Home Economía La ortodoxia económica contra la realidad.

La ortodoxia económica contra la realidad.

escrito por Arturo Taibo 30 abril, 2014

 

Mucha gente piensa que la Economía no es una Ciencia. Y no les falta razón. La mayoría de los economistas del mundo desde Janet Yellen, hasta  José Carlos Díez pasando por el BCE o los chinos y por supuesto los sindicalistas tienen unas creencias económicas irracionales basadas en dogmas no comprobados empíricamente.

.

La ortodoxia de la secta.

Todos los economistas ortodoxos son seguidores del mismo santón que dijo que:

Abrir hoyos en el suelo, pagando con ahorros, no aumentará solamente la ocupación, sino el dividendo nacional real de bienes y servicios útiles.

Los economistas ortodoxos no solo niegan la Ley de Say sino que le dan la vuelta: la demanda es la que crea la oferta. Y ¿qué mejor manera de crear demanda que imprimir dinero?

Así que, según ellos, la fórmula universal para salir de la o las crisis es imprimir dinero. Eso sí, cada vez utilizan nombres más creativos: planes de inversión pública, estímulos, flexibilidad monetaria, medidas no convencionales, eurobonos …

.

Imprimir dinero no es crear riqueza.

Imprimir dinero y gastarlo aumenta la demanda, eso es indudable. Pero aumentar la demanda no aumenta la oferta… inmediatamente. Los economistas ortodoxos hacen una pirueta temporal y suponen que el aumento de la demanda será respondido inmediatamente por la oferta, aumentando la producción, el empleo y la renta.

Sin embargo las empresas no pueden aumentar inmediatamente la oferta. Por mucho que las empresas puedan tirar de existencias para satisfacer la demanda luego tendrán que reponerlas y por tanto fabricar más y entonces los sueldos pagados a todos los miembros de la cadena productiva desde la materia prima o la energía hasta el transporte hasta el punto de venta generarán más demanda que no podrá ser satisfecha (porque será pagada con dinero sin respaldo de bienes reales).

Así que o se suben los precios o alguien tendrá que trabajar gratis.

El dinero no es más que la forma más eficiente de intercambiar mercancías. Pero cuando se intenta intercambiar dinero recién impreso por bienes lo que se hace es cambiar bienes por nada. Una forma elegante de robar.

.

Pero las cosas son aún peores.

Los economistas de la ortodoxia suponen que la demanda creada por la impresión de dinero se dirigirá a todas las industrias y sectores en general. Pero la realidad es que, por mucho dinero que se imprima, la gente no va a comprar más lentejas. Puede que compren algunas (lentejas) más pero la gente tiene la manía de centrar la demanda creada artificialmente en algunos bienes y la consecuencia es que, limitados aumentos de la cantidad de dinero, tienen efectos tremendos en determinados mercados y eso genera una escalada de demanda y precios, en otras palabras… (sí, lo han adivinado) una burbuja.

Por supuesto los economistas ortodoxos no reconocerán nunca que sus alegrías monetarias están detrás de las burbujas, para eso están los especuladores, los banqueros o ya puestos el club de Bilderberg, los super-ricos o los extraterrestres.

El aumento de la cantidad de dinero no solo no consigue aumentar la renta sino que crea distorsiones en los mercados.

Vean que bonita burbuja:

PRECIO VIVIENDA VS SALARIOS VS INFLACIONPrecios vivienda, salarios e inflación (España). Rankia/ Ministerio Fomento / Sociedad de Tasación / Encuesta Salarios / BdE.


Bueno,  por política monetaria expansiva no habrá quedado en USA en los últimos años…

IMPRESION MASIVA DE DINERO

Pero parece que la renta (por lo menos la de la clase media) no ha mejorado mucho…

INGRESO MEDIANA HOGAR USA


Y en cuanto al empleo, cinco años de expansión monetaria han tenido como resultado 1 millón de empleos netos creados y… 11,6 millones de personas que se han salido del mercado laboral USA.

DESEMPLEO Y QE USA


Juan Manuel López-Zafra desmonta a Bernanke.

Y esperen que a pesar del tápering siguen inyectando 55.000 de liquidez al mes.

La vía segura a la inflación.

A la gente le gustan los sueldos altos. Los economistas ortodoxos también abogan por salarios altos que creen demanda.

Pero aumentar los salarios aumenta los costes de las empresas y los precios y así se entra en la clásica carrera inflacionista: los salarios tiran al alza de los precios y los precios tiran al alza de los salarios (porque nadie quiere perder poder adquisitivo).

.

Esa retrógrada costumbre de ahorrar.

Hay una forma de crear empleo y aumentar la oferta y la renta sin crear inflación: ahorrar.

Ahorrar es renunciar al consumo presente para poder consumir más en el futuro. Ahorrando se puede pagar a la gente para que puedan consumir en el presente aunque lo que produzcan solo llegue a consumirse en el futuro.

Pero a los economistas ortodoxos eso del ahorro les asusta. ¡¡Renunciar a consumir!! Eso disminuirá la demanda que, ya se sabe, es la piedra angular sobre la que se sustenta la economía.

¿Para qué se va a ahorrar? Si hay que invertir la solución es endeudarse. Pero si nadie ahorra… ¿de dónde va a salir el dinero de los que se endeudan?

No deja de sorprenderme la cantidad de gente que pide que “vuelva a fluir el crédito” y que al mismo tiempo no le importa que la gente no ahorre.

Ahorrar es el sistema que permite invertir sin tener que recurrir a la inflación.

.

La varíta mágica.

Como buen pensamiento mágico los economistas de la ortodoxia tienen su varíta mágica, AKA multiplicador.

El multiplicador es a la economía como la máquina del movimiento continuo a la física. El multiplicador hace que el gasto público produzca un aumento de renta (bienes producidos) mayor que el propio gasto público.

Es más: la recaudación fiscal producida por el gasto público aumentará más que el propio gasto público.

¿La conclusión? Cualquier nivel de gasto público generará más riqueza que el propio gasto.

¿Una locura? Pues ahí tienen el ejemplo del plan E de Zapatero en el año 2009. ¿Por qué pensó Zapatero que un incremento de la inversión pública (literalmente en lo que fuera) aumentaría la renta y el empleo y acabaría disminuyendo el gasto público? Pues porque unos economistas keynesianos (ortodoxos) se lo dijeron.

¿Que el plan E no funcionó? Eso es irrelevante para los economistas ortodoxos.

Como irrelevante fue el fracaso de la curva de Phillips o del modelo IS-LM. Pero eso no debería sorprendernos si tenemos en cuenta que Samuelson, máximo gurú de la ortodoxia económica, todavía defendía en los años 80 que la economía soviética era superior al capitalismo USA.

Y ya hemos visto que la expansión monetaria en USA desde 2008 apenas ha influido (positivamente) en el empleo o  la renta

Pero para Krugman eso es que  la expansión monetaria es insuficiente.

.

No es Ciencia, es religión.

Porque la economía ortodoxa es cualquier cosa menos Ciencia. La economía ortodoxa no es más que una religión con sus dogmas. Es muy difícil contrarrestrar una religión con la Ciencia. La religión se basa en la fe, es decir en la creencia sin pruebas, y en el sentimentalismo.

La continua apelación a la “justicia social” no es más que el recurso a los sentimientos por encima de la razón que hace la economía ortodoxa. Si luego la “justicia social” conduce a un 26 % de paro y a una deuda pública del 100 % del PIB eso, como nos dice Elena Valenciano, es culpa de la desregulación, los mercados y la derecha.

ELENA VALENCIANO PSOE

.

La deflación es real.

Y sin embargo la deflación es la única solución posible. Y además es lo que está sucediendo. Si no fuera por la subida de impuestos (IVA e impuestos especiales sobre el tabaco, la gasolina…) y la subida de los precios de la energía eléctrica debido a la intervención del Estado, los precios estarían bajando. Y conste que no tengo en cuenta los precios de las exportaciones que han bajado un 4 % en el último año.

INFLACION  2008 2014

Cuando dicen que una bajada de los salarios disminuirá el consumo se olvidan de que una bajada de precios (que permite consumir más con menos dinero) y un aumento de las exportaciones (y del gasto de los turistas extranjeros)  (pueden compensar) compensarán con creces esa bajada.

El problema es que los salarios (nominales) y los precios no han bajado los suficiente como para que se cree empleo de forma importante y la recaudación fiscal aumente disminuyendo el déficit público. Porque cuidado, no podemos seguir con un déficit público de 70.000 M€ al año y no se puede bajar el déficit público con menos de 17 millones de personas cotizando a la SS.

.

Salvando a los endeudados… o no.

Pero ¿Por qué es tan popular la inflación y tan impopular la deflación entre los economistas ortodoxos?

1.- La inercia. La práctica totalidad de los economistas del mundo han sido educados en los dogmas keynesianos y no están dispuestos a revisar sus teorías. Simplemente la realidad les da igual: viven muy bien en sus torres de marfil.

2.- Los salarios (nominales) altos son fáciles de vender. A la gente le encanta tener más dinero en el bolsillo. Si luego aparece la inflación ya se encontrarán culpables.

3.- Y lo más importante: la inflación beneficia a los endeudados… y los principales endeudados son los Estados… y la gente que paga las hipotecas.

Las bajada de precios, a pesar de que deberían ser populares, son estigmatizadas por los economistas ortodoxos con delirantes teorías.

Sí, la deflación aumenta (relativamente) las deudas. Pero la recesión y el desempleo las hacen impagables.

.

¿Por qué no funciona el plan de Rajoy?

Rajoy, fiel a su estilo, ha pretendido conformar a todo el mundo Subidas de impuestos dignas de Izquierda Unida, tímidos ajustes presupuestarios y una reforma laboral cortita impuesta por Bruselas

Pero la situación española era crítica. Con un desempleo, que en los mejores tiempos fue de dos millones, y a los que hay que sumar otros dos millones de albañiles sin formación fruto de la burbuja y un gasto público disparado no hay manera de cuadrar las cuentas.

Desde el principio (y el principio está en el 2007) era necesario un cambio radical… pero eso no se puede hacer cuando se es un registrador de la propiedad socialdemócrata.

.

¡Claro que hay salida!

A pesar de los años (y de los cientos de miles de millones de euros) perdidos todavía hay salida. Por ejemplo el Estado dedica casi 40.000 M€ al año a “políticas de empleo” (desempleo, subsidios, formación). Yo entiendo la resistencia de la gente a trabajar por 800 € al mes  pero ¿Por qué no se dedican esos 40.000 M€ (o parte) a impuestos negativos que compensen los bajos salarios?

Un ejemplo: si dedicamos la mitad de ese dinero (20.000 M€) a la mitad de los trabajadores peor pagados (8,5 millones) más 3 millones de nuevos trabajadores “mal pagados” eso son (de media) 160 euros al mes por trabajador y jornada completa. Además con tres millones de nuevos empleos el Estado recaudaría unos 30.000 M€ al año más con lo que cumpliríamos el objetivo de déficit del 3 % del PIB. Con un déficit del 3 % del PIB la prima de riesgo se desplomaría y nos ahorraríamos otros 10.000 M€ al año de intereses.

Y con 40.000 M€ de necesidad de financiación menos al año por parte del Estado entonces sí que podría fluir el crédito.

SUELDOS E IMPUESTOS

Aunque no van a faltar los jueces que digan que cobrar el paro o  la subvención de turno es un “derecho” y que destinar ese dinero a subvencionar el empleo es ilegal.

Lo que es imposible es crear empleo masivo con salarios “dignos” (es decir de 1.500 euros netos o más al mes) cuando el 75 % de nuestros parados apenas tienen la ESO y no tienen experiencia o llevan más de dos años sin trabajar.

DESEMPLEADOS Y OCUPADOS POR FORMACION 2012

Tenemos el país que tenemos con la gente que tenemos  y, como ya he dicho  muchas veces, no creo que nadie esté en contra de los empleos con alta productividad en sectores de tecnología avanzada y con buenos sueldos… pero eso no se hace de un día para otro.

Me aterra pensar que en año y medio hay elecciones y que pueden caernos encima otra vez los economistas ortodoxos, los de vamos a gastar un montón de dinero público en crear empleo de calidad.

.

 

 

  • Helvetius

    Me extraña que todavía no hayáis hablado de Piketty. Los socialistas están entusiasmados con él.

    Piketty anuncia un apocalipsis de desigualdad y propone, para remediarlo, un gasto público del 66% del PIB.

  • Interesado

    Totalmente de acuerdo con todo lo que dices, gracias por el artículo.

    Pero siento que el miedo que tienes para dentro de un año y medio se cumplirá seguro, y tendremos casi seguro otra vez al PSOE haciendo el lerdo, solo que en este caso no habrá manifestaciones cada dos días porque esos son los “buenos” (y que es mucho más difícil mover a la gente sin el músculo de CCOO y UGT…).

    Vamos, que se habla mucho de brotes verdes, pero lo que yo veo es un muy leve respirto que se va a quedar en nada, que la gente no asimila que el país puede no recuperarse nunca si no se baja del burro, pero bueno, aún hay demasiados que se creen que lo de por estar en Europa significa que no podemos ser Argentina (que ya estamos ahí…).

  • viejecita

    Me ha gustado mucho. Lo que no sé es si las personas a las que les convencen los Krugman et al, lo leerán hasta el final, ni si dejarán un resquicio para pensar que pueda estar , al menos en parte, en lo cierto.

    Y sobre la curva de la vivienda : es verdad que para comprarla, sigue estando excesivamente cara, y que está dando señales de vida , ( porque la gente que tiene ahorros suficientes , y que ve que el ahorrar se penaliza cada vez más, invierte sus ahorros en comprarse una casa, pero a tocateja, sin hipotecas , que no se fían de los bancos ).
    En cambio, el mercado del alquiler está por los suelos. Porque como no se vende más que a los que tienen el dinero en efectivo, los propietarios ponen las casas en alquiler, para sacarles algo de rendimiento, y hay masas de oferta.
    Ahora, los nuevos contratos de alquiler están como en la época de después de la Expo, cuando Solchaga dijo que había que enfriar la economía… Y los que tienen contratos de alquiler de hace dos o tres años, están pidiendo rebajas sustanciosas para renovar…

  • Jacob

    He encontrado este artículo por casualidad leyendo unos comentarios sobre una noticia del confidencial digital.com y me ha sorprendido no haberlo encontrado en las páginas centrales del ABC del Domingo. Enhorabuena por la exposición y no puedo estar más de acuerdo.

  • Angel

    ¡Fenomenal exposición!