Home Economía El otro rostro de la recuperación: Fisking a Valeriano Gómez

El otro rostro de la recuperación: Fisking a Valeriano Gómez

escrito por Burrhus el elefante neocon 20 febrero, 2014

El Gobierno presidido por Mariano Rajoy es merecedor de muchísimas críticas. El paro, el déficit, el demencial mercado energético, el tema del aborto, la insuficiente reforma del sistema educativo, la lentitud de la justicia… tantas y tantas cosas. Pero eso no justifica que se perpetren tribunas como la de Valeriano Gómez publicada hoy en El País sobre las consecuencias de las políticas del Gobierno.

Empecemos por el “quién”. Valeriano Gómez. ¿Les suena? El artículo nos lo presenta de la siguiente forma:

“Valeriano Gómez es economista y portavoz de Economía del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados.”

Aquí se omite el pequeño detalle que fue Ministro de Trabajo entre 2010 y 2011. Es el predecesor de la actual Ministra de Trabajo, Fátima Báñez. Lo siento mucho, pero es que tiene narices que sea este señor, precisamente este señor, quien se ponga a pontificar de las maldades de este Gobierno, que las tiene y muchas. No porque no pueda tener razón (que podría), sino por una mera cuestión de credibilidad.

Bueno, venga, al fisking en sí.

“Durante los últimos meses el discurso del Gobierno en materia económica solo ha tenido una cara repetida, eso sí, hasta la saciedad.”

Se llama estrategia de comunicación. Es algo que todos los partidos políticos hacen.

“El mejor ejemplo de ello ha sido el discurso bronco y falaz con el que el presidente del Gobierno ha regalado nuestros oídos en la reciente convención del Partido Popular.”

“Bronco y falaz”. Falacias ad hominem. Ahórrese esas estrategias marketinianas para hacerse pasar por moderado.

“El semblante de este discurso podría resumirse diciendo que todo el inmenso sufrimiento al que la sociedad española está siendo sometida por las políticas de ajuste aplicadas ha merecido la pena. Que esta política de austeridad y recortes ha sido una receta acertada. O peor aún, que los recortes han venido para quedarse.”

Podría resumirse así. O también podría escucharse lo que dijo Rajoy y hacer un resumen algo acorde con la realidad en lugar de con una visión interesada. Lo que dice es que España estaba al borde de la quiebra, que el “ajuste” era necesario, que se hicieron reformas, que la gente siguió teniendo sus servicios públicos esenciales, que si los méritos se reconocen internacionalmente, un montón de datos (que no tapan el agujero del paro), que si queda mucho por hacer, que si poco a poco la situación de la gente mejorará, que si es un éxito, no de Rajoy, el Gobierno o del PP, sino del gente trabajo de la gente, y que ellos han tomado unas responsabilidades que fueron abandonadas, que si las críticas vienen de Rubalcaba, que si la oposición no debería negar las cosas buenas de este Gobierno, que si la independencia de Cataluña está bastante chunga, que si queremos mucho a las víctimas del terrorismo, que si la reforma fiscal… Si alguien encuentra el vídeo completo, por favor, que me lo pase.

Aquí yo no he visto nada, absolutamente nada, relativo con que los recortes han venido para quedarse. Una reforma no es un recorte. Por cierto: El inmenso sufrimiento no viene de los recortes, sino del 25% del paro, la deuda pública desbocada, las leyes absurdas y todo lo demás que existía antes de la llegada de los políticos actuales. Esto tan solo es “una más”.

“El Gobierno dice que el empleo por fin comienza a mejorar con respecto a los niveles alcanzados en 2012. ¿Es esto cierto? La respuesta es sí. Pero, a continuación, hay que decir que 2012 ha sido el segundo peor año de la crisis y en muchos aspectos más malo incluso que el peor, 2009. Y es que el desaguisado de 2012 en España —y también, por cierto, en Europa— fue de tal magnitud que mejorar en 2013 los resultados de 2012 no ofrece demasiados elementos para la satisfacción.”

Ya, pero es que los problemas no se resuelven de la noche a la mañana. Las consecuencias de una ley no se ven a las 24 horas, sino muy paulatinamente. Es decir, los terribles resultados de 2012 son más mérito de la inercia del país tras la gestión del PSOE que de la gestión del PP.

“¿Recuperación? No. La respuesta es: todavía, no. Hemos salido de la recesión, sí, pero falta mucho, una enormidad, no solo para recuperar los niveles previos a la crisis, sino —esto es lo más significativo— para volver a los niveles que este país tenía cuando el PP comenzó a gobernar en diciembre de 2011.”

Estoy de acuerdo. La inercia con la que el PSOE dejó al Estado español hará que para volver a 2011 tengan que pasar varios años.

“Los últimos datos indican que la Seguridad Social sigue perdiendo afiliados y la capacidad de creación de nuevo empleo sigue siendo, como diría Kundera, insoportablemente leve.”

Estoy de acuerdo. La capacidad de crear empleo sigue siendo insoportablemente leve. Ocurre cuando las empresas no tienen margen de beneficios para ello, especialmente las pequeñas y medianas empresas, y cuando se tienen que ajustar.

“El Gobierno dice a continuación que los datos son buenos porque en 2012 se perdieron algo más de 787.000. Sí, por supuesto, pero ¿quién gobernaba este país en 2012? Seguro que el presidente Rajoy lo recuerda, aunque en ocasiones parece tener problemas de memoria.”

Como ya se ha explicado, los gobiernos no crean ni destruyen empresas. Lo hacen los empresarios. Pero esta creación y destrucción de empleo se produce dentro de un marco legal, marco legal que, aunque gobernara Rajoy en ese año, había sido diseñado y permitido por el PSOE, y más concretamente por su Ministro de Trabajo. Es decir, usted.

“O sea, que para dejar el sistema de Seguridad Social como estaba en volumen de afiliados en diciembre de 2011 —esa fue la herencia recibida— el Gobierno tiene todavía que recuperar más de un millón de afiliados que se ha perdido desde entonces.”

Muy probablemente. Es mérito suyo, señor Gómez. Suyo, de su antecesor, Celestino Corbacho, y de su antecesor, Jesús Caldera. ¿Usted quiere que la gente cotice más? ¿Usted estaría dispuesto a bajar las cotizaciones sociales que tienen que pagar obligatoriamente las empresas? Creo que no. No se preocupe: este Gobierno tampoco.

“En 2013, ¿el comportamiento del empleo en términos de la encuesta de población activa es mejor que en 2012? Sí, es menos malo. Pero lo que ha ocurrido es que hemos ido a peor. Menos que el año pasado, pero estamos peor. La herencia que el Gobierno recibió tras casi cuatro años de crisis dura e intensa tiene hoy exactamente 1.034.500 personas ocupadas menos que las que había en diciembre de 2011.”

No sólo las hemerotecas son unas cabronas, como dice el gran Francoalemán. También las estadísticas lo son. El último dato de paro es del 25,8. Y en 2012 era del 26,2. Es decir, el ritmo de destrucción de empleo ha reducido. Y ahora, lo comparamos con la última vez que el PSOE cogió un país en recesión: allá por el 82 (la he marcado en rojo). Se tardaron dos años en detener la recesión. ¿Fue culpa del PSOE que durante esos dos años la tasa de paro aumentara en 5 puntos?

tasa paro desde 1976 a 2012

Pero es que, siguiendo la misma lógica absurda, este señor que apenas estuvo 14 meses sería el responsable de que 500.000 personas acabaran en el paro. De octubre de 2011 a diciembre de 2012. ¿No? Pues menos mal que no se lleva el siguiente trimestre (cuando no han pasado ni 100 días), porque si no, él habría creado casi un millón en menos de 15 meses.

“¿Y qué estamos haciendo con los seis millones de parados? Una parte de ellos han emigrado o ya ni siquiera buscan empleo. En los últimos seis trimestres, la población activa ha caído en más de 425.000 personas. Esto nunca había ocurrido en la moderna historia estadística de España. ¿Para qué buscar empleo si no hay perspectiva de encontrarlo? ¿Para qué inscribirse en el registro del paro si la inversión en políticas activas ha caído en casi el 50%? ¿Para qué, si cada vez hay menos protección a los parados?”

Es fascinante. Este señor lo escribe como si jamás hubiese sido Ministro de Empleo y no tuviese nada que ver, como si estos problemas no fuesen responsabilidad directa suya.

¿Para qué buscar empleo si no hay perspectiva de encontrarlo? La gente, o está cobrando un subsidio por desempleo, y por tanto no busca sino que espera a que la cosa mejore

¿Para qué inscribirse en el registro del paro? Teniendo en cuenta que los servicios públicos de empleo sólo colocaban al 3% durante su mandato y que la cosa no ha mejorado, buscar a través de estas instituciones es perder el tiempo.

“Una caída abrupta en la cobertura a los desempleados, una devaluación salarial prolongada y creciente y un gran paquete de recortes en buena parte de las prestaciones sociales destinadas a los más débiles, han producido, entre otras cosas, que España encabece los cambios en el crecimiento de la desigualdad en Europa, por delante incluso de Grecia e Irlanda. A la vez, países como Bélgica, Francia, Holanda o Alemania la están reduciendo.”

La desigualdad no es ningún problema. Lo es la pobreza. No obstante, sí se ha producido una devaluación salarial en España, fruto de la necesaria reestabilización de cientos de miles de pequeñas y medianas empresas, cuyos beneficios no han superado el 2% en los últimos años.

“Hay un periodo de nuestra ya larga crisis que contiene a la vez semejanzas con el que ahora estamos viviendo, pero también una gran diferencia: si en aquel verano de 2011, o incluso a lo largo de 2009 o de 2010 con la crisis griega, hubiéramos tenido la misma actuación decidida que tuvo el Banco Central Europeo en el verano 2012, se hubiera evitado un sufrimiento enorme.”

Ya. La imprenta keynesiana. Según el señor Gómez, el problema no era que teníamos una recesión estructural y que muchas empresas estaban desapareciendo porque no existía una demanda real, sino que el Banco Central Europeo no sufragó un nuevo Plan E que creara una demanda artificial.

“Desde que el presidente del BCE pronunciara aquellas palabras: whatever it takes (lo que sea necesario) que, con razón, pasarán a la historia de la economía europea, y pusiera en marcha la nueva estrategia de provisión de liquidez en la eurozona, nuestra prima de riesgo ha descendido en 432 puntos básicos, la de Italia en 291, la de Portugal en 580, la de Irlanda en 955 y la de Grecia en 1.731. Si hoy no estamos peor que hace un año es, por más que el Gobierno se empeñe en tratar de mostrar lo contrario, gracias a que la política monetaria ha sido mucho más activa y decidida en defensa del euro y al hecho de que esa austeridad salvaje y a la vez suicida aplicada en 2012 se relajó en España y en Europa durante 2013.”

Hay dos informaciones importantes aquí.

Por un lado, el hecho de que Mario Draghi imprimiese dinero, dinero que fue a los bancos, y de estos al Estado, en lugar de ayudar a refinanciar empresas y nuevos proyectos. Credit Crunch y Crowding Out de manual.

deficit publico españa hasta 2012Por otro, la austeridad salvaje y a la vez suicida (falacia ad hominem) en 2012 (en 2011 fue del 9,60%). Austeridad salvaje y suicida que nunca existió. Ese déficit público del público de 2012 tiene una trampa: Sin las ayudas a las cajas públicas privatizadas, el déficit público sería del 6,8%. En 2013, habría sido del 6,5 (por descontar las ayudas a la banca), y el objetivo de déficit para 2014 es el 7% (sin ayudas a la banca, del 5,8). Aquí tienen una recopilación de predicciones.

Esta es la terrible austeridad que causa un enorme sufrimiento a los españoles en 2013 y de la que se queja el señor Gómez: Reducir el déficit público en 6 míseras décimas, que no llega al 10% del déficit anterior. Lo único que podría comentarse aquí es que una mayor parte de ese déficit a los intereses y la deuda creados por el que fuera jefe del señor Gómez, el señor José Luis Rodríguez Zapatero. Ahora van a vencer las deudas suscritas por Zapatero a 5 años en 2009 (gracias a @Absolutetxe por su ayuda).

“Ahora, lo esencial debe ser consolidar el proceso de recuperación en Europa. Hay muchos riesgos latentes.”

Esta es una de esas frases que siempre queda bien y que no dice nada.

“Por eso hay que limitar la austeridad y el rigor fiscal y hacer más en el ámbito monetario.” Ayudar a la depreciación del euro y, sobre todo, mejorar el crédito, una asignatura que seguimos sin aprobar después de destinar algo más de 200.000 millones en ayudas y garantías públicas a nuestro sistema financiero.

Limitar la austeridad.  Este problema no existe. El problema es que no hay superávit. ¿Cuál es el límite de la austeridad que propone el señor Gómez?

Depreciar el euro: No tiene ningún sentido: Los países con el euro suponen el 50% de nuestro mercado exterior, con lo que no estaríamos depreciando nuestra moneda, sino la de todos nuestros potenciales clientes.

Mejorar el crédito: Si no se reduce el gasto y el déficit públicos, algo a lo que se opone el señor Gómez, seguirán produciéndose credit crunch y crowding out. Al señor Gómez le queda la excusa de la imprenta, solución que no ha funcionado en Estados Unidos, por no hablar de situaciones extremas como Venezuela o Zimbabue.

“¿De qué ha servido tanta austeridad, si el tamaño de la deuda pública sigue creciendo a pasos agigantados?”

¿Cómo es posible que una persona que antes pedía aumentar el déficit público se queje en las siguientes líneas de la austeridad? ¿Y cómo es posible que se queje de la austeridad porque el tamaño de la deuda siga creciendo? ¿Qué broma es ésta?

“Esta dinámica de la deuda por falta de crecimiento es uno de los factores de mayor peligro para nuestra sostenibilidad a medio plazo.”

La deuda de por falta de crecimiento no es ningún problema. La deuda es el problema. Tanto la pública como la privada. Y para ello se requiere no sólo aumentar los ingresos, sino también limitar severamente los gastos, algo que a día de hoy no se ha producido de modo razonablemente serio.

“España, que tenía una deuda pública del 70% del PIB en 2011, tiene hoy una deuda del 94% y superará el 100% este año. El que viene tendremos 300.000 millones más de deuda pública que la que había hace dos años. No está mal para un Gobierno que presume, cada vez que puede, de su indeclinable objetivo de gastar menos de lo que se ingresa.”

Un par de párrafos antes, este señor estaba clamando contra la austeridad.

Así no se hacen las críticas. No se puede hacer una crítica a un partido porque el inicio de su mandato y los malos datos obtenidos coincida con las consecuencias de leyes y medidas no diseñadas por ellos. Y, mucho menos, pidiendo cosas que rechaza dos párrafos antes. Un poco de seriedad, por favor.

[divider] PS: Si le ha gustado este artículo y el resto de contenidos en DEE, denos su voto. Nos presentamos a los premios 20Minutos.

Recuerde que debe identificarse como usuario de 20minutos.es para participar en la votación y que su voto sea válido.

  • Jenofonte

    Exclente artículo.Gracias por hacérnoslos ver tan claro las profundas discrepancia sy la doble (o triple) moral de ése ex ministro de trabajo, con bastane morro y mucha, mucha, mucha caradura.

  • Añada a esa cuenta los emigrantes. Sonría. Tenga un buen día.

    Lo peor de este gobierno es que la única forma que entiende de arreglar el paro es maltratar una y otra vez la estadística.

  • etrusk

    Si por un arte de magia las empresas dejan de despedir a la gente durante los 2 años seguidos todos los parados “desapareceran” de la estadistica porque el subsuidio de paro es de 2 años. Creo que este es el macanismo de “bajada” del paro, simplemente efectivamente las empresas han frenado los despidos. Bueno, también es un buen señal.