Home Política Arreglando a “El Roto” (I)

Arreglando a “El Roto” (I)

escrito por Antonio Vegas 23 abril, 2014

Esta Semana Santa tuve la oportunidad de acudir a la exposición “Apocalipsis” en el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga de “El Roto”, el famoso viñetista que publica en El País.

Este artículo pretende efectuar una crítica parcial sobre las viñetas de El Roto. Me explico. El viñetista al que me refiero me parece buenísimo y tiene viñetas que personalmente me encantan, pero debo de admitir que muchas de ellas, fundamentalmente las que se refieren a la economía de mercado adolecen de importantes errores de teoría económica, que a la luz de un neófito en la materia parecería impecables, pero que alguien con cierto bagaje económico, no puede sostener de ninguna de las maneras. Y es que el que de todo habla, corre el peligro de equivocarse en algo.

He decido por tanto, crear una serie de artículos que se dediquen a criticar cada una de las viñetas que desde mi punto de vista encierren una falacia económica, a fin de aportar algo de luz económica a su magnífico trabajo artístico.

 

En esta viñeta el autor emite una crítica contra nuestra sociedad actual (a la que acusa de que el dinero es el centro de su pensamiento) y al dinero.

En primer lugar el dinero es un producto que no tiene valor en sí mismo, sino que tiene valor porque con él se pueden hacer multitud de cosas, por lo tanto el dinero tiene un valor representativo, pues representa todas las cosas con las que se puede hacer con él: comer, donar dinero a una ONG, construir carreteras, pagar un médico, publicar en un periódico, etc.

En segundo lugar, el dinero es una institución que, entre otras muchas cosas, permite librarnos del trueque y permite que haciendo un sólo tipo de trabajo podamos comprar multitud de cosas (y podamos especializarnos). En definitiva, el dinero es una institución importantísima para una vida en sociedad y sin el dinero ningún pueblo podría desarrollarse ni socialmente ni culturalmente. El dinero es igual que el lenguaje: es un instrumento que utilizan los seres humanos para coordinar sus acciones en la sociedad. De hecho, la crítica que el autor hace es equivalente a la que podría hacerse a la población española por utilizar el lenguaje. Todas las civilizaciones, incluso grupos pequeños, han utilizado multitud de tipos de dinero.

En tercer lugar, uno es libre de no utilizar el dinero. Nadie está obligado a utilizarlo. Del mismo modo uno es libre de no hablar ningún idioma o hablar alemán en España y español en Alemania. El problema es que hacer eso acarreará un coste muy grande para el sujeto porque estará realizando acciones que desaprovechan todas las oportunidades que el mundo les ofrece. Si El Roto no le gusta el dinero, que deje de usarlo y dé ejemplo a los demás, pero parece que cuando al sacar a la venta su nuevo libro Apocalipsis no parece precisamente que el dinero le dé igual.

En cuarto lugar, y ya poniéndonos un poco empáticos con el autor, no es verdad que la gente no pare de pensar en el dinero en sí, puesto que el dinero no significa nada en sí mismo, sino que la gente piensa en la miles de cosas, ideas, servicios, proyectos, etc. que el dinero representa, y mediante el cual las personas desarrollan su vida.

En definitiva, hacen ustedes muy bien, ciudadanos, en utilizar el dinero para su vida, de la misma forma que todas las sociedades lo han hecho a lo largo de la historia, y de hecho una de las razones por las que vivimos en un mundo desarrollado es porque utilizamos dinero.

En la próxima, más.