Home Liberalismo La semilla de la auto-destrucción

La semilla de la auto-destrucción

escrito por Firmas Invitadas 25 marzo, 2014

Recientemente, estamos asistiendo al colapso de la planificación y la tiranía socialista en los lugares en los que ha alcanzado su mayor grado de implantación. Así, contemplamos la devastación generada por dicho socialismo en Venezuela, con el consiguiente estallido de violencia social; paralelamente, hemos podido observar los primeros conatos de revueltas civiles en Argentina, con una situación económica a sólo dos pasos de la venezolana; si nos detenemos unos instantes, encontraremos ese germen de miseria socialista en eclosión en el Uruguay de Mújica, en la Bolivia de Morales, el Ecuador de Correa; soplan también  malos tiempos para Chile con la recién nombrada Bachelet y, por supuesto, no podemos olvidar el socialismo creciente implantado por los ilustres partidos socialistas que se han alternado en el gobierno de España desde comienzos de la democracia : el Gamonal, el movimiento “Rodea el Congreso”, escraches de toda condición, asaltos a supermercados, 15M y 22M son algunos de los ejemplos de ese germen socialista eclosionando hacia la violencia.

Y es en este punto cuando alcanza su máximo significado la alerta sobre uno de los principales peligros del colectivismo:  la expropiación y el secuestro intelectual que perpetra el Estado sobre sus ciudadanos. La inestabilidad social generada por la ignorancia inoculada por el socialismo es  directamente proporcional al grado de implantación de ese mismo socialismo….¡¡ menuda paradoja,¿verdad? !!

012-muro-berlin-144km

Intentemos resolverla:  como les comentaba al principio del artículo, estamos asistiendo en distintos lugares del planeta ( en mayor o menor grado) al estallido de revueltas sociales fruto del triunfo del socialismo en cada una de sus parcelas de intervención. Ante este hecho cabe formularse las siguientes preguntas: en el lapso de tiempo que transcurre entre la elección de los líderes socialistas (y sus liberticidas políticas) hasta el momento en que salta la primera chispa de la conflictividad social…

– ¿cuál es el estado intelectual de la población?

– ¿qué tipo de análisis efectúa dicha población en esa especie de agujero negro temporal que va desde la “celebración de la expropiación y la subvención”  hasta la ” celebración de  funerales por los caídos en las calles en la lucha por la supervivencia “?

La respuesta a estas cuestiones es tan esperada como dramática :  el Estado sumerge a la población en un ambiente de  irracionalidad, desnudándola completamente de la capacidad de hacer un análisis objetivo y riguroso de la situación a base de suministrar, de forma contínua y en sobredosis, la droga del socialismo. Es ese socialismo que tiraniza, que interviene, que asola y que constriñe; ese socialismo que secuestra la libertad de análisis y de pensamiento del indivíduo el que lleva implantado en sí mismo la semilla de la autodestrucción, fruto del secuestro doctrinario  del ser humano.

Y es ésta es una de las grandes paradojas de ese sistema letal : una ideología totalitaria que tiene , en la ignorancia que genera en la población ,  la herramienta para su crecimiento y desarrollo y, paralelamente, desde esa misma ignorancia (una vez descubierto el fracaso del socialismo y una vez anulada la capacidad y la libertad de pensamiento fuera del manto del Estado), encuentra en la violencia la única salida al desastre, con el consiguiente riesgo del surgimiento de líderes revolucionarios que terminen convirtiéndose en una continuación del status quo.

El hambre física y mental es una combinación letal para la paz y el desarrollo….¡¡ Y ES EL SOCIALISMO EL ORIGEN DE ESE HAMBRE !!

Por todo ello, la mejor ayuda al desarrollo que podemos procurar los liberales es la del predicamento de la libertad entre todos aquellos que, aún a día de hoy, continuan sumidos en ese agujero negro temporal que representa el momento de falsa prosperidad de los estadios intermedios del socialismo.

El  Teorema de la Imposibilidad del Socialismo demostró que el socialismo es inviable en materia económica. En materia social, como hemos podido comprobar, el socialismo lleva implícita en su discurso la semilla de su propia auto-destrucción.

La libertad se gana cada día. La libertad se lucha cada día.

[infobox bg=”bluelight” color=”white” opacity=”off” subtitle=”Jose Manuel Patiño”]Autor[/infobox]

Jose Manuel publica sus artículos en su propia bitácora: La Acción Humana