Home Política Si eres pobre y “de derechas” eres tonto. Y si eres rico y de izquierdas, también?

Si eres pobre y “de derechas” eres tonto. Y si eres rico y de izquierdas, también?

escrito por Burrhus el elefante neocon 1 julio, 2014

Muchos conocidos me ha preguntado cómo es posible que yo, siendo un penoso friegaplatos con presuntas pocas expectativas laborales, pueda ser “de derechas” o defensor de un modelo económico que es el resultante de mis penurias existenciales.

Esto parte de una vieja consigna, un mantra, una letanía que llevo escuchando desde crío y que reza: “Si eres pobre y de derechas eres tonto”. Resulta complejo explicar el origen de esta frase pero, en cualquier caso, la idea es la de que uno debe pensar de una determinada manera en función de la clase social a la que se pertenezca. Si uno es “pobre”, lo normal es que uno sea de izqierdas; y si uno es rico, de derechas. No obstante, se trata de una forma de pensamiento falaz, mediatizada por el hecho de que estamos hablando de política. Pero en el fondo consiste en la misma falacia que creer que uno no va a enfermar por ser médico. La realidad opera al margen de nuestro estatus social, nuestra profesión o nuestras creencias. Así, lo único que conseguimos es restarnos posibilidades de comprender la realidad como realmente es.

Y no, lo de que “la realidad es subjetiva” y “todo es relativo” es una enorme trola. Otra cosa es que la honestidad suficiente como para aceptar que la realidad va contra aquello que pensamos y que deberíamos rectificar.

Volvamos al axioma inicial: Su uno es pobre debe ser de izquierdas; y si uno es rico, de derechas.`Y si uno piensa de forma contraria a lo que dictamina su posición social, uno es tonto.

Me van a permitir que ponga una serie de ejemplos de la vida real que demuestren que eso no tiene porqué ser así:

Karl Marx. Hijo de un razonablemente próspero abogado, Marx llegó a ir a la Universidad (algo bastante elitista en su época) y a acabar la carrera de Derecho Económico y Contabilidad y a sacarase un Doctorado por la Universidad de Jena. Pudo haber hecho lo que le hubiese dado la gana en el mundo de los negocios, pero le dio por dedicarse al periodismo y a filosofar.

Friedrich Engels. Hijo de un importante comercial textil nacido en la próspera Renania del Norte-Westfalia. Tras ir a clases de filosofía en la Universidad de Berlín, es enviado por sus padres a una de las empresas de la familia en Manchester. A lo largo de su vida aprendió a desenvolverse en doce idiomas (no me pregunten de dónde sacó el tiempo), pero entregó su vida al periodismo, la filosofía y a cofilosofar con Marx. Dado que pudo financiar la vida de Marx en Londres, se deduce que no le fue demasiado mal como empresario.

Vladimir Ulianov. También conocido como Lenin. Hijo de un funcionario de nivel medio-alto en la Rusia de su época. Llegó a ir a la Universidad, institución educativa a la que apenas iban menos de 15.000 rusos en aquellos años, si bien le echaron por formar parte de movimientos radicales. Una vez convertido en Jefe del Estado de la URSS, sólo su precario estado de salud le impidió convertirse en uno de los mayores carniceros de la Historia.

Fidel Castro. Hijo de emigrantes españoles, fue un estudiante brillante (estudió simultáneamente tres carreras). Antes de opositar a dictador caribeño llegó a licenciarse en Derecho. Tanto su familia como la de su mujer podemos decir que fueron familias acomodadas.

Ernesto “Che” Guevara. Hijo de una familia de ricos y aristócratas argentinos, no se puede decir que tuviese muchos problemas económicos durante sus primeros años. Habiendo estudiado medicina, no tuvo mejor idea que intentar extender la revolución en todo el mundo. Si hubiese hecho un copyright con su foto y le hubiesen dado un dólar por su imagen en cada bandera y camiseta se habría hecho multimillonario.

Hugo Chavez Frías. Hijo de dos maestros de escuela primaria. Llegó a teniente coronel en el Ejército de Venezuela (un rango alto) antes de dar un golpe de Estado sin éxito. Posteriormente, aprovechando su popularidad como Presidente, se hizo estrella de televisión y sentó las bases de la destrucción de la ya maltrecha economía venezolana.

Pablo Iglesias Turrión. No podemos decir que Pablo Iglesias sea pobre. Todo lo contrario: Profesor de Universidad en la Complutense de Madrid, Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas, periodista, escritor y desde hace unas cuantas semanas, europarlamentario. Es decir, Pablo Iglesias será muchas cosas, pero pobre, no.

Supongo que toda esta buena gente tenía que haber sido de derechas porque, de lo contrario, habrían sido tontos, no? Tenían que haber sido de centro?

Me considero librepensador incluso antes que liberal (que no “de derechas”). Es decir, yo no baso mis puntos de vista en función de mis circunstancias personales, sino del análisis desapasionado, metódico, imparcial y honesto que hago de la realidad. Exactamente igual que cualquiera de las personas que he citado antes.  Y no. Tampoco creo que sean idiotas. Más bien creo que vieron una realidad y la analizaron en función de las teorías que habían aprendido y de lo que ellos mismos aportaban. Lo de echarle valor y aceptar que uno se ha equivocado ya depende de uno mismo.

(A mi amigo David)