Home Política Vergüenzas andaluzas

Vergüenzas andaluzas

escrito por Burrhus el elefante neocon 16 abril, 2014

El último escándalo andaluz, relacionado con un presunto fraude en los cursos de formación de parados, podría llegar a los 2000 millones de euros según fuentes policiales. Para que se hagan una idea del tamaño del escándalo, el de los EREs podía llegar a los 1200 millones de euros, más de un tercio menos. Y si siguen sin creer que es mucho, les diré que el ajuste que debe hacer Portugal para cumplir su objetivo de déficit para 2015 es de 1400 millones de euros.

Seamos serios: ¿Alguien se cree que el papel de la Junta de Andalucía se limita a hacer una gestión manifiestamente mejorable de la gestión del dinero público para los parados? ¿Alguien se cree que, como a la Junta de Andalucía le llegaba toda la documentación en regla, no tiene ninguna responsabilidad en todo este asunto? En el mejor de los casos, estaríamos hablando, no de una Junta de Andalucía corrupta, sino de una Junta de Andalucía capaz de “gestionar de forma errónea” 3200 millones de euros (a eso habría que añadir las leyes inútiles, o lo gestionado de forma correcta en cosas inútiles, pero lo dejaremos para otro día). Cualquier empresa con esa facilidad para perder dinero sería declarada en bancarrota. Cualquier institución pública con esa incapacidad de gestión, cerrada. Aquí se tardarán años en replantearse el funcionamiento de la Fundación Tripartita y los resultados del sistema educativo en su conjunto.

Lo siento mucho, pero yo no me lo creo. Bastaba con ver la tasa de paro, la mayor de la Unión Europea (llevamos desde antes de 2011 así), para comprender que los cursos de formación no servían. Más bien me imagino todo lo contrario: que se trata de un escándalo de corrupción por degeneración. Sólo así se puede explicar que esté siendo todo el mundo investigado: Junta de Andalucía, Patronal, Sindicatos, empresas… Y hay que tener mucha experiencia para estar dispuesto a caer tan bajo y jugar con el dinero destinado a ayudar a parados. Una experiencia que se puede obtener gracias al dinero que han dedicado otras instituciones públicas para infraestructuras en la región, para el PER, para la Política Agrícola Común o para cualquier otro de los grandes logros del PSOE durante sus tres décadas de mandato. Miedo me da que se miren esas partidas.

Lo peor del último escándalo de corrupción no es la cantidad defraudada. Tampoco lo es el destino original que tenía ese dinero, los parados de la región con más desempleo de Europa. O que se produzcan en una región donde los resultados educativos nos ponen a la cola en comparación con España y la OCDE. Ni siquiera que ese dinero lo hayan puesto de buena fe los ya de por sí sufridos contribuyentes europeos. Lo peor es la absoluta indiferencia con lo que la sociedad andaluza se lo toma. Nos da exactamente igual. Al menos a mí es lo que más me avergüenza.