre, 2014

Artículo 149 CE

1. El Estado tiene competencia exclusiva sobre las siguientes materias:

  • 32.ª Autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum.

Artículo 92 CE

Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos.

La nueva ley de consultas catalana me da pánico. Y no porque la gente pueda votar directamente aquellas cuestiones que les afecte, que siempre entren dentro de la legalidad me parece estupendo. Ni siquiera porque a través de dicha ley se pretenda enmascarar un referéndum para la independencia de Cataluña, algo deseable en vista de cómo nos distraen de los verdaderos problemas. Lo que se está votando es si 7 millones de personas deciden la validez o invalidez de una norma votada por 47 millones de personas en algo tan básico como la soberanía nacional, es decir, el mecanismo a través del cual se establecen normas comunes. O, lo que es lo mismo, se vota si un Grupo x dentro de un Conjunto de Ciudadanos A establece los marcos legales según los cuales viven todos, y si como consecuencia de una decisión discrepante no se deben aplicar los mecanismos de corrección previamente aprobados por el Conjunto de Ciudadanos A y el Grupo x.

Permítanme el siguiente ejemplo: Si ahora en Andalucía (Grupo x) votamos en referéndum que no exista la igualdad legal entre hombres y mujeres, se aplican los mecanismos correctivos establecidos previamente y que tanto Andalucía (Grupo x) como España (Conjunto de Ciudadanos A) habíamos votado democráticamente.

Pero, además de lo anterior, el Grupo x pretende que no se apliquen los mecanismos correctivos votados previamente por ellos mismos. Cumplir la voluntado del Grupo x tiene al menos dos consecuencias:

1. Cualquier Grupo que compone el Conjunto de Ciudadanos A puede establecer normas al margen de las disposiciones establecidos previamente y de los procedimientos para cambiar las leyes. ¿Cuál es el motivo que impediría que los derechos a la libertad religiosa, a la libertad sindical, a los derechos de propiedad, o al que sea no pueda ser sometido a referéndum en Madrid, Canarias, Asturias o Murcia?

2. Quedan deslegitimadas las autoridades que tienen como función garantizar el cumplimiento de los derechos en cualquier lugar donde estuviese vigente. No sólo queda deslegitimada la norma para el Grupo x, sino que queda deslegitimada para todo el Conjunto de Ciudadanos A.

Pues bien: Esto supone el equivalente a “destruir la norma” (esto no es derogar, es otra cosa). Y para el caso que nos ocupa (la Constitución), además de la soberanía nacional, la integridad territorial o cualquier derecho de los mencionados anteriormente,  se deslegitiman:

– La jerarquía normativa.

– La seguridad jurídica.

Cataluña no es Escocia. En el Reino Unido, por muy enrevesada que fuera, existía la posibilidad legal (incluyendo el vacío legal) de hacer lo que han hecho. En Cataluña, no, y ha sido así porque así lo han votado los catalanes cuando votaron la Constitución voluntariamente a favor del sí y cuando su Parlamento se pidió el Estatuto de 1979. Libremente. Es decir, esas son las normas de juego que se dieron los catalanes sin coacción. Incluso en lo relativo al Estututo y las modificaciones que hizo el Tribunal Constitucional eran cuestiones que los catalanes habían aprobado previamente. Y el procedimiento descrito en el artículo 168 de la Constitución está claro:

Iniciativa en el Parlamento, mayorías de dos tercios en Congreso y Senado, disolución de las Cortes, elecciones generales, discusión de la norma, mayoría de dos tercios en Congreso y Senado, referéndum de todos los españoles… y adiós Cataluña: tanta paz lleves como descanso dejas.

Todo lo que sea intentar buscar la independencia por otras vías sólo puede traer sufrimientos innecesarios.